... ...

Cartago; origen de un imperio

Leyendas sobre el origen de Cartago

Si un pueblo destacó en los tiempos clásicos por su atroz odio a Roma fue Cartago. Ambas naciones se enfrentaron hasta que una de ellas fue exterminada. Los motivos de ese odio tan profundo eran más que evidentes y se justificaban en parte, en el argumento usado por Virgilio en su poema épico de la “Eneida” . Un poema que con el transcurrir de los años se ha convertido en un clásico de la litertura universal.

La Eneida de Virgilio; el mito de Eneas

Virgilio en el s.I a. C, mezcló en su epopeya la leyenda con la realidad, a la manera de los legendarios mitos griegos de los poetas épicos -como Homero o Hesiodo-, en los que los hombres destacados aparecen como héroes de grandes hazañas que se entremezclan con la intervención de los dioses y con elementos trágicos conducidos por la acción de la fatalidad del destino.
Así eran los mitológicos relatos homéricos, los más antiguos del pasado griego. Pero los romanos envidiosos de todo lo griego tambien quisieron tener su propia leyenda para el origen de Roma… El texto de la Eneida resulta casi una transcripción de los poemas homéricos a partir de la guerra de la destrucción de Troya. Así pues, Virgilio creará la Eneida para, además de complacer y vanagloriar al emperador Augusto por pacificar el Imperio (siendo uno de los primeros ejemplos de propaganda política en la Historia), atribuir un origen legendario a Roma creando el mito de Eneas.
El mito de Eneas presenta a éste como un héroe troyano que tras la destrucción de Troya quemada por el ejército aqueo, huye con el objetivo de llegar a las costas del Lacio para fundar una nueva Troya. La aventura peregrina de Eneas dura siete años, hasta que es acogido en el emergente reino de Cártago, gobernado por Dido o Elisa de Tiro, la primera reina de Cartago. Los dioses-Venus y Cupido- intervienen y Dido se enamora perdidamente de Eneas. Después volverá a mediar otro dios, Júpiter para arrebatárselo.
Según la Eneida , la huida de Eneas de los brazos de Dido, se produce por voluntad de los dioses. Pero Dido, tras la partida de Eneas y mortalmente herida de amor, se quita la vida, maldiciendo antes a toda la estirpe venidera de Eneas y clamando el surgimiento de un héroe vengador. De esta forma Virgilo creaba un magnífico melodrama cuyo argumento justificaría en el futuro la eterna enemistad entre dos pueblos hermanos, el de Cartago y el de Roma, lo que devendría en las guerras púnicas. Lo cierto es que Eneas y los troyanos consiguieron llegar a las costas del Lacio. Allí el troyano negoció favorablemente  con el rey local latino casándose con su hija Lavinia. Esto desencadenó una guerra con otras tribus locales, pero finalmente se fundó el asentamiento de Alba Longa, eregido por Eneas y el hijo de Lavinia, Silvio.

Con el tiempo, los romanos sintieron a Eneas como propio y trecientos años después, según el mito romano, uno de sus descendientes, Rómulo, fundó Roma en el 753 a.C.

La tradición oral afirma que Virgilio, en su lecho de muerte, encargó quemar la Eneida, y se argumentan dos razones, bien porque al final quiso desvincularse con la propaganda política del emperador Augusto, o quizás porque no consideraba su obra no satisfaccía sus espectativas.

Es incuestionable que la Eneida tuvo una gran acogida a lo largo de los siglos y una importantísima influencia sobre todo en la Edad Media.

Cartago fue en la Antigüedad una próspera ciudad y una verdadera potencia de su tiempo que se enfrentó a la gran Roma en las concidas como “guerras púnicas”. El Origen de Cartago hay que buscarlo en un grupo de fenicios, que procedentes de Tiro llegaron al norte de África y fundaron una nueva ciudad aproximadamente en el siglo XIII a. C. con el nombre de Qart Hadast. La historia de su fundación ha estado durante casi tres mil años envuelta en leyendas. Varios de estos mitos han sobrevivido y llegado a nuestros dias a través de la literatura griega y latina. Según estas leyendas; la ciudad de Cartago fue fundada por la reina Dido (Elisa o Elissar) quien salió de Tiro huyendo del asesino de su esposo, su hermano menor, Pigmalión, que quería a toda costa, convertirse en el nuevo rey de Tiro. Dido con su exilio habría evitado que su pueblo llegara a una inevitable guerra civil

Fuentes históricas sobre la fundación de Cartago

Entre las muchas fuentes históricas que hacen referencia a la fundación de Cartago, los escritores antiguos de los siglos V a.C. y V d.C. tratan de manera más o menos directa la fundación de la “ciudad nueva” (Cartago) de Occidente, emplazada en una península del golfo de Túnez y en el centro de un paso estratégico de las rutas de navegación por el Mediterráneo central. Timeo de Taormina, a caballo entre los siglos IV y III a.C., precisa que la fundación tuvo lugar treinta y ocho años antes de la primera olimpiada, cuya celebración se sitúa en el 776 a.C. El poeta romano Virgilio creía que la fundación de la ciudad coincidió con el fin de la Guerra de Troya; sin embargo, es más probable que la ciudad fuera fundada en algún momento entre 846 y 813 a.C.

Justino, s.II d.C

Parece que hay unanimidad en que los textos más coherentes y con cierta validez histórica sobre la fundación de Cartago son, sin duda, los de Justino.
Justino (Marco Juniano Justino o Justino Frontino ) fue un historiador latino del S.II o III d.C, que vivió probablemente en Roma. Justino escribió una antologia de la historia universal de la obra del historiador galo-romano del S.I a. C, Trogo; titulada de “Historiae Philippicae libri XLIV”, ahora perdida . Consiste en extractos, casi inalterados, unidos por resumenes.

Ante todo, del texto de Justino parece vislumbrarse la existencia de una querella dinástica en el seno de la monarquía tiria.
Sus textos confirman que el rey Muto había dejado como herederos del trono a sus
dos hijos, Pigmalión y Elisa. A la muerte de Muto el pueblo remite el poder a Pigmalión a pesar de su juventud. La historicidad de estos personajes parece asegurada, pues aparecen en otros textos, como el de Timeo o Flavio Josefo, éste último pudo tener acceso indirecto a los anales tirios.

Conclusiones de la obra de Justino según las “Consideraciones históricas sobre la fundación de Cartago” de Jaime Alvar y Carlos G.Wagner

Del texto de Justino se desprende que Elisa había sido relegada del poder.
Dejando al margen el polémico tema de que una mujer tuviese la posibilidad de gobernar, lo que parece claro es que el pueblo no tenía la más mínima autoridad política para llevar a cabo una acción como la que le atribuye Justino. En tales circunstancias, parece lógico afirmar que el relato de Justino es una recreación novelada de un enfrentamiento en el seno de la aristocracia tiria con motivo de la sucesión de Muto, cuyo heredero legítimo sería Pigmalión. Este era demasiado joven, es decir, no tendría la edad necesaria para reinar legalmente y por tanto Elisa sería la regente hasta que su hermano alcanzase la mayoría de edad. Por motivos que se nos escapan,
pero que deben ser ajenos al aducido por Justino, Elisa es apartada del poder político. Ante tales circunstancias intenta recuperarlo con una jugada bien calculada: se casa con su tío materno, Acerbas, sumo sacerdote de Melqart y que como tal ocupaba el primer rango en la ciudad tras el propio rey. Se deduce de esta operación una nueva postura política de Elisa, aproximándose a la oligarquía mercantil, frente al sector poseedor de bienes inmuebles que apoyaría a Pigmalión. Este matrimonio parece extremar la tensión y polariza hasta tal punto las posiciones que obliga a una solución inmediata: Pigmalión
asesina a Acerbas que se había convertido en su principal rival político. Efectivamente, Acerbas podía reclamar el trono de Tiro porque pertenecía a la familia real, como cuñado del rey Muto y como consorte de una legítima heredera del trono. Por otra parte, sus posibles pretensiones no son en absoluto utópicas: en tanto que sacerdote de Melqart y personaje más influyente en el sector mercantil de la oligarquía tiria. El margen de la actuación política que Elisa y Acerbas han dejado a Pigmalión es tan estrecho que la única salida que le queda a éste es el magnicidio. Los motivos desencadenantes del asesinato de Acerbas son, vistos desde esta perspectiva, de peso suficiente y parecen más comprensibles que la simple avaricia aducida por Justino. A esta compleja situación dinástica habría que añadir, para comprender mejor los móviles que motivaban las actuaciones de unos y otros, la contraposición de intereses políticos y económicos de las facciones en litigio, ocasionada por la inestable situación internacional.
El asesinato de Acerbas produjo el efecto esperado por Pigmalión, pues la decapitación de la facción favorable a Elisa desorientó a sus miembros, entre los que se encontraban destacados representantes de la aristocracia tiria.
Tras el magnicidio, Elisa y sus partidarios mantuvieron una discreta políticade silencio mientras calibraban la reacción adecuada. Sin embargo, ahora la relación de fuerzas había variado considerablemente, debido quizá a algún otro elemento que no podemos determinar con seguridad. Aunque en las ciudades fenicias existían asambleas de carácter popular, su margen de actuación política parece haber sido bastante estrecho, por lo que no parece que en él cupiera la posibilidad de inclinarse en favor de uno u otro heredero, ni que su opinión fuera vinculante.
Así Elisa y los suyos llegan el convencimientode que la única salida viable era el exilio. Del texto de Justino se desprende que éste fue preparado con el máximo secreto, lo que reforzaría la existencia de un estrecho cerco de Pigmalión en torno a la facción disidente.
La continuación del relato de Justino encierra también una informaciónrica en interpretación. La huida de Elisa y sus partidarios, bajo la forma en que la narra nuestro epitomista, evidencia con claridad meridiana que la fundación de Cartago no es más que una consecuencia de las luchas internas de la aristocracia tiria. Ahora bien, la fundación de la nueva colonia no es más que el broche final de una aventura que forzosamente tenía que concluir de la forma en que lo hizo.

La Fundación de Cartago por DIDO

Mientras reinaban en Asiria Samsiadad V y la reina Semíramis, tan celebrada por los historiadores griegos, murió el rey de Tiro : Mutón I, dejando por sucesor a Pigmalión, niño de 11 años, y a Elisa, de pocos más, que debían reinar juntos. Cansado el pueblo de la forma aristocrátrica de gobierno, proclamó a Pigmalión por único rey. Excluída del trono, Elisa se casó con Sicarbaal, sumo sacerdote de Melcarte y jefe de la aristocracia.
Por orden del joven rey, partidario de los demócratas, fue asesinado Sicarbaal. Para vengarse, tramó Elisa una conspiración con la aristocracia; pero habiendo fallado el intento, se vio obligada a expatriarse, embarcándose al efecto con otos muchos nobles, llegando cerca de la actual Túnez, donde los sidonios habían fundado la colonia de Cambé.
La huida de Elisa y sus partidarios, según Justino, evidencia con claridad meridiana que la fundación de Cartago no es más que una consecuencia de las luchas internas de la aristocracia tiria. Ahora bien, la fundación de la nueva colonia no es más que el broche final de una aventura que forzosamente tenía que concluir de la forma en que lo hizo. Se podría argúir que la historia de Elisa podría haber acabado en Chipre, en Utica, o en cualquier otra colonia de Tiro y no necesariamente en la fundación de un nuevo establecimiento.
Su única posibilidad es establecerse en un nuevo asentamiento a la espera de que las  circunstancias en Tiro les sean favorables para regresar. El lugar escogido para este exilio transitorio reúne los requisitos necesarios para mantener un contacto indirecto con la metrópoli y observar un minimo de seguridad frente a posibles represalias procedentes de Tiro. Por ello, se establecen en las proximidades de una antigua fundación colonial, Utica, alejada de la metrópoli, pero no excesivamente distante.
La evolución interna de la política en Tiro hizo imposible el sueño del regreso y al cabo de algún tiempo los habitantes del asentamiento temporal decidieron levantar, en las proximidades del lugar al que habían llegado Elisa y los suyos, una auténtica nueva ciudad: Qartihadastí. Elisa, es conocida desde entonces con el nombre de DIDO ( la fugitiva), fundó allí una ciudad que los griegos llamaron Carquedón y los romanos : CARTAGO.

Marcador

Ampa

View more posts from this author
11 thoughts on “Cartago; origen de un imperio
  1. ampa

    Corregido.
    Sin que se nos molesten los miles de “Azañas”, incluida la memoria de quien fuera presidente de la Segunda República española( Manuel Azaña),pues nada tienen que ver ellos con las gestas de los poemas griegos y sus héroes.
    Estas cosas son las que hacen que podamos mejorar un poco en este blog.
    Se agracede el detalle.
    Un saludo

     
  2. Anónimo

    Como amante de la historia antigua y la geografia me parese exelente estas notas aqui descritas. Entonces tambien los cartagos son desemndienrtes de los fenicios que son los antiguos filisteos que a su vez son los antiguos cananitas

     
  3. guerenu polan

    Que la civilización cartaginesa es heredera de la fenicia es una evidencia. Ahora quiero referirme al video: en todos los que he visto de Weiss, el narrador, el tono ampuloso que utiliza me parece que desmerece de lo tratado. Por ejemplo, no hay manera de que cuando se habla de civilizaciones como la cartaginesa se mencionen los aspectos sociales. Ya sé que la divulgación es más fácil con los acontecimientos políticos, pero hecho de menos resúmenes sobre los estudios que hay de la sociedad de la época. Serge Lancel, por ejemplo, y Th. Mommsen son buenas fuentes y muy documentadas. Es que los imperios no se construyen si no es con el trabajo de la población menuda, frecuentemente esclava. Si la historia nos tiene que enseñar algo es que fue más importante la organización social y los estatutos de los diversos grupos humanos que las guerras y los hechos heroicos. Estos últimos se pueden citar en unos pocos minutos, pero los conflictos sociales, el papel de las clases dirigentes, de los artesanos, de los agricultores, de los mercaderes, de los esclavos fue vital.

     
  4. stella

    necesito una respuesta concreta de cual fue el origen cartago?se lo agradesco a quien pueda responderme facil.gracias

     
  5. Pingback: El mito de Eneas; Virgilo, la Eneida y la fundación de Roma | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  6. Pingback: Dido, la reina de Cartago que se quitó la vida | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  7. Fares

    La familia Barcida en realidad viene de la ciudad ASKELON una ciudad fundada por los felisteos unos 2000 años A.C… es por ello que en la actualidad en islas como Malta, los ansianos hablan un idioma antiguo que es parecido al arameo (Cananeo fenicio), La palabra Barcida es una distorsión de la palabra Barqa que quiere decir en arameo, en canaan en fenicio y arabe se tiene el mismo significado quiere decir RAYO

     
  8. Gustavo Ballon

    Aunque siempre estuve interesado en la historia, desde hace poco se que los fenicios son los cananeos de ciudades costeras, o sea que son semitas.

    Entiendo que los filisteos eran tambien llamados “pueblos del mar” (hicsos en Egipto) y venian de la actual Grecia y sus islas expulsados o presionados por los dorios. Los filisteos no eran originalmente semitas, pero de ellos proviene el nombre de los palestinos.

     
  9. jairo chaparro

    Elaboración historica con ese fundamento mitológico que los griegos le entregaron a los hombres para fomentarles su racionalidad atraves de ese encanto que es la filosofia.los padres de la humanidad son los griegos, sin ellos jamás hubieramos podido aprender, asunto tan dificil ,a pensar.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>