... ...

Verona, en busca del balcón de Giulietta

EL BALCÓN DEL AMOR

«Fuera del recinto de Verona, el mundo no existe” (William Shakespeare, últimos años del s. XVI)

La historia de amor más universal de todos los tiempos entre Romeo Montesco y Julieta Capuleto gracias a la obra de Shakespeare estrenada en 1595, inmortaliza a la ciudad italiana de Verona, una de las ciudades más prósperas de la Italia medieval, como escenario de un amor puro e imposible que acabará en tragedia en un escenario imaginario, -o ¿no tanto?-; la supuesta casa de «los Capuleto», sita en la vía Cappello nº 23, a escasos metros de la Piazza delle Erbe en Verona.

Romeo-Julieta-
¿Qué hubo de cierto en aquel drama amoroso?; ¿existieron realmente sus personajes?, ¿fueron fruto de la imaginación del escritor inglés, o formaron parte de alguna vieja leyenda que Shakespeare recogió ? y más aún,¿ que hay de la casa de Verona donde miles de turistas dejan notas de amor y se embelesan contemplando el balcón de Julieta?

Tratemos, brevemente, de dar alguna respuesta a todo ello…

LA CASA DE JULIETA, MITO POPULAR

El éxito de la tragedia teatral del dramaturgo inglés más famoso de todos los tiempos,
fomentó el deseo de atribuir credibilidad a una historia, cada vez más arraigada, en la sociedad italiana. Pocas evidencias existen al respecto de la casa donde la tradición popular sitúa la acción de una de las escenas de amor más sonadas de la literatura, el teratro y el cine, en la supuesta casa de los Capuleto y el popular «balcón de Giulietta», aunque que no por ello, el lugar deja de recibir millones de visitantes cada año.

Hay muy poca información al repecto pero dos indicios: las fechas y el apellido “Capello”, hicieron nacer la leyenda popular de que una casa sita en vía Cappello nº23, supuestamente, había pertenecido  a la familia “Capuletti”.

De todo ello sólo tenemos la certeza de que la casa fue un palacio que probablemente perteneció a una familia veronesa de apellido “Dal Capello”, a inicios del siglo XII, cuya prueba más feaciente la encontramos en la insignia que aún pende en la fachada de la casa.

El edificio ha sido restaurado en varias ocasiones. Tanto es así que la ventana gótica y el famoso balcón ni siquiera es el original sino que fue añadido a principios del siglo XX.
Fuera de este pequeño dato, la ubicación de historia de William Shakespeare ambientada en Verona , en la casa donde, vivieran los Capuletto y por ende, la bella Giulietta son mera imaginación del escritor, a pesar de que la tradición popular haya convertido el lugar en un símbolo turístico y universal del amor.

En el patio de la casa hay además una estatua de bronce dedicada a Julieta,  con otro mito a sus espaldas que augura buena suerte en el amor a aquellos que toquen su pecho derecho. Mientras que en la fachada de la noble casa cuelgan miles de notas de enamorados que amontonados en la entrada contribuyen cada dia a alimentar este trágico mito.

LOS PERSONAJES

En realidad esta legendaria historia forma parte de la larga tradición de romances trágicos que tiene su origen en la historia antigua. En ellos siempre resulta muy complejo tratar de dar con indicios de cierta veracidad en los hechos. 

POSIBLES ANTECEDENTES

Dante Alighieri en su obra universal «La divina comedia», dos siglos antes, habla de Romeo en el canto VI del Paraíso (vv. 127-135), donde le presenta como un figura humilde y muy responsable. También menciona a las familias Montesco y Capuleto, como protagonistas de una disputa  política en Italia. Algo que era común en la Italia medieval y en concreto en la próspera Verona del s.XVI entre algunas familias poderosas en el ámbito político y comercial. 

Es probable que Dante, tomara el nombre de Romeo, de un personaje de la historia real, Romeo de Villanova, quien fue ministro de Ramón Berenguer, conde de Provenza.

Sin embargo otros eruditos como Lope de Vega o  Mateo Bandello no dieron crédito a esta historia entre los Montesco y Capuleto y la atribuyeron a una leyenda popular que había ido creciendo con el tiempo. Otros historiadores prefieren pensar que, en realidad, se trató de dos grupos políticos en competencia.

Precisamente, la rivalidad de dos familias también había sido la base del amor infeliz entre Pablo y Daria en el poema de Gaspare Visconti :«Historia de los amantes Pablo y Daira « escrita en 1495.

DÓNDE SE INSPIRA SHAKESPEARE

Nosotros nos inclimamos a pensar que el «Romeo y Julieta» de Shakespeare se basó en la vieja historia de «Los amantes de Verona « de fuerte tradición local que, antes que el dramaturgo inglés, ya había recogido y plasmado en papel, por primera vez, el escritor italiano Luigi da Porto.

Da Porto dió vida literaria a una leyenda a cerca de dos jóvenes amantes, una historia muy común en la ciudad natal, Verona, que en la época de Da Porto era un localidad estratégicamente importante para Venecia. La historia de esta leyenda  se inserta en un momento preciso en la vida del escritor, y sirve para dar a la historia cierto fundamento de realidad. Pero el nombre de las dos familias hostiles, Cappelletti y Montecchi,  quizás Da Porti, las recoge de la fuente de Dante.

LUIGI DA PORTO

Villa da Porto Barbaran, en Montorso Vicentino, Italia, fue el hogar del autor Luigi da Porto poeta y soldado mutilado después de la sangrienta batalla con los lansquenetes en Friuli. Después de la grave lesión se retiró unos trece años a esta»Villa Da Porto» un edificio antiguo, que en los últimos  tiempos se ha reconstruido como una grandiosa villa. Allí Da Porto escribió, en 1524, la famosa novela sobre «Romeo y Julieta», como lo demuestra una carta de su amigo Pietro Bembo. Desde las ventanas de Villa Da Porto, Luigi pudo contemplar las majestuosos palacios pertencecientes a los Montecchio, Montague, donde pudo inspirarse con la imagen de dos castillos casi en enfrentados para concebir la historia, aunque el ambiente literario, siempre fuera localizado en la ciudad de Verona .

Shakespeare en 1595 moderniza, genialmente, la obra de Luigi da Porto, e introduce  novedosos elementos que convierten a Romeo y Julieta en su obra más representada.

Resulta poco probable que Romeo y Julieta existieran, y tampoco que su amor tuviera lugar en la casa de Verona cuyo balcón resulta tán romántico como añadido.

Pero sea como fuere, la de Romeo y Julieta será por siempre la historia de amor más grande jamás contada que continúa inspirando a millones de jóvenes  del mundo.


Desde abril de 2009, el balcón en el que Romeo cortejó a la shakespereana Julieta ha abierto sus puertas a aquellos enamorados que quieran dar entre sus muros el sí quiero, otra atractiva y lucrativa forma de atraer a los tuiristas.

La estela del mito sigue levantado muchos corazones por siempre:

 

 

 

“¡Ojos, mirad por última vez! ¡Brazos, dad vuestro último abrazo! Y labios, puertas del aliento, ¡sellad con un beso un trato perpetuo con la ávida muerte!”

Marcador

Ampa

View more posts from this author
One thought on “Verona, en busca del balcón de Giulietta
  1. Pingback: “Los medievales” de Teruel reviven la leyenda de “los Amantes”, del siglo XIII | ArqueHistoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>