Venationes: Panes et circenses

VENATIONES: EL HOMBRE CONTRA EL ANIMAL

PARTE I

Texto de Javier Ramos/La vida en Roma

Las luchas de gladiadores eran la estrella de los espectáculos con los que el poder agasajaba al pueblo de Roma y le mantenía alejado de posibles rebeliones.

Pero, dentro de aquellos monumentales festejos, la plebe gozaba también con la contemplación de fieros animales que, gracias a la extensión del Imperio, podían ir desde tigres o leones, los más vistos en la películas del género peplum, hasta otros animales más exóticos como jirafas, cocodrilos,  elefantes, osos, hipopótamos o rinocerontes.

coliseo-6Al principio estos espectáculos de animales objeto de exhibición  fueron una novedad y suscitaron el interés de la plebe. El propio Augusto, aunque no fuese día de representación, si habían traído a Roma algo diferente y digno de verse, lo mostraba enseguida al pueblo en todos los puntos de la ciudad, de esta manera y según cuenta el cronista Suetonio, “exhibió un rinoceronte en el campo de Marte, un tigre en el teatro y una serpiente de cincuenta codos en el Comicio”.

Más adelante, estos desdichados animales protagonizaron las denominadas Venationes, espectáculos crueles en los que las fieras, capturadas en lejanas provincias bajo jurisdicción romana, eran obligadas a enfrentarse con otras que habían corrido su misma suerte. La captura de estos animales se hacía principalmente por empresas especializadas o asociaciones de cazadores con redes y otras técnicas y estos se transportaban en barco hasta los anfiteatros en jaulas de madera.

Pero este tipo de espectáculos, si bien permitía al público la contemplación de raros ejemplares de la fauna, carecían de la emoción de los combates de gladiadores. Por ello, algunos de estos luchadores profesionales se especializaron en la doma y, por supuesto, en el enfrentamiento con las fieras, en ocasiones, ayudados por perros. Muchos fueron los que, contra su voluntad, compartieron la arena con estos animales.venationes

Las más extravagantes venationes ocurrieron en la inauguración del Coliseo por Tito, cuando había una naumaquia , combates de gladiadores, y la exhibición de “cinco mil animales salvajes de todo tipo en un solo día” (Suetonio, Tito , VII.3).

Pero hubo otras ocasiones excesivas como los juegos celebrados por Trajano, tras sus victorias sobre los dacios, “en el curso de los cuales unos once mil animales, tanto salvajes como domésticos, fueron muertos, y diez mil gladiadores luchaban” (Dio, LXVIII.15).

LA EVOLUCIÓN

En tiempos de la República las venationes venían a ser la segunda parte del programa después de las luchas de gladiadores, pero con el Imperio constituyeron espectáculo aparte.

El Coliseo estaba especialmente diseñado para este menester, puesto que contaba con una serie de pasillos subterráneos, celdas, jaulas y montacargas que permitían hospedar animales, separados según sus especies, para ir soltándolos de modo conveniente a lo largo del espectáculo.venationes (1)

Sólo en los Munera (espectáculos patrocinados por el Imperio romano) del año 80  con los que Tito inauguró el Coliseo; fueron sacrifciados 5.000 animales.

Roma aprovechó la fiereza de estos animales para convertir sus ejecuciones públicas en verdaderos espectáculos  y todo el imperio contribuía aportando sus animales más exóticos: hipopótamos del Nilo, jirafas del sur, elefantes de Libia, tigres de Hircania, osos y jabalíes del Rin y del Danubio, cabras salvajes de Hispania, leones de Tesalia y del Atlas
Bestiarii-(2)
Lo que llega a indignar de las venationes es la cantidad de víctimas que se llegaban a cobrar un baño de sangre donde las fieras flotaban a puñados:

  • 5.000 en los munera del año 80 con los que Tito inauguró el Coliseo;
  • 2.246 y 2.243 en solo dos munera de Trajano,
  • El dictador Sila (93 a.C.) había exhibido 100 leones en la arena,
  • Julio César 400,
  • Pompeyo 600 leones, 20 elefantes y 410 leopardos que luchaban con gétulos (tribu africana) armados con dardos.
  • Después de la victoria de Trajano sobre los dacios, celebró unos juegos en los que se mataron 11.000 animales.

Como curiosidad añadir que la carne de las fieras muertas en las venationes se repartia entre el público como alimento al acabar el espectáculo. Aunque estas carnicerías comenzaron a repugnaban a muchos de los romanos de finales del siglo III.

Lo que ocurrió con estas matanzas fue que los emperadores purgaron a sus provincias del terror de las fieras que las acechaban pero con un alto precio, el del exterminio. Gracias a ellos en el siglo IV, ya no quedaban hipopótamos en Nubia, leones en Mesopotamia, tigres en Hircania ni elefantes en África del Norte.

En una segunda entrega veremos unos cuantos tipos de espectáculos de Venationes.

Bibliografía:

  • La vida cotidiana en el apogeo del Imperio; Jérôme Carcopino.
  • Vida cotidiana en la Roma de los Césares; Amparo Arroyo de la Fuente.
  • Breve historia de los gladiadores; Daniel P. Mannix.
  • Roma de los Césares; Juan Eslava Galán.

Responder

5 Trackbacks a "Venationes: Panes et circenses"

  1. el 13 noviembre, 2013 a las 23:24
  2. el 14 noviembre, 2013 a las 13:45
  3. el 14 noviembre, 2013 a las 18:06
  4. el 15 noviembre, 2013 a las 17:03
  5. el 14 febrero, 2014 a las 10:23