... ...

Esclavos de Roma

OPRIMIDOS BAJO EL YUGO DE ROMA

Texto de Javier Ramos/La vida en Roma

PARTE I

La esclavitud fue siempre conocida en Romaperduró a lo largo de los siglos, y paulatinamente fue evolucionando. En la sociedad romana anterior a la II Guerra Púnica (218.a.C) la presencia de la mano de obra sirviente fue poco relevante y durante los primeros días de la República los esclavos se utilizaban sólo en las granjas, mezclados con los aperos y tratados casi como res, animales.

Las guerras de expansión imperial trajeron a Roma hordas enteras de prisioneros de guerra vendidos en subasta que, se convirtieron en esclavos, en mano de obra barata y abundante.
A partir de ese momento la situación de los esclavos en Roma evoluciona, su fuerza se convierte en motor económico, y se instaura una nueva moral que les permite algunos derechos y una vida algo más digna. 

  • Los llamados servi, (sirvientes) serán la base de la economía romana, imprescindibles para mantener el enorme aparato del Imperio.
  • Desde el año 50 a.d.c. hasta el 150 de la nueva era, el Imperio demandaba anualmente más de 500.000 esclavos.
  • Cualquier ciudadano romano algo adinerado y de clase media podia permitirse tener a su servicio un esclavo.
  • Los chicos guapos, bien enseñados y educados alcanzaban los 4.000 dólares en el mercado de esclavos.
  • Uno de los mayores temores en Roma era el llamamiento de los conspiradores a las hordas de esclavos.


AMOS Y ESCLAVOS

La población esclava dentro del Imperio fue muy heterogénea dependiendo de la procedencia y del destino de ésta. Si bien la condición de los sirvientes, en sí misma, presentaba profundas diferencias que veremos en un próximo artículo, todos ellos tenían algo en común;  eran hombres privados de libertad que podían ser golpeados, torturados o incluso asesinados por orden de su patrón.
La gran mayoría de ellos aceptaban resignados su condición de esclavos como una forma de supervivencia y entendian que los males que padecían eran algo inherente a ella. Cualquier ciudadano romano algo adinerado y de clase media podia permitirse tener a su servicio un esclavo.

El poder del amo sobre el esclavo, la domenica potestas, era absoluto. El propietario podía asignarle tareas degradantes y trabajosas, castigarlo incluso hasta la muerte si quería, venderlo o matarlo, o abandonarlo en la calle cuando la vejez o la enfermedad lo habían vuelto inútil para desempeñar su trabajo.

Los esclavos eran simplemente objetos a los ojos de la ley, como los caballos o los bueyes. Legalmente no podían tener propiedades, no podían firmar contratos; solo podían testificar en un juicio sometidos a tortura y no podían casarse. Durante el Imperio se aprobaron varias leyes que parecían reconocer al esclavo como una persona y no como un objeto: estaba prohibido venderlo para convertirlo en luchador contra fieras salvajes en el anfiteatro, y se limitaba que un señor pudiera matarlo sin un debido proceso legal. Aunque estas leyes eran ignoradas.

Sólo el cristianismo mejoró al final la condición de los esclavos.

Sin embargo, la fidelidad de los sirvientes hacia el patrón a menudo se traducía en gestos de piedad y de coraje por parte de los esclavos frente a la desgracia del amo. Los historiadores hablan de siervos que escondían al patrón durante las proscripciones, salvándoles la vida; otros, en cambio, les acompañaban en la fuga; hay quienes incluso se suicidaban con la misma arma con la que habían liberado al patrón de la amenaza de caer en manos enemigas. 

EL VALOR DE LOS ESCLAVOS

En el Mediterráneo existían también importantes mercados de esclavos, donde se recogían y vendían personas raptadas por los piratas con la complicidad del rey de Chipre y de Egipto. Delos, el puerto del Egeo, fue uno de los centros más activos de este mercado.

En Roma, los siervos masculinos variaban en valor desde lo que en actualidad equivaldría a 100 dólares por trabajadores comunes en época de Horacio hasta los 28.000 pagados por Marco Escauro por un reputado grammaticus.

A partir de las Guerras Púnicas el trato y consumo de esclavos se generalizó. Se dice que Escipión Emiliano se deshizo así de unos 60.000 cartagineses, Mario, de unos 140.000 cimbrios, Emlio Paulo, de unos 150.000 griegos, y Pompeyo y César juntos de más de un millón de asiáticos y galos.

Las frecuentes insurrecciones de esclavos, por más que nunca tuvieran éxito, también son testimonio de su importante número, como la liderada por Espartaco en el año 73 a. C., o, con menor repercusión la conspiración del 24 d. C. en el sur de la península itálica. Sin embargo según los documentos escritos no eran muy comunes siendo más habitual que los esclavos intentaran ganarse su libertad de manera individual o mejorar sus condiciones de vida.

El miedo hacia el esclavo era como una obsesión para los romanos: un temor que algún historiador moderno ha comparado desafortunadamente con el de algunos contemporáneos nuestros que tienen un doberman.

Los discursos de Cicerón contra Catilina dejan bien a las claras que el mayor temor en Roma era provocado por el llamamiento de los conspiradores a las hordas de esclavos en su ayuda.

 MANO DE OBRA BARATA

La mano esclava era utilizada en primer lugar en las grandes propiedades de tierras. Esta mano de obra pudo ser más aprovechada que la del campesino libre, no necesitaba cuidados debido a la gran oferta y su bajo coste, y tampoco debía prestar el servicio militar.La condición de los siervos pastores, de los legales, tratados como animales, moliendo en los molinos o encadenados a los ergástulos, una especie de prisión para esclavos que existía en algunas casas romanas. En Pompeya  se han encontrado lugares de esta clase, de cuyas paredes pendían cadenas para asegurar a los prisioneros. Otra dura esclavitud era la que sufrían los esclavos que trabajaban en las minas, para quienes la muerte podía significar la liberación.

Algunos esclavos conseguían huir, pero si eran capturados, les esperaban duros castigos, como la impresión de un sello a fuego en la cara con las siglas FUG de fugitivo. Otros en cambio gozaron de mejor suerte siendo nombrados capataces de las fincas, directores de banco o de empresas comerciales, trabajos que en ocasiones y para satisfacción personal de los empleados les llevaban fuera del alcance de su señor. Pero aun así eran llamados vernae mientras siguieron siendo propiedad de su dueño.

ESCLAVOS PÚBLICOS Y PRIVADOS

Había una diferencia en el concepto de esclavo entre los llamados servi publici o servi privati, según fueran propiedad del Estado o de un particular. Los primeros no eran vendidos con tanta facilidad, no tenían un trabajo tan duro y no estaban expuestos a los antojos de un dueño caprichoso. Eran utilizados en el cuidado de edificios públicos y como sirvientes de magistrados y sacerdotes. Otros ayudaban como bomberos por las noches a los triumviri nocturni.

Su número era grande, pero insignificante comparado con el de los destinados al servicio privado.

Los demás eran esclavos de sus amos, hijos de otros esclavos que nacían en la domus o que fueron comprados cuando eran niños, crecían criados por el patrón junto a sus hijos. Eran esclavos en la ciudad y no estaban sometidos a un control continuo, gozaban de determinado margen de movimientos, puesto que, a menudo, se ocupaban de diversos negocios o dirigían empresas y talleres artesanales por cuenta del patrón.

Los chicos guapos, bien enseñados y educados alcanzaban los 4.000 dólares. También se pagaban precios muy elevados por chicas guapas y expertas

Muchos procedían del mercado de esclavos y de las subastas pero, algunos hombres libres podían llegar a la condición de esclavos por sus grandes deudas,  incluso algunos se vendían para no morir de hambre.

Otros aspiraban a formar parte del servicio de una casa importante, como administradores de fincas, gerentes o como tesoreros del Emperador y, la gran mayoría, soñaba con alcanzar algún dia la manumisión (manumissio) por la cual el esclavo se liberaba para siempre del yugo de su amo, pasando a convertirse en liberto.

Bibliografía:

  • Los olvidados de Roma; Robert C. Knapp.Historia ilustrada de la antigua Roma. 
  • De los orígenes a la caída del Imperio; Varios.
  • La vida en la antigua Roma; Harold W. Johnston.
Marcador

Ampa

View more posts from this author
6 thoughts on “Esclavos de Roma
  1. Viajes de Primera

    Un artículo, como siempre, muy interesante.La esclavitud es una situación y un concepto que, como muchos otros, cuya consideración ha evolucionado con el paso del tiempo de manera increíble. Lo que hoy nos parece atroz, ni siquiera llegaba a plantearse en aquellos momentos. Aunque hay algunos autores que sostienen que la manumisión no era precisamente el mejor final de todos puesto que te dejaba libre pero en la calle sin casi ningún recurso ni posibilidad de salir adelante si no era al servicio de alguna casa…

     
  2. Elnora Z. Britt

    Pero demos un salto en el tiempo y viajemos a la época de las ciudades-estado más pendencieras de la historia universal con permiso de los iberos. Atenas, Esparta, Tebas, Corinto…la expansión militar, colonial o comercial, y la mayor complejidad sociopolítica derivan en la masificación del empleo de esclavos en los más diversos trabajos, pero sobre todo en el campo. Su nombre más corriente en griego era douloi, o laioi para los campesinos esclavos de los reinos helenísticos. Las formas de esclavitud principales en Grecia son dos; la reducción al estado servil de una población en masa (hilotas en Esparta, penestas en Tesalia) o la compra-venta, con todo lo que conlleva en cuanto a secuestros y tráfico de personas. ¿Cómo se obtiene la materia prima? Aparte de los botines de guerra, no hace falta rascarse mucho la cabeza para imaginar que el bandolerismo o la piratería hacían su agosto con este tipo de mercancía. Los hijos de esclavos eran otra fuente potencial, pero también aquellos que no podían hacer frente a sus deudas podían ser esclavizados por ello. Así que cualquiera podía pasar en un momento de la libertad a la esclavitud, y de hecho los griegos podían quitar la libertad a otros griegos, aunque no estaba demasiado bien visto; era moralmente más aceptable hacerlo con bárbaros extranjeros, recuerden que estos tipos se consideraban a sí mismos los únicos hombres libres que había.

     
  3. Edwina Baird

    No obstante, de entre las potencias colonizadoras, España fue posiblemente la menos esclavista como consecuencia de la firma del Tratado de Tordesillas en 1494 , que impedía el transporte de esclavos desde África , entre otros límites al comercio. Tratados posteriores, como por ejemplo el firmado en 1713 con Inglaterra cedían la totalidad del comercio de esclavos de raza negra a otras potencias. Como consecuencia directa de esta política, en las regiones colonizadas por España apenas existieron negros (caso de México , Ecuador , Perú , Bolivia , Chile , Argentina , Uruguay y Paraguay ), a diferencia de lo que sucedió en las colonias portuguesas ( Brasil ), holandesas ( Guayanas y fuerte comercio en las Antillas y otras áreas de El Caribe ), francesas (Sureste de los EEUU ), e inglesas (Este de los EEUU, Jamaica y Belice ). Gran parte de la población de raza negra hoy en día asentada en países como Colombia , Venezuela y en varios de Centroamérica , así como la de Ica en Perú , procede de movimientos acontecidos en los primeros años post-coloniales, bajo la soberanía de las nuevas repúblicas independientes, o bien del hundimiendo de barcos esclavistas en tránsito como sucedió en Esmeraldas , Ecuador . Precisamente, los movimientos independentistas contra la corona española en grandes áreas de Latinoamérica comenzaron con las quejas de grandes hacendados que no podían competir comercialmente con los hacendados de territorios que no formaban parte de la Colonia Española, ya que estos últimos si disponían de abundante mano de obra fuerte y barata.

     
  4. Pingback: Mercado de esclavos en la antigua Roma | Arque Historia - La actualidad de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>