... ...

La Caja de los Guerreros, la última expresión de la cultura ibera

La Caja de los Guerreros es una urna cineraria, a modo de arca, encontrada de manera fortuita a causa del efecto de las lluvias del pasado año en Arjona, Jaén. Pero además este hallazgo ha llevado, recientemente, a otro descubrimiento todavia mayor; el de una auténtica necrópolis ibera del siglo I antes de Cristo en el yacimiento de la Cuesta del Parral de Arjona. Una ciudad que bajo la dominación romana fue conocida con el nombre ibero de Urgavo o Urgao.

La caja de los guerreros es una magnífica obra de arte del periodo ibero tardío. En ella ” los elementos romanos no se notan”, “Todo el concepto de la muerte es todavía ibero y se siguen utilizando las inscripciones iberas y no en latín, a pesar de que la llegada de los romanos se produjo dos siglos antes”.

De nuevo han sido las benditas lluvias de este invierno las que propiciaron, entre febrero y mayo, una intervención arqueológica de urgencia.  Y así ha sido como esta necrópolis íbera ha vuelto a ver la luz añadiendo valiosísimos ingredientes al, ya rico, patrimonio íbero de Jaén.

Necrópolis ibera de Arjona s.I a.C

Gracias a estos trabajos arqueológicos se han recuperado más de veinte enterramientos, en su mayor parte colectivos, que se fechan en el siglo I antes de Cristo y que muestran ritos de cremación de clara tradición ibera. De entre todos los enterramientos destaca una cámara, de mayor tamaño, de cuidada mampostería, con acceso por escaleras y un rico ajuar, que en la actualidad se está estudiando y cuyos resultados se darán a conocer el 17 y 18 de junio en Arjona.

Los arqueólogos consideran que el valor de la urna cineraria y del resto de tumbas se debe a que pertenecen al ibero tardío, periodo final de esta civilización del que apenas se conocían restos similares, ya que la mayoría de necrópolis aparecidas son del siglo IV antes de Cristo.

La caja de los guerreros

Esta original caja de piedra arenisca, se corresponde con el periodo final de la cultura ibera y es de forma cúbica. En sus cuatro paredes laterales se representan en relieve diferentes escenas de luchas entre dos guerreros, tanto a caballo como a pie. Se cierra con una tapadera con botón. En su interior se encontraban intactas las cenizas de dos personas, que, según un estudio forense,  pertenecen a un hombre y una mujer, quemados segun la tradición ibera a menos de 800 grados. Estos restos habrían sido recogidos de forma muy minuciosa, como lo demuestra el que se hayan encontrado algunos trozos de huesos de la mano y el pie. El hombre era fuerte, de cuerpo atlético, con lesiones y enfermedades propias de las podría tener hoy un deportista, lo que da la idea de que pudo ser un guerrero, mientras que la mujer era más joven y de cuerpo grácil.

Para el director del Centro Andaluz de Arqueología Ibera, este hallazgo supone un cambio respecto a las esculturas funerarias aristocráticas de los yacimientos de Cerrillo Blanco de Porcuna o El Pajarillo de Huelma. “Se pone de manifiesto una democratización de la imagen en la que todo el mundo empieza a representarse”.

“Lo importante”, subrayó Arturo Ruiz, “es que los elementos romanos no se notan”. “Todo el concepto de la muerte es todavía ibero y se siguen utilizando las inscripciones iberas y no en latín, a pesar de que la llegada de los romanos se produjo dos siglos antes

Los trabajos arqueológicos se presentarán en junio en una reunión internacional.

Fuente

Artículo relacionado

Marcador

Ampa

View more posts from this author
5 thoughts on “La Caja de los Guerreros, la última expresión de la cultura ibera
  1. Anónimo

    Hay un libro bien documentado, se llama “Íberos en Jaén” del catedrático de prehistoria de la Universidad de Jaén y director del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica, Arturo Ruiz, y del profesor de Arqueología de la UJA, Manuel Molinos. Un trabajo de investigación sobre la arqueología de los íberos en las tierras de Jaén.

    El libro se construye mediante un discurso histórico en forma de viaje en el tiempo que permite leer los códigos de uno de los grupos más interesantes de la cultura Íbera y mostrar el proceso que llevó a la aparición de los príncipes íberos y a su consolidación como estructura de poder en la Alta Andalucía. El discurso comienza en la última etapa de la cultura ibera, cuando se inició la romanización tras la conquista del Alto Guadalquivir por Roma.

     
  2. Anónimo

    La cultura íbera merece un capítulo aparte. Que bueno encontrar nuevos vestigios

     
  3. Anónimo

    Se tiene tanto que explicar de los iberos. De momento siguen bajo tierra en la cultura general… infravalorados…

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>