Los cabellos peinados de las romanas

El peinado de las romanas

  • Texto Ampa Galduf/Javier Ramos
  • Ilustraciones Sergi Segura, Tom Tierney, y la colaboración especial de Josh Cabrera

Durante el período imperial de Roma, la moda femenina en el vestir se mantuvo similar durante siglos, sin embargo las tendencias del cabello fueron cambiando.

  • Las sucesivas emperatrices y mujeres de la realeza romana fueron tomadas como modelo y sus peinados marcaron estilo. 

Ilustración de Tom Tierney

En este post, os mostramos las diferentes formas de peinarse los cabellos que, progresivamente, emplearon la mujeres romanas de la época Imperial, siendo imitados por las damas y ciudadanas de Roma.

Mujeres romanas que marcaron la moda en el cabello

Inicialmente los cabellos femeninos se arreglaban con gran sencillez. La simplicidad del peinado republicano, con raya al medio y moño, dió paso en época imperialla moda de trenzas cruzadas sobre la frente y al uso de postizos. Las chicas jóvenes solian ser más prácticas al recogerse el cabello en un moño sobre la nuca con trenzas o cola de caballo.

Algunos bocetos de peinados famosos de la Roma imperial. Sergi Segura

 

  • Llegada la época Imperial,  la moda en el cabello la marcaron sobre todo las emperatrices así como otros miembros femeninos de famila real, cuyos gustos para peinarse fueron imitados por otras patricias y aristócratas de las sociedad romana. 
  • Estos looks de las damas aristócratas fueron signo de distinción social entre los romanos.
  • Durante el esplendor de la época flavia, el peinado se abulta y los rizos también se hacen más grandes.

A menudo, las señoras  casadas llevaban simultáneamente varios tipos de peinados

Las que eran esposas llevaban un peinado conocido como las sex crines con seis trenzas, al igual que las vestales y las sacerdotisas. El cabello lo podían llevar teñido de rojo, o bien negro, siendo algo posterior el tinte rubio, más utilizado a partir del s.II. Algunas damas con cabellos menos sufridos emplearon pelucas negras importadas de la India y más tarde las rubias de Germania.

Tipos de peinados; el periodo augústeo

“Peinado a lo Octavia”

El más antiguo modelo de peinado del que se tiene constancia en los primeros años del Imperio es el llamado “peinado Octavia, representado en un busto de la hermana del primer emperador de Roma, Augusto, y datado en el año 40 a.C.

Octavia fue una de las mujeres más prominentes de la historia romana, respetada y admirada por representar las virtudes femeninas romanas tradicionales. Un verdadero ejemplo a imitar al igual que lo fue su peinado.

Octavia representaba las virtudes femeninas que se intuyen en la sencillez de sus peinados

Su sencillo tocado se hizo muy popular en Roma y fue imitado por las mujeres de su tiempo. Consistía en un copete sobre la frente y una trenza recogida en un moño en la nuca que tenía forma semicircular y se colocaba por encima de la base del cráneo. Entre los moños, por ambos lados de la cabeza discurrían dos amplios mechones ahuecados y abultados, que tras rebasar las orejas se resolvían en trenzas con las que se elaboraba el moño trasero. El resto del cabello iba muy tenso y pegado al cráneo, como un casquete.

El estilo de Antonia

Un segundo peinado, muy similar al anterior, lo lucía la hija de Octavia, Antonia Minor  fruto del enlace de la hermana de Augusto con Marco Antonio. Antonia Minor llegó a convertirse en una popular dama romana.  

Peinado clásico de Antonia Minor, sobrina de Augusto

Vemos como en este periodo imperial de Augusto, el clasicismo se impone, tomando como modelo el peinado griego. El moño frontal se peina con una simple raya en medio y el cabello se parte en dos aladares gruesos, mientras que el moño trasero semicircular baja hasta la base del cráneo.

El peinado de nudo de Livia

Y como no podia ser de otro modo, la emperatriz Livia, esposa y mano derecha de Augusto lucía en esta época un peinado similar al de su joven cuñada. Siendo como era, la primera de las damas y una de las más poderosas que habría de tener el Imperio. Su tocado no tardó en imponerse en la moda de Roma.

                                                  Ilustración de Josh Cabrera para Arquehistoria

Busto de Livia Drusila, con su peinado de nudus sobre la frente

El peinado consistía en la frente y los laterales ondeados hacia adentro y recogidos en un moño en la nuca. Este peinado se conocía como el peinado de nudo por el rulo situado en la frente a modo de tupé (el nodus) y que acabará desapareciendo en el 17 d.C.

El look de Mesalina

Ya en el primer siglo de nuestra era otras féminas relacionadas con la dinastía Julio-Claudia tuvieron su relevancia en la moda del cabello. 

Mesalina, tercera esposa del emperador Claudio, fue muy influyente en las decisiones políticas del emperador y marcó tendencia también en la forma de peinarse entre las damas romanas. La emperatriz Mesalina puso de moda unos enrevesados rulos sobre la parte superior y rizitos  sobre la frente.

                                                    Ilustración de Josh Cabrera para Arquehistoria

La época Flavia

Durante los veintisiete años que duró, la época Flavia, (la más corta de las dinastías de emperadores romanos, del  69 d.C. – 96 d.C); la moda en el cabello femenino pasó por varios estereotipos. Pero si hubo uno que destacó por lo llamativo, fue el conocido como “nido de abejas” que hizo popular Julia, hija del emperador Tito, en la segunda mitad del s.I. 

Julia Flavia, hija del emperador Tito (64-91 d.C)

Era este un peinado trenzado y con una especie de “tupé” hecho con rizos, especialmente caro y costoso. Este conjunto de rizos quedaba abultado sobre la frente haciendo un efecto como de casco. El resto del cabello se recogía en trenzas hacia atrás donde se hacía una especie de moño.

Busto de "La dama de la permanente"(Museo Capitolino, Roma) identificado equivocadamente con Julia Flavia por el peinado.

Este peinado fue evolucionando aumentando los rizos en cantidad y altura, formando un abultamiento redondo que se denomina orbis (esfera). Este conjunto de rizos constaba de apliques artificiales de pelo que se sujetaban sobre el propio pelo con una diadema

Durante el reinado del último emperador flavio, Domiciano, su esposa Domitia solía llevar este sofisticado pelo.   En esta época, además se añadieron postizos al propio cabello, en forma de bucles dispuestos en corona sobre la frente. En retratos más tardíos encontramos versiones más barrocas de este moño frontal.

Peluqueras romanas, las ornatrix

Sesión de peluqueria a la usanza romana; la ornatrix peina a una patricia de Roma.

Las diferentes combinaciones de rizos, bucles y postizos daban rienda suelta  a la imaginación de las mejores ornatrices reclamadas por las más rancias patricias. 

Las ornatrix eran expertas peluqueras que utilizaban con gran habilidad el rizador de hierro, siendo tambien verdaderas profesionales en el uso de las tijeras. Estas peluqueras de las damas más solventes de Roma solian emplear productos para suavizar el cabello y estimular su crecimiento a base de tónicos y aceites. 

En el siglo II, se dió otro cambio en la moda del peinado imponiéndose la costumbre de trenzar el pelo, de manera que se iban añadiendo trenzas artificiales haciendo una especie de turbante de trenzas alrededor de la cabeza. Estos peinados con trenzas se hicieron muy populares junto con la moda tintarse el cabello de rubio. 

Tintes para el cabello

Ya desde el siglo IV antes de Cristo, romanos y romanas habian adoptado la costumbre griega de teñirse el pelo de color amarillo rojizo con el jabón cáustico, hecho de sebo y cenizas, sobre todo para ocultar las canas. La tendencia fue cambiando y entrado el segundo siglo, tanto los hombres como las mujeres prefirieron el color rubio. Por ese motivo algunos romanos ricos se echaban polvo de oro sobre el pelo o se ponían pelucas o apliques de este tono que hacian traer desde Germania y que eran muy apreciadas.

Una última curiosidad;  las romanas consideraban hermoso que los pelillos de las cejas se juntasen sobre la nariz. Para ello, utilizaban una mezcla de huevos de hormiga machacado con moscas secas.

Fuentes consultadas: 

  • Roma de los Césares; Juan Eslava Galán
  • El Imperio romano; Asimov Isaac
  • Augusto y el poder de las imágenes,traducción de P. Diener ISBN 84-206-7113-4
  • Vida cotidiana en la Roma de los Césares; Mercedes Arroyo de la FuenteLa vida en la antigua Roma; Harold W. Johnston
  • 239 anécdotas de la antigua Roma; Historia y vida
  • Los romanos: su vida y costumbres; E. Ghul & W. Koner
  • http://www.ceppalma.net

Imágenes:
wikipedia commons
Artículos relacionados:
La alopecia de los césares
El pelo de los romanos

4 Comentarios a "Los cabellos peinados de las romanas"

  1. María del Águila Boge's Gravatar María del Águila Boge
    8 junio, 2012 - 11:27 | Enlace permanente

    Me gusta vuestro ameno blog de Historia, a la que soy aficionada. Y sobre todo , el seud´´onimo Juliano el Apóstata.

  2. María del Águila Boge's Gravatar María del Águila Boge
    8 junio, 2012 - 11:28 | Enlace permanente

    Me gusta vuestro ameno blog de Historia, a la que soy aficionada. Y sobre todo , el seudónimo Juliano el Apóstata.

  3. 19 septiembre, 2012 - 14:21 | Enlace permanente

    Una post muy interesante

  4. Censor's Gravatar Censor
    30 noviembre, 2012 - 20:10 | Enlace permanente

    Las romanas se teñían de rubio por el “exotismo” del color del cabello de sus esclavas germanas, pero ¿las pelirrojas en cualquier época de la antigua Roma?:
    ¿Por qué no te beso Filenis? Estás calva.
    ¿Por qué no te beso Filenis? Eres PELIRROJA
    ¿Por qué no te beso Filenis? Estás tuerta
    Quien besa todo eso Filenis, es sucio

    Marcial, Epig. II, 33

Responder

2 Trackbacks a "Los cabellos peinados de las romanas"

  1. el 25 septiembre, 2012 a las 17:41
  2. el 14 noviembre, 2012 a las 15:31