... ...

La matanza de los Inocentes ¿es verosímil?

LA MATANZA DE LOS INOCENTES

Texto de Ampa Galduf/ Colaboración especial del catedrático Antonio Piñero

La matanza de los Santos Inocentes, a parte de sinónimo actual de las típicas inocentadas, es otro de los oscuros episodios del Nuevo Testamento que cada Navidad conmemora la Iglesia Católica, considerando a aquellos niños, como los primeros mártires asesinados por la causa de Cristo.

Herodes I ‘El Grande’

 

Si bien podemos tomar este episodio como un dato revelador sobre el nacimiento de Jesús, que Mateo ubica en época del rey Herodes I el Grande, a efectos históricos, constituye el único argumento en los textos canónicos, que corrobora dicha matanza infantil.

De la crueldad de Herodes, sin embargo, sí que dieron fe cronistas de la época como Flavio Josefo, en su obra Antigüedades Judías, donde narra la vida de este rey que además de ejecutar a toda una  familia rival, asesinó a parte de la suya, a su suegro y a dos cuñados, a Marianne, una de sus diez mujeres, e incluso a sus propios hijos Alejandro y Aristóbulo y sólo cinco días antes de su muerte, cometío su último filicidio con Antipatro. Sin embargo, resulta extraño que este historiador no mencionase en su libro otro capítulo sanguinario de la vida de Herodes I, como el sacrificio de bebés inocentes.

Por otra parte, de haberse producido estos hechos en Belén, un aldea aislada entre montañas, puede que no hubiera sido lo suficientemente alarmante como para pasar a los anales, motivo por el cual Josefo no la incluyera. 

Fuera como fuese, cada 28 de diciembre cobra vida este relato bíblico, en el que el Rey  Herodes ordena sacrificar a los niños menores de dos años de la aldea de Belén, al saberse engañado por los sabios del Oriente, quienes habían prometido indicarle el lugar exacto del nacimiento de Jesús.

Llegados a este punto, resulta oportuno plantearse la verosimilitud de este relato.

Antonio-PiñeroPara responder a esta cuestión contamos con la opinión de Antonio Piñero catedrático de la Complutense de Madrid, especializado en lengua y literatura del cristianismo primitivo que nos explica su visión de todo aquello.

Este episodio de la vida de Jesús cuando era niño sólo se encuentra en el Evangelio de Mateo2,13-23, y no aparece nunca más en el Nuevo Testamento, ni apenas se comenta en la literatura cristiana primitiva, en cuanto se me alcanza. 

giotto-la-masacre-de-los-inocentes

Escenas de la vida de Cristo del pintor Giotto di Bondone, notable pintor, escultor y arquitecto italiano del Trecento. “La masacre de los inocentes”, 1310

Hay algunos comentaristas cristianos que sostienen que la historia sucedió tal cual la narra Mateo y que encaja muy bien con la consabida crueldad del rey Herodes. La mayoría de los exegetas, sin embargo, incluidos los católicos, sostienen que la narración de Mateo es una pura fantasía, una tradición popular cristiana, o mejor una “historia teológica”:no narra hechos en verdad acaecidos, sino que transmite un mensaje religioso.. 

¿En qué se basan estos críticos?

La opinión de Antonio Piñero al respecto, se resume en cuatro cuestiones:

  • En primer lugar en que las narraciones posteriores de la vida pública de Jesús no hay memoria alguna de una acontecimiento tan asombroso como extraordinario.
  • Más serio aún,es el argumento de que este relato, junto con la huida a Egipto en general es absolutamente inconciliable con lo que afirma otro evangelista, Lucas:

“Así que cuando cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret” (2, 39).

Este pasaje afirma que poco después del nacimiento de Jesús, éste y sus padre regresaron a Nazaret, donde vivían, sin el menor incidente.

  • El tercer argumento es la ausencia de este episodio en el relato de los últimos tiempos del rey Herodes ofrecido por Flavio Josefo en su obra las Antigüedades de los judíos, libro XVIII. De ningún personaje secundario de la antigüedad grecorromana tenemos un relato tan detallado de los últimos días de un rey como los que recoge Flavio Josefo. Se opina con razón que si el suceso hubiere sido cierto, el historiador lo habría recogido con seguridad en su Historia
  • La última razón de peso es que esta matanza se halla enmarcada en un relato de otro episodio de la infancia de Jesús absolutamente legendario: el de los magos de Oriente, con su historia de la estrella que aparece y desaparece y que finalmente se manifiesta prodigiosamente encima del lugar donde se encontraba el niño Jesús…

¿Pero podemos considerar aquellos hechos como una verdadera matanza?

¿ Cúantos niños pudieron ser sacrificados?

  •  La tradición varía sobre el número de muertos de la matanza.
  • La más seria, habla de unos veinte niños, calculando que Belén tendría unos mil habitantes por aquella época.
  • En el siglo II Justino Mártir, en su Diálogo con el judío Trifón 78,7, no señala número alguno.
  • La liturgia bizantina de la Iglesia Ortodoxa habla de 14.000.
  • Ciertos santorales de la Iglesia Siria antigua hablan de 64.000.
  • Otros han llegado a pensar en 144.000, un número igual al de los justos “que no se mancharon con mujeres” según el Apocalipsis 14,1-5.

Pero todas estas cifras son especulaciones piadosas y estrambóticas de la piedad popular, en la opinión de nuestro experto. 

Artículos relacionados:

Marcador

Ampa

View more posts from this author
4 thoughts on “La matanza de los Inocentes ¿es verosímil?
  1. Pingback: La matanza de los Inocentes ¿es veros&ia...

  2. ELADIO DORADO

    Para el 25 de diciembre o el seis de enero se oye mucho acerca de ‘tres reyes magos’ o, en países de habla inglesa, de ‘tres sabios’ que fueron guiados por una estrella hasta donde estaba Jesús. Pero, ¿visitaron estos hombres a Jesús en Belén, o más tarde en Nazaret?
    Lucas nos relata que José y María viajaron desde Nazaret de Galilea a Belén de Judea, al sur de Jerusalén. Allí nació Jesús en un establo y yació en un pesebre. Por medio de un ángel Jehová Dios anunció el nacimiento a unos pastores, quienes habrían de encontrar al “nene [griego: brephos]” en Belén. Para el octavo día José y María hicieron circuncidar a Jesús. Al final del período de purificación requerido de 40 días, ellos ‘trajeron al niñito [griego: paidion]’ al templo de Jerusalén. Allí, Simeón y la profetisa Ana vieron a Jesús.—Luc. 2:1-38; Lev. 12:2-4.
    En el mismo versículo que sigue en el relato de Lucas, éste nos dice en Lucas 2:39: “Entonces cuando hubieron llevado a cabo todas las cosas según la ley de Jehová, se volvieron a Galilea a su propia ciudad de Nazaret.” Pero, ¿qué hay de los ‘tres reyes magos’ o ‘tres sabios’? ¿Cuándo y en qué lugar visitaron a Jesús?
    Mateo relata que “después que hubo nacido Jesús en Belén” unos hombres vinieron a Jerusalén desde Oriente. La tradición sostiene que había tres de ellos (posiblemente porque tenían tres clases de regalos… oro, incienso, mirra). Pero la Biblia no dice eso. Tampoco les asigna el término de “reyes.” Más bien, los llama magoi (término relacionado con la palabra española “mago”). (Mat. 2:1) En vez de que este término signifique “sabios,” el profesor A. T. Robertson explica:
    “Aquí en Mateo, la idea más bien parece ser la de astrólogos. Babilonia era el hogar de la astrología.”—Word Pictures in the New Testament, tomo 1, pág. 15.
    Mateo nos dice que después que se detuvieron en Jerusalén y hablaron con el rey Herodes, estos astrólogos siguieron adelante “a Belén.” Una vez que hubieran presentado sus regalos, habrían de regresar a Herodes y dejarle saber dónde se hallaba el niño. Pero Dios intervino, e hizo que los astrólogos tomaran otro camino. Entonces dijo a José que huyera a Egipto porque Herodes quería destruir a Jesús.—Mat. 2:1-15.
    A la luz de lo que registran Mateo y Lucas, uno pudiera preguntarse cuándo fue, precisamente, que los astrólogos visitaron a Jesús. No es razonable que fuera durante el período de purificación de 40 días, pues Lucas nos asegura que la familia fue a Jerusalén al fin de ese tiempo. Pero Mateo dice que inmediatamente después de la visita de los astrólogos José huyó con su familia a Egipto. Por lo tanto, parece que después de presentar al niño en el templo de Jerusalén la familia regresó a Belén con planes de establecerse en la ciudad del rey David de donde habría de venir el Mesías, y allí fueron visitados más tarde por los astrólogos.
    Mateo 2:11 nos dice que cuando los astrólogos “entraron en la casa vieron al niñito.” Así que José, María y Jesús estaban viviendo en una casa para este tiempo, no en un establo como lo que erróneamente suele verse en pinturas. Además, Mateo usó la palabra griega paidion, que puede aplicar a un infante recién nacido (Juan 16:21) o a un niño más crecido, uno que pudiera hablar y jugar afuera. (Luc. 7:32) Por lo tanto, Jesús pudo haber tenido entonces muchos meses de edad.
    Algo que indicó que él ya no era un recién nacido es el hecho de que, cuando los astrólogos no regresaron a Herodes, él ordenó que se diera muerte a “todos los muchachitos de Belén y de todos sus distritos . . . de dos años de edad para abajo, conforme al tiempo que había averiguado cuidadosamente de los astrólogos.” (Mat. 2:16) La evidencia señala a que Jesús nació para el 1 de octubre del año 2 a. de la E.C., y que Herodes murió en el año 1 a. de la E.C. o a principios del año 1 E.C. Por eso, Jesús pudo haber tenido un año de edad o más cuando los astrólogos vinieron. Posiblemente vinieron de una región oriental tan distante como la de Babilonia, en un viaje que pudo haberles tomado varios meses. Calculando el tiempo desde que se les apareció la “estrella” en el este, Herodes pudo haber incluido suficiente tiempo como para estar seguro de que se diera muerte a Jesús.
    Entonces, ¿por qué lee Lucas 2:39 como si José hubiera tomado a la familia desde la misma Jerusalén y la hubiera llevado a Nazaret sin volver a Belén?
    Sencillamente parece que Lucas omite los sucesos intermedios (el regreso de Jerusalén a Belén, la visita de los astrólogos y la huida a Egipto), así como Mateo no dice nada acerca de los pastores ni del viaje a Jerusalén, donde Simeón y Ana vieron a Jesús. Ciertamente los astrólogos no visitaron a Jesús en Nazaret, puesto que Mateo dice otra cosa; y, en Nazaret, Jesús no hubiera estado en peligro por la orden de matar a los niñitos de ‘Belén y sus distritos.’

     
  3. Pingback: Pruebas de la existencia histórica de Jesús con A. Piñero | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  4. Pingback: “Los colonos que llegaron a la zona mantuvieron sus señas de identidad y, hoy en día, Fuente Carreteros conserva una tradición única en Andalucía”, José Manuel Pedrosa, alcalde de Fuente Carreteros (Córdoba) | EMA-RTV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>