... ...

Teorias sobre la estrella de belén

 Sobre la ESTRELLA

Dice: Herodes interrogó a los magos con estas palabras: `¿Cuál es la señal que habéis visto en relación con ese rey nacido?’

Respondiéronle los magos: `Hemos visto un astro muy grande que brillaba entre las demás estrellas y las eclipsaba, haciéndolas desaparecer. En ello hemos conocido nosotros que a Israel le ha nacido un rey y hemos venido con intención de adorarle’.

Desde muy antiguo, (parece que el protoevangelio de Santiago apareció entre los siglos II y III) se afirmaba como hecho cierto que hubo un fenómeno que señaló el nacimiento de Jesús. ¿Cuál sería este fenómeno? Veamos entonces algunas hipótesis que pretenden explicarlo desde el punto de vista de la astronomía.

Desde los tiempos de Kepler en el siglo XVII se han hecho estudios astronómicos sobre los fenómenos celestes que tuvieron lugar en la década anterior al nacimiento de Jesús es decir, del 14 al 4 a. C. Se han propuesto tres teorías, la más importante de las cuales es la última.

1Una estrella nueva o supernova. Esta explicación responde a la descripción del evangelio de Mateo. Una supernova es una estrella débil o muy distante, en la que tiene lugar una explosión, de modo que durante algunas semanas o meses da mucho luz. Parece que durante la dinastía China de Han, hay una noticia sobre un fenómeno celestial que apareció durante los meses de marzo/abril del año 5 a. C. y para algunos astrónomos puede haber sido una supernova. Por tanto el brillo de una nova pudo haber impresionando a los magos, pero una nova o supernova no se ha visto mover en el firmamento.

2 Un cometa. Los cometas siguen un camino regular, elíptico, al rededor del sol. Cuando están en la parte más distante de su órbita, son invisibles desde la tierra; pero cuando están más cerca del sol y de la tierra, pueden llamar la atención, sobre todo si arrastran una cola luminosa de gases de polvo.

El cometa Halley registra apariciones cada setenta y siete años, y se han registrado desde el año 240 a. C. Por cálculos astronómicos sabemos que hizo su aparición en el 741-742 después de la fundación de Roma, o sea, el 12-11 a. C.

La interpretación de la estrella de Mateo como un cometa tropieza con muchas dificultades. En primer lugar, un cometa no es una estrella. Además en la antigüedad se pensaba que la aparición de un cometa era signo de una catástrofe, de manera que no sería normal interpretar su aparición como augurio del nacimiento de una figura salvadora. En tercer lugar, el 12 a. C. estaría muy lejos de la fecha aproximada del nacimiento de Jesús, 6 a. C. Es posible que la aparición del cometa Halley en el año 12 a. C. y la venida de embajadores extranjeros dos años más tarde para aclamar al rey Herodes con motivo de la terminación de Cesarea Marítima, hayan sido combinados en el relato del evangelio sobre la estrella y los magos de Oriente.

Algunos astrónomos hablan de otro cometa mencionado por los astrónomos chinos, que apareció en el año 5 a.C.

3 Una conjunción planetaria. Júpiter y Saturno son, entre los planetas visibles, los más lentos en su órbita alrededor del sol. En el curso de esas órbitas los planetas se cruzan cada veinte años y al cruzarse se dicen que están en conjunción. Mucho más raramente sucede que un tercer planeta, Marte, pase durante la conjunción de Júpiter y Saturno o poco después, de modo que los tres planetas estén en conjunción. Kepler observó este fenómeno en 1604 y calculó que se repite cada 805 años y que había sucedido en el 7-6 a. C. Por cálculo sabemos que los tres puntos culminantes de la conjunción de Júpiter y Saturno ocurrieron en mayo/junio; septiembre/octubre y diciembre del 7 a. C. una extraña conjunción triple, y que Marte pasó muy cerca al año siguiente. Esta gran conjunción de Júpiter y Saturno tuvo lugar en la constelación zodiacal de Piscis. (Ver imagen del cielo en Belén el 25 de diciembre del año 7 a. C. en la página siguiente).

Ferrari-D’Occhieppo sugiere que los magos, descendientes de los antiguos sacerdotes del culto al dios Marduk, conocían las esperanzas hebreas sobre el advenimiento del Mesías y cuando observaron el 15 de septiembre del año 7 a. C. la conjunción planetaria de Júpiter y Saturno, partieron hacia Jerusalén; el 12 de noviembre de ese mismo año, cuando marchaban de Jerusalén a Belén, Júpiter apareció sobre el horizonte en la misma dirección que ellos iban, de tal manera que parecía que fuera delante de ellos. Rápidamente apareció Saturno, en el eje del cono zodiacal apuntando aparentemente hacia Belén.

Piscis es una constelación que se relaciona con los judíos; Júpiter se asocia al gobernador del mundo, y Saturno es la estrella de los amorreos de la región sirio-palestina. Se ha dicho que esta conjunción pudo llevar a los astrólogos partos a predecir que aparecería en Palestina, entre los judíos un gobernador del mundo. Pero es totalmente especulativo porque de hecho, no tenemos pruebas contemporáneas de que semejante conjunción de planetas se denominara “estrella” ni de que se le atribuyera ningún efecto astrológico especial.

El investigador E. L. Martin en su libro “Star” piensa que la conjunción de los planetas Venus y Júpiter que apareció como una estrella de la mañana en agosto 12 del año 12 a. C. y como estrella de la tarde en Junio 17 del año 2 a. C. sirvió para orientar a los magos.

No hemos pretendido, con todo esto, afirmar o negar la historicidad del relato de los magos y su estrella. Es posible pensar que algún fenómeno especial hubiera coincidido con el mayor acontecimiento de la historia: el nacimiento del Hijo de Dios, y la tradición oral hubiera conservado esta asociación. También es posible que el evangelista hubiera sido testigo de fenómenos astronómicos de gran trascendencia (el cometa Halley que por su periodicidad pudo aparecer algunos años antes de la escritura del evangelio) y al escribir su obra, teniendo en cuenta la profecía de Balaán, lo insertara en su episodio como lo encontramos hoy. De todas maneras, como dijimos al principio, lo esencial del evangelio es su mensaje teológico: el relato de los magos quiere hacer resaltar el carácter mesiánico del Hijo de David, nacido en Belén

los gentiles, representados en los magos, supieron entender el símbolo de la estrella y le tributan los honores de rey de los judíos.

 

Marcador

View more posts from this author
One thought on “Teorias sobre la estrella de belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>