... ...

La malaria acabó con Tutankamon. Que los faraones descansen en paz

¿Que privacidad pueden tener los personajes históricos después de su muerte? 

En el Egipto de los faraones, la malaria, debió suponer un serio problema de salud para miles de personas, incluida la misteriosa figura del joven faraón Tutankamon. Despues de largos años de hipóstesis sobre las causas de su temprana muerte a los 19 años y sobre sus rasgos afeminados,(basados en las representaciones artísticas) llega  una nueva autopsia de Tutankamón. Este reciente estudio publicado en el último número de la revista ‘Journal of the American Medical Association’ (JAMA), zanja el misterio sobre la muerte de Tutankamon aportando nuevos datos :  “Tutankamón padecía malaria severa y también tenía los huesos muy débiles, además de una deformación en la pierna izquierda que le obligaba a caminar con dificultad”, son palabras del mandamás de la egiptología -el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Zahi Hawass. El estudio está avalado por científicos egipcios, e investigadores de la Universidad alemana de Tubinga y del Instituto para las Momias y el Hombre del Hielo de Bolzano, en Italia.

Dando por válida esta teoría, podríamos imaginar a un joven y débil faraón, renqueante, acompañado de bastones y ,en ocasiones, agotado por fiebres y dolores de huesos. Unos huesos débiles en un cuerpo y una mente joven, con ganas de vivir; un coctel explosivo para un fatal desenlace. Parece ser, que un simple accidente cotidiano pudo costarle muy caro al faraón. Según la revista, “la repentina fractura de su pierna izquierda, posiblemente producida por una caída, pudo degenerar en un pronóstico muy grave a consecuencia de la malaria”.

La malaria o paludismo es una terrible enfermedad propagada por un mosquito hembra portador de un peligroso parásito. En los últimos tiempos habreis visto, en la televisión, como el afamado millonario Bill Gates destina grandes fondos para tratar de remediar los mortales efectos de el paludismo, ya que esta enfermedad causa tres millones de muertes al año, lo que significa que cada 15 segundos hay una víctima mortal .

El respeto a los muertos una cuestión ética

Pero, si el estudio ha tendio la trascendencia esperada al descartar  hipótesis anteriores y centrar en la malaria la causa principal de la muerte de Tutankamon, a mi juicio y paralelamente, mucho más interesante resulta un brillante artículo que acompaña este estudio firmado por  Howard Markel, de la Universidad de Michigan, sobre las razones que los expertos argumentan para analizar a estas momias y de qué manera se les practican las técnicas modernas. 

Su opinión en este artículo está abriendo un debate ético muy interesante que se centra en cuestiones similares a estas : ¿Que derecho tenemos nosotros de molestar a los muertos con nuestras modernas técnicas? ¿Qué fines se persiguen y para qué ?¿Que derecho a la priacidad tienen estos personajes históricos después de su muerte?  ¿Puede cambiar la forma actual de pensar sobre el tratamiento y prevención de enfermedades mortales, como la gripe? ¿Va a modificarse la comprensión del pasado…?”.

Más sobre el estudio

Para este estudio, que forma parte de un Proyecto anterior conocido como Familia Real Tutankamón, han sido empleados varios métodos científicos,- análisis genéticos, antropológicos y radiológicos, paracticados a esta y a otras diez momias relacionadas con Tutankamon. 

Así que, como habeis leído el resultado elimina la hipóteisi del asesinato del faraón y concluye en que; la malaria y las anomalías óseas parecen haber contribuido al fallecimiento del rey Tutankamón.

Otra cosa de la que parecen estar muy seguros en este estudio es de la falsa feminidad atribuida a Tutankamon. Tutankamón no tenía un físico afeminado, como se ha especulado durante años, afirman. Según el equipo, las representaciones andróginas del faraón son consecuencia del nuevo arte surgido de la reforma religiosa de su predecesor, Akenatón. El estudio despeja cualquier duda: “El pene de Tutankamón, que ya no está está conectado al cuerpo, está bien desarrollado”.

Tutankamon hijo de Akenaton

No podemos pasar por alto para teminar otro sorprendente aspeto del estudio que habla de una posible descendencia directa de Tutankamon respecto a Akenaton, es decir que Akenaton padre del joven faraón, algo novedoso hasta ahora.

“El estudio ha permitido poner nombres a varias de las momias anónimas, entre ellas la KV35EL que fue identificada como la de Tiye, madre del faraón Akenatón y abuela de Tutankamón, y la misteriosa momia KV55, que con toda probabilidad es la de Akenatón, padre del que fue el último rey legítimo de la dinastía XVIII (entre 1550 y 1295 a.C)”

Según estas conclusiones, el lazo paterno-filial entre Akenatón y Tutankamón se desprende de los numerosos rasgos antropológicos característicos y del grupo sanguíneo idéntico que comparten ambas momias.

Las investigaciones genéticas permitieron reconstruir el linaje inmediato de Tutankamón durante cinco generaciones.

Fuentes:

EFE

www.elmundo.es/www.publico.es

http://www.librered.net/wordpress/?p=15483

Artículo relacionado Leer mas

 

Marcador

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>