... ...

Javier Arias “Eitana, la esclava judía”

Nacido en Barcelona Javier Arias residió durante su tierna infancia y parte de su adolescencia en Argentina. Volvió a España hace años (suponemos que para quedarse) aunque sigue conservando su acento natal. Actualmente vive en Carcaixent (Valencia) con su familia. Es licenciado en filología hispánica y vinculado al mundo de la enseñanza trabaja en Valencia como docente en la Universidad Católica San Vicente Martir.

Ampa Galduf/Arquehistoria

Nuestra atención vuelve a estar en la novela histórica. En Protagonistas de Arquehistoria  el escritor Javier Arias Artacho, afincado en Valencia, nos presenta su última novela “Eitana, La esclava judia”.

Un relato que pretende conmover al lector y desatar profundos sentimientos ante el sufrimiento de una mujer judía marcada desde la infancia por la esclavitud en la Roma de los últimos emperadores de la dinastía Julio-Claudia.

Pero el contexto histórico es sòlo una parte de este relato que desde la sensibilidad del escritor ahonda en la existencia de una mujer que lucha contra su destino en búsqueda de la libertad. “Aquel mundo era muy similar al nuestro, con sus aciertos y con sus fracasos… nos hemos vuelto demasiado blandos. En el primer mundo, la mayoría no sabemos sufrir”…Javier Arias  

A continuación , la entrevista…

 

Entrevista a Javier Arias Artacho

Bienvenido a Arquehistoria, Javier

Eitana, la esclava judía es ya tu quinta novela. Admites, sin embargo ser un escritor poco conocido….

Javier Arias para Arquehistoria un atardecer con su novela "Eitana, la esclava judía"

Aunque parezca cándido, a partir de firmar el contrato con el Grupo Planeta para esta novela fue cuando comencé a comprender que era desconocido. Yo no tenía esa sensación, pero estaba en un error. Que te conozca un sector determinado de público no te hace conocido.

Estudié Filología Hispánica, especializándome en literatura y desde muy jovencito comencé a escribir.
Después de muchas decepciones, después de muchos rechazos editoriales y concursos infructuosos, de pronto en el 2007 una editorial me abrió la puerta y, a partir de ahí, cada vez presioné más mi acelerador literario, mejorándome en cada novela y buscando progresar en el mundo editorial.
A finales de 2007 se editó “Las lecciones del mar”, una novela de corte juvenil, pero en 2008 se edita Náufragos, y en 2009  “Argentina, un sueño extinguido” y “La sombra de Masada”.

Náufragos (Planeta & Oxford), por ejemplo, lleva ya tres ediciones y funcionando muy bien en el mundo de la educación y La sombra de Masada (LibrosLibres), tuvo una cobertura de medios muy importante y una aceptación del público muy buena.

Sin embargo, como te decía, al llegar a esta editorial me di cuenta de que para ser conocido hay que llegar a vender miles de ejemplares.

Aún así, enhorabuena, Javier. Consigues publicar esta novela en tiempos de crisis respaldado por una gran editorial como el sello Martínez Roca del grupo Planeta, ¿supondrá esto tu empujón definitivo?


Sí, desde luego. No tengo dudas. Como te decía, si uno quiere triunfar, debe estar en las grandes editoriales. Otra cosa es un milagro. ¿Tú sabes lo que es ir al Corte Inglés, FNAC, Casa del libro, aeropuertos, quioscos… y ver tu libro bien visible? ¡Eso es algo tan difícil que solo los escritores que venimos desde muy abajo podemos apreciar.
Esto te da a conocer y te hace más fácil el camino.

¿Cuál es tu interés por recrear pasajes de la Historia?

En realidad, como he dicho en otras entrevistas, yo no soy un escritor de novela histórica de raza, por decirlo de alguna manera. Para mí, lo prioritario es hacer literatura, exprimir las palabras, conmover, emocionar, construir tramas que enamoren al lector y, por supuesto, si es posible, intentar instruir. La novela histórica te ayuda más fácilmente a cumplir este último objetivo. La historia te ayuda no solo a entender quién eres, sino también a no repetir algunos acontecimientos que, aunque con diferentes escenarios, se van repitiendo cíclicamente a lo largo del tiempo.

¿Cómo concibes la documentación en este tipo de novelas?

En mi caso, intento integrar la documentación histórica de una forma natural, sin que el lector perciba que está siendo instruido – aunque lo sepa, claro está – y vaya aprendiendo sin que le resulte agotador. Bien es verdad que hay momentos en que es necesario recurrir a una narración histórica al uso, pero siempre de la forma más sencilla posible, aunque esto suponga más trabajo para el escritor. Yo escribo novelas y no hago investigación histórica. Esto es otra cosa.

La novela transcurre en el primer siglo de nuestra era, igual que tu anterior novela “La sombra de Masada”, ¿por qué?

Es un siglo muy interesante, en el que suceden acontecimientos que han marcado la historia de nuestra cultura, absolutamente ligada al cristianismo. En La sombra de Masada ponía mi atención en Palestina, sobre todo en Jerusalén y en Masada. En cambio, en esta novela cambio radicalmente de escenario y ambiento Roma, sus costumbres y su ambiente. En mi próxima novela, volveré a este siglo, pero se tratará de una obra totalmente diferente a ambas. De alguna manera, intentaré continuar con algo que gusta. Eitana, la esclava judía está gustando muchísimo y, antes de saber cuál es su horizonte en ventas, ya sé que el lector que ha leído Eitana se sentirá muy atraído si les ofrezco algo diferente, nuevo, pero manteniendo algunos ingredientes que tan bien están funcionando con esta novela.

Desde esta torre Nerón contempló el incendio de Roma

Leyendo “Eitana” tuve la lúgubre visión de una Roma implacable con los más débiles, de la lacra de la esclavitud…
Intenté ser fiel a aquel mundo. Me documenté para ello y, en verdad, los acontecimientos que se describen son algo más que verosímiles. También apunto esclavitudes benignas y aceptables, como en la villa de Paulina y que, muchas cosas hoy insoportables para nosotros, eran aceptadas con resignación por parte de aquellos hombres y mujeres. Sin embargo, la novela despierta un especial gusto en el lector por el hecho de que pone el acento en la libertad, en el deseo de superación que todo llevamos dentro más allá de nuestras dificultades. Muchos lectores me han dicho que esta novela es dura, pero dulce a la vez.
¿Cómo se consigue esto narrando con descaro la vida de una mujer esclavizada desde niña? Evidentemente, focalizando el valor de la libertad, esa verdadera libertad que tiene mucho que ver con la dignidad del ser humano.

Echo en falta en tu novela las intrigas por el poder y los asesinatos que sacudieron a tantas instituciones en la Roma de los Julio-Claudios.

Sí, pero esa hubiese sido otra historia. Fíjate que esta novela está narrada en tercera persona, pero desde los ojos de la protagonista. Esta técnica narrativa es idónea para percibir la interioridad y la profundidad del personaje principal, tan fundamental en esta historia, pero que a su vez no permite describir nada que no pase por sus ojos. ¿Cuál era el mundo de Eitana? La domus, el mundo de los esclavos, algo del mundo de la justicia romana a la que pertenecía el juez, el ambiente de los gladiadores por los personajes tan ligados a ella… Ese es su mundo, y no el de las intrigas palaciegas.
Un mundo bien descrito, creo yo, bien ambientado, pero que no busca recrearse en esa realidad histórica ya tan explotada por otros novelistas.

Como curiosidad, me llamó la atención que una librería pudiera estar ubicada en uno de los barrios más humildes y peligrosos de Roma como la Suburra.

Sí, a mí también. Pero hay que recordar que la cultura en Roma no era un lujo como en la Edad Media. Estaba al alcance de todos, incluso los esclavos sabían leer. Estas librerías que se ganaban la vida copiando y traduciendo estaban al alcance de todo el pueblo y podían estar situadas en barrios populosos como la Suburra, con mucha clientela.

Hay novelistas del género que suelen esquivar esta época por “incómoda” para sus creencias… ¿que opinas al respecto?

Cristianos conducidos al circo romano para ser devorados por las fieras

En mi caso yo escribo con mi personalidad, con mi forma de ser, desde mis profundas creencias, pero tú bien sabes que EITANA, la esclava judía no es literatura cristiana, ni entra en un proselitismo religioso, y si en todo caso entra en alguno, es en la creencia judía, que era la de la protagonista. Es normal que la gente cristiana, de cualquiera de sus ramas, le guste esta obra, porque este autor intenta ser fiel y riguroso con el contexto histórico y escribe con una sensibilidad especial que es lo que a tantas personas les está gustando.

No me ha parecido en absoluto que tu novela haga proselitismo, pero ¿se puede ser un escritor objetivo desde una posición religiosa?

Si uno cae en el fanatismo, no. Sin embargo, si uno es profesional, ¿cómo no va a ser objetivo? ¿Acaso tú notaste que yo no lo fuera? Solo puedo decirte una cosa, cuando la razón y la religión chocan, esa religión es falsa, mágica, carente de sentido. Es verdad que esta religiosidad está instalada a veces en personas mayores y poco formadas, pero un filólogo o un historiador no puede forzar la realidad a su conveniencia si quiere ser respetado. Con la literatura sucede lo mismo, simplemente que el escritor creyente aporta una sensibilidad diferente, pero nada más.

¿Eres de los que piensan que nuestra sociedad quiere desvincularse de una moral religiosa?

Sí, desde luego, y en parte la sociedad tiene sus motivos. Vivimos tiempos muy convulsos en los que la Iglesia ha perdido su crédito en gran parte de la sociedad. No vamos a analizar ahora los motivos, pero esta es una realidad. Sin embargo, la historia no tiene culpa de ello. La historia está ahí para ser narrada, nos guste o no. Hemos pasado de una época de gran presión religiosa a un laicismo atroz. La Iglesia más visible, la mediática, va dando tumbos sin acabar de acertar con los medios para hacer llegar su mensaje al mundo de hoy y cometiendo algunos errores.
En este contexto, la sociedad es hija de una generación de rechazo, harta de algunos abusos que se han cometido, pero sin poder procesar que la Iglesia es muy, muy humana, como cada uno de nosotros.
Sin embargo, nuestra sociedad necesita de una moral. Todas las civilizaciones la tienen y la han tenido. Sin moral caemos en el caos, que es lo que le está sucediendo a nuestra cultura. Por tanto, respondiendo a tu pregunta, será necesario que occidente recupere algunos de esos valores que apunta el cristianismo, buenos de por sí, y aptos para cualquier cultura, aunque esto no quiera decir que hay que imponer una religiosidad – ¡Dios me libre! – sino aquello que es bueno de por sí. Luego, que cada uno busque la verdad de la mejor forma que pueda.

La historia de Eitana se mezcla con la de otros personajes cuyas vidas acaban de manera dramática padres, amigos, incluso su amo el juez. ¿Compensa tanto sufrimiento un bonito final ? (mejor si no lo desvelamos…)

Creo que no tiene que compensarlo. Si te has fijado, la novela está dividida en tres partes que, de alguna manera, constituyen la vida de un ser humano. Nada de lo que sucede en la vida es baladí, todo tiene una razón de ser, al menos desde mi punto de vista, y nada compensa nada, sino completa, cierra, da sentido. Fíjate en la primera parte: tiempo de sufrir. Más allá de lo que nos vende el mundo hoy, el sufrimiento no solo es inevitable, sino que nos ayuda a crecer. Esto no quiere decir que tengamos que buscarlo, sino que debemos aprenderlo a digerir. Así, nos adentramos en la segunda parte, tiempo de crecer, tan importante en cada uno de nosotros. Sin embargo, nada de esto está completado sin la madurez, y la madurez viene con el tiempo de aceptar lo que eres, quién eres y cómo ser feliz.

¿Qué opinas del éxito de ventas Dan Brown?

Es algo propio del sinsentido en que vivimos. No importa que sea falso, descaradamente manipulado y que pueda llegar a ofender a alguien. Lo importante es que venda y si entretiene como este libro, mucho mejor. Con respecto a su calidad literaria creo que no hace falta que comente nada al respecto, cualquier lector inteligente cata por sí solo cuál es su listón.

La trama de tu novela es muy amena, se lee de un tirón, como un thriller. ¿Cuesta mucho llegar esto?

Creo que es lo más difícil. Para que el lector llegue a leer una novela de un tirón, casi mordiéndose las uñas, es necesario un andamiaje complejo, bien trabajado, pero oculto.

¿Qué es lo prioritario en tus novelas los personajes, la trama o el hecho histórico?

Bueno, en este sentido yo me enmarco en el tipo de novelas en las que la trama y los personajes adquieren un protagonismo primordial, donde el contexto histórico es ese escenario que hay que cuidar y documentar para que la obra tenga calidad, pero en ningún caso es el objetivo primero de ella. Este tipo de novelas históricas son mucho más cercanas a los lectores y cosechan grandes éxitos como La catedral del mar, Los pilares de la tierra o El médico de Noah Gordon, por citar algunos ejemplos.

¿Qué respuesta ha tenido hasta ahora Eitana, la esclava judía?

Soy un escritor desconocido, por tanto poco a poco el libro va despegando y no tengo datos de cómo van las ventas. Solo sé que Planeta lo ha sacado al mercado con una promoción Bestseller y que facebook y mi correo electrónico hoy en día me permiten percibir la reacción de los lectores de cualquier lugar de habla hispana donde está la novela, y que esta reacción está siendo asombrosa. Está gustando muchísimo y siendo muy recomendada.

Sobre el escritor

¿Qué le pides a la vida y qué te da?

Le pido vivirla con sentido, buscando ser útil a los demás y me ha dado todo, principalmente una hermosa familia compuesta por mi mujer y mis tres niñas.

De mayor, (de aquí mucho) ¿a quién te gustaría parecerte?

Simplemente quisiera ser quien soy, mucho mejor, más sabio, menos egoísta, más generoso y sin miedo a la muerte.

¿Ves injusto el sufrimiento humano?

Desde mis ojos, muy injusto. Muchas veces. Solo la fe en algo superior puede amortiguar ese sentimiento de fragilidad e injusticia.

¿Enfrentarse al destino supone para ti enfrentarse a Dios?

De ninguna manera. Para mí significa descubrir qué es eso que llamamos Dios y cómo determina mi vida.

¿El viaje de Eitana a su tierra natal tiene algo de autobiográfico?

¡Qué aguda que eres! Todas mis novelas hablan de la nostalgia. Nací en España, me criaron en Argentina y fui desarraigado para volver aquí. Todos los inmigrantes acabamos haciendo el camino de Eitana. Vamos a dejar que los lectores lo descubran.

¿El pasado es mejor enterrarlo?

El pasado es mejor integrarlo a tu presente y a tu futuro. Como la historia, es importante no olvidarlo, pero tampoco vivir anclados en él.

¿Qué podemos aprender del pasado con tu novela?

Podemos aprender que aquel mundo era muy similar al nuestro, con sus aciertos y con sus fracasos. A la vez, que nos hemos vuelto demasiado blandos y que, en el primer mundo, la mayoría no sabemos sufrir.

¿Que te gustaría conseguir con Eitana?

Conmover a los lectores y que los ayude a comprender que la vida es para luchar y crecer, pase lo que pase.

 

 

Estoy convencida de que así será, conmigo, al menos, lo has conseguido.

Muchas Gracias Javier y mucha suerte.

Hasta la próxima.

Marcador

Ampa

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>