El busto de Nefertiti, 100 años de belleza egipcia

El conocido busto de Nefertiti tiene unos 3.400 años de antigüedad, sin embargo, sólo hace un siglo que fue descubierto a los ojos del mundo.

Desde entonces es considerado uno de los hallazgos más importantes del Antiguo Egipto.

Ludwig Borchardt, fue el egiptólogo que el 6 de diciembre de 1912 convirtió a la misteriosa esposa de Akenatón de la dinastía XVIII, en una verdadera diosa del arte egipcio. Tras su hallazgo, el busto fue adquirido por un coleccionista alemán que lo donó al Museo Egipcio de Berlín pasando a ser expuesto en el Neues Museum hasta la destrucción del edificio durante la Segunda Guerra Mundial. Por fortuna el busto fue salvaguardado.

Finalizada la guerra, y tras décadas de peregrinaje, la escultura se exhibió en diversos museos alemanes, hasta su regreso al rehabilitado Neues Museum de Berlín, en 2009. Allí el busto de la reina Nefertiti  se expone ahora de modo especial con motivo de este 100 aniversario de su descubrimiento.

Los egipcios ansían el momento de que el busto de la reina Nefertiti regrese a Egipto. Recientemente, han resurgido controversias que afirman que el busto de Nefertiti se sacó de Egipto con la excusa de que era un simple objeto de yeso, sin más valor.

UNA ESCULTURA CON DOS ROSTROS

Para desentrañar los misterios de este rostro femenino egipcio, la obra fue examinada utilizando TC- tomografría computerizada- por primera vez en 1992. Uno de los últimos estudios del famoso busto, realizado en 2009 por unos investigadores de Berlín con los avances más recientes de la técnica de TC, permitió descubrir bajo la parte exterior de esta escultura, un sorprendente rostro, esculpido en el núcleo interno de la piedra caliza. 

La TC  revelaba el verdadero rostro de la reina Nefertiti, oculto bajo la capa externa de su conocidísima escultura. Un rostro más imperfecto de lo que se creía :

Tenía arrugas en la comisura de los labios y en las mejillas, unos pómulos menos prominentes y una nariz imperfecta.

Los investigadores creen que el artista encargado de esculpir sobre piedra caliza la belleza de la reina, decidió añadir una nueva capa de estuco sobre la primera versión del busto, para adaptarla a los cánones estéticos de la época.

Una obra de arte en su interior

Se trata de  un núcleo de piedra caliza cubierto por varias capas de estuco de diferente grosor.

Los resultados mostraron que se utilizó un proceso en múltiples pasos para crear la escultura.

La capa de estudio de la cara y las orejas es muy fina, pero la parte posterior de la corona reconstruida contiene dos capas de estuco gruesas. Las imágenes de TC mostraban varias fisuras y una unión no uniforme entre las capas.

La cara interna de piedra caliza fue esculpida con delicadeza y ligeramente simétrica.

En comparación con la cara de estuco más externa, la cara interna mostraba algunas diferencias: menos profundidad en las esquinas de los párpados, pliegues alrededor de las esquinas de la boca y las mejillas, pómulos menos prominentes y una ligera prominencia de la nariz. Las orejas de la escultura interior eran similares a las visibles en el exterior.

Por lo que este núcleo de piedra caliza no sólo fue un molde sino que se trató de una obra de arte, en la que el artista pudo hacer unos cuantos retoques siguiendo los cánones estéticos de su tiempo.

Alexandre Huppertz, director del estudio realizado por  estos Investigadores del Imaging Science Institute de Berlín asegura que:

“hemos conseguido mucha información sobre cómo se realizó el busto hace más de 3.400 años por el escultor real. Descubrimos que la escultura tiene dos rostros ligeramente diferentes y hemos averiguado con las imágenes de TC cómo evitar los daños en este objeto tan valioso”.

Artículo relacionado Akenaton el faraón hereje

 

5 Comentarios a "El busto de Nefertiti, 100 años de belleza egipcia"

  1. Anónimo's Gravatar Anónimo
    27 mayo, 2010 - 19:21 | Enlace permanente

    mui buena obra !!! =)

  2. Anónimo's Gravatar Anónimo
    26 mayo, 2009 - 16:20 | Enlace permanente

    muui buenoo (Y) :)

  3. Anónimo's Gravatar Anónimo
    13 diciembre, 2009 - 11:54 | Enlace permanente

    El busto de Nefertiti es al Arte Antiguo lo que la Gioconda es al Renacimiento.

  4. 6 diciembre, 2012 - 10:37 | Enlace permanente

    Que se encuentre en Alemania es el resultado del imperialismo practicado por este país en su momento. Debe devolverse a Egipto y no por ello correrá menos riesgos que en manos de la señora Merkel.

  5. jorge luis scurati's Gravatar jorge luis scurati
    6 diciembre, 2012 - 13:39 | Enlace permanente

    Ningun museo se desprenderia de un icono tan atrayente para un visitante para llevarlo a su lugar de origen,es como devolver el friso del Partenon de Londres a Grecia…..

Responder