... ...

Gladiadores contra fieras; Venatores y Bestiarii

VENATIONES: GLADIADORES CONTRA LAS FIERAS

Parte I

Texto de  Ampa Galduf /Javier Ramos/La vida en Roma

Al igual que el combate entre gladiadores, las Venationes acabaron degenerando, convirtiendo unas representaciones de fuerza bruta en un bochornoso espectáculo cruel y sanguinario, que, no sólo acabó con la vida de muchos animales salvajes, sino también con la de otros tantos infelices.

¿Que eran la Venationes?

La lucha con fieras o Venationes, procuró ser una armonización de contrarios en un principio. De estos enfrentamientos entre animales fieros y exóticos habían varias modalidades en las que intervenían algunos tipos de gladiadores especializados en el combate con fieras.

venationes-(1.2)

  • Venatores (cazadores de animales) socialmente bien consideradores,
  • Bestiarii (luchadores entrenados con animales) en un rango inferior, vestidos y armados cual bárbaros, con armas inusuales y exóticas. 
  • Hasta los propios emperadores probaron algún tipo de estas sangrientas cacerías.

Además de algunas inscripciones epigráficas, diversos textos de autores de la Roma Imperial como Plinio el Viejo o Marcial, nos indican varias clases de Venationes que iban desde la inofensiva doma, hasta la lucha suicida de los besitiarii en la arena con las fieras (Dammnatio ad bestias).

En este artículo conoceremos algunos detalles de todas ellas y de sus combatientes. Hubieron otros bestiarii que no fueron gladiadores sino desdichados reos o ‘enemigos del Imperio’.

Éstos, sin ninguna preparación, fueron condenados a morir entre las fauces de las fieras en la arena del circo en las Damnatio ad Bestias. Pero eso lo veremos en un próximo artículo.

EL SHOW DE LA CAZA

Algunas manadas de animales salvajes se soltaban en la arena del anfiteatro para acabar masacradas por los especialistas en tiro con arco y en el uso de la lanza; los VENATORES. También  se realizaban cacerías y persecuciones de otros animales más pacíficos, como ciervos, corzos  jirafas o avestruces. Algunas de estas cacerías fueron sangrientas y repugnantes.

Incluso hubo emperadores romanos como el césar Cómodo,-quien gobernó el Imperio entre los años 177 y 192-, que quisieron  demostrar su destreza en la caza y formaron parte del espectáculo de este tipo de caza desde su palco imperial, disparando en alguna ocasión sus flechas contra las fieras que acababan anegando la arena con su sangre.

LOS VENATORES

Los Venatores entraban en acción en el dominio de este tipo de demostraciones de caza, de diferentes formatos. Cazaban a pie o a caballo.

Algunos de estos gladiadores llegados de África asombraron a la plebe romana con sus artes cinegéticas. Tenían gran consideración social como especialistas en la caza de animales salvajes, aunque también trabajaron con bestias entrenadas para la doma. Algunos de ellos se entrenaban en una escuela especial de formación de gladiadores llamada Ludus Matutinus que al igual que los espectáculos de Venationes, fueron programados como eventos de la mañana en el Coliseo romano. Esta escuela matutina fue impulsada por el emperador Domiciano en el primer siglo de nuestra era, quien por cierto, era un gran cazador…venatores_08

Los Venatores iban armados con una gruesa lanza de punta de hierro, el venablum y provistos de arcos y flechas. A diferencia de los bestiarii, su escasa vestimenta consistía de un subligaculum o taparrabos de distintos colores. En ocasiones iban calzados con saldalias o bien desclazos.

EL HOMBRE CONTRA EL ANIMAL

LOS BESTIARII

Pero si habia un espectáculo que hacía las delicias del público del anfiteatro esos eran los enfrentamientos de hombres (bestiariicon animales feroces en la arena. Algunos de ellos luchaban por dinero de forma voluntaria. Otros, sin embargo, no tuvieron la suerte de poder elegir. Considerados enemigos de Roma, estos últimos, eran soltados contra su voluntad en la arena ante una serie de bestias.venationes-(1.1)

Siguiendo lo dicho, existían dos categorías de bestiarii:

  • los primeros según Séneca, fueron criaturas miserables, a menudo criminales condenados a muerte o prisioneros de guerra. Estos tenían pocas posibilidades. Sin una formación adecuada para enfrentarse a las fieras pagaban con su vida en un espectáculo de venationes deleznable; la Damnatio ad bestias. Algunos se suicidaban antes de salir a la arena para ser devorados.
  • Los otros eran los que se enfrentaban a estos animales de forma voluntaria a cambio de fama y una buena remuneración. 

EL COMBATE VOLUNTARIO

Al parecer, había escuelas en Roma, las Bestiarum scholae o Bestiariorum que entrenaban para la lucha con las fieras. TertulianoApología , XXXV.6) habla de una  escuela bestias salvajes. Presumiblemente  en el Ludus Matutinus,  una de las cuatro escuelas que se decía que fueron obra de Domiciano cerca del Coliseo, para la formación de bestiarii . Marcial tambien habla de “las bestias en los programas matutinos” ( Epigrams , XIII.95) como hacian en el Ludus Matutinus los venatores. 

Algunos bestiarii se habían especializado en ellas,  en la lucha contra determinadas fieras y lograron fama y fortuna ejerciendo este peligroso menester. Un tal Carpóforo llegó a matar veinte fieras en un día. 

venatores_01

De estas Venationes  entre fieras y gladiadores adiestrados las había emocionantes,  a menudo embellecidas con un decorado silvestre dispuesto en la arena que ennoblecía el valor y la destreza de los bestiarii, en las que realmente arriesgaban su vida luchando contra toros, osos, panteras, leones, leopardos y tigres. Para Séneca estos gladiadores eran expertos en el manejo de las armas y lucharon a veces contra las bestias. Para demostrar su valentía y destreza, se exponían a estos combates peligroso. Al parecer el primer emperador de Roma, Augusto, alentó esta práctica entre los jóvenes más osados.venatores_04

Los formidables bestiarii salían armados con antorchas encendidas y venablos, arcos, lanzas y puñales, acompañados de una jauría de perros, de modo que no corrían más peligro que el que corría el emperador. Solamente ponían un gramo de honor en su batalla cuando, venciendo el peligro con audacia, sometían a un oso a puñetazos, cegaban a un león con el manto, o cuando, con un gesto que después harían los toreros, llamaban a un toro, agitando una tela roja y prolongaban la emoción del peligro eludiéndolo con la habilidad de sus fintas y la rapidez de su carrera.

Algunos emperadores y aristócratas se esforzaron por participar en este tipo de lucha, pero el amañado león que le asignaron a Nerón  era un preparatus leo al que habían limado los dientes y suprimido las garras. El público se hacía el bobo y aplaudía a rabiar.

NUMEROS DE DOMA

Pero entre las distintas Venationes también las había inofensivas. Consistían en simples exhibiciones de fieras y animales domesticados, perfectas para romper la monotonía de las cacerías.

Se trató de inverosímiles números de circo que Plinio el Viejo y Marcial recuerdan con divertido estupor:..

 “panteras que tiraban dócilmente de la boga a la que habían sido enganchadas; leones que llevaban en sus fauces a la liebre viva que habían atrapado; tigres que lamían la mano del domador que les daba latigazos; elefantes que se arrodillaban gravemente ante el palco imperial o que escribían en la arena con la trompa frases latinas.”

Pero también se ofrecieron duelos a muerte entre fieras salvajes. Eso sí, nunca se enfrentaban animales de parecida especie: osos contra búfalos, búfalos contra elefantes, o elefantes y toros contra rinocerontes u osos.

CONCLUSIÓN:

Trabajo-hércules

Mosaico de Hércules procedente de la antigua Edeta romana, actual Lliria (Valencia)

Con todas estas Venationes del anfiteatro, el Imperio romano quiso emular en todo su ámbito los trabajos de Hércules, episodios de la literatura griega donde el héroe Heracles lucha con distintos animales.

Lo único es que también los deshonró con todas las variedades de la hoplomachia (combate de gladiadores) y con una Venatio que no sabríamos decir si era más cruel que cobarde que llegó a niveles alarmantes de degradación humana en las Damnatio ad bestias que veremos en un próximo capítulo.

Bibliografía:

  • La vida cotidiana en el apogeo del Imperio; Jérôme Carcopino.
  • Vida cotidiana en la Roma de los Césares; Amparo Arroyo de la Fuente.
  • Breve historia de los gladiadores; Daniel P. Mannix.
  • Roma de los Césares; Juan Eslava Galán.
Marcador

Ampa

View more posts from this author
2 thoughts on “Gladiadores contra fieras; Venatores y Bestiarii
  1. Pingback: Gladiadores contra fieras;Venatores y Bestiarii...

  2. Pingback: La degeneración romana del espectáculo con fieras | ArqueHistoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>