... ...

La extraña muerte de Napoleón y el fantasma del arsénico

Rodeada todavía hoy de muchos enigmas, la muerte de Napoleón a los 51 años de edad un 5 de mayo de 1821 resulta extraña y controvertidaSiempre se dijo que había muerto a causa de un cáncer de estómago cuando estuvo exiliado en la isla Santa Elena, pero investigaciones posteriores hicieron sospechar que fue envenenado con arsénico.
Estudios recientes de supuesto cabello de Bonaparte, revelan un contenido de arsénico muy por encima de lo normal. No faltan hipótesis de toda índole al respecto; Algunos creen que su muerte se debió a que estuvo inhalando arsénico del pigmento verde del tapiz que cubría la casa en donde estuvo arraigado; éste contenía arseniuro de cobre, más conocido como verde de Scheele. Otros aseguran que el arsénico le fue administrado por su asistente, el conde Montholon, quien pese aparentar serle leal siempre, según algunos historiadores, tenía el encargo de Luis XVIII de impedir su regreso a Francia.

Sobre la muerte de Napoleón se han escrito tantas cosas que es difícil saber donde empieza la verdad y donde acaba la leyenda.

Ben Weider, presidente de la Sociedad Napoleónica Internacional, sostuvo que Napoleón fue envenenado con arsénico en Santa Elena, sindicando como responsables de la conspiración al gobernador inglés de la isla Hudson Lowe y al conde francés Charles de Montholon.

Pero cuando Napoleón llegó a su lugar de destierro, la isla de Santa Elena, ya llevaba en su organismo el veneno mortal. La teoría de que el arsénico le fue suministrado aquí, por lo tanto, es falsa. Además a principios del siglo XIX se ingería arsénico en el medioambiente en unas cantidades consideradas actualmente como peligrosas. Según explicaron los científicos del Instituto Nacional de Física Nuclear en la revista Il Nuovo Saggiatore el contenido de arsénico no varió a lo largo de la vida de Napoleón, lo que podría descartar que fuera emponzoñado al menos con este veneno.

La muerte de Napoleón Bonaparte

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
3 thoughts on “La extraña muerte de Napoleón y el fantasma del arsénico
  1. J. Luis López de Guereñu Polán

    Tengo a Napoleón por un ilustrado, gran legislador, freno de la revolución francesa (síntesis, dicen algunos, entre el antiguo y el nuevo régimen) cruel, ambicioso y mitificado indebidamente. Quizá haya sido inevitable dado el papel que la Revolución Francesa ha jugado en Europa y en el mundo. Como militar fue un genio, pero la guerra no es precisamente lo que más se ha de valorar en los tiempos que corren, cuando ya hemos reflexionado mucho (aunque no suficiente) sobre este fenómeno.

     
  2. Pingback: 10 Personajes de la Historia víctimas del veneno | Arque Historia - La actualidad de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>