Arqueología submarina

Una gran parte de las riquezas de la humanidad yacen bajos las aguas de océanos, mares, ríos y lagos, como consecuencia de la gran importancia que la navegación tuvo en el comercio hasta entrado el siglo XIX.

Existen también ciudades que se construyeron en la costa y que hoy se encuentran cubiertas por el agua a causa de las modificaciones del nivel del mar con el curso de los siglos.
Además de esto, tenemos que bajo las aguas se produce un interesante fenómeno físico conocido como el efecto “cápsula del tiempo” (conjunto cerrado cronológicamente). Este efecto consiste en que los yacimientos subacuáticos no presentan tantos deterioros como  los que se encuentran en la superficie terrestre generalmente deteriorados por la intervención humana.

Tras el hundimiento bajo el agua, las piezas se suelen conservar en la  misma manera en que fueron dejadas, sin apenas alteraciones. Es por ello que la arqueología subacuática aunque  técnicamente supone grandes costes económicos, despierte siempre tanto interés.

  • El misterio de las ruinas submarinas de Yonaguni
  • La ciudad de Alejandría se hundió en el mar
  • Tesoros españoles bajo el agua
  • Samabaj: ciudad sumergida en el lago de Atitlán