... ...

30 años de poder del Nacionalismo Vasco

 Los mitos del Nacionalismo Vasco

Ahora que el PNV pasa página en su centenaria história política y deja el poder, tras 30 años de gobierno en Euskadi; valga una reflexión histórica sobre los primeros componentes ideológicos del partido; basados en la defensa del integrismo católico, la exaltación de la etnia vasca, la independencia de los territorios vascos, y el rechazo del estado liberal. Resulta interesante en esta retrospectiva histórica, rescatar el libro “Los mitos del Nacionalismo Vasco: de Sabino Arana a la Secesión” del autor Jose Díaz Herrera.

Basándose en documentación clasificada del FBI, la CIA, el Departamento de Estado y los servicios secretos italianos, esta obra escrita en 2005,-cumplidamente documentada, aunque con tufo partidista-; trata las miserias, traiciones y bajezas del nacionalismo vasco a lo largo de más de un siglo. Estas son algunas de las cuestiones que plantea Herrera:

¿Sabían que el lehendakari Aguirre intentó un golpe de estado contra la República en 1931 o que trató de transferir treinta mil soldados a Cataluña para ayudar a Companys a proclamar la independencia? ¿Que los nacionalistas vascos negociaron con Hitler el envío de una “División azul” de gudaris al servicio de la Alemania nazi? ¿Que un lehendakari fue espía de la CIA? Cuestiones que merecen un hueco en la actualidad, para entender cómo se llegó a esto y hacia dónde hay que mirar ahora, en el futuro del País Vasco con el primer lendakari socialista de la historia de Euskadi; Patxi López.

 

La oscura historia del PNV: traición a la II República, delación de la izquierda latinoamericana y otras cosillas

El libro de Jose Díaz Herrera, nos lleva, en su primera parte hasta la Segunda Guerra Mundial; el lider nacionalista Aguirre en un desleal compotamiento, se involucra en un plan para convencer a las autoridades nazis de que, una vez ocupen España, promuevan la creación de un protectorado vasco a uno y otro lado del Pirineo.

La otra mitad del libro destaca la descripción de la continuidad y hondura de las relaciones subterráneas del PNV con ETA, en el franquismo y durante la democracia, hasta hoy mismo. En particular, el autor señala la utilidad que ha tenido el terrorismo como instrumento de los nacionalistas moderados para negociar las constantes cesiones del Estado. También sobresale la relación de los nacionalistas con el clero vasco, un capítulo dedicado a rastrear los privilegios económicos de las provincias vascas desde principios del siglo XIX hasta la actualidad. Por último, está la nueva situación, desde que, tras la caída del Muro, los nacionalistas han decidido apostar por la secesión

Ideolología del PNV

En 1995 se cumplió el centenario del Partido Nacionalista Vasco, el partido político más antiguo del País Vasco. Fundado por Sabino Arana en Bilbao en 1895, el PNV se convirtió pronto en un importante movimiento de masas en la Restauración, fue la primera fuerza política de Euskadi durante la II República, controló el Gobierno Vasco en la guerra civil y el exilio, sobrevivió a la dictadura franquista y, a partir de la transición, es el partido mayoritario de la Comunidad Autónoma Vasca, que gobierna desde 1980.

Sus primeros componentes ideológicos estaban en la defensa del integrismo católico, la exaltación de la etnia vasca, la independencia de los territorios vascos, y en el rechazo del estado liberal. Sin embargo, con la entrada en el nuevo siglo, estos primeros fundamentos tendieron a moderarse, dentro de la gran variedad de opiniones internas del partido.

Pasado más de un siglo  el  actual Partido Nacionalista Vasco se define a sí mismo como un partido vasco democrático, participativo, plural, aconfesional y humanista que está abierto al progreso. Aún así, dentro de la variedad de la afiliación peneuvista, desde los mismos años de su fundación se han diferenciado tradicionalmente dos sectores: un sector pro-independista y más cercano a la izquierda abertzale; y un segundo sector más autonomista y en mayor coherencia con el partido socialista. Ambos sectores, se han ido alternando en el poder de la organización, y sería el segundo quien hasta hace apenas un día ha dirigido la nave “jeltzale” . En sus principios generales, los nacionalistas consideran a “Euzkadi” como su patria, la ikurriña su bandera, y el “Euzko Abendaren Ereserkia” como su himno.

Memoria de Euskadi de Maria Antonia Iglesias

Otro polémico libro que ha levantado ampollas hace apenas unos meses entre la sociedad vasca y que contiene 32 entrevistas a personalidades políticas vascas, es “Memoria de Euskadi” de la periodista Mª Antonia Iglesias.
Podemos circunscribir lo esencial de estos relatos a los últimos treinta años, con un recuerdo, también, al final del franquismo, en particular al comienzo de ETA. En esos años, finales de los 50, los miembros de ETA no eran marxistas, como lo serían más adelante. Recuerda Arzalluz que eran cristianos, “gente de misa” que “tenían esa idea deque contra un régimen que se impone con las armas no había otra opción que respondertambién con las armas”. Así, de ser referente de la lucha antifranquista, con la Transición esto empezará a cambiar para mucha gente. Lo dice José Luis Corcuera en su relato, “la percepción de ETA, como alguien…que no trabaja para defender a los vascos ni a nadie,creo que empieza a partir de 1975…”. También Rosa Díez, en su relato, es un ejemplo decómo ha evolucionado la percepción no solamente de ETA sino de la realidad vasca en general.

La Historia del PNV en los 30 últimos años

Para concocer la trayectoria del PNV en estos últimos años desde el comienzo de la democracia es esencial esta  importante obra historiográfica : Péndulo Patriótico Historia del partido nacionalista Vasco, en sus dos volúmenes.

Es un libro sobre la historia del PNV, que analiza la evolución política del Partido Nacionalista Vasco, el partido guía que dirige la democracia vasca desde el poder desde el comienzo de la democracia en España, de eso hace mas o menos unos 30 años.

El libro hace una acertada comparación.; concluye que el  PNV y su evolución puede definirse como un péndulo patriótico. A lo largo de la historia el PNV se ha mantenido firme en la defensa de la identidad nacional vasca, oscilando entre las posibilidades más pragmáticas y las más radicales, entre la defensa del autonomismo-federalismo y el soberanismo independentista

La obra analiza situaciones, afirmaciones y conflictos que aparecen a lo largo de los dos volúmenes de la obra cuentan con una gran actualidad y parecen sacados del actual debate político vasco, la tensión entre la autonomía y la autodeterminación, (independencia/soberanismo frente a pragmatismo autonómico federalista), es una constante a lo largo de la historia del partido guía.

El tomo I estudia la evolución histórica del PNV desde Sabino Arana hasta 1936. El tomo II analiza aspectos de gran trascendencia como la actitud del PNV ante la guerra civil, las relaciones del PNV con los aliados en la Segunda Guerra Mundial, el exilio durante la dictadura franquista (los 40 años de oscuridad), las relaciones del PNV con ETA etc. Un libro fundamental para entender a las grandes figuras históricas del nacionalismo vasco.

Para el que quiera saber mas:

Breve historia del PNV

En 1902, un año antes de morir, Sabino Arana moderó su discurso, posicionándose en favor de una línea autonomista. De este modo, a partir de 1907 se impusieron dos corrientes dentro del partido nacionalista: Los “Aberritarrak”,comandados por Luis Arana y Angel Zabala “Kondaño”, los más claros herederos de la ideología independentista de Sabino Arana; y los “Euskalerriakoak”, favorables a una línea autonomista, con Ramón de La Sota, Chalbaud, Horn o Epalza como miembros más destacados.

Llegada la Primera Guerra Mundial, el partido tenía una gran fuerza en Bizkaia, y tendía a crecer en Gipuzkoa. Sin embargo, la guerra ahondó en las diferencias entre los dos sectores, y en 1916, Luis Arana decidió dejar el partido. Mientras, el sector dirigido por Sota adquirió el nombre de “Comunión Nacionalista Vasca”, de clara tendencia autonomista. En 1921, los miembros de “Aberritarrak” y la mayoría de las juventudes nacionalistas de “Euzko Gaztedi” dejaron la Comunión Nacionalista Vasca. Consideraban que ésta había traicionado los principios del patriotismo, y volvieron a fundar un grupo con el nombre de Partido Nacionalista Vasco.

Con la dictadura de Primo de Rivera en 1923, el partido fue ilegalizado, porcuanto que lo que no se podía hacer en política, se hizo a nivel cultural y folclórico. Al final de la dictadura, los nacionalistas adquirieron una gran fuerza, y los dos sectores deComunión y del PNV, decidieron reunificarse.

Cuando se declaró la República en España, el PNV sería el principal impulsor del estatuto de autonomía para el País Vasco peninsular. Se dio comienzo a una época de grandes manifestaciones como el día de la Patria o “Aberri Eguna” a partir de 1932, y surgieron nuevos nombres al mando de los nacionalistas: Aguirre, Irujo, Leizaola, Monzón…

Primer lehenndakari

Tras el rechazo del Estatuto de Lizarra, en 1936 estalló la guerra civil, y los peneuvistas se posicionaron a favor de la República. Tras aprobarse el 1 de octubre de 1936 el estatuto de autonomía, el PNV, primera fuerza del naciente Gobierno vasco, comenzó a organizar una administración vasca, siendo José Antonio Aguirre su primer presidente o Lehendakari.

Sin embargo, tras perder la guerra, los principales dirigentes tuvieron que exiliarse, con Aguirre e Irujo a la cabeza. A partir de la década de los 40, la red interna comenzó a reorganizarse, Juan de Ajuriaguerra al frente. Tras la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, tanto Aguirre como la mayoría del partido esperaban con ansia el fin de la dictadura de Franco, pero tras infructuosas huelgas, y el acuerdo de 1953 entre los EEUU y el gobierno fascista español, las esperanzas se frustraron.

Con Jesús María de Leizaola como nuevo presidente, a partir de 1960 el PNV intentó buscar apoyos en el exterior, siendo su mayor logro el hecho de ser uno de los fundadores dela Internacional Demócrata Cristiana.

Fin de la Dictadura

Muerto Franco, Leizaola presidió un breve gobierno de transición, y a partir de 1980 fue Xabier Arzalluz quien cogió las riendas del partido, al ser nombrado presidente del Euzkadi Buru Batzar (EBB). El PNV recuperó el papel de principal fuerza política de las tres provincias vascongadas, si bien su importancia resultó menor en Navarra.

Tras la aprobación del estatuto de autonomía de las tres provincias, los “jeltzales” han sido vencedores de todas las citas electorales al parlamento de Vitoria-Gasteiz. Tal liderazgo se puso en peligro tras la escisión sufrida en 1985, de la quesurgió Eusko Alkartasuna, liderada por el hasta entonces lehendakari Carlos Garaikoetxea. Pero el peligro se disipó, y los dos siguientes presidentes autonómicos: José Antonio Ardanza (1985-1998) y Juan José Ibarretxe (desde 1999-2007 ), también han sido peneuvistas.

Fuentes: wikipedia /astekaridigitala.net/goizargi.com

Bibliografía:

El Péndulo patriótico Historia del Partido Nacionalista Vasco, I: 1895-1936. Santiago de Pablo, Ludger Mees y Jose A. Rodríguez Ranz. Editorial Crítica Colección Contrastes

El Péndulo patriótico Historia del Partido Nacionalista Vasco, iI: 1936-1979. Santiago de Pablo, Ludger Mees y Jose A. Rodríguez Ranz. Editorial Crítica Colección

Marcador

Ampa

View more posts from this author
6 thoughts on “30 años de poder del Nacionalismo Vasco
  1. Anónimo

    está claro que el poder corrompre y que la alternancia siempre es buena. Se habian creado vínculos entre los nacionalistas y algunas capas de la soiedad vasca que serán díficiles, por no decir imposibles de romper ahora, hablo de clero, cocina y algunas empresas ya me enten-deis…

     
  2. guerenu polan

    Sin perjuicio de que los autores que han escrito sobre el PNV estén mejor o peor documentados, lo que sí creo debe reconocerse es que, durante la guerra civil de 1936, la parte de Euskadi no ocupada por el ejército sublevado fue gobernada en todo por el Gobierno vasco, pues estaba aislado respecto del gobierno de Madrid. Ello hizo que Aguirre y sus colaboradores tuviesen que buscar soluciones (no sé con certeza cuales) que hoy pueden parecer poco patrióticas. Por cierto, aspirar a la independencia es legítimo, otra cosa es que la Constitución lo autorice o no y en un Estado de derecho prima la ley por encima de cualquier otra cosa. Aguirre y su gobierno, eso sí, hicieron el máximo esfuerzo, junto con los comunistas y otros partidos, en que no se masacrase al clero, lo que sí hizo cuando pudo el gobierno del general Franco, pues dicho clero era mayoritariamente nacionalista. No ignoro que más de 6.000 religiosos murieron durante la guerra a manos de anarquistas y otros grupos de izquierda, pero nunca por decisión del Gobierno de la República.
    En cuanto a Euskadi, formado por tres provincias según la Constitución española, debe tenerse en cuenta lo siguiente: Álava siempre formó parte de Castilla, como el señorío de Vizcaya y la actual provincia de Guipúzcoa, aunque no ignoro que estas raíces medievales no tienen por que ser el único criterio para discutir según que temas.
    Los orígenes católicos (más que meramente cristianos) de ETA son conocidos. Y no debe extrañar: la deriva hacia la violencia de una parte de la población española de ideología integrista ha sido una constante. Piénsese en los carlistas durante los siglos XIX y XX, en los curas guerrilleros durante la guerra de la independencia y en muchos otros ejemplos donde monjes y seculares tomaron las armas para unirse a partidas, generalmente en guerra de guerrillas. La Iglesia, por lo menos hasta hace unas décadas, ha sido siempre muy partidaria de un léxico belicoso: “cruzada”, “Santiago matamoros”, “la cruz y la espada”, etc. Sin pretender restar valor a las obras de los autores citados en el artículo, creo que el mejor conocedor de estos temas es el historiadod Juan Pablo Fusi, cuya bibliografía se puede consultar facilmente.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>