La Edad Media

Se conoce como Edad Media o medievo al período que va desde la caída del Imperio Romano de Occidente hasta la invasión de Contantinopla, actual Estambul, por los turcos en mayo del año 1453. Se ha hablado mucho de esta etapa de la historia como la más oscura, un periodo dominado por el aislamiento, la ignorancia, la teocracia, la superstición y el miedo milenarista, alimentado por la violencia de las guerras e invasiones constantes además de múltiples epidemias apocalípticas. Todo ello es constatable pero no podemos quedarnos sólo con esa visión sesgada de esta parte de la historia de la humanidad.

Es evidente, que a lo  largo de este periodo de mil años hubo todo tipo de hechos y procesos muy diferentes entre sí. Muchos de ellos, tuvieron una gran proyección hacia el futuro, entre otros los que sentaron las bases del desarrollo de la posterior expansión europea.

Es por ello, que opino, que la Edad Media fue también una época de brillo cultural en todos los sentidos. El arte, la literatura, la filosofía y las ciencias fueron protagonistas de un desarrollo que aún es perceptible en la civilización occidental. Los filósofos, a través de sus preguntas sobre la esencia del mundo, prepararon el camino hacia el nacimiento de la ciencia experimental moderna; los artistas, por medio de su esfuerzo por presentar al espectador la figura humana del modo más vívido y dinámico posible, sentaron las bases de la estética realista. Por tanto, paralelamente a la religión, la superstición, la ignorancia, la enfermedad y la guerra  exitió un espíritu de inquietud intelectual que caracterizó a la Edad Media y, que se gestó en los principales epicentros de la Europa medieval, donde encontraremos los orígenes del pensamiento moderno.