Warning: file_get_contents(http://wp_plug.adnow.com/wp_aadb.php?token=1c4e194ebe48c2b268f08e153a708e52fa2979a543491860ddf5e89255619ee1): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 502 Bad Gateway in /var/site/arquehistoria.com/www/public/wp-content/plugins/native-ads-adnow/public/class-adnow-widget-add-area.php on line 100
... ...

La degeneración romana del espectáculo con fieras

Venationes: Damnatio ad Bestias Parte II

Texto de Ampa Galduf/ Javier RamosLa vida en Roma

La damnatio ad bestias o lucha de fieras en realidad no fue exclusiva de Roma.

Constituye una práctica ancestral relacionada con los sacrificios religiosos presentes en muchas de las culturas de la Antigüedad.daniel-foso-leones

Uno de los primeros relatos de damnatio ad bestias está documentado en un texto bíblico del profeta Daniel , y cuenta cuando éste fue arrojado por el rey persa, Darío I a los leones de los que consiguió zafarse, milagrosamente.

Roma adopta las ad bestias como espectáculos con fieras a modo de ejemplar castigo para aquellos sobre los que pesaba alguna condena.

Con diferencia, fueron los más terribles y sanguinarios.

Criminales, prisioneros, esclavos o enemigos de Roma, eran arrojados a la arena del circo desnudos e indefensos ante los animales salvajes privados a conciencia de alimentos, durante varios días.

ad-bestias

El Djem, la antigua Thysdrus (Túnez). Detalle de un mosaico encontrado en una domus que representa la ejecución en una Damnatio ad bestias en el s.III. Probablemente se trata de un prisionero de guerra,bereber semidesnudo y con las manos atadas a la espalda. El condenado es empujado a la muerte por un asistente,aunque por desgracia esta peor conservado. No parece que el uso de cuero protector acolchado para defenderse de las garras y los colmillos de las fieras fuera empleado en este caso.

Las bestias eran azuzadas contra los desdichados bestiarii, quienes ataviados con largos pantalones y blusones con capucha, sufrían este suplicio.

En raras ocasiones iban provistos de armas que apenas hacían sino aplazar su muerte. Generalmente salían a la arena indefensos e, incluso, eran atados a postes para facilitar la labor de los animales a quienes se incitaba con muñecos o pinchos.Matanza que incluso formó parte de los Juegos Inaugurales del Anfiteatro Flavio.

Rara era la vez que se necesitaron dos fieras para acabar con un hombre. Mas bien al contrario.

Cicerón incluso menciona que un sólo león acabó con la vida de 200 bestiarii.
Estos terroríficos espectáculos tenían lugar por la mañana cuando el público era más numeroso. No se suprimieron hasta el año 681.

lucha-Roma-damnatio-ad-bestias-
La crueldad con los enemigos de Roma se multiplicaba. A menudo había espectáculos con relaciones sexuales entre mujeres y animales bajo las gradas.

Habían bestiarios , gladiadores u otros combatientes sin escrúpulos, que habían intentado entrenar animales para que violaran mujeres, normalmente cubriendo a la mujer con la piel de un animal.

En el caso de un toro o de una jirafa, la mujer no solía sobrevivir a la terrible experiencia. 

Tampoco los primeros cristianos consiguieron librase de esta pena de muerte durante las persecuciones christianos ad leones.

Cristianos a los leones!!!

En efecto, fue la comunidad cristiana, junto con los criminales y los prisioneros de guerra, una de las más castigadas por el ansia de espectáculo del pueblo romano. cristianos-leones-roma

Fueron muchos los que murieron en el transcurso de las Venationes.

ad-bestias-2

Estampa del siglo XVIII que representa la damnatio a las bestias del Santos Perpetua, Felicidad y los Santos Mártires Mártires, que tuvo lugar en el anfiteatro de Cartago bajo el gobiernos del emperador Septimio Severo (193-211 dC).

 

 

Los mártires cristianos pagaron su lealtad a la nueva religión dejando su vida en los anfiteatros del Imperio Romano.

Sus muertes fueron muy numerosas.

Muchas veces se representó, en directo, la muerte de Orfeo despedazado por las fieras, o el rapto de Europa por el toro.

 

 

Artículos relacionados:

Bibliografía:

  • La vida cotidiana en el apogeo del Imperio; Jérôme Carcopino.
  • Vida cotidiana en la Roma de los Césares; Amparo Arroyo de la Fuente.
  • Breve historia de los gladiadores; Daniel P. Mannix.
  • Roma de los Césares; Juan Eslava Galán.

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>