... ...

James Cook y el tránsito de Venus

Ampa Galduf/Arquehistoria

Uno de los mayores misterios de la ciencia, apenas hace un par de siglos, era el tamaño del sistema solar

.
Existe un fenómeno astronómico, muy poco frecuente, conocido como tránsito de Venus que fue observado por los científicos para tratar de averiguar lo que, para entonces, era un gran enigma.

En la madrugada de hoy, Venus se paseará frente al Sol lo que no ocurre desde 2004. Después del tránsito de este fin de semana, no volverá a suceder hasta el 2117, probablemente ya no estemos para verlo.

El transitar de Venus

Durante los siglos XVI -XVII  KeplerHorrocks y otros estudiosos trataron de analizar el fenómeno. Pero la observación comenzó a llamar la atención, a partir del s.XVIII. Se trataba de desentrañar el tamaño del misterioso sistema solar.

Edmun Halley. En 1716 publicó en "Philosophical Transactions" su método para la determinar la paralaje del Sol por medio de los tránsitos de Venus.

El astrónomo Edmund Halley
en 1716 llegó a la conclusión de que Venus era la clave y que observando su tránsito desde varios lugares de la Tierra sería posible triangular la distancia a este planeta, aunque el propio Halley nunca viviría para ver uno por sí mismo.

Uno de estos tránsitos previstos para 1769 se podria observar de manera especial en Tahití, un lugar tan inexpugnable para  los europeos del s. XVIII como podria serlo para nosotros la Luna o Marte.

Capitán James Cook

Allí seria enviado uno de los más grandes exploradores de todos los tiempos James Cook. En realidad aquel seria el principal motivo de la expedición comandada por Cook;  el de observar el fenómeno astronómico del tránsito de Venus desde aquel remoto lugar del planeta para los Occidentales de la época. 

Venus y James Cook

En la época de Cook los astrónomos sólo tenian cosntacia de la existencia de seis planetas  en órbita alrededor del Sol (Urano, Neptuno y Plutón no habían sido descubiertos todavía) y conocían la distancia relativa de esos planetas,  las distancias absolutas eran desconocidas.

Uno de los tránsitos de Venus, que según Halley podía ser clave para profundizar en ese conocimiento, iba a tener lugar en  Tahití, un lugar tan inexpugnable para  los europeos del siglo XVIII como podria serlo para nosotros la Luna o Marte.

El Apolo del s .XVIII

La expedición de James Cook ha sido comparada por algunos historiadores con lo que podria ser una actual misión espacial. “El Endeavour no solo iba en un viaje de descubrimiento”, escribe Tony Horwitz en el diario de viajes de Cook, ‘era también un laboratorio para probar las últimas teorías y tecnologías, similar a las naves espaciales de hoy en día”.

La aventura de observar un tránsito de Venus

James Cook tenia una misión que en 1766 la Royal Society le habia asignado: llegar a la isla de Tahití en el océano Pacífico, antes de Junio de 1769, para construir un observatorio astronómico que le permitiera observar el tránsito de Venus, a través del sol, para asi poder medir el tamaño del sistema solar.

Para ello capitán y tripulación partieron un año antes, el 12 de Agosto de 1768 a bordo del velero de Su Majestad, Endeavour rumbo a una pequeña isla de 32 km llamada Tahití, situada en un lugar recien explorado y lleno de misterios insondables.

Si Cook fallaba en esta ocasión de 1769,  la siguiente oportunidad no se presentaba  hasta 1874. Desde el principio Cook consideró que la mitad de su tripulación podría perecer, aún así fue osado al tiempo que  altruista y se lanzó a la arriesgada aventura de lo desconocido para contribuir al desarrollo del conocimiento.

‘A las 2 pm nos hicimos a la mar llevando a bordo 94 personas”, anotó Cook en su bitácora. El joven naturalista del barco, Joseph Banks era más romántico: “Hemos salido de Europa y solo el cielo sabe por cuanto tiempo, quizá para siempre”, escribió.

 

Sorprendentemente, y a pesar de lo vulnerables que eran en alta mar,  Cook y su tripulación llegaron casi intactos, con dos meses de antelación a la fecha prevista para el tránsito.

En gran medida, el éxito de la expedición de Cook se debió a la pericia de este y a la dieta auto impuesta a sus hombres a base de  chucrut  compensando así  la deficiencia de vitamica C de la tripulación para ahuyentar el fantasma del escorbuto.

‘En esos momentos teníamos muy pocos hombres en la lista de enfermos… el menú del barco había sido muy saludable, debiéndose principalmente al chucrut” escribió Cook.

La observación del tránsito de Venus desde Tahití

Finlamente el fenómeno se produjo el 3 de junio de 1769. Cook escribió:

“Este día se mostró tan favorable para nuestro propósito como pudiéramos haberlo deseado, ni una nube se veía… y el aire estaba perfectamente claro, de modo que tuvimos todas las ventajas que podríamos desear para la Observación durante todo el paso del Planeta Venus por encima del disco del Sol: pudimos distinguir una atmósfera o sombra oscura redonda del Planeta que perturbó los tiempos de contacto, particularmente los dos internos”.

En un artículo de la revista científica Ciencia@Nasa leemos que:

…”La “sombra oscura alrededor del cuerpo del Planeta” fue un problema. La intensa luz solar que se filtraba a través de la atmósfera de Venus cubrió de rayas el borde del disco y disminuyó la precisión con la cual Cook podía tomar el tiempo del tránsito. Por esta razón, sus mediciones discreparon con las del astrónomo del barco Charles Green, quien observó el tránsito junto a Cook, por espacio de 42 segundos.Cook y Green observaron también el “efecto de la gota negra”. Cuando Venus se encuentra cerca del extremo del Sol – el momento crítico para tomar el tiempo del tránsito – el espacio negro más allá del extremo del Sol parece alcanzar y tocar al planeta… El efecto de la gota negra, al igual que lo borroso de la atmósfera de Venus, hicieron difícil decir cuando comenzó y cuando terminó el tránsito.”…

Realmente este efecto de la gota negra, no sólo supuso un problema para Cook sino también para otros observadores que aquel mismo año 1769 observaron el tránsito desde 76 lugares diferentes del planeta.

En aquel momento no fueron lo suficientemente precisos para establecer la escala del sistema solar.

No seria hasta el s.XIX con la fotografía cuando los astrónomos conseguirian inmortalizar el siguiente par de tránsitos, lo que contribuyó a un mejor estudio del fenómeno.


Por lo que respecta a Cook;
La Marina le había dado instrucciones precisas de abandonar la isla cuando se terminase el tránsito y “buscar entre Tahití y Nueva Zelanda a un continente o tierra de mayor extensión” . Pero esa seria la otra apasionante expedición como explorador por la que James Cook será recordado por la Historia.

Conclusión

El experimento astronómico de observación del tránsito de Venus pudo haber sido un éxito en la empresa encargada a Cook, pero finalmente el mal tiempo, unido a los rudimentarios medios de escasa precisión y a la natural “confusión” de la atmósfera de Venus y demás, impidieron a aquellos primeros observadores la recolección de los datos suficientes. Tendríamos que esperar a la invención de la fotografía, un siglo después del viaje de Cook, para que se produjera un momento más idóneo en la observación de nuevos tránsitos.

A finales del XIX, los astrónomos armados con cámaras finalmente midieron el tamaño del Sistema Solar como Edmund Halley había sugerido.

Después de todo, la observación del tránsito fue solo una pequeña parte de la gran aventura de Cook como explorador. El 11 de Julio de 1771, Cook regresó a Inglaterra. La tripulación superviviente del Endeavour había dado la vuelta al globo sondeando el pacífico, catalogado miles de nuevas especies, nuevas rutas y extrañas gentes.

Lo que resulta  indudable es que gracias a este viaje, Cook y Venus permanecerán siempre unidos por la Historia.

Fuentes:

Imágenes:

Marcador

Ampa

View more posts from this author
8 thoughts on “James Cook y el tránsito de Venus
  1. Marco

    Me ha gustado el artículo, el estudio de la astronomía a lo largo de la historia es apasionante, define la natural característica de los seres humanos por querer conocer lo desconocido.

    Un saludo!

    Marco.

     
  2. isabelbarcelo

    Ja, ja, ampa, acabo de publicar una invocación a Venus aprovechando este acontecimiento, porque como no la volvamos a ver en cien años… Un post muy interesante. Besitos, guapa.

     
  3. Ampa

    Celebro que os haya gustado el post, poder analizar cómo estos fenómenos han sido seguidos por nuestros antepasados en la historia es apasionante. Habrá que hacer esa invocación Isabe, pero una cosita, ¿l a qué cosas raras te refieres que van a pasar allá arriba? me has dejado intrigada
    Besis

     
  4. albar mora

    Muy buena informacion sobre los descubrimientos a travez del tiempo ,pido tu permiso para leer este articulo en la radio de mi pueblo,Cunco,ubicado al Sur de Chile y desde donde creo podremos ver este fenomeno,precioso y sin igual.
    Un abrazo y Gracias por ayudar a la cultura…que tanto falta en estos tiempos.

     
  5. Ampa

    Encantada en saludaros Cunco, Chile. Nuestro principal deseo en Arquehistoria es que podais compartir vuestros conocimientos con nosotros y que seamos una Comunidad que divulge pequeños fragmentos de la historia, asi que desde ya formais parte de ella. Nos gustaria mucho poder escucharos en la radio. Suerte y gracias
    Un saludo enorme¡¡

     
  6. marta pasquali

    Excelente articulo, muy completo y muy útil para mi que estoy en Papeete, a días del paso de Venus por Tahiti. Descubrí una nota en una revista local comentando el evento y mi interés se reanimó por este apasionado explorador y cientifico que con rudimentarios instrumentos hacian avanzar nuestra ciencia humana.

     
  7. Ampa

    Saludos Marta a Taití, nos alegra que te haya resultado de utilidad. Un abrazo grande desde España.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>