Ser gay en la Roma antigua

“SALIR DEL ARMARIO” NO ES APLICABLE A LOS ANTIGUOS ROMANOS 

Texto de Javier Ramos /La vida en Roma

El concepto “homosexual” es relativamente reciente, por tanto, como vocablo, era desconocido en la Antigüedad. Comenzó a emplearse hacia finales del s.XIX para definir a personas del mismo sexo que mantienen relaciones sexuales.

Detalle de la Copa Warren, hallada en Jerusalén hace 2000 años, con representaciones de  sexo explícito entre hombres como esta en la que un hombre con barba penetra a otro más joven que se deja caer.

Pero en el pensamiento clásico, eran otros los criterios que funcionaban en las relaciones sexuales, basadas, casi siempre, en la dominación. Las personas practicaban sus preferencias en el sexo, de manera más espontánea.

 

  • La homosexualidad no estuvo mal vista en la antigua Roma.
  • Era consentida para  los varones  que asumieran una actitud activa en las relaciones sexuales.
  • El papel pasivo quedaba reservado para los esclavos o adolescentes.
  • El enamoramiento se producía tan sólo entre parejas heterosexuales.
  • La sociedad romana despreciaba la pederastia
  • El lesbianismo fue considerado en Roma una aberración

El ejercicio de la sexualidad entre los antiguos romanos solo tenía tres limitaciones: el adulterio, el incesto y el escándalo público. La homosexualidad, libre del concepto de pecado que introdujo el cristianismo, no estaba mal vista en Roma.

Aunque eso sí, con ciertas matizaciones. Era habitual que los varones mantuviesen ese tipo de relaciones con jovencitos o que manifestasen, abiertamente, su preferencia por un determinado esclavo.

Masculinidad sinónimo de dominación

La sociedad romana era muy machista, por tanto, la identidad masculina representaba un alto grado de consideración social. Para sentirse hombres no debían ser penetrados, sino tomar la parte activa en las relaciones sexuales. Cuando se quería asumir un papel sumiso debía hacerse en la intimidad si no se queria ser la comidilla.

Sexo sin amor
Se consideraba que el enamoramiento se producía tan solo entre parejas heterosexuales, y que el prendarse de una mujer podía llevar al hombre a un estado de servilismo frente a la amada, lo que no sobrevenía en las relaciones homosexuales.
Era asumido, socialmente, por las mujeres romanas el hecho de que las esposas no debían sentirse celosas de los devaneos de sus cónyuges con otros hombres. Debían soportarlo con dignidad y sensatez. Los esposos podian tener sexo con otros hombres o con prostitutos, eso sí, dentro de unos límites de cantidad razonables en la época. 

Era lo normal en la época. Julio César era conocido como “hombre para mil mujeres y mujer para mil hombres”.

Los gays activos eran los más respetados

La condición sexual de lo que hoy entendemos por “homosexual” o “gay” solo estaba bien vista, o al menos consentida, si el varón asumía una actitud activa. La pasividad en las relaciones sexuales entre hombres quedaba reservada para los esclavos o para los adolescentes.

Un varón respetable, debía adoptar un papel activo en las relaciones homosexuales, aunque existen evidencias históricas de que había hombres mayores que preferían el papel pasivo. Los romanos pensaban que solamente el participante activo obtenía placer del coito.

Que un ciudadano se dejase penetrar por un otro originaba un estigma social, y se le consideraba al sujeto en cuestión como un impudicus.

Los esclavos, quienes no estaban protegidos por la ley cuando se sometían a las exigencias sexuales de su propietario, procedían en su mayoría de las zonas de Alejandría y OrienteNo por ello, algunos dueños se encapricharon de sus jóvenes amantes y les dedicaran elogios en los epitafios de sus tumbas.

Un claro ejemplo de esta ardorosa pasión es la que embriagó al emperador Adriano (gobernó del año 117 al 138), quien se enamoró perdidamente de su erómeno (joven sumiso) Antínoo, al que se se le rindió culto tras su muerte y fue deificado. 

El emperador Adriano y su joven amante Antínoo.

Prostitución infantil

Sin embargo, la edad de estos adolescentes fue disminuyendo hasta el punto de que se extendió la prostitución infantil, en ocasiones, para disfrute de algunos emperadores que, desde su corte, daban un mal ejemplo a la población del Imperio. Sin ir más lejos, el historiador Suetonio dice de Tiberio que

“había adiestrado a niños de tierna edad, a los que llamaba sus pececillos, a que jugasen entre sus piernas en el baño, excitándole con la lengua y los dientes, y también que, a semejanza de niños crecidos, pero todavía en lactancia, le mamasen los pechos, género de placer al que por su inclinación y edad se sentía especialmente inclinado”.

Pero la sociedad romana despreciaba la pederastia y, afortunadamente, no todos los emperadores desarrollaron las tendencias que Suetonio atribuye a Tiberio.

Delicados o rudos, según preferencias

Pese a este rechazo, los romanos más liberales pensaban, a imagen y semejanza de los griegos, que las relaciones de un adulto con un muchacho podían resultar formativas para éste. Pero cuando el jovencito comenzaba a enseñar su primera barba,

La Copa Warren de gran calidad artística y homoerótica pertence al primer siglo de nuestra era durante la época imperial romana fue hallada en Jerusalén. Es probable que fuera el encargo de un cliente romano a un artesano griego del primer siglo d. C., quizá durante el reinado de influencia helenística de Nerón. Se expone en el Museo Británico

la intimidad debía cesar y su mentor le hacía cortar los largos cabellos que hasta entonces habían acentuado su aspecto femenino.

Otros preferían los varones más vigorosos. Más de una vez hubo informes de que soldados eran sexualmente acosados por algunos de sus oficiales al mando.

Y según Suetonio, el emperador Galba se derretía por los hombres fuertes y experimentados.

El lesbianismo era inconcebible

La aceptación de la que gozaban los homosexuales siempre estuvo negada a las lesbianas, tal y como ya ocurriera en la Grecia clásica.

La poetisa griega Safo, nacida en la isla de Lesbos en torno al siglo VI antes de Cristo, alternó sus escritos con la enseñanza del arte de la poesía a un grupo de jovencitas a quienes dedicó sus odas nupciales y por las que desarrolló un deseo sexual que quedó reflejado en sus obras. El lesbianismo fue considerado en Roma una verdadera aberración.

Safo en la isla de Lesbos con sus amigas poetisas

El fin de la homosexualidad en el Imperio romano trató de llegar en la época de Teodosio. En el año 390, el emperador de origen hispano proclamó una ley que prohibía de manera definitiva todas las relaciones sexuales practicadas con personas del mismo sexo, castigándolas con la pena de muerte.

Aunque perseguida oficialmente, la homosexualidad siguió y continuó siendo aceptada por gran parte de la sociedad romana.

Bibliografía:

  • Vida cotidiana en la Roma de los Césares;
  • Mercedes Arroyo de la Fuente.Tiberio Nerón, XLIV;Suetonio.
  • Roma de los Césares; Juan Eslava Galán.

Imágenes:

Google images

 

8 Comentarios a "Ser gay en la Roma antigua"

  1. 23 noviembre, 2012 - 12:27 | Enlace permanente

    Un artículo muy interesante y bien documentado. ¡¡Buen trabajo!!

  2. s-e-n-i-or's Gravatar s-e-n-i-or
    23 noviembre, 2012 - 13:45 | Enlace permanente

    Me ha gustado saber que el termino no se usaba en la sociedad romana , eran mas libres que nosotros en muchas cosas

  3. 24 noviembre, 2012 - 23:41 | Enlace permanente

    Leí en algún autor antiguo, que ahora no recuerdo, que los legionarios se daban a las relaciones sexuales entre ellos en las largas campañas que emprendían, aunque los jefes y personal de mando llevaban mujeres para dar salida a sus necesidades hormonales. En ocasiones se violaba a las jóvenes de los poblados conquistados…

  4. Juan's Gravatar Juan
    2 enero, 2013 - 21:59 | Enlace permanente

    ¿Por qué mezclas en un mismo artículo la pederastia y la homosexualidad?

  5. Susana's Gravatar Susana
    2 enero, 2013 - 22:35 | Enlace permanente

    No está mezclando nada; está contando cómo estaban vistas la diferentes preferencias sexuales de la época, no pillemos rollos.

Responder

2 Trackbacks a "Ser gay en la Roma antigua"

  1. el 23 noviembre, 2012 a las 13:05
  2. el 3 diciembre, 2013 a las 6:24