... ...

La muerte de Marat, un crimen que impactó en la Revolución francesa

La pluma de Marat y el cuchillo de Corday

Sandra Mª Cerro/Perfiles de la Historia                             

Resulta inquietante contemplar el cuadro sobre la muerte de Jean Paul Marat que pintó su amigo y artista Jacques-Louis David. El cadáver del controvertido periodista francés revolucionario, descansa dentro de una bañera, con la cabeza envuelta en paños y el brazo colgando con una pluma en la mano.

La muerte de Marat (La Mort de Marat) pintura de estilo neoclásico, obra de Jacques-Louis David, amigo del popular activista. Es esta una de las imágenes más famosas de la Revolución francesa sobre el crimen del jacobino indefenso a manos de la girondina Charlotte Corday.

“Las revoluciones empiezan por la palabra y terminan por la espada”(J.P Marat)


La humillación por una muerte digamos, “poco digna”, en la intimidad y en una posición indefensa, reflejada en ese cándido rostro vuelto al espectador, la austeridad de la sala, la sábana remendada, el sencillo cajón de madera, y el billete con una nota sobre el mismo donde dice; “Entréguese este billete a la viuda con cinco hijos cuyo esposo murió por defender a la patria”, no son más que un alarde propagandístico de heroísmo y de símbolo de “amigo del pueblo” con que el artista quiso honrar a su amigo muerto.

Jean Paul Marat “El Amigo del Pueblo

El activismo político de Marat incitando a la violencia han contribuido a que Marat sea recordado más que como ilustrado, como principal representante, junto con Robespierre, de la época del terror en la revolución francesa.

Marat representaba a la izquierda revolucionaria. 

Del lado de los jacobinos zarandeó la revolución, alentando al pueblo con sus ideas plasmadas en su famoso periódico “El amigo del pueblo”. Con este apelativo se le conocía también a él entre los fieles a su bando, y esa imagen de él también quiso dar su amigo, el pintor, cuando retrató la escena de su asesinato.

Marat sufría una afección crónica en la piel que le obligaba a tomar baños constantemente, y le provocaba fiebres; de ahí su posición en la bañera y los paños con vinagre en la cabeza, con los que tristemente dejó su recuerdo a la historia y al arte…

La auténtica caligrafía de Marat, sigue el estilo esbelto e inclinado a la derecha, que deja constancia ese orgullo y fogosidad que tanto caracteriza al hombre del Romanticismo.

Era, sin lugar a dudas, un idealista entusiasta. Dotado de una excepcional capacidad para el análisis de ideas y de hechos, era también un observador muy fino, y esmerado dueño de una mordaz y afilada pluma. Era un personaje social aunque solía permanecer agazapado en una sutil sencillez para, de la forma más discreta pero directa posible, ser capaz de estar en todas partes y en todos los frentes, sin aparentar pertenecer a ninguno en concreto.

De hecho, en ocasiones fue perseguido desde varios flancos; así que se ve que “el amigo del pueblo” por ser amigo de todos no lo era de ninguno.

El asesinato de Marat

 ¡Trabajamos en nuestra propia perdición con más celo y energía que los que hemos empeñado jamás para conquistar la libertad!  ¡Oh, franceses, un poco más  de tiempo, y no quedará de vosotros más que el recuerdo de vuestra existencia!”(Charlotte Corday)

Se cree que, en el momento de su asesinato, Marat estaba realizando correcciones para su periódico pero, en el cuadro de J-L David, lo que aparece en su mano es una carta con un enigmático mensaje: “13 de Julio de 1793: Marie-Anne Charlotte Corday al ciudadano Marat: Basta con que yo sea realmente desdichada para tener derecho a vuestra benevolencia.”

Ella le había pedido un encuentro con él en dos ocasiones, enviándole cartas donde le decía que le apremiaba verle, para proporcionarle una lista de nombres que podrían interesar a su causa.

“Le he escrito esta mañana, Marat; ¿ha recibido mi carta? No puedo creerlo, se me niega su puerta. Espero que mañana me conceda una entrevista. Se lo repito, llegó de Caen, tengo que revelarle secretos muy importantes para la salud de la República. Además se me persigue por la causa de la libertad. Soy desafortunada, basta que lo sea para tener derecho a su patriotismo”.

Es justamente el final de esta carta el que retrata David en su obra, aún con una significativa diferencia solamente en la última palabra, una muestra más de la manipulación propagandística del insigne pintor.

Al no recibir respuesta por parte del periodista, la tarde del 13 de julio se presentó de improviso en su casa, consiguiendo por la fuerza que la portera la dejase entrar, y sorprendiendo al incauto Marat tomando su depurativo baño.

Charlotte creía que eliminando a Marat, acabaría con el terror de la revolución: “He matado a un hombre para salvar a cien mil” – declaró con firmeza, mientras era detenida y conducida a prisión entre un tumulto de masas enfervorecidas.

El agua tibia de la bañera se había teñido de rojo, mientras el cuchillo que había desenfundado de su corpiño aún goteaba sangre en el suelo.

La muerte de Marat fue considerada en su tiempo como una auténtica desgracia nacional. Tras su asesinato, el Club de los cordoleros colocó el corazón de Marat en una urna y su cuerpo fue llevado al Pantheon, de donde fue sacado al año siguiente.

PERFIL GRAFOLÓGICO DE CHARLOTTE CORDAY

Su escritura manuscrita retrata a una mujer fuerte, pese a las circunstancias en las que afloran estos trazos, segura de sí misma, imperativa, inteligente y con una gran entereza vital.

Llama poderosamente la atención el mayor golpe de tinta en las palabras “l´imposibilité” y“defenseur” repitiéndose el gesto en esta última por dos veces.

El pulso apenas traiciona, y el impulso a inclinarse de la caligrafía se ve frenado por el equilibrio emocional y racional de una frente que se mantiene alta ante el infortunado destino.

 

Charlotte Corday murió guillotinada el 17 de julio de 1793.

Sandra Mª Cerro – grafóloga

www.sandracerro.com

Fuentes consultadas

  • http://www.vimoutiers.net
  • http://www.museedeslettres.fr
  • http://es.wikipedia.org
  • http://artistasoguerreras.blogspot.com.es
  • Histoire des Girondins”, Alphonse De Lamartine

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
2 thoughts on “La muerte de Marat, un crimen que impactó en la Revolución francesa
  1. L. de Guereñu Polán.

    Excelente artículo. El cuadro de L. David siempre me ha impresionado. A medio camino entre el neoclasicismo (por la técnica) y el romanticismo (por la temática) me parece una obra sobrecogedora. Un saludo.

     
  2. ESTHER

    NECESITO DATOS REALES PORQUE EN VARIOS PAGINAS DE INTERNET INDICAN QUE MARAT TENIA UNA POLITICA DE PUERTAS ABIERTAS Y TODOS TENIAN ACCESO A EL PERO EN SU ARTICULO NOS INDICA OTRA COSA.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>