... ...

Isabel la católica y la política de hechos consumados

PARTE I: LA POLÍTICA CASTELLANA DE HECHOS COSUMADOS 

Isabel I de Castilla, conocida como Isabel la Católica, es una de las mujeres con más poder en la historia de España cuyo papel político fue decisivo, pero a la vez, controvertido. Un poder que hasta entonces sólo estaba destinado a los hombres.

Sin embargo, su fuerte personalidad y su matrimonio con Fernando de Aragón la convirtieron en una figura relevante en un momento trascendental para la Historia de España.

Isabel, gobernó en Castilla desde 1474. Su efigie puede verse repartida por toda la geografía española

Pero comencemos desde  el principio, ya que su llegada a la Corona nunca estuvo prevista. Nada hacía sospechar que Isabel de Trastámara, tercera de los hijos de Juan II de Castilla con Isabel de Portugal (segunda esposa de éste) acabaría heredando el trono castellano.

 

Su padre Juan II de Castilla  en primeras nupcias ya se había casado con María de Aragón. Fruto de esa unión nacería Enrique, futuro Enrique IV, quien ocuparía el trono antes de que lo hiciese su hermanastra Isabel.

En realidad, Isabel como primogénita tenia pocas probabilidades de ocuparlo ya que tenia por delante tanto a Enrique como  a su otro hermano pequeño y favorito a la sucesión, Alfonso.


Ir a descargar

En 1454 muere su padre Juan II de Castilla.

Cuenta la tradición que a la muerte de Rey padre la triste esposa Isabel de Portugal se retiró a un convento en Arévalo a llorarle y a esta localidad se llevó la reina a su pequeña Isabel con sólo tres años y al infante Alfonso con apenas meses de vida. Allí permanecieron durante siete años, hasta que se incorporan a la vida en la corte de su hermano Enrique convertido en el nuevo Rey Enrique IV. 

Así fue como Isabel fue educada en la vida cortesana…

Allí pasará su juventud entre las intrigas de influyentes nobles como el condestable Álvaro de Luna o los Infantes de Aragón. Estas luchas entre nobles por el poder serían una constante que formaría parte de la adolescencia de Isabel que creció entre luchas, pactos, reconciliaciones y rumores sobre su hermano el Rey Enrique IV.

La supuesta impotencia del Rey

Enrique IV apodado "El Impotente"La supuesta impotencia del Rey

En la corte existían todo tipo de rumores sobre Enrique IV hermanastro de Isabel y de Alfonso- que apuntaban a una supuesta impotencia del Rey . De hechi con el tiempo el Rey Enrique  tendría el sobrenombre de Enrique IV el impotente.

La raíz de aquel bulo fue a consecuencia de su primer matrimonio con Blanca de Navarra que pese a todo no llegó a consumarse y  fue anulado. 

Enrique contribuyó a alimentar aquellas acusaciones alegando en su defensa que había sido incapaz de consumar sexualmente el matrimonio, a pesar de haberlo intentado durante más de tres años, el periodo mínimo exigido por la Iglesia.

Sin embargo, algunas mujeres, prostitutas de Segovia, testificaron haber tenido relaciones sexuales con Enrique, por lo que la falta de consumación del matrimonio se atribuía a un hechizo.

Se alegó “impotencia perpetua” de Enrique, aunque únicamente relativa a sus relaciones con doña Blanca

Esa etiqueta marcaría los acontecimientos históricos posteriores.

Juana la Beltraneja

Pero una de las principales preocupaciones de Enrique IV fue la alianza con Portugal, que se materializó en 1455 casándose en segundas nupcias con  Juana de Portugal quien pronto quedó embarazada de una hija llamada Juana. Los derechos de Juana, hija de Enrique IV con Juana de Portugal, al trono castellano se pusieron en duda por las dichas sospechas “fundadas o manipuladas” de impotencia e esterilidad de su padre.

Investigaciones ya en el siglo XX concluyen en dar la paternidad a Enrique IV de su hija Juana, aunque la propaganda “isabelina” (los partidarios de Isabel como reina de Castilla y León) supo hacer buen uso de los rumores que daban la autoría progenitora a Beltrán de la Cueva, cortesano favorito de Juana de Portugal, esposa de Enrique IV y madre de Juana de Castilla, llamada a la sazón la Beltraneja por el nombre de su “supuesto” verdadero padre. Los rumores hablaban de esa supuesta relación entre la reina y el noble Beltrán de la Cueva.

Sobre la relación de Beltrán y la reina Juana

Como apuntan www.mcnbiografias.com, cabe destacar que: ..

…” comenzaron a aparecer las dudas sobre la paternidad de Juana, dudas que, como ha demostrado sucintamente T. de Azcona (Juana de Castilla, pp. 21-24), se deben específicamente a la interesada acción con que el marqués de Villena, guiado por su ambición de poder, quería minimizar la elevación a los puestos de privilegio de su gran rival, Beltrán de la Cueva, entonces conde de Ledesma Villena, privado de Enrique IV desde que éste fuera príncipe de Asturias, acabó por unir los cabos que presentaron a Juana como el fruto adúltero de los encuentros de reina y conde. Ciertamente, el bulo no se hubiese propagado ni hubiera cobrado tanta fuerza de no ser por la especial idiosincrasia de Enrique IV….”

Estos nobles ansiosos por restar poder al monarca negaban la legitimidad de la princesa heredera Juana, atribuyendo su paternidad a un cortesano, Beltrán de la Cueva (de ahi el apodo impuesto a la princesa de Juana la Beltraneja, “beltranica” según las fuentes de la época).

Estos proponian como sucesor primero al joven príncipe Alfonso, y a la muerte de este, a la misma Isabel.A la muerte de Alfonso,  hermano pequeño de Isabel con derecho a la sucesión del trono, Isabel tenía 16 años y se convierte así en nueva heredera al trono de Castilla retando a Juan a la Beltraneja.

Isabel, Juana la Beltraneja y la guerra de sucesión castellana

Pero viendo Isabel cómo las fuerzas que apoyaban al Rey crecían decide optar por la senda del entendimiento con su hermano el Rey, quien, a su vez  tambien estaba deseoso de contar con el apoyo de los nobles. Ambos firmaron así  el Tratado de los Toros de Guisando (1468).

A través del acuerdo de Guisando, todo el reino volvía a la obediencia del rey y a cambio Isabel pasaba a ser Princesa de Asturias y señora de un amplio patrimonio. El matrimonio de la princesa debía realizarse sólo con el consentimiento previo del rey quedando así desplazada de la posible sucesión, Juana, la hija de Enrique IV.

Pero poco iba a durar el acuerdo ya que Isabel sospechaba de la argucia de su hermanastro el Rey con el Tratado firmado y comenzó, por su parte una serie negociaciones secretas con la Corona de Aragón para elegir la conveniencia de su enlace con Fernando heredero de la Corona de Aragón.

Ver PARTE II : La Boda Secreta de Isabel y Fernando

Conclusión

Isabel gobernó en Castilla desde 1474 con tan sólo 23 años.


Maniobró hábilmente para derrotar a su hermanastro Enrique IV y a la Beltraneja y quedarse con el trono de Castilla, unirlo al de Aragón y culminar la Reconquista unificando la península en un sólo estado. La personalidad de esta mujer que quiso reinar en una corte llena de hombres ambiciosos se fue modelando hasta convertirse en una auténtica gobernante.

Su matrimonio con Fernando de Aragón contribuyó a forjar esa figura decisiva para la Historia de España.

Isabel con sus luces y sombras, marcó el destino de un incipiente estado al que dió cierta estabilidad económica consiguiendo además ser respetada como reina y como mujer, algo nada fácil en aquel tiempo marcado por hombres.

Bibliografia

  • http://bib.cervantesvirtual.com
  • Queralt del Hierro, Mª. Pilar “Historia de España” Tikal Ediciones, 2007

Imágenes:

  • Wikimedia commons
  • Google images
Marcador

Ampa

View more posts from this author
9 thoughts on “Isabel la católica y la política de hechos consumados
  1. J. Luis López de Guereñu Polán

    Sobre la reina Isabel me asombra su fuerte personalidad; en cuanto a su ambición por el poder no fue menor que el de otros personajes de la época, a los que no importaba una guerra civil con tal de colmar sus objetivos. Leer su testamento permite ver lo calculado que lo tuvo todo, aunque debió de tener buenos consejeros. Supo -creo yo- que si moría, su esposo Fernando no sería reconocido como rey de Castilla a todos los efectos, como así fue, y de ahí las dos regencias de Cisneros. Las previsiones del testamento citado son asombrosas. Un saludo.

     
  2. Ampa

    Bueno J.Luis esta es la car más amable que hemos ofrecido de la reina, hay mas que contar en capítulos sucesivos. Esperamos tus comentarios.Saludo grande¡¡¡¡

     
  3. Pingback: Isabel, la serie de TVE que promete rigor histórico | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  4. Pingback: “La batalla de Toro”; el comienzo de una nación | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  5. Pingback: Guerra de nobles intereses por las damas | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  6. Pingback: Isabel I de Castilla, la Católica | Villatuelda, un pueblo en el valle del Esgueva

  7. Pingback: La biografía de Isabel de Castilla por Pilar Queralt | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  8. Pingback: Las mujeres y su evolución en la historia | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  9. Pingback: Tomás de Torquemada un sádico virtuoso | ArqueHistoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>