... ...

Sade, el corazón depravado de un Marqués

EL MARQUES DE SADE

PARTE II de Sade al desnudo

Texto de Sandra Cerro-Grafóloga/ Perfiles de la Historia

“Imperioso, colérico, arrebatado, extremado en todo, con una imaginación disoluta como nunca se ha visto, ateo al punto del fanatismo, ese soy yo, y algo más aún… Matadme o aceptadme como soy, porque no cambiaré”

Donatien Alphonse François, Marqués de Sade, vino al mundo un 2 de junio de 1740, en el seno de una familia noble de la que estuvo renegando toda su vida. Indomable y extremadamente ambiguo, Sade irrumpió en la decadente Francia pre-revolucionaria del siglo XVIII como un auténtico torbellino, como una olla a presión, arrastrando tras de sí, a lo largo de su vida, los odios más extremos y las más osadas pasiones.

Aún las teorías sobre su vida no aciertan a saber si lo novelesco de la existencia de Sade fue, en verdad, realidad o mera leyenda; lo que sí es cierto es que fue uno de los personajes más enigmáticos de la Historia y más controvertidos de la Literatura.


Fue un oportunista, trasgresor, que supo jugar bien sus cartas y cambiarse la careta para escabullirse de la justicia, de la policía, e incluso de su propia suegra, que fue su persistente dama espía durante muchos. Episodios novelescos de su trayectoria fueron los escándalos sexuales con mendigas, el supuesto envenenamiento de una prostituta, sus “partidas de placer” tanto con hombres como con mujeres, las orgías en su castillo de Lacoste, y la fuga con su cuñada Anne-Prospere, con quien se lanzó a recorrer mundo dejando atrás, perplejos, a sus perseguidores, espías y, por supuesto, a su esposa.

 

“Sí, soy un libertino, lo confieso: he conseguido todo lo que se puede concebir en ese terreno, pero seguramente no he hecho todo lo que he concebido y seguramente no lo haré nunca. Soy un libertino, pero no soy un criminal ni un asesino”

Pese a haberse criado entre religiosos, Sade fue un blasfemo redomado. Mostrándose rebelde ante Dios, mostraba, a su vez, la rebeldía ante toda opresión y ante toda moral impuesta por la sociedad ingrata en la que le tocó vivir:

“Y que el infame Dios con el que quieren asustarme solo sea concebido para mí para blasfemarlo. Sí, vana ilusión, mi alma te detesta, y para convencerte mejor aquí lo afirmo: quisiera que por un momento pudieras existir para gozar del placer de insultarte mejor”.

Casado por conveniencia con Renèe-Pelagie Montreuil, que fue su paciente compañera y confidente casi hasta sus últimos días, poco se conoce de los amores verdaderos de Sade, si es que los hubo.

Su filosofía sobre el amor, al igual que su personalidad, es singular:

“Diviértase usted, pero no ame; no cabe agotarse en lamentaciones, en suspiros, en miradas, en dulces billetes; lo que hay que hacer es fornicar, multiplicar y cambiar a menudo de fornicadores, oponerse vivamente a que sólo uno quiera cautivarla, porque el fin de ese amor sería, al atarla a él, impedirle que se entregue a otro (…)

Siempre putas, nunca amantes, al huir del amor y al adorar el placer, sólo encontrarán rosas en el camino de la vida” (La filosofía en el tocador)

Pero es el perfil de amante de la voluptuosidad y la sensualidad lo más característico y universalmente conocido del Marqués de Sade. Sólo él supo llevar el placer de los sentidos hasta los límites del desenfreno y la desmesura, dando lugar con su nombre al término “sadismo” para describir la esencia del placer a través del dolor. En sus propias palabras,

“ninguno de éstos está prohibido por sus leyes homicidas, el incesto, la violación, el robo, el parricidio, los placeres de Sodoma y los juegos de Safo, todo lo que es nocivo al hombre o lo hunde en la tumba solo es, estemos seguros de ello, un medio de complacer a la Naturaleza”.

Obsesionado por el control, por los signos y por las cifras, Sade dejó enigmáticas marcas en algunos pasajes de su Diario, con el símbolo de una “O” traspasada por una diagonal, que se ha identificado con el acto de sodomía.

“Está probado que el horror, la vileza, el espanto, eso todo lo que gusta cuando uno está en erección”

Aunque fue acusado, constantemente perseguido y encarcelado en diversas ocasiones a causa de sus escándalos sexuales y sus desórdenes morales, él no hizo más que reafirmarse en su filosofía del placer, tanto de palabra como de hecho, y plasmando además sus perversiones en panfletos y escandalosas novelas, como “La Filosofía en el  tocador”, “120 jornadas de Sodoma” o “Justine o los infortunios de la virtud”, y su secuela “Juliette o las prosperidades del vicio”.

“¡Oh! Quisiera que mis extravíos pudieran arrastrarme, como a la última de las criaturas, a la suerte que las conduce a su abandono. Hasta el mismo cadalso sería para mí el trono de las voluptuosidades; allí desafiaría la muerte gozando del placer de expirar víctima de mis crímenes” (Juliette)

Después de permanecer preso varios años en la Bastilla, una redada policial descubrió, en la imprenta, una edición de “Justine”, en la que jovencitas de catorce años estaban colocando los obscenos grabados de la obra. Sade estuvo encarcelado, esta vez por causa de sus escritos, en el manicomio de Charenton, donde pasó el resto de sus días.

Padecía obesidad mórbida y una enfermedad degenerativa en la vista, pero no por ello renunció, ni aún encerrado, a sus hábitos lujuriosos, a su faceta teatral y a sus polémicos escritos. Su última compañera, a quien quiso legar todos sus bienes en su testamento, fue Marie-Constance Quesnet. Murió el 2 de diciembre de 1814.

[Gracias especiales a mi amigo y compañero Antonello Pizzi, por ayudarme a  desnudar a Sade]

Sandra Mª Cerro

www.sandracerro.com

Artículo relacionado: Rasputin la sombra de los zares 

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>