... ...

Paterna tuvo un origen romano, un giro histórico

Hasta ahora existían muy pocos indicios del pasado romano del municipio valenciano de Paterna. Era de opinión generalizada considerar alfarera a esta villa desde la época medieval, sin que existieran documentos anteriores de valor que hablaran del origen de la ciudad. El pasado 2009 unas excavadoras perforaban en el solar que antaño ocupara la antigua fábrica de galletas Río, -a las afueras de Paterna-, con la intención de levantar cuatro nuevos bloques de edificios. Se encontraron con algo inesperado. Bajo este solar aparecieron  los increibles restos de una villa romana, sorpendentemente bien conservada, que data de los siglos II y VI d.C. Este yacimiento arqueológico daba un giro radical a la historia de la villa de Paterna demostrando que el origen de la misma no fue islámico sino romano. Un hallazgo que obliga a replantear de nuevo los orígenes del municipio. Los arqueólogos llevan  meses trabajando en estos restos.  Las primeras hipótesis apuntan que esta Villa sería una casa de campo en la que se trabajaría para Valencia, la ciudad principal. También han destacado la importancia histórica del hallazgo ya que, en la zona de l’Horta Nord no existían restos de estas características, como sí se ha documentado en l’Horta Sud, caso de la Villa Romana de Catarroja.

Así pues; se habla del primer vestigio romano de un lugar habitado desde Valencia hasta Lliria y que ha estado a punto de sucumbir a la presión urbanística con la connivencia del Consistorio y de la Conselleria de Cultura; sólo la intervención de la Fiscalía la ha salvado de la amenaza del ladrillo y el cemento. Nadie hubiera podido imaginar que bajo el suelo de esta fábrica que perfumaba ricamente los alrededores de la ciudad iban a encontrarse estos restos de incalculable valor que han dado un vuelco histórico a la historia de Paterna.

Según el arquitecto municipal, Ernesto Manzanero, su importancia radica en que desde Valencia hasta Lliria no existe en toda la zona una Villa de estas características en la ribera del Turia. Se conservan muy bien estructuras como habitaciones, cocina o el patio con la base de los pilares. De estos restos se deduce que la Villa estaba formada por una parte urbana y una parte rústica o zona de trabajo. En esta última zona lo más destacado es la aparición de un torcularium, una prensa de aceite de la que se conserva el contrapeso así como tres balsas donde se decantaba el aceite. En la parte urbana ha aparecido un praefurnium, espacio por donde circulaba el aire que calentaba las zonas de baño de la parte superior, que contaba con piscinas de agua a distintas temperaturas. De la excavación han surgido también; seis monedas, de época por determinar; dos inscripciones en latín en trozos de mármol; cerámicas, y una copa de cristal verde con el símbolo cristiano del crismón.

La presencia humana se constata por la aparición de dos esqueletos, de unos 90 centímetros. Estaban enterrados en el umbral de una estancia, junto con dos botellas de arcilla cocida como ofrenda a los dioses, que también se conservan. Esto indica que se trataría de dos niños pequeños ya que en la época romana, hasta una edad más adulta, no eran considerados ciudadanos con lo que se enterraban en casa.

Un latifundio romano

El imperio romano estaba en crisis. La inestabilidad política de las grandes ciudades favoreció el éxodo de patricios y comerciantes. Se instalaban en villas próximas. Como Paterna. Aquella villa vivía de la agricultura y la ganadería; Paterna era la «despensa» de Valencia, la gran urbe, a la que abastecía por vía fluvial. Por eso está junto al río.
Se distinguen dos zonas: una rústica, en la que se trabajaba. Aquí se ha localizado un horno, una prensa y tres balsa de aceite. Y una residencial, en la que se vivía. Se conservan varias habitaciones, una cocina y las termas con los conductos para mantener el agua caliente. Y la joya: el suelo y las columnas de una basílica paleocristiana.

Actualmente las catas prosiguen.  Por medio de ortofotos y técnicas de fotogrametría se está digilitalizando la planta final para restitutir la totalidad de la villa mediante un programa de tres dimensiones.
Y se están estudiando los materiales metalúrgicos hallados, las monedas, los restos humanos -dos niños pequeños, de menos de cinco años, enterrados en una de las viviendas-, la ictiofauna, las inscripciones, las piezas de vajilla, la cerámica…

Los arqueólogos descartan que se conserve la villa romana de Paterna.

Fuente

Marcador

View more posts from this author
7 thoughts on “Paterna tuvo un origen romano, un giro histórico
  1. Anónimo

    Es curioso que las galletas Rio tenian aun mas valor y daban de comer a los valencianos

     
  2. Anónimo

    “Paterna era la «despensa» de Valencia, la gran urbe, a la que abastecía por vía fluvial” Por eso está junto al río jaaaaaa mira que viene de lejos pues lo de la amasar.

     
  3. Anónimo

    Pues no veo tan descabellado que exista la villa romana. Yo haría más catas por los alrededores

     
  4. Anónimo

    Tendrian que poner más paginas de Paterna (Valencia).
    Pero es bien esta , GRACIAS 😉

     
  5. Anónimo

    Pero los paterneros/as no somos los mejores ciudadanos/as sobre todo por lo cabreados que nos tienen los politicuchos pamplinas que nos ha tocado.
    Levamos la misma marcha que la comunidad, ruina total, pero fiestas y subbenciones para chorradas sin fundamento, comilonas para los de siempre y viagecitos etc, que no falten prestamos a costa de los vecinos que pagamos, que no somos todos, para algunos estos impuestos no existen solo existen para los que vivimos aqui toda la vida i hemos hecho posible lo que es Paterna ahora.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>