... ...

La Befana, la versión italiana de los Reyes Magos

BEFANA, LA BRUJA BUENA DE LA NAVIDAD ITALIANA

Texto de Marcos Uyá /Más allá de las Fronteras

Arraigada en Italia, las primeras noticias de la existencia de la conocida como la “Befana“, se remontan a los tiempos del nacimiento de Cristo.

Similar a Papá Noel en estilo, pero muy diferente en apariencia, la leyenda de La Befana es una de esas figuras floclóricas repartidoras de regalos vinculadas a las festividades navideñas típica de la tradición italiana. Su nombre deriva de la Epifania a cuya celebración religiosa está unida, y tiene lugar en la víspera de esta fiesta cristiana, es decir, en la noche del 5 de enero.

La Befana, con apariencia de bruja, alegra las fiestas navideñas a los “bambinos” italianos con sus regalos…

ORIGEN DE LA LEYENDA

Su origen se traslada al tiempo en que los Reyes Magos, enterados del nacimiento del Mesías, gracias a la visión de la estrella en el cielo, caminaban hacia Belén para llevar las ofrendas al niño Jesús. Fue entonces cuando se encontraron con una anciana a la que pidieron información e incluso compañía para llegar al portal. Ella, a pesar de ofrecerles comida y refugio por una noche, finalmente se negó a acompañarles debido a su trabajo doméstico y los Magos prosiguieron su camino. Arrepentida, la Befana cambió de opinión e hizo acopio de dulces y caramelos y salió al encuentro de los Magos de Oriente y de Jesús.

En su camino fue preguntando, casa por casa, por los tres Reyes, dejando además, a los niños parte de los caramelos que llevaba consigo.

Sin éxito, a día de hoy, La Befana en su incansable búsqueda del niño, deja en las vísperas de la Epifanía, a todos los niños buenos, juguetes, dulces o frutas, mientras que a los niños malos reciben carbón, cebolla o ajo.

Su aspecto recuerda al de una anciana bruja, mal vestida, de cabello gris, con cierto temperamento pero a su vez con gran sentido del humor y sonriente, que monta un palo de escoba que usa para surcar el cielo y barrer el suelo como buena ama de casa y lleva una bolsa de regalos que van dirigidos a los niños.

  • En el folklore popular italiano, como Papá Noel, la Befana desciende por la chimenea para dejar regalos para los niños, por eso muchas veces aparece cubierta de hollín, y se supone que no le gusta ser vista, con lo que golpea con la escoba a cualquier niño que la espíe.
  • Si un niño o niña durante el año ha tenido un buen comportamiento, por la mañana, al despertarse, se encontrará en el calcetín, destinado a ser llenado por regalos, que puede ser dejado encima de la chimenea o al lado de la cama hermosos regalos y dulces y caramelos, pero si se ha portado mal, la bruja pone en el calcetín sólo unas pocas piezas de carbón, cebolla o ajo, y si uno ha tenido un comportamiento normal, se encontrará las piezas de carbón, y normalmente el regalo bueno, lo tendrá en el fondo del calcetín.

Pero si realmente quieres tener más regalos, si antes de irte a la cama le dejas un plato de pasta o un típico plato regional y una botella de vino, probablemente sea más generosa en cuanto a ellos.

Además, al ser una buena ama de casa, muchos dicen que barre el suelo antes de irse. Una creencia popular es que su nombre deriva de la Fiesta de la Epifanía. Epifanía, que significa Reyes en Inglés, es una palabra latina con origen griego.

TRADICIÓN ROMANA DE LAS ESTRENAS

La Fiesta de la Epifanía (6 de enero) significa “manifestación de la divinidad”. Algunos sugieren que la Befana es descendiente de la diosa sabina llamada Strenia, diosa de la buena salud y de la buena suerte, que daba el nombre del primer día del año como señal de buen augurio para el resto del año. Esta fiesta se celebraba en Roma al entrar en el nuevo año y consistía en que los romanos se intercambiaban regalos entre ellos. De su nombre deriva el término “estreno”, las populares “estrenas”.

Según nos cuenta la profesora, escritora y experta en Historia Antigua Ana Vazquez Hoys en su blog de esta celebración deriva la costumbre del aguinaldo;

El origen del aguinaldo se remonta al reinado de Rómulo, primer monarca de Roma, quien recibió el primer día del año de sus colaboradores unas ramas cortadas de un frutal del bosque de la diosa Strenia. El repitió cada primero de año posteriormente recibiendo el nombre de strena como señal de buen augurio para el resto del año. Con el tiempo, las primitivas estrenas fueron evolucionando hacia regalos más sofisticados.

Las estrenas podían ser de naturaleza tributaria, cuando eran los siervos quienes las presentaban a sus amos o gobernantes, o también, donativos, cuando eran los más poderosos quienes los entregaban a sus súbditos, en señal de buenos augurios para el futuro.

INFLUENCIAS  PRE-CRISTIANAS

Pero también se sugiere que la tradición de la Befana parece incorporar otros elementos pre-cristianos populares, adaptándose a la cultura cristiana y en relación con la celebración del Año Nuevo.

El historiador Carlo Ginzburg la relaciona con Nicevenn, la reina de las hadas en el folklore escocés, cuyo nombre fue llevado por una mujer condenada a muerte en la hoguera por brujería a finales del siglo XVI.

Además, el aspecto de la Befana como anciana representa el año que acaba de pasar, lista para ser quemada y dar lugar a una figura nueva. En muchos países europeos, existe aun la tradición de quemar un muñeco de una mujer de edad avanzada en el comienzo del Año Nuevo, llamado Giubiana en el norte de Italia, con claros orígenes celtas.

OTRAS LEYENDAS 

Otra leyenda cristiana, con un origen algo más oscuro, dice que La Befana era una mujer normal y corriente con un niño a quien ella amaba mucho. Sin embargo, su hijo murió, y enloqueció de dolor. Al oír las noticias del nacimiento de Jesús, se dispuso a verlo, pero no pudo, aunque cuenta  que con el tiempo lo conoció y le dió regalos para hacerle feliz.

El niño Jesús se alegró mucho por esto, y le dió a La Befana un regalo a cambio, la de ser la madre de todos los niños de Italia.

 La Befana se celebra a lo largo de toda Italia, y se ha convertido en un icono nacional, especialmente en las región de la Marcas, Umbria y Lazio, y su figura está asociada a los Estados Pontificios, donde la Epifanía se celebra con mayor importancia.

El día 5 de enero, las calles se llenan de cientos de Befanas, colgando de la torre principal de las iglesias o campanarios. Pero dos lugares en Italia hoy en día se asocian con la tradición de la Befana.

  • El primero de ellos es en la Piazza Navona situada en el centro de Roma, sitio de un mercado popular cada año entre Navidad y la Epifanía, en donde se venden juguetes, carbón de azúcar y otros dulces. Los romanos creen que en la medianoche del 6 de enero la Befana se muestra desde una ventana de la Piazza Navona, y siempre van allí para ver si aparece, aunque sea una excusa para en realidad ir a la plaza para comprar dulces, juguetes y regalos. 
  • La ciudad de Urbania, es el otro lugar asociado a la Befana, situada en la provincia de Pesaro y Urbino conocida como la región de las Marcas, se celebra cada año, generalmente entre el 2 y 6 de enero.

Existe una “Casa de la Befana” y la oficina de correos tiene un buzón reservado para las cartas dirigidas a la bruja, al igual que ocurre con Papá Noel en otros lugares, o con los Reyes Magos en España. Y no sólo se celebra en Italia.

En otras partes del mundo donde existe alguna comunidad italiana, también es motivo de festividad como por ejemplo en Toronto, Canadá, en donde un coro de gente vestidos como la Befana aparecen cada solsticio de invierno para cantar en el mercado de Kensington aludiendo al Sol para que vuelva a dar luz y calor (que recuerda al día en que los romanos entre el 24 y 25 de diciembre celebraban el “Natalis Solis Invicti” (Nacimiento del Sol Invencible) y dan caramelos a los niños, e invitan a los viandantes a unirse al coro y al desfile.

Más información en:

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
2 thoughts on “La Befana, la versión italiana de los Reyes Magos
  1. Pingback: www.meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>