¿Porqué Darwin tardó tanto en publicar “el Origen de las especies?

Pasados ciento cincuenta años de la publicación de “el Origen de las Especies”,- posiblemente la obra científica más importante del siglo XIX- ; se celebra el bicentenario del nacimiento de su autor; Charles Darwin. Estos dias se habla de su vida y obra, de sus viajes a bordo del Beagle y de su magnífica aportación a la Ciencia. En arquehistoria, os invito a profundizar en el Darwin más desconocido, en los aspectos más oscuros y enigmáticos de este personaje, en el investigador paciente y temeroso que en la cumbre de su investigación vivió sus momentos más bajos. ¿Se sintió, Charles Darwin, abrumado por el peso de la responsabilidad?, ¿Tuvo miedo de hacer públicas sus teorias revolucionarias?, ¿le preocupaba influir en las creencias cristianas de su amada y respetada esposa Emma? Vayamos por partes.

 

Darwin tardó 22 años en publicar sus teorías

Desde luego, fueron varios los motivos que llevaron al científico a postergar la publicación de sus investigaciones. Entre ellos, podemos considerar el más evidente; necesitaba estar completamente seguro de lo que decía y cómo lo decía, por ello se tomó su tiempo. De hecho sus ideas fueron muy discutidas durante los 20 años siguientes y supusieron un varapalo para los cimientos religiosos de la Inglaterra del s.XIX.

Darwin fué consciente, en todo momento, de las consecuencias de sus investigaciones y creo que debió experimentar sentimientos contradicorios; de culpa, e incluso de temor a que sus ideas se propagaran en aquella Inglaterra; una sociedad marcada todavia por la teocracia. Aún así, Darwin fué un incansable y paciente investigador a quien no le preocupó la fama o el éxito.

Creo que los motivos que tuvieron más peso en aquel momento en la mente de Darwin, fueron claramente los de orden religioso. En este sentido, Enma Wedgwood, su esposa, una mujer poco conocida, tuvo una clara influencia en la obra de Darwin y sería una de las claves que le llevaron a dilatar tanto ese período de investigación.

Según las conclusiones de la bióloga Mercè Piqueras, Charles Darwin nunca convenció a su esposa, Emma, sobre su teoría acerca del origen de las especies, posiblemente por las reticencias religiosas de su mujer. Piqueras, acaba de ofrecer, en Barcelona, una charla sobre la “influencia” de la señora Darwin, dentro de un ciclo organizado por el Instituto de Estudios Catalanes.

El Darwin religioso

Aunque nunca llegó a ser religioso, sabemos que Darwin había cursado estudios de Teología en el Christ’s College de la Universidad de Cambridge para convertirse en ministro de la Iglesia, algo lógico en la época, ya que el sacerdocio podía representar una cómoda salida profesional. Pero el joven estaba realmente interesado en la Historia natural, así que “el ofrecimiento de un puesto de naturalista sin remunerar en el HMS Beagle, tras graduarse en 1831, evitó que Darwin acabara de párroco rural como tantos otros indecisos estudiantes acomodados de la Inglaterra previctoriana”. Digamos que fue el típico creyente pasivo hasta que sus circunstancias personales (especialmente la muerte de su hija), junto con sus conclusiones científicas le llevaron a un agnosticismo nada beligerante”.

Bien, pues, el Darwin agnóstico había dejado tiempo atrás la fé, pero su esposa Emma Wedgwood,  seguía creyendo devotamente en los dogmas cristianos, algo que preocupaba mucho al naturista.  Inseguro, Charles temía derribar los sólidos principios de la fé de su querida esposa, de un plumazo, si hacía públicas sus ideas revolucionarias. Quizás por ello tardó 22 largos años en decidirse a lanzar su obra.

Emma Darwin, cristiana devota

Nacida en el seno de una família culta y liberal, Enma renunció a casarse varias veces con su primo Charles Darwin. Finalmente, la pareja lo haría en 1839. En aquel año, Enma tenia treinta años y él veintinueve, una edad avanzada para la costumbre en aquella sociedad previctoriana. El caso es que, desde entonces, ella cuidó devotamente de un marido frecuentemente enfermizo. Pero, además de buena esposa y madre de diez hijos; Emma era para Charles una amiga que también ejercía de secretaria durante las etapas de enfermedad de su marido; ella escribía a los amigos científicos de Darwin y en general, solía ocuparse de sus cosas.

Los diarios que Emma  escribió desde los dieciseis años, constituyen un magnífico retrato de la sociedad intelectual de la Inglaterra del s.XIX, además de proporcionar un registro exhaustivo de la vida de su esposo, Charles Darwin, en el contexto en que gestó su legado a la humanidad; ”El Origen de las especies”.

Emma Darwi, fue una mujer culta y avanzada, interesada por la historia y la política, que viajó a París, Italia y Suiza y  hablaba francés, italiano y alemán; unas características poco frecuentes en una mujer de su tiempo. Pero seguía fiel a la religión cristiana y además era veneradora de la Biblia, una cuestión que inquietaba mucho a Charles. Con el paso de los años, Enma se convirtió en imprescindible en la vida del naturista, era esposa, amiga y colega, pero su faceta piadosa causaba un gran desasosiego en su marido. De hecho, una de las principales preocupaciones del científico era el miedo a herir la sensibilidad de su mujer, propagando sus ideas. A pesar de ello, Darwin nunca trató de convencer a Emma con sus teorias de las Seleción Natural y ambos tuvieron una excelente relación.

Ampa Galduf/ Arquehistoria

Artículo relacionado

Artículos muy recomendables

Los mitos de Darwin

Los mitos de Darwin: todo lo que usted hubiera querido saber sobre Darwin pero no tuvo la ocasión de preguntar.

El Darwin español

El militar español que inspiró a Darwin
Félix de Azara,Un oficial oscense destinado a Paraguay que habló de la selección natural decenios antes que el inglés.

Alfred Russel Wallace

Alfred Russel Wallace: El hombre que pudo ser Charles

La evidencia histórica indica que los dos investigadores formularon la teoría de la evolución de las especies independientemente. Por eso surgió el mito del plagio, que todavía algunos esgrimen. “Nunca he visto una coincidencia más sorprendente. Si Wallace hubiese tenido una copia de mi borrador de 1842, ¡no habría podido escribir un mejor resumen!”, le decía en una carta Darwin a su amigo Lyell, tras reponerse del shock. “La idea se le ocurrió a Darwin en octubre de 1838, 30 años antes que a mí (febrero de 1858)” dijo Alfred Russel Wallace.

Fuentes consultadas:

Wikipedia

jmhernandez.wordpress.com

scicom.wordpress.com

7 Comentarios a "¿Porqué Darwin tardó tanto en publicar “el Origen de las especies?"

  1. Anónimo's Gravatar Anónimo
    12 febrero, 2009 - 13:17 | Enlace permanente

    Muy completo. Religión o ciencia las dos caras de la moneda, loque sorprende es que hoy los creacionistas tengan tanta influencia en la sociedad facha americana.

  2. Anónimo's Gravatar Anónimo
    13 febrero, 2009 - 12:32 | Enlace permanente

    Tengo la pregunta del millón; si venismos de los monos, poruqe los monos actuales no evolucionaron como nosostros? ¿que clase de monos fuimos? Agradecería comentarios no ofensivos.Gracias

  3. Anónimo's Gravatar Anónimo
    23 febrero, 2009 - 3:45 | Enlace permanente

    el origen de las especies es lo mismo quue lo de los monos???

  4. Anónimo's Gravatar Anónimo
    23 febrero, 2009 - 11:30 | Enlace permanente

    Un pokito de porfavorrrrr…a ver si vamos a clases de repaso

  5. Anónimo's Gravatar Anónimo
    12 marzo, 2009 - 22:04 | Enlace permanente

    es un muy buen libro anque es dificil leer a darwin

  6. Anónimo's Gravatar Anónimo
    21 mayo, 2009 - 16:03 | Enlace permanente

    Que es eso de que venimos del mono. del mono vendras tu , que tendras el rabo para atras.

  7. 19 agosto, 2011 - 21:26 | Enlace permanente

    El que me precede o está de broma o no ha leido lo suficiente. En cuanto al que se pregunta si “viniendo de los monos por que los monos actuales no evolucionaron como nosotros”: de forma sencilla diré que nosotros procedemos de unos monos ya extinguidos distintos de los actuales, que han conseguido llegar hasta ahora de la misma forma que nosotros, pero siguiendo caminos distintos. Debe imaginarse uno que seres de determinada especie, que ni siquiera eran homínidos, se fueron extinguiendo por no adaptarse al medio, mientras que otros, más fuertes, sí lo hicieron. Estos, a su vez, evolucionaron de igual manera: unos perecieron y otros consiguieron sobrevivir y transmitir sus genes a sus sucesores. Cuando algunos monos consiguieron erguirse sobre sus patas y caminar erectos decimos que estamos ante un australophitecus, que todavía no se puede llamar “homo” o ser humano, porque no tiene la capacidad craneana ni el índice de encefalización necesarios. Algunos australopithecus (no todos) permitieron un desarrollo hasta los primeros homo, que también podrían provenir de seres distintos de estos australophitecus. Los primeros homo evolucionaron o se extinguieron. De los primeros procedemos nosotros. Los monos actuales tienen unos antecesores quizá iguales a los nuestros, pero han evolucionado por otra rama biológica. De igual manera que los hermanos tienen los mismos padres; los primos los mismos abuelos; los primos segundos los mismos bisabuelos; cada vez que nos alejemos más tendremos parientes más elajados comunes a otras personas que conozcamos.

Responder