... ...

Ghana. En busca del primer Imperio Africano

Texto de Marcos Uyá Esteban/Más allá de las fronteras

A partir del s.VII de nuestra era, en el noreste africano, comienza una verdadera expansión del Islam, algunas culturas se islamizaron, y otras siguieron bajo dominio cristiano. Pocas permanecieron fieles a sus tradiciones, entre ellas, la rica región de Wagadú, que llegaría a convertirse en el primer Imperio Africano del que tenemos noticias.

Africa en la Edad Media

Entre los siglos VII y XI, se desarrolla el Imperio africano de Wagadú-Ghana.

  • Los reyes Ghanas tenian poderes absolutos, toleraron la difusión del Islam  pero nunca se convirtieron.
  • Desde el siglo VIII, Ghana adquirió fama de tierra rica en oro y  hasta el siglo XII el imperio  fue una especie de meca comercial para buscar fortuna.
  • La prosperidad del reino se basó en la extracción y exportación de oro.

El reino de Ghana comienza con la era cristiana, llegando a su apogeo entre los años 950 y 1050 ocupando  el sudeste de Mauritania, el sudoeste de Malí y el norte de Senegal

Pero hacia el año 1240 desaparece de la historia. 

Las fructíferas  transacciones comerciales que se  pagaban con oro, llevaron a los reyes de Ghana a la conquista de pequeños estados vecinos y a crear un Imperio…

La extraordinaria riqueza del reino de Ghana

 LOS ORÍGENES

Las primeras alusiones a este imperio, las conocemos a través de los informadores árabes como Ibn Hawhal. Un siglo después Al-Bakri, un escritor árabe de la Córdoba andalusí, gracias a su Descripción del África septentrional de 1087, nos proporciona destalles precisos sobre el reino de Ghana.

Ghana, que podría derivar de la deformación de la palabra árabe ghani y que equivale a riqueza; constituyó uno de los depósitos aluviales más importantes de oro, no sólo de la zona, sino de toda África, además de considerarse como la región de los Wagadu, que literalmente significa “país de los rebaños”.  El control del oro estaba en manos del Rey, para evitar así las posibilidades de inflación.

Los orígenes de Ghana son oscuros y todavía confusos. 

Existen algunas teorias de los orígenes del Imperio, como la del  antropólogo noruego  Barth afirmó que hacia el año 300 de nuestra era, comenzó a fraguarse esta monarquía siendo fundada por gente de raza blanca, los fulbé, idea que comparte otro autor, Delafosse, cuando atribuye  la fundación a semitas judeo-sirios.

LA EXTENSIÓN DEL REINO DE GHANA EN EL ÁFRICA MEDIEVAL

Uno de aquellos jefes de emigrantes llegados a tierras africanas, organizó el nuevo Estado hasta que, en el siglo VII, surgió otra dinastía, la soninké, cuyo primer soberano fue Kaya-Magan, considerado como el verdadero fundador del Imperio. Los sucesores de éste, fueron lo que se encargaron de extender los dominios del futuro Imperio, llegando hasta Tangant al oeste, Tumbuctú, al este y casi hasta Bamako, al sur.

Ya hacia el 990, tomaron Awdaghost, que en aquel momento pertenecía a los bereberes, convirtiéndose en el nuevo centro económico del Imperio, rebosante de actividades económicas , y de un mercado tan animado que las transacciones se pagan en polvo de oro abundante en la zona.

EL REINO DE GHANA

Los viajeros árabes quedaron impresionados por la prosperidad y seguridad del Imperio. El soberano era absoluto, y la corona se transmitía por línea matrilineal, es decir, que al rey le sucedía el hijo de su hermana.

Los últimos reyes de Ghana llevaban el título de tunka, ejerciendo a la vez los poderes políticos y religiosos.

El control del oro era tarea personal e intransferible del Rey, evitando así las posibilidades de inflación. El poder personal del Rey era total

El rey, se servía de un consejo, conocido como el Gran Consejo del Rey, compuesto por altos dignatarios, algunos de los cuales eran ex esclavos o musulmanes, ya que a éstos últimos, manifestaba gran tolerancia hacia ellos. El soberano, a caballo, daba una vuelta por la capital tanto por la mañana como por la tarde, escuchando las quejas de sus súbditos más humildes, y acto seguido, ordenaba que se hiciera justicia. Económicamente, la principal riqueza del Estado provenía del comercio y el oro, que llegaba de las regiones meridionales como Galam, Bambuk o Bure, por medio de ciertos mercaderes llamados wangara. El rey tenía el monopolio que consistía en la apropiación de todas las pepitas descubiertas, para restringir la cantidad en circulación y evitar su devaluación.

Lo que circulaba era polvo de oro que servía para todo tipo de transacciones e intercambios.

Existe la creencia de que, al parecer, una nobleza dominante convenció a la población de que el oro era maléfico, y que sólo los poderes religiosos del monarca podían conjurarlo, por lo que debía ser extraído y enviado al rey, para que lo purificara con las ceremonias oportunas. De todos modos, la principal actividad de esta ingenua población era la agricultura y la ganadería.

La mayoría de los súbditos, al igual que el rey de Ghana, eran animistas, y el principal culto era el del dios-serpiente de Wagadu llamada Bida, y según la leyenda, el dios salía de su guarida el día de la entronización del rey y recibía anualmente el sacrificio de la más bella mujer del país.

Actividades comerciales

La región de Wagadú tuvo un clima húmedo que favorecía la cría de ganado y la agricultura. Las actividades comerciales principales eran las agrícolas para los productos de las huertas donde abundaban los pepinos, de los vergeles llenos de datileras e higueras, o bien ganaderas, con la cría de carneros y de bueyes.

Además, su situación geográfica, en contacto con dos zonas, la magrebina y la sudánica, hacían que las caravanas comerciales pasaran por la zona, dirigiéndose hacia la zona del Mágreb, atravesando Awdaghost o Walata hasta llegar a Sidchilmasa, capital de los bereberes, situada al sur de Marruecos.

La capital del Imperio

Kumbi Saleh fue fundada en el siglo III como enclave de rutas caravaneras. Fue la capital del Imperio de Ghana que dominó la región y se convirtió en la primera organización política que se conoce al sur del Sahara.

No obstante, la capital del Imperio, con reservas fue Kumbi, ya que sólo contamos con el testimonio de Al-Bakri, aunque las excavaciones arqueológicas parecen confirmarlo. Según se las descripciones del escritor cordobés, la ciudad debió ser de considerable extensión y se dividía en dos partes. La residencia real se componía de un castillo y de varios edificios de techo redondeado. Ambas ciudades quedaban unidas por una amplia avenida bordeada de casas de piedra y madera de acacia.

El declive

El declive del Imperio de Ghana comenzó en el siglo XI.

A pesar de contar con un eminente ejército compuesto por 200 mil hombres de los cuales 40 mil eran arqueros y caballería, no pudo resistir el avance del Islam llevado a cabo por los almorávides.

Yusuf ibn Tashfín, fundador de Marrakech en el 1062, toma en 1076 la capital, Kumbi, a la que siguieron conversiones forzadas, aunque el soberano del momento, Menin, pudo conservar su poder a cambio de pagar un altísimo tributo.

Después de este rey, los soberanos fueron de origen musulmán y nunca más se restableció el Imperio de Ghana, que quedó reducido en diversos pequeños estados.

 Bibliografía:

  • Ki-Zerbo, J.: Historia del África negra: 1. De los orígenes al siglo XIX. Madrid: Alianza Editorial, 1980.
  • Letvizion, N.: Ancient Ghana and Malí. London, 1973.

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
5 thoughts on “Ghana. En busca del primer Imperio Africano
  1. Pingback: La legendaria historia del Imperio de Malí | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  2. Pingback: Imperio de Mali, esplendor y decadencia: Timbuktu | Arque Historia - La actualidad de la Historia

  3. Pingback: Ghana. En busca del primer Imperio Africano | A...

  4. Yolanda Gonzalez

    En mi opinion esto es muy interesante porque te habla mucho sobre el comercio ect.
    y me parece que te mucha informacion que todos tenemos que saver.
    Yme gusto mucho saber esto.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>