Israel; la historia del pueblo

Hebreos, israelitas y judíos; conceptos diferentes

Hasta los años 60 los estudios sobre el origen de Israel, como pueblo, miraban a las estribaciones del desierto de Arabia, como el lugar del que procedecían las tribus hebreas. Estas al igual que otras tribus semitas, es decir procedentes del desierto árabe, abandonaron este hábitat buscando tierras fértiles. Los hebreos en particular acabarán asentándose en la región del Canaán. Pero en la compleja historia de la formación de Israel, antes de llegar a la etapa del monoteísmo  existen variadas teorias sobre cómo una parte de esos hebreos ocuparon durante la época de los patriarcas las tierras de Palestina (nombre dado después por los romanos al país de Canaán).

Según los investigadores alemanes el pueblo de Israel se formó en territorio cananeo sobre el siglo XII a.d.C al irse uniendo paulatinamente las doce tribus,  la Anfictionía israelita ( una especie de liga religiosa de doce tribus autónomas en torno a un santuario común).

En el Antiguo Testamento, ”Israel” es el término utilizado para referirse a la nación de los llamados  “Hebreos” ya que históricamente éste fue el nombre que adoptaron estas poblaciones nómadas. Sin embargo estos hebreos no pueden todavía ser identificados con el futuro pueblo judío. En realidad, no podemos hablar de judíos hasta el éxodo de Egipto de los hijos de Israel.
A partir de la unión de las doce tribus, estás se convierten en un sólo pueblo pasando los hebreos a ser reconocidos como ”israelitas”. Este será el momento, hacia el s.XII a.C  en que Abraham y los suyos se asienten en Canaán, transformándose en agricultores sedentarios en el territorio de los cananeos que habitaban esta región desde el tercer milenio antes de Cristo.

Pero cómo los hebreos lograron ocupar el país de Canaán por ¿conquista militar  o por infiltración pacífica ? A estas y otras cuestiones trataremos de responder…

El sentido que predomina todavía en el mundo especializado es que los hebreos encontraron en Palestina a varios pueblos aborígenes, con los que lucharon tenazmente. Sin embargo hay otros autores que defienden que las relaciones entre Canaán e Israel no eran belicosas, sino de carácter pacífico.

¿Quienes fueron los apiru ?

Según la tradición bíblica, el Éxodo tuvo lugar 480 años antes de la construcción del templo de Salomón, hacia el 1450 a.d.C, lo que incluye doce generaciones de 40 años. Si se calculan las generaciones de 25 años, seria hacia el 1270 a.C, datos que coinciden con las noticias arqueológicas y las fuentes no bíblicas como la aparición de los apiru en Egipto.

La denominación apiru-kapiru correspondía a una capa inferior de apátridas que no tenían cabida en el marco social normal. Se aplicaba a individuos semita-cananeos, entre los que se encontraban los hebreos, que habían venido a Egipto como semi esclavos o clientes del gobierno. Sabemos que los hebreos (nombrados en los textos egipcios  como “los habiru) reunidos en tribus independientes de carácter nómada se desplazaron a Egipto o fueron deportados como prisioneros de guerra y que allí sufrieron esclavitud, que Faraón Ramsés II les utilizó como mano de obra en sus construcciones y que les liberó hacia el 1.250 a.C.

Según la Biblia los hebreos permanecieron 400 años en Egipto. En 1.470 a.C. Faraón  Tutmosis III inició su brillante serie de campañas militares y gran número de cautivos llegaron a Egipto, entre ellos varias tribus hebreas conocidas con el nombre genérico de “los habiru” (los hebreos).

Los ‘apiru” mencionados en textos de Ramsés II como obreros esclavos pueden ser los habiru o hebreos sin llegar a la conclusión de que se refieran a los israelitas que fueron oprimidos en Egipto antes del éxodo.

Ramsés II pudo haber empleado esclavos hebreos en sus construcciones mientras los israelitas se hallaban en Palestina. Estos esclavos pueden haber llegado a sus manos mediante acciones bélicas en Palestina durante el período de los jueces.

Israel en los Primeros Textos 

El nombre de Israel aparece por primera vez en una columna triunfal del faraón Menefta, que reinó hacia el año 1225 a.J.C. y que podemos identificar  probablemente con el rey de Egipto a quien abandonaron Moisés y los suyos.

Probablemente, la primera de las menciones escritas referentes al pueblo de Israel se encuentra en la Estela de Merenptah, más conocida como la Estela de Israel, es una losa de granito gris, erigida por el faraón Amenhotep III, el texto grabado incluye la primera mención conocida a Israel (o a los israelitas), en la penúltima línea, dentro de la lista de pueblos derrotados por el faraón Merenptah para conmemorar su victoriosa campaña militar en tierras de Canaán hacia 1210 a. C. encuentra en la estela de  Mernefta en donde se menciona a diferentes prisioneros, entre ellos los apiru, que con toda probabilidad eran los israelitas.

Fragmento de la estela que se refiere a Israel

Todos los pueblos mencionados en la estela llevan el determinativo de tierra extranjera, pero Israel es mencionado de diferente manera, al utilizar el determinativo como un gentilico: se habla de «las gentes de Israel», mostrando que para los egipcios de esa época, Israel no era considerado un país. Este importante primer documento extra-bíblico apoya la idea de que estamos ante un origen multi-étnico.

La migración aramea, el detonante

La ocupación del país de Canaán, (Palestina en tiempos de Roma), por los israelitas, narrada en el primer libro de Moisés, no es un caso único en la historia de desplazamiento de unos pueblos por otros. Durante el trancurso de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro, en Oriente Próximo habían otros muchos pueblos semitas, es decir originarios del desierto de Arabia, que abandonaron aquellas tierras áridas. Un fenómeno que se define como  migración aramea. Este concepto comprende el desplazamiento de los distintos pueblos semitas de los desiertos sirio-árabes hacia las fértiles tierras de cultivo junto al Eufrates, el Tigris y el Jordán.

Las migraciones de los arameos dieron lugar a la formación de estados semitas en Siria y en la costa oriental del Mediterráneo y llevaron también a los chabiri de los textos cuneiformes babilónicos a Palestina, los aperu, como les llamaban los egipcios, los ibrim, como decían los árabes, es decir, los hebreos.

Encontramos esta clase de hebreos repartidos por todo el mundo del antiguo Oriente. Aparecen así como hebreos en los países de cultura del antiguo Oriente grupos de gente que disfrutan de unos derechos limitados y de una situación económica también limitada, que prestan servicios cuando se les contrata. No forman parte de la población aborigen, sino que representan elementos inestables cuya principal característica es no ser propietarios de la tierra. (Martin North)

Para el etnólogo, Herbert Wendt, los hebreos son pueblos semitas, es decir originarios del desierto de Arabia; que aparecieron en Palestina y Siria en los siglos XV y XIV y que, algunos siglos más tarde, fueron absorbidos por los israelitas.Los arameos formaron un bloque inédito y elemental en la historia del Próximo Oriente desde el siglo XII a.C. a partir de los desplazamientos migratorios que tenían lugar desde el desierto a las zonas fértiles

Sin embargo, originariamente, la palabra hebreo no servía para designar un pueblo, sino una determinada capa social. La designación de hebreos habrá sufrido una evolución: primero se llamó así a las capas inferiores de la sociedad, luego a las familias que no poseían tierras ni dinero, llevadas por la migración aramea hasta Palestina y, finalmente , se dio este nombre a los israelitas y a sus parientes más inmediatos, los amonitas, edomitas y moabitas.

Los hebreos en el País de Canaán

La región de asentamiento se llamo primitivamente el país del Canaán debido a que sus primitivos pobladores fueron los cananeos un pueblo también de origen semita, que se asentó allí hacia el 3000 a.C. Posteriormente llegarían tribus de origen ario, los filisteos quienes denominaron a la zona Philístina, nombre del cual derivó la palabra Palestina y los hebreos, el único pueblo de la antigüedad que ha sobrevivido hasta hoy, con una estructura social basada en una marcada religión.

Los antiguos hebreos estaban organizados en pequeños grupos familiares o “clanes”, dirigidos por el más anciano de sus miembros, al que llamaban ‘patriarca’, quien además administraba justicia, dirigía los actos de guerra y realizaba tareas de sacerdote. Según la tradición, uno de estos patriarcas, Abraham, fue elegido por su dios, Yahvé o Jehová, para sellar un ‘pacto de alianza”: Yahvé le ordenó dirigirse a Cannán, tierra que prometió a él y a sus sucesores, si cumplían con sus designios.

Abraham entonces obedeció, se puso en marcho con su clan y se estableció en la región.

Fundamentalemnte los hebreos fueron tribus nómadas que vivían en tiendas, llevando manadas de cabras y ovejas y que utilizaron  asnos, mulas y camellos como portadores. Aunque parece  improbable pensar que grupos de una magnitud importante hubieran podido vivir en los desiertos del Oriente medio, al menos no antes de que el camello fuera domesticado como animal de carga, hacia finales del II milenio a.C

Pero, cómo llegaron los hebreos a tierras Palestinas por ¿conquista militar  o por infiltración pacífica ?

La arqueología se ha esforzado por indagar esta complicada cuestión. Los trabajos del arqueólogo israelí Israel Finkelstein, del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, arrojan un poco de luz y han contribuido mucho al debate actual sobre el origen del pueblo hebreo.

Antecedentes del pueblo hebreo. Los patriarcas

      • El modelo sociológico de Mendenhall y Gottwald introdujo una impor­tante novedad: los israelitas proceden de las clases explotadas de la sociedad urbana cananea del Bronce Reciente. A pesar del rechazo global de este modelo, Finkelstein comparte algunos puntos:

Los nómadas pastoralistas (que guardaban rebaño menor, y no camellos) y los habitantes sedentarios son dos caras de una misma sociedad. Los dos grupos viven en proximidad y establecen relaciones mutuas económicas y sociales estables.


Teorias sobre el asentamiento En esta compleja historia de la formación de Israel, antes de llegar a la etapa del monoteísmo  existen variadas teorias sobre cómo una parte de esos hebreos ocuparon las tierras de Palestina. Parece que coinciden en que fue durante la época de los patriarcas. Según los investigadores alemanes el pueblo de Israel se formó en territorio cananeo sobre el siglo XII a.d.C al irse uniendo paulatinamente las doce tribus,  la Anfictionía israelita ( una especie de liga religiosa de doce tribus autónomas en torno a un santuario común). Los santuarios israelitas fueron sucesivamente Siquem, Betel y Silo. Los patriarcas habrian sido los jefes autónomos de estas de tribus. Los investigadores franceses por su parte, encuentran válida la teoria de un pasado común anterior al establecimiento en Palestina, por los nombres propios, costumbres y el ambiente general reflejado en el Antiguo Testamento. Y para los investigadores americanos, el éxodo y la conquista palestina se sitúa en el siglo XIII, pero difieren en cuanto al comienzo de la epoca patriarcal. Los que son partidarios de una datación tardía proponen una equiparación con la epoca de el Amarna (siglo XV), apoyándose en el registro de generaciones del Antiguo Testamento, según la cual Moisés pertenece a la cuarta generación después de Jacob. Otros sitúan la época de los patriarcas en la primera mitad de la era de Bronce, hacia la primera mitad del segundo milenio.

 Para ir concluyendo, tomamos prestadas las palabras del autor Herbert Wendt, a modo de resumen;

[...] Los emigrantes acaudillados por Moisés encontraron en Palestina, o mejor dicho, al borde de los territorios de cultura que era palestina, varias tribus y pueblos emparentados con ellos que habían permanecido en aquel país. Les aportaron elementos de cultura egipcia, costumbres egipcias y, sobre todo, las leyes y el concepto de Dios que les diera Moisés. Así nacieron, poco a poco, las doce tribus israelitas. Tuvieron también contacto con otros pueblos hebraicoarameos, los amonitas, moabitas y edomitas, con los cuales sostuvieron luchas por los pastos y campos de labranza y con los cuales concluyeron pactos. [...] En cambio, los cananeos, aquellos hombres de cultura refinada que habitaban en las regiones del Jordán, permanecieron alejados de los israelitas. Los cananeos vivían en ciudades sólidas, poseían “carros de hierro”, habían heredado muchas cosas de la cultura de Mesopotamia, adoraban a Baal y a Astarté, rendían culto a los becerros, y las tribus israelitas los consideraban extraños, viciosos y desvergonzados.

[...] Sodoma y Gomorra, la fortificación de Jericó, cuyas murallas cayeron al son de las trompetas de Josué, la orgullosa Sijem, las plazas de Hebrón y de Betel que, por fin, fueron dominadas por los israelitas por las armas, eran ciudades cananeas.

Pero generalmente, las relaciones entre Canaán e Israel no eran belicosas, sino de carácter pacífico. Solían encontrar un modus vivendi; algunas tribus israelitas eran siervas de ciudades cananeas y obtenían a cambio de ello derecho de usufructo de sus tierra.

Fotografías: Wikimedia commons

 Fuentes consultas:

 

 

 

9 Comentarios a "Israel; la historia del pueblo"

  1. 4 diciembre, 2011 - 20:12 | Enlace permanente

    Excelente artículo. Muy oportuna la distinción entre hebreos, judíos e israelitas. A mi me han interesado estos asuntos y -modestamente- he escrito algún artículo: Se acaba el reino de Judá y Camino del monoteísmo. Como veo que no queda impreso el enlace dichos artículos están en poiopoio.blogspot.com

  2. 7 diciembre, 2011 - 22:41 | Enlace permanente

    Vuelvo sobre este artículo porque quiero decir algunas cosas: la existencia del éxodo, tal y como se narra en la Biblia, no está ni arqueológica ni históricamente documentado. Más de 600.000 hebreos armados atravesando el desierto del Sinaí (por fuerza por el sur, pues el norte estaba fortificado y guardado por solados egipcios) pasando allí varios años, no se puede explicar racionalmente, máxime si tenemos en cuenta que con las mujeres y los niños quizá triplicasen aquel número. Yéndonos más atrás en el tiempo, Abraham ni siquiera es personaje histórico a ciencia cierta.

    Los hebreos que abandonaron Egipto en el siglo XIII (si se aceptase el éxodo) habrían causado una grave crisis económica de la que nada se sabe, aún siendo tan abundantes las fuentes egipcias: dichos hebreros, antes de ser esclavizados fueron comerciantes, funcionarios (la Biblia hace una referencia a ello en el caso de José, hijo de Jacob) consumidores en definitiva. Lo que sí parece probado es que el origen de los hebreos en Egipto está en las diversas oleadas de inmigrantes como consecuencia de las hambrunas en Canaán, tierra que para ser “prometida” por Yaveh era bastante pobre. Por lo que yo sé la referencia que se hace en Egipto a Israel en la estela del rey Merenptah es la ÚNICA, no existiendo otra, lo que habla de la rescasa referencia que se tenía en Egipto sobre dicha denominación. Si la Biblia fue redactada por escribas hebreos (cananeos de las clases sociales más bajas, quizá) durante el siglo VI antes de Cristo (quizá en el siglo anterior, pero también en el posterior) es verosímil que supuestos hechos ocurridos en el siglo XIII c. de C. (“éxodo”) fuese una invención. Lo que no parece invención son las inmigraciones de israelitas, masivas, en un momento en que Judá estaba progresando, e igualmente Jerusalén, durante el reinado de Josías, justo cuando Asiria se desentiende tanto de Israel como de Judá porque Babilonia volvía a preocuparle. De hecho poco después reaparecerá el imperio neobabilonio y desaparecerá el asirio. Junto con las inmigraciones masivas de israelitas en Judá durante el siglo VII pudo haber otras desde Egipto en un momento en que el valle del Nilo estaba cayendo en manos de otros pueblos (griegos, etc.). No conozco interpretación aceptada como la que diré ahora, pero ¿no pudieron los escribas de la Biblia situar la entrada masiva de inmigrantes en Judá y en Jerusalén que estaban viviendo en un momento en que para ellos era importante, pues se trataba de la del profeta Moisés, “único hombre que vio a Dios cara a cara”? La arqueología no ha demostrado nada sobre el paso del Sinaí por una muchedumbre hebrea en el siglo XIII, pero sí hay muestras de asentamientos posteriores, precisamente de los siglos VII y VI antes de Cristo. Un saludo.

  3. 8 mayo, 2012 - 14:43 | Enlace permanente

    estos programas son buenos pero deverian serm mas breves las historias

  4. rita's Gravatar rita
    1 diciembre, 2012 - 21:22 | Enlace permanente

    esta bueno saber cm era antes

  5. 10 diciembre, 2012 - 1:45 | Enlace permanente

    Sr. J. Luis López de Guereñu. Yo considero que no debemos descartar la historia bíblica, aunque en ella encontremos hechos que no podemos comprender. Sería prudente volver a hacer un análisis minucioso de la cronología después del diluvio; pues desde éste, hasta la muerte de José, hijo de Jacob, transcurrieron aproximadamente 800 años.

  6. mao's Gravatar mao
    14 agosto, 2013 - 17:16 | Enlace permanente

    Como dijo un filósofo: ” La cobardía va de la mano con la ignorancia” ; es obvio
    que hay que ser muy ……. para creer que todo lo que dice la biblia es verdad ,
    más aún si fue editada por los demonios católicos. En este libro hay verdades,
    mentiras,ambigüedades y exageraciones y, una persona inteligente debe leer
    la biblia , investigar, pensar y sacar sus conclusiones y no dejar que otros, como las religiones la interpreten por vos.

  7. Marti's Gravatar Marti
    26 agosto, 2013 - 17:07 | Enlace permanente

    Sr. Moises:
    Con todo respeto. El relato bíblico está TOTALMENTE descartado. Las únicas personas que siguen inistiendo en él, lo hacen por fé no porque sea verdad. Le recomiendo el libro “la Biblia desenterrada” de Israel Finkelstein.

  8. 6 julio, 2014 - 5:20 | Enlace permanente

    Señores Historiadores: Es para mi una gran alegría saber por este medio las investigaciones que han realizado sobre ISRAEL, y los datos fechas muy importantes para llegar a esa conclusiones, Es muy admirable y sobretodo llegar a dar una información tan precisa, les agradezco mucho por enseñarnos a los que teníamos otro concepto de su origen y así poder llevar un respeto y admiración al pueblo Israelita. Gracias nuevamente y seguiré viendo o instruyéndome de todo lo que Ustedes publiquen sobre la vida del ser humano y su desarrollo para vivir mejor y en una GRAN PAZ MUNDIAL.
    Marco A. Narvaez C.

Responder

2 Trackbacks a "Israel; la historia del pueblo"

  1. el 5 julio, 2012 a las 11:18
  2. el 8 diciembre, 2012 a las 0:00