... ...

Legionarios Romanos en China

¿UNA CIUDAD ROMANA EN CHINA?

Texto de Marcos Uyá. Más allá de las fronteras

PARTE II

En un capítulo anterior hablamos del expediente X de la legión perdida de Craso cuyo paradero, según las fuentes clásicas, habría sido algún lugar de la actual Turkmenistán. Allí unos 10.0000 prisioneros de las legiones romanas de Craso habrían sido “supuestamente” reclamados por el rey Orodes II, -entre el 57 a.C y 38 a.C-, para defender las fronteras de su Imperio Parto. Pero el destino de los 10.000 legionarios capturados seguía siendo un misterio. En el año 20 a.C, las negociaciones con los partos, bajo la dirección de Augusto y Marco Antonio, sobre el regreso de estos soldados sólo contribuyó a alimentar más el misterio. Los partos declararon que no había presos para repatriar. Sin otros indicios materiales, el rastro de esta legión se esfumó en el tiempo, convirtiéndose en leyenda…

DUBS Y LAS CRÓNICAS CHINAS

No fue hasta el año 1955, cuando el sinólogo americano Homer Hasenpflug Dubs, estudiando las crónicas históricas chinas de la dinastía Han del 36 a. C., creyó haber descubierto el origen del mito de la legión perdida que sitúa en territorio chino.

Estas crónicas legadas por el antiguo historiador y biógrafo chino Ban Gu narran los hechos en el contexto de la dinastía Han cuando se quiso pacificar la frontera occidental de China. Para llevar a cabo esta misión  el general Gan Yanshou emprendió una campaña contra los xiongnuantecesores de los hunos, que  culminó con la toma de la capital, una ciudad de ubicación desconocida, pero que probablemente fuera la vieja  Zhizhi (actual Dzhambul) en Tashkent, Uzbekistán.

Los xiongnu eran un pueblo nómada en territorio de la actual Mongolia cuya relación con los chinos siempre fue complicada y armada. Loshistoriadores modernos coinciden en que los xiongnu mencionados en las crónicas chinas eran el mismo pueblo que siglos más tarde invaden el Impèrio romano siendo conocidos en Europa como los hunos.

En las citadas crónicas se dice que la capital de los enemigos de los chinos Han, estaba fortificada con una doble empalizada y que fue bravamente defendida por unos ‘bárbaros‘ que combatían de forma muy disciplinada y organizada, con una formación que recuerda a la tortuga o testudo.

¿Se referia el historiador chino con el termino ‘bárbaros’ a los romanos considerados como tales en suelo extranjero?

Para Dubs, tras una década estudiando el fenómeno, los defensores de Zhizhi fueron parte de aquellos romanos de la legión de Craso que dos décadas antes tras ser derrotados fueron hechos prisioneros siendo enviados a aquel remoto poblado en el desierto de Gobi donde su rastro aparente desapareció para siempre.

¿Pero realmente fue así? Veamos un poco mejor el contexto de enfrentamientos entre los hunos y la Dinastía china Han.

ROMANOS AL SERVICIO DEL JEFE HUNO JZH-JZH

Unos pocos años antes de la batalla de Carrhae, en Asia Centrallos hunos, que habían disfrutado más de un siglo de relativa estabilidad política, se fracturaron en dos grupos hacia el año 58 a.C. La parte oriental estaba regida por Hou-Han-Sie, que había logrado el apoyo de la nobleza de la región, y por lo tanto Dubs supone que él es el gobernante legal de la imperio. La mitad occidental del territorio huno fue gobernado por Jzh-Jzh, hermano mayor de Hou-Han-Sie.

Jzh-Jzh fue militarmente superior y derrotó a Hou-Han-Sie quien se vió obligado a buscar la protección de China. Jzh-Jzh viendo que el este era complicado de acceder, se movió hacia el oeste de Mongolia y peleó con los habitantes locales, a quienes derrotó. 

El investigador australiano David Harris sugiere que los prisioneros romanos huyeron a los territorios del rey huno Jzh-Jzh, quien los contrató como mercenarios y los envió a la frontera sur con China

Las acciones del jefe huno amenazaban la estabilidad de la ruta comercial, así, la corte Han envió una embajada encabezada por Gu Ji en enero de 42 a.C., pero Jzh-Jzh cometió el error de ejecutarlo y luego se negó a devolver los cadáveres a los chinos.

A continuación, en el 38 a. C., los chinos movilizaron una fuerza de 40.000 hombres bien entrenados comandados por Gan Yen-shou y Chen Tang para calmar la situación en el oeste. 

Los chinos lograron una victoria decisiva en el 35 a. C. Jzh-Jzh fue ejecutado por su resistencia. En las crónicas chinas  el general chino Chen Tang,  luchando contra los soldados hunos observa una táctica sorprendente en formación de escamas de pescado nunca vista hasta entonces. Se trataba ni mas ni menos que de la Testudo (concha), utilizada por las legiones romanas en todo el imperio, una formación en cuadrado  utilizando los escudos en la primera fila para cubrir el cuerpo y en las siguientes filas para cubrir sus cabezas.

Los vencedores chinos quedaron tan impresionados con 145 soldados enemigos de entre los supervivientes en Zhizhi, que los emplearon en la defensa de los ataques del Tíbet conduciéndolos  más hacia el este hasta el puesto recién nombrado de Liqian (Li-chien) en la provincia de Gansu. Por supesto que tampoco existen pruebas de  que los romanos llegaran a poner un pie en Gansu antes de la era cristiana.

LIQIAN, ROMA PARA LOS CHINOS

Las hipótesis de Dubs y  Harris han revivido  la vieja discusión sobre si un grupo de legionarios romanos llegó a ofrecer sus servicios al jefe de los hunos  Jzh-Jzh en el 36 a.d.C antes de establecerse en el pueblo de Gansu llamado Liqian.  

Dubs descubrió que Liqian o Li-Chien era el antiguo nombre de la actual Zhelaizhai, en la provincia occidental de Gansu, una pequeña aldea en el borde del Gobi en China. Aunque se necesita algo de imaginación para encontrar la similitud del nombre de Legión y Liqian, el término si está documentado dentro de las 1.587 ciudades según el censo realizado por la dinastía Han en el año 5 d. C, también el mapa del Imperio de China Han de este mismo período muestra un condado llamado Liqian y casualmente ,además, ese era el nombre que daban los chinos a Roma.

Probablemente derive de alguna de las ciudades llamadas Alejandría que dependía de Roma que habían sido fundadas por los griegos en época helenística y con las que tenían contactos comerciales. 

Aparte de Liqian , aparecen dos ciudades chinas de origen extranjero, Kucha y Wen-Siu, que tenían nombres que derivaban de idiomas extranjeros y que debían a la población inmigrante del Asia central con la que habían sido fundadas. Por ello pensó el sinólogo americano que el nombre de Liqian o Li-Chien podía ser un caso semejante, dado que no se conoce su origen en los dialectos chinos antiguos y sí podría estar relacionado, como se ha dicho, con el nombre que los chinos daban para referirse a Roma.

ROMANOS BATALLANDO ENTRE LOS HUNOS

La descripción de la batalla contiene varias frases peculiares que conduce a creer a Dubs que una fuerza extranjera, integrante del ejército huno, participó en la batalla. Una frase de la primera escena, tomada de la Historia de la Antigua Dinastía Han dice así:

“Más de un centenar de soldados de infantería, alineados a cada lado en una formación de escamas de pescado (se refiere a la testudo), forman un ejercicio militar”.

La segunda frase de interés hace referencia a una doble empalizada de madera.

“Desde detrás de la empalizada, los soldados disparaban y mataban a muchos de los que estaban fuera”.

Estas menciones hacen que Dubs, sugiera que estos más de cien soldados, según se dice 145, no fueran de origen huno, y de hecho, los atribuye a soldados de infantería de origen romano por su orden y disciplina de batalla, cosa que los hunos no tenían, ya que atacaban desordenadamente. Además, los hunos, como los partos, basan su ejército en gran medida en montar arqueros a caballo, con lo que fuerza de infantería profesional se habría nutrido de mercenarios en lugar de los pueblos indígenas.

Si bien Dubs tardo un par de años en llegar a esta conclusión.

Cuando comenzó su investigación sobre el origen de los soldados representados en la pintura y biografía en 1939,  inicialmente pensó que los soldados de infantería eran de origen sogdiano. Es decir que habrian sido cedidos como ayuda por el rey de Sogdiana al jefe huno Jzh-Jzh. Dubs declaró entonces que la testudo podría hacer referencia, en realidad, a la formación griega de practicar de escudos superpuestos muy de la falange macedonia, un orden de batalla para atraer la atención de los chinos, quienes no conocían esta táctica.

Pero dos años más tarde, Dubs alteró su análisis de la procedencia de los soldados de infantería recordando que la zona de Bactria y Sogdiana cayó ante los bárbaros alrededor de 130 a. C.,casi un siglo antes del saqueo de Jzh-Jzh. Tarn, también corrobora la nueva tesis de Dubs, diciendo que le era poco probable que un siglo después de la caída de la zona, se siguiera usando el modelo de la falange y que usarían otra formación que no fuera con los escudos redondos, sino rectangulares. Y que esa nueva formación solo podría ser la de una testudo romana, con los scutum (escudos) rectangulares pareciendo a lo que se denominaba “escamas de pescado”.

Dubs considera, pues, que en efecto los soldados romanos que estaban en el este de Partia, algunos escaparon y otros pudieron ser vendidos como mercenarios a Jzh-Jzh.

PRUEBAS DE LA PRESENCIA ROMANA EN EL ASIA CENTRAL

A parte de lo ya dicho, la descripción de la empalizada doble también serviría como una pieza integral de la evidencia para suponer que había una presencia romana en Asia Central. Tanto Tarn como Dubs afirman no haber visto nunca, ya sea en la literatura o arqueología, una ciudad griega que tuviera una empalizada fuera de la primera pared, es decir una segunda empalizada y un foso exterior.

Dubs añade que la doble empalizada de madera vista en Sogdiana por los chinos era entonces una característica estándar en las fortificaciones romanas, con su foso, empalizadas, estacas o muralla, lo que sugiere que hasta Jzh-Jzh tuvo asistencia de la ingeniería romana en la construcción de su ciudad. 

Después de la batalla, en su informe al emperador Huang Ti,  sus comandantes Gan Yen-shou y Tang Chen dijeron que habían matado 1.518 personas, aceptado la entrega de más de mil, y llevados vivos a 145 hombres. 

A la izquierda, supuesto descendiente de los 145 romanos que sobrevivieron y se asentaron en Li-Chien. A la derecha, busto de Marco Licinio Craso.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Lo que resulta extraño extraño es que los 145 hombres capturados vivos se considerasen independientes de los miles de soldados que se habían rendido, por lo que supone Dubs que estos 145 hombres eran los soldados romanos que participaron en la batalla y que los chinos, como premio a su valentía, les dejaran instalarse en una ciudad fronteriza, la ya citada Liqian o Li-Chien en la región en Yongchang, provincia de Gansu, y vivieran bajo el modelo romano, bajo el estatuto de colonia. 

Sin embargo, los historiadores chinos no hicieron mención de este acto porque habría sido de poca importancia para China. Se sabe que Liqian o Li-Chien existió hasta al menos el siglo VIII, cuando los tibetanos invadieron la región, siendo lo más probable que estos destruyeran el importante y estratégico enclave.

A pesar de estos argumentos a favor de la presencia romana en China existen otros tantos detractores de las teorias de Dubs y Tarn que conoceremos con detalle en la próxima entrega cuya lectura os recomendamos para tener una visión más amplia del tema.

BIBLIOGRAFÍA

  • CAMMANN, S.: “Review: A Roman City in Ancient China”. The Journal of Asian Studies 21, nº 3, (1962): 380-382.
  • DUBS, H. H.: A Roman city in Acient China. London: The China Society, 1957.
  • GRUBER, E.: The Origins of Roman Li-Chien. Versión PDF. 25 páginas.
  • LATTIMORE, O.: “Review: A Roman City in Ancient China”. The American Journal of Philology 79, nº 4 (1958): 447-448.
  • PLINIO EL VIEJO: Historia Natural. Volumen II: Libros III-VI. Madrid: Gredos, 1998.
  • PLUTARCO: Vidas Paralelas. Volumen V: Lisandro & Sila; Cimón & Lúculo; Nicias & Craso. Madrid: Gredos, 2007.
  • TARN, W. W.: The Greeks in Bactria and India. Cambridge, Cambrige University Press, 1951.
  • YU, Y-S.: Trade and Expansion in Han China. Berkeley, University of California Press, 1967.
Marcador

Ampa

View more posts from this author
5 thoughts on “Legionarios Romanos en China
  1. Pingback: Legionarios Romanos en China | Arque Historia – La actualidad de la Historia | Revista Seda

  2. Pingback: Desmontando la presencia romana en China | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  3. Etta L. Oneill

    Todo empezó cuando en la década de 1930-1940, los chinos empezaron a insinuar que los habitantes de la población de Liqian podrían ser descendientes de los romanos. Los comentarios se quedaron aquí hasta que en 1995 se publicó un trabajo del profesor de historia china de la Universidad de Oxford, Homer Hassenflug Dubs. En esta publicación se explicaba la teoría que posiblemente una legión romana de 10.000 soldados podrían haber sido prisioneros de los partos, después de la batalla de Carrhae , al sureste de Turquía el año 53 antes de Cristo, lugar que hoy en día es Uzbekistán. Estos presos romanos se convirtieron en mercenarios, que ofrecieron sus servicios a los Hun (los peores enemigos de los partos) capitaneados por Jzh Jzh contra la dinastía china Han (del 206 antes de Cristo al 200 después de Cristo) el 36 después de Cristo. La aparición del ejército romano en esa época quedaría registrado en escritos chinos donde comentaban que el ejército enemigo utilizaba tácticas de batalla nunca vistas hasta en esos momentos en la China .

     
  4. ´jose arteaga

    no creo que los partos ocuparan a los romanos como soldados, seria estúpido pensar que una vez vencidos pondrías a tus propios enemigos como mercenarios leales, siendo los romanos como eran en su modo de pensar, y con un codigo de honor que no es estudiado ni llevado al cine por que opaca el pensamiento de despotismo romano decadente post-cristiano imperante, es probable que de esos diez mil se hayan escapado en forma paulatina a territorios enemigos de los partos, los cuales al ser reconodios como soldados eran puestos de inmediato a cumplir servicios militares que es muy parecido a lo que hacían otros reinos enemigos de roma con sus esclavos, sabiendo la valentía propia de quien busca una mejor muerte que la de perecer bajo el látigo de la esclavitud, es la de morir en la batalla

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>