Numancia, la hecatombre

EPISODIOS NUMANTINOS. PARTE I

EL GRAN DESASTRE

Texto de Enric Cabrejas/ Nuevos estudios Ibéricos

numancia-2

NUEVAS REVELACIONES SOBRE LA MÍTICA CIUDAD CELTÍBERA

Tras más de 20 años de asedio, la ciudad celtíbera de Numancia se convirtió en una pesadilla para Roma. Mancino, un cónsul que pidió la paz, fue condenado por el senado romano a ser entregado a los propios numantinos para que dieran buena cuenta de él. Ellos en cambio rechazaron ejecutarlo.

Escipion-emiliano

Sello anular de Escipión Emiliano tras su regreso de África e Hispania

Siete cónsules sin conseguir la victoria era demasiada humillación y Roma, harta acudió a Publio Cornelio Escipión Emiliano “el africano menor”, nieto adoptivo de Escipión el Grande, aquel general invicto que destruyó Carthago y la cubrió en sal para maldecirla eternamente:

Delenda est Cartago. “Cartago debe ser destruida”.

¿Delenda est Numantia?

Para aniquilar a Numancia, Escipión Emiliano arrasó los campos de las ciudades próximas, cerró el río Duero, aisló la ciudad de modo que sus habitantes no tuvieran acceso a alimento ni a agua. Lo hizo construyendo fosos, empalizadas y fortalezas. Los asedió con catapultas, máquinas e ingenios.numancia-1


Los numantinos comprendieron que si querían seguir siendo libres tendrían que resistir a sangre y fuego o terminar por morir de hambre y sed. Antes del asedio final Escipión aniquiló las ciudades vecinas que podían suministrar ayuda a los numantinos. En verano de 133 a. C., sus habitantes prefirieron quitarse la vida unos a otros, antes que entregar la ciudad y convertirse en esclavos.

Incendiaron la ciudad para que no cayera en manos de Roma. Los numantinos prefirieron morir quemados por las llamas antes que rendirse a Escipión Emiliano. De este modo Numancia se convirtió en un referente mundial de gesta heroica y sinónimo de resistencia universal.

¿Fue aquello un suicidio?

Un suicidio es un acto por el cual un individuo se causa la muerte. Hay religiones que lo consideran pecado, en cambio lo que ocurrió en Numancia, en realidad fue otra cosa distinta. En verdad se trató de una forma honorable de poner fin a un enorme dolor y extremo sufrimiento. Ellos, nuestros numantinos tenían un nombre para ello. Un sacrificio de carácter sagrado y conforme a  sus creencias religiosas.

Han de saber que los numantinos no fueron celtas como se nos dijo. Ya conocen bien mi teoría los lectores de Arquehistoria de que eran antiguos Ελλας (Helenos). Pero una noticia tan trascendente y novedosa merece que se la explique con el máximo detalle. Miren, Ἑκάτη fue una diosa Titán frigia de origen tracio muy venerada por nuestros celtíberos. Las inscripciones más antiguas sobre ella se encontraron en Mileto, cerca de La Caría. Verán, Ékate es la protectora de las puertas, caminos y encrucijadas, así a su Titán se encomendaron cuando ya no pudieron resistir más. 

Hekate

Triple Hécate y las Cárites. Columna votiva a la diosa griega Hécate, vinculada a la fertilidad y a la figura taurina. En esta escultura la diosa de tres cuerpos contra una columna está rodeada por tres gracias o Cárites, diosas del encanto y la belleza, que bailan a su rededor. Attica, siglo II a.d.C 

Es una deidad Ctónica, y eso quiere decir que no era una diosa del cielo sino una diosa perteneciente a la tierra, según sus creencias helenas arcaicas. Eso es así porque hace referencia a sus dioses del inframundo, del interior de la tierra y no a los de la superficie.

 

escudo_celta

La rueda de Ékate

En Numancia se encontró su símbolo de tres puntas entre las ruinas de la ciudad, hoy esa reliquia se expone en el Museo de Mainz (Alemania), no obstante no se advirtió su carácter helenístico.

¿Qué ocurrió en los últimos días de la ciudad numantina?

Verán, mis predecesores, algunos grandes eruditos no tenían acceso a las fuentes iberas, únicamente a las romanas. Por tanto no conocían lo que ocurrió con exactitud sino aquello que los romanos dejaron que se conociera. Horacio, Ovidio, Floro, Diodoro, Cicerón, Séneca y una larga lista de personalidades elogiaron la valerosa resistencia de los numantinos. No obstante, llama poderosamente la atención la ausencia de los testimonios escritos de aquellos que siendo testigos presenciales del cerco a la ciudad y que sabemos que escribieron sobre lo que allí aconteció no hayamos conocido todos esos textos, y me estoy refiriendo a los de Lucilio, Sempronio Asellio, Polibio, Rufo, Rutilio, entre muchos otros. 

En cambio yo que soy el más pequeño y recién llegado de los historiadores tengo una facultad de cual ellos carecían, puedo leer la escritura ibérica y sé lo que dijeron los de la otra parte.numancia

En realidad en los últimos instantes lo que sucedió no fue un suicidio exactamente, fue un auténtico  desastre y de ese mismo nombre nosotros tenemos una palabra para explicarlo, es la misma que pronunciaron ellos en los previos instantes de ese fatídico día.

¿La verdad al descubierto 2000 años después?

A partir de Abril de 2012 comencé a leer y transcribir la escritura ibérica. Se trataban de acrónimos o dicho de otro modo sintagmas y me dí cuenta y comprendí lo que allí en realidad sucedió. Nosotros conocemos la palabra que lo expresa perfectamente, forma parte de nuestro vocabulario y perdura, aunque su rito afortunadamente queda fuera ya de nuestras prácticas y usos. La Real Academia Española dice que tiene su origen en el latín pero en mi opinión están mal informados.

Es una palabra que usaban nuestros celtíberos antes del latín y que hasta la propia RAE admite a su vez que viene del griego y no es otra que  ’ἑκατόμβη’ ‘Ékatombe’, que literalmente significa “un gran desastre”, reitero la idea de que no fue un suicidio.

LA GRAN HECATOMBE NUMANTINA

Sí en Numancia sucedió una HECATOMBE.
Para contrastarlo debidamente les citaré al célebre geógrafo Estrabón.
Es él quien mejor confirma mis novedosas conclusiones, pues haciendo referencia justamente a los celtíberos sostuvo que ‘… suelen hacer hecatombes de cada especie de víctima, al uso griego’. Estrabón – Geographica III (3,3,7)

No se si saben que hubo un héroe numantino llamado Retógenes del que les hablaré próximamente, que sitiada Numancia consiguió llegar  a la ciudad de Lutía en busca de víveres. Los jóvenes quisieron unirse a él pero los ancianos le delataron con la esperanza de que colaborando con los romanos perdonarían la ofensa a la ciudad. 

Escipión prometió que a cambio de entregarle los 400 jóvenes de rehenes disculparía su acto de rebeldía. Fueron tan abyectos de entregarlos y a continuación Escipión ordenó ejecutarlos cortándoles las manos. 

Al día siguiente, sin ninguna resistencia entró en la ciudad y la arrasó aniquilando a sus habitantes. Luego, exhibió los cadáveres de los jóvenes mutilados frente a Numantía. Tuvo que suponer un mazazo psicológico definitivo. Los numantinos habían resistido lo indecible y nadie esperaba su rendición.iberos

Los romanos fueron los primeros sorprendidos cuando cesó el bullicio y se dieron de bruces con un panorama dantesco. Numancia se habia convertido en una gran pira (Todo eso es conocido)

Lo que no se conoce, aún, es que lo que no pudieron soportar los numantinos, no fue su propio sufrimiento, sino el final dado a los jóvenes de Lutia. ¿Por qué? Probablemente en ese instante, comprendieron que si caían en manos de los romanos quedarían mutilados de la vida eterna.

Por eso pusieron fin a su vida según sus ritos, en una hecatombe al uso griego antes de que se la arrebataran cortándoles las manos. Según sus creencias necesitaban ineludiblemente de sus manos y brazos para ayudar a su dios a sostener el mundo cuando pasaran al inframundo.

Para ello se pusieron bajo el amparo de la diosa Hécate que se relaciona con la Hicateria y que es un altar para los sacrificios. Se encontró una inscripción en la zona donde se ubicó Lycosoura, -la primera ciudad griega que registra un lugar llamado Ικετεία “Heketeia”-, que significa ”la protección de los dioses”. 

Así que ellos no se suicidaron, para nosotros es suicidio porque no hay nada sagrado en eso, pero poniendo fin a sus días en sacrifio lo único que hicieron fue ponerse bajo su protección. Todos sabíamos que les cortaron las manos pero no sabíamos por qué razón, y yo tengo la suerte y el honor de conocerlo y poderlo explicar a nuestra generación, la anterior se quedó sin saberlo.

enrique cabrejas©2013

Para ver más: EL BRONCE DE LUZAGA

2 Comentarios a "Numancia, la hecatombre"

  1. Álvaro's Gravatar Álvaro
    21 octubre, 2013 - 10:44 | Enlace permanente

    Muy bueno, soy soriano y crecí con el mito de Numáncia como la indómita ciudad que prefirió la muerte a la esclavitud, pasado del que me sentía orgulloso, por ello cada vez que encuentro un reportaje de mi querida Numancia me lo leo sin pensarlo.
    Este me ha sorprendido porque desconocía la influencia helena en la cultura celtíbera, siempre me los imagine como una cultura a medio camino entre Celtas e Iberos, ahora veo que eran mucho más.
    Decir para finalizar a modo de postdata que parece que en Soria esta resurgiendo un nacionalismo numantino, ya que de pronto,de golpe y porrazo están surgiendo marcas como la cerveza arévacos o la linea de joyas épona todas con referencia a la cultura celtíbera, además me da la sensación de que cada vez más coches llevan el caballito numantino.

  2. David's Gravatar David
    28 octubre, 2013 - 14:49 | Enlace permanente

    En relacion con el fragmento en que dices “harta acudió a Publio Cornelio Escipión Emiliano “el africano menor”, nieto adoptivo de Escipión el Grande, aquel general invicto que destruyó Carthago y la cubrió en sal para maldecirla eternamente” das a entender que fue Publio Cornelio Escipión Africano Mayor, al que te refieres como el Grande, quien destruyó Cartago, cuando en realidad fue precisamente su nieto adoptivo Escipión Emiliano, poniendo fin a la tercera Guerra Púnica, razón por la cual fue conocido por el sobrenombre Africano Menor.

    Por otro lado, mencionas que la palabra Hecatombe significa literalmente “Gran Desastre”, cuando en realidad su significado literal en griego sería “Cien Bueyes”, en referencia a ciertos sacrificios en los que se inmolaba ese número de bueyes, si bien pronto pasó a denominar cualquier sacrificio de este tipo, con independencia del número o naturaleza de los animales sacrificados. Gran desastre es el significado actual de la palabra, como supongo que la mayoría sabrá.

    Interesante artículo por lo demás.

Responder

3 Trackbacks a "Numancia, la hecatombre"

  1. el 18 octubre, 2013 a las 16:00
  2. el 19 noviembre, 2013 a las 23:27
  3. el 6 marzo, 2014 a las 11:58