Venus Prehistóricas, ¿diosas o amuletos?

VENUS PALEOLÍTICAS. EL CULTO A LA FERTILIDAD

 Texto de Ampa Galduf/Arquehistoria

Durante las últimas glaciaciones, en los últimos compases del Paleolítico comenzaron a tallarse unas pequeñas, pero llamativas esculturas femeninas, asociadas con el culto a antiguas divinidades que hoy conocemos como Venus prehistóricas.

Son figuras de mujeres, generalmente, desnudas y regordetas, con los atributos sexuales muy enfatizados, con pechos y abdomen prominentes. Pequeñas esculturas en piedra que, bien podrían haber sido talladas por las propias mujeres, en la visión que ellas mismas tuvieron de su propio embarazo.

 

  • La Venus de Lausel y la Venus de Willendorf , son las más conocidas de todas las representaciones de estas diosas primitivas relacionadas con el culto a la fertilidad. 
  • Algunos expertos las interpretan como modelos de belleza paleolítica o bien de estatus social, al estar rollizas, es decir, bien alimentadas.
  • Otros, en cambio las consideran divinidades de la fecundidad, representantes de la Madre Tierra.
  • Su pequeño tamano y fácil manejo no hace decartar que podría tratarse de simples amuletos.
  • La mayoría son de bulto redondo realizadas en marfil, hueso o material lítico. Su principal característica, es la exageración de los rasgos sexuales.
  • Estos ídolos femeninos de reducido tamaño fueron la plasmación de una idea generalizada, ya que se encuentran en varios puntos de Europa y Asia

Se las bautizó como Venus, calificándolas de esculturas eróticas por sus marcadas formas femeninas. Después, esa idea fue abandonada siendo sustituída por otra teoría más oprtuna; las Venus simbolizaban la fuerza de la naturaleza y el poder de la fertilidad. 

Hoy, la ciencia todavía no tiene clara la importancia de estas figuras para aquellas comunidades del Paleolítico Superior. Queda claro, en cambio, que se trató de la plasmación de una idea generalizada por todo el continente europeo, ya que su presencia se reparte por una gran zona geográfica desde el Midi francés hasta Siberia. 

¿Divinidad o, belleza?, ¿obesidad o embarazo ?,  ¿éxito, protección, seguridad, fertilidad? Cúal pudo ser su verdadero significado…

Una incógnita abierta más, entre tantos otros enigmas del Paleolítico.

Hacia los albores del Neolítico y en la Europa de hace unos 40.000 años, se produjeron unos cambios gigantescos, de tipo biológico y cultural. El hombre moderno, comenzaba a relevar al Neandertal, y surgió una nueva tecnología para elaborar herramientas, que inauguró el Paleolítico Superior. Todo ello en un clima hostil,  frío, con muchas oscilaciones, donde la fertilidad era un elemento fundamental para la supervivencia de la nueva especie humana, a la que nosotros pertenecemos.

Las mujeres en su función de ser madres, tenían la gran misión de perpetuar la vida en un mundo durísimo para ellas y sus clanes. De manera que, podemos imaginar en estas “Venus prehistóricas”, a unas verdaderas diosas de la procreación representadas en pequeñas estatuillas, con unas enfatizadas proporciones de sus genitales y órganos sexuales, propias del estado de gestación; senos, vientre, nalgas y caderas abultados sobremanera, mientras que otros rasgos como el rostro, apenas se muestran esbozados.

LA VENUS DE WILLENDORF

La Venus de Willendorf,  es  reconocida desde su descubrimiento hace un siglo, como  modelo de la belleza paleolítica del período Aurignaciense.

Se trata de una conocida estatuilla de piedra caliza de apenas 11 cm de alto por 5  de ancho,  que  ha planteado numerosos enigmas a todo aquel que haya  profundizado en su estudio. Tiene mas de 25.000 años de existencia y cuando fué encontrada a orillas del Danubio levantó todo tipo de conjeturas debido a sus marcados atributos sexuales, que los expertos no tardaron en relacionar con el concepto de fertilidad.

Tallada en piedra caliza, con un exceso de grasa corporal en su parte superior, está  representada con un gran desarrollo mamario y un vientre prominente interpretados como una situación típica de embarazo.

Hoy constituye el objeto de exposición más destacado del Museo de Historia Natural de Viena.

¿DIOSAS O AMULETOS?

Esta y otras figuras paleolíticas, como la Venus de Grimaldi, de Kostienki , de Laussel, o de Lespugue, entre otras, son objetos conectados con el estilo de vida y las creencias de aquellas primitivas comunidades humanas. Es detacable su pequeño tamaño. Se trata de figurillas  entre los 3 y los 22 centímetros, fáciles de manipular, concebidas para caber en la palma de una mano.

Es por ello que también se piensa que pudieron ser empleadas como colgantes o amuletos para protegerse de la enfermedad y atraer la salud, la fertilidad y la abundancia, o bien que formaron parte de sus rituales cotidianos. 

SIMBOLOS SEXUALES

LA VULVA
Desde la aparición del hombre de neandertal, la representación de los órganos reproductivos de la mujer ha sido una constante que tuvo su continuidad en el mundo antiguo.

Pero a diferencia del falo masculino, escasamente representado en tiempos prehistóricos, la vulva femenina fue el símbolo artístico más recurrido interpretado como la representación  física de la necesidad vital de perpetuación de la especie humana.  Más apreciable, si se quiere durante el período magdaleniense cuando estas zonas púbicas de las Venus se representaban mediante una incisión triangular. Pero las Venus como en general el arte prehsitórico  fueron evolucionando hacia la esquematización, así que la forma de representar la vulva también varió, perdiendo aquella primitiva tendencia al naturalismo.

Sin embargo, este énfasis en representar los genitales femeninos durará hasta la aparición de las primeras manifestaciones artísticas griegas, influyendo en su génesis y posterior desarrollo.

LOS PECHOS

En este culto a la fertilidad también fueron predominantes los senos femeninos prominentes como símbolo de reproducción y continuidad de la especie. Aunque atípicas, tambien se han encontrado esculturas femeninas con más de dos mamas, peculiaridad que se da también en elementos pertenecientes a otras culturas y épocas.

DIFRENTES TEORIAS

Pese a estas interpretaciones,  la ciencia todavía no tiene tan clara la importancia de estas Venus para aquellas la culturas del Paleolítico superior y toma distancia, más bien, de las frecuentes interpretaciones que las muestran como símbolos eróticos, de fertilidad o simplemente como diosas.

    • Algunos estudiosos, han venido interpretando a las Venus prehistóricas, como diosas madre, símbolo de fecundidad y de supervivencia, protectoras de la vida. Más aún, en una sociedad cazadora-recolectora que dependía del medio natural para su supervivencia, representando uno de los cultos más antiguos de la humanidad y germen del posterior desarrollo de las religiones antiguas como tales, a partir del Neolítico.
    • Otros científicos, sin embargo tienen muchas reticencias en identificarlas, precisamente, como manifestaciones divinas de la Madre Tierra. Según plantean, resulta casi imposible encontrar pruebas de que se tratara divinidades representantes de la naturaleza en la cultura europea del Paleolítico Superior.
    • También es detacable la opinión de Christopher Witcombe, profesor de la Sweet Briar College, en Virginia, quien sugiere que si bien “la identificación irónica de estas figuras con “ideales de belleza prehistóricos” satisfizo algunos conceptos en la época en que se descubrió, sin embargo este concepto primigenio es rechazado en la actualidad, ya que los estudios actuales no consiguen ver en estas figuras, con características más bien obesas, la imagen clásica de la  belleza.

LA AUTORIA FEMENINA

Entre las muchas teorías acerca del significado de todo este tipo de iconografía paleolítica, una parte importante de los investigadores coincide en que los rasgos de las venus se relacionan con la capacidad de regeneración de la vida de las mujeres.  

McDermott ha llegado a plantear que el énfasis en los órganos reproductores de la anatomía femenina es resultado de la visión que la propia mujer embarazada tenía sobre sí misma, de la autoconciencia de su estado y de los cambios sufridos en su anatomía.

De lo que se puede deducir, de ser así que habrían sido las propias mujeres las que podrian haber moldeado estas estatuillas.

CONCLUSIONES

Despues de todo lo dicho en este artículo, podemos concluir en contraste con esta última tesis, diciendo que la visión de la arqueología, dominada por posturas androcéntricas, ha insistido en que estos ídolos femeninos prehistóricos tenían carácter de Venus; es decir, se les impone una notable carga erótica e incluso pornográfica, producto de una visión machista y concupiscente en la que cualquier imagen femenina se convierte de inmediato en objeto de deseo.Debido al pequeño tamaño y fácil manejo y trasnporte de estas estatuillas es muy probable que fueran empleadas como amuletos e incluso podrían haber sido utilizadas por las propias mujeres en rituales mágicos de fertilidad.

Hay algunas teorias que apuntan a que, incluso, fueron insertadas en la vagina durante estos ritos, mientras que los hombres estaban ocupados en las actividades de la caza, en un paisaje frío de estepa donde deambulaban el mamut, el rinoceronte lanudo, el caballo silvestre, el reno, el capricornio, el zorro o el lobo.

Fuentes consultadas:

  • Renfrew, Colin. El alba de la civilización. La revolución del radiocarbono y la Europa prehistórica. Ediciones Istmo, Madrid(1986)
  • Ripoll Perelló, Eduardo. Historia del Arte, nº 3: El arte Paleolítico. Historia . 1989.
  • UNED. Historia. Del Neolítico a la Prehistoria. Tomo II. 2001. 
  • Varios Autores. Historia de las Civilizaciones. Tomo I: El Amanecer de la civilización.Barcelona: Grandes Obras Larousse S.A. (1996)

Imágenes. Google images, wikimedia Commons.

Artículo relacionado: La venus de Willendorf

1 Comentario a "Venus Prehistóricas, ¿diosas o amuletos?"

  1. 30 noviembre, 2012 - 19:42 | Enlace permanente

    He leído el artículo un poco aprisa y no sé si se cita el grabado encontrado en la cueva de Frailes (Jaén) que se puede ver en http://cuevadelapileta.blogspot.com.es/2012/09/jaen-aparece-una-venus-rupestre-en.html Está siendo estudiado por expertos de la Universidad de Granada, pero que yo sepa, si se tratase de una “venus” sería la única al sur de los Pirineos. Un saludo.

Responder

1 Trackback a "Venus Prehistóricas, ¿diosas o amuletos?"

  1. el 30 noviembre, 2012 a las 18:55