... ...

Teotihuacan la más influyente cultura clásica mesoamericana

Texto de Jose Manuel Peque /Paisajes del Pasado 

Sin rivales de consideración hasta muy avanzada su historia, la ciudad de Teotihuacan durante el Periodo Clásico (siglos III-VII d. C.)  se convirtió en una suerte de imperio comercial y militar que controló Mesoamérica y que llegó a influir en su época de mayor apogeo, incluso, en algunas ciudades de las culturas mayas más importantes como Copán y Tikal, lo que será muy importante para entenderlas en su desarrollo futuro. 

Esta imagen representa a otra deidad teotihuacana llamada Xipe Totec, "Señor el de la Piel" del periodo Clásico, pero cuyo culto se prolongó hasta la llegada de los españoles.

De hecho las regiones mesoamericanas estaban en su mayor parte comunicadas entre sí y, a su vez, todas dependían de la metrópoli.

 

O dicho de otra manera, bien porque el estado teotihuacano ejercía el control sobre otras regiones que aprovisionaban a la metrópoli de materias primas, bien porque estableció importantes nexos comerciales que le obligaron a tener presencia en un buen número de estos enclaves, el caso es que la cultura teotihuacana dejó una huella imborrable en muchos de aquellos pueblos contemporáneos a la capital durante el periodo clásico mesoamericano. Sobre todo en los enclaves más ricos, donde tuvo mayor presencia. 

Piramide del Tecolote. Yacimiento arqueológico de Xihuingo. Estado de Hidalgo. México

Teotihuacan fue ciertamente un gran aglutinador cultural, artesanal y político, pero en el sentido recíproco de llevar su influencia a todas las regiones de su ámbito de expansión así como de recibirla. Lo que demuestra el hecho de que en su moderna división por barrios y “guettos” étnicos (valga la expresión con matices) se han hallado restos cerámicos de culturas a veces distantes como la zapoteca de Monte Albán o la del occidente de MéxicoMonte Albán de la que hablaremos en próximas entregas, fue una ciudad que comenzó su crecimiento incluso antes que Teotihuacan y que llegó a tener relación directa con ella. 

En la imagen vemos sólo una muestra del extraordinario arte teotihuacano que los arqueólogos del INAH hallaron en la pirámide de la luna junto a otras más de 300 piezas hechas con pequeños mosaicos verdes. En un principio se pensó en una máscara. Vemos el antes y el despues de los trabajos de los trabajos de restauración que concluyeron en una  magnífica escultura con forma humana.

LA SOCIEDAD TEOTIHUACANA

La estructura social de la ciudad-estado, no debía ser muy diferente a la de cualquier sociedad de la época:

  • una clase dirigente minoritariaque se alzaba en la cima, como dirigentes máximos y figuras cuasi divinas, a quienes se le debían honores a veces tan drásticos como los sacrificios humanos,
  • una clase “aristocrática” militar como la de los ya documentados arqueológicamente “guerreros águila” y “guerreros jaguar” que posteriormente fueron retomados por los mexicas. 
  • otra “clase media” (con muchas comillas y perdón por el anacronismo) de comerciantes, 
  • y por último una mayoritaria clase de esclavos y agricultores.
  • Dentro del ejército mexica, sobresalían dos tipos de órdenes militares: los Guerreros Águila y los Guerreros Jaguar, a imitación de la cultura teotihuacana quienes no sólo estaban asociados con dos tipos de animales, sino también con niveles cósmicos ligados a ellos.

Arqueológicamente interesan las clases altas porque eran las que disponían de medios para decorar sus viviendas con los bellos y polícromos frescos y con las cerámicas, gracias a los cuales hoy podemos recrear y conocer, o tratar de conocer, la que debió de ser la impresionante cultura teotihuacana.

Sin embargo no debemos de olvidar que fue el estrato de los agricultores y esclavos los que mantenían a estos con su trabajo, su esfuerzo y su sangre.

No se ha hallado, hasta el momento y existen interesantes novedades al respecto, la sepultura de ningún dirigente de TeotihuacánTodo lo más que se había conseguido era algún báculo o cetro de poder y los cuerpos sacrificados de tres personajes sacrificados, después identificados como mayas, en el templo de la cúspide de la Pirámide de la Luna.

Sin embargo esto parece que puede cambiar.

En los últimos meses un equipo de arqueólogos del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) de México han conseguido localizar, gracias al robot equipado con  cámaras “Tláloc II”, tres cámaras subterráneas bajo el templo de Quetzalcoátl en las que se tienen esperanzas de encontrar algún rastro de ellos. Estaremos atentos, por lo tanto, a cualquier noticia que se produzca al respecto en las próximas fechas.

 

 

En la próxima semana culminaremos esta serie de artículos dedicados a Teotihuacán cuyo  papel en Mesoamérica y su impacto en las sociedades que se desarrollarían más tarde en el centro de México fue innegable.  Esperamos que haya sido de vuestro agrado y os invitamos a conocer, dentro de dos semanas, otro lugar impactante dentro del legado prehispánico: Monte Albán, la capital del estado zapoteca.

Artículos relacionados:

 

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
One thought on “Teotihuacan la más influyente cultura clásica mesoamericana
  1. Pingback: El fin de Teotihuacán | Arque Historia - La actualidad de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>