... ...

Falcatas y gladius, la compañía del hierro en estado puro

Las armas del guerrero ibérico

Las armas entre los íberos eran expresión de los valores de quienes habían combatido valerosamente y podían portarlas con orgullo en asambleas y ceremonias y ofrecerlas en ritos celebrados en las necrópolis y otros lugares de culto. La falcata se conoce como la espada ibérica por excelencia.

Cita Polibio cómo los bordes de los escudos tuvieron que ser reforzados con metal, para aguantar el poder lacerante de la Falcata. Su origen no es muy claro y Homero en su Iliada narra como los guerreros griegos portaban un tipo de espada idéntica que aparece en muchas representaciones de época, sobre todo en cerámica, la denominada Machaira, evolución griega del Kopis oriental y que inspiró claramente nuestra Falcata.


En todo el mundo mediterráneo, sobre todo en Atenas y Roma, se admiraba la calidad de las falcatas o espadas cortas de los iberos. Los herreros  iberos  mimaban la fabricación artesanal de estas armas, forjadas con un mineral de hierro de altísma pureza. La flexibilidad de la falcata era tal que los experimentados herreros la colocaban sobre sus cabezas doblándola hasta que la punta y la empuñadura tocaabn sus hombros. Si la falcata volvía rápidamente a su posición recta al soltarla de un golpe era una obra de arte, si no se fundía de nuevo para volver a forjarla. Los herreros diseñaban falcatas con acananaladuras para, además de mejorar su estética, aumentar las cualidades de resistencia, ligereza y flexibilidad de las ramas.

Además como se hacían una por una no existían dos falcatas iguales ya que estas se fabricaban por encargo y debían medir la longitud del brazo del su dueño más la empuñadura de la falcata, en total unos 45 centímetros.

…Fiel compañera del guerrero de a pie y del jinete, se trató de una espada corta de hoja curvada y filo en el interior de la misma y contrafilo en la punta, presentando un fuerte lomo. Su empuñadura es parte de la hoja vuelta hacia la punta, formando un guardamanos, unas veces con forma de cabeza de ave y otras de cabeza de caballo. Su filo de forma cóncava con el centro de gravedad desplazado hacia la punta la convierte en un arma terrible que inspiró no pocos cambios en el equipamiento y tácticas del entonces poderosísimo ejército romano…

La falcata un arma letal en las distancias cortas

Cuando combatía el guerrero edetano, montado a caballo, arrojaba primero su jabalina contra el enemigo. Luego desmontaba y pelaba cuerpo a cuerpo, desenvainando su temible espada corta, su falcata, y protegido por su escudo para herir mortalmente a su enemigo, moviéndose con el brazo perpendicular al cuerpo.

De esta manera era capaz de partir de un tajo en dos a su adversario; tal era el poder de corte de los dos filos de la falcata que la hicieron ser un arma temible en el combate.

El empleo del arco y las flechas fue considerado por los edetanos como algo impropio de un buen guerrero, ya que aquellos valoraban las flechas como armas cobardes, sin valor para los auténticos guerreros que preferían la lucha cuerpo a cuerpo.

La falcata se convertía sí en un arma letal en la lucha a corta distancia; resistente, ligera y su doble filo la hacía muy peligrosa.

La cuestión de la gladius hispaniensis

Legionario republicano con lo que pudo ser su "gladius hispaniensis".

  • Las huestes ibéricas empezaron a usar un tipo de espada conocida con la llegada de Aníbal que más tarde los romanos adoptarían y bautizarían con el nombre de Gladius Hispaniensis (espada hispánica). Estas armas se fabricaron con en hierro, y medían nada menos que medio metro de largo y seis centímetros de ancho, y cortaban por ambos filos

El debate actual sobre el gladius hispa­niensis, es sobre si esta espada hispana supuestamente fue imitada por los romanos.

Fernando Quesada Sanz ha estudiado  las fuentes literarias v la documentación arqueológica más reciente, para finalmente proponer un esquema evolutivo. La base del análisis es la correcta identificación arqueológica de la espada romana republicana,con­seguida hace muy pocos siglos. El tipo originario del gladius hispaniensis romano sería la versión celtibérica de la vieja espada gala de tipo de La Tene I, sustancialmente modificada en la Meseta.

Jose Miguel Gallego, arqueólogo especialista en la cultura Ibera apunta en la misma linea que  ”se sabe que el antepasado del Gladius romano no son las falcatas como se venía pensando sino las espadas tipo “La Tène” meseteñas, como las de Quintanas de Gormaz.

 

 

Espada celtibérica inspirada en los tipos de hoja recta de La Tène. Procede de la necrópolis de El Atance.

En consecuencia, el prototipo del gladius hispaniensis es una espada celtibérica cuyo origen remoto no está en los tipos caracte­ríscos de Iberia en los ss. V-IV a.e., sino en la espada de La Téne I celta modificada sustancialmente de acuerdo con los gustos loca­les desde el fin del s. IV a.e. en la Meseta y Sureste peninsular.

Artículo relacionado: Hierro y herreros iberos

Bibiografia

Mundo historia

La panoplia ibérica

Nuestro Pasado Ibero; EDETA. Jose Antonio Peña Martínez.

¿Qué hay en un nombre? La cuestión de la Gladius Hispaniensis.
Fernando Quesada Sanz

 

 

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
3 thoughts on “Falcatas y gladius, la compañía del hierro en estado puro
  1. Pingback: Hierro y herreros íberos | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  2. Miquel

    mimaban la fabricación artesanal de estas armas, forjadas con un mineral de hierro de altísma pureza. La flexibilidad de la falcata era tal que los experimentados herreros la colocaban sobre sus cabezas doblándola hasta que la punta y la empuñadura tocaabn sus hombros. Si la falcata volvía rápidamente a su posición recta al soltarla de un golpe era una obra de arte, si no se fundía de nuevo””

    De nuevo en poco espacio, mas confusiones.. El mineral de hierro, tanto si es de alta o baja pureza, no se puede forjar. No forjaban el mineral de hierro,
    Otra confusion, es que fundian la falcata que salia mala… Todabia no se poseia la tecnologia necesaria para ello….

     
  3. El_arte_de_idagar

    para confusion esta “el herrero tomaba la empuñadura con la mano derecha, y la punta con la izquierda, y tiraba de ambos extremos a la vez hasta que con ellos tocaban los hombros; una vez logrado esto, se soltaban de golpe las dos puntas”
    ¿Las dos puntas? segun Tilos de Siracusa el herrero tendria una de chichones…. quizas asi consegian las propiedades deseadas, a golpe de cabeza.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>