... ...

El último reducto de los monjes cartujos en “Porta Coeli”

Ampa Galduf/Arquehistoria

Actualmente la Cartuja de Porta Coeli representa el único reducto de monjes cartujos, que queda en el levante peninsular, en uno de los escasos tres monasterios españoles donde perviven en el tiempo, estos monjes silenciosos.

    • las Cartujas son los monasterios donde viven los monjes cartujos entre la contemplación y la oración
    • Los cartujos son la orden católica de clausura más austera, llevada a la práctica, en su dilatada existencia
    • El silencio es la norma en la vida diaria de un cartujo. La palabra se utiliza solo en caso necesario
    • De los tres monasterios españoles habitados por cartujos, Porta Coeli, es el más antiguo
    • Las mujeres tienen terminantemente prohibido su acceso

Ir a descargar

A los pies de la Sierra Calderona, en un paraje encantado donde acaba el camino, se encuentra la Cartuja de “Porta Coeli” (traducido del latín; Puerta del cielo). Enclavado en una suave colina, cerca del pueblo de Serra (Valencia), el monasterio todavía se mantiene lo suficientemente alejado del mundanal ruido tras ocho siglos de silencio.

Claustro de la Cartuja de Porta Coeli. Fotografía de Jose Manuel Almerich

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

De los seis monasterios de la orden que todavía quedan en España sólo, en tres de ellos, perviven los monjes cartujos. De esas tres cartujas, la de  Porta Coeli es la más antigua.

Fundada por San Bruno en el año 1084,  la Orden de los Cartujos es una orden católica muy antigua y puramente contemplativa. Desde el momento de su fundación los Cartujos tienen este antiguo lema en latín: Stat Crux dum volvitur orbis (La Cruz sigue estable mientras el mundo gira).

El fin de un cartujo es la contemplación más absoluta en una vida monástica de oración pura y continua.

¿Cómo es la vida monástica en la Cartuja más antigua de España?

 

Acceder al interior de los muros de esta Cartuja es retroceder en el tiempo setecientos cincuenta años. Pero lograr traspasar este mundo oculto de clausura, es harto complicado. Se necesita una autorización previa dificil de conseguir y sólo los hombres tiene permitido el acceso.

Con el silencio como norma, sin móviles, internet, periódicos, radio o televisión; en los monasterios cartujos sólo el prior puede tener acceso a la información del exterior, que en caso de suma importancia, y bajo su criterio, puede comunicar al resto de monjes.

El monje cartujo es aquel guardian de su celda que busca a Dios desde una soledad interior, separado del mundanal ruido, lejos del mundo.

El silencio se considera fundamental para poder llegar a la contemplación. La palabra se utiliza sólamente en caso necesario para las tareas cotidianas aunque durante la semana hay un dia, los domingos, un recreo que dura de una hora a hora y media, y los lunes, un paseo de 3 horas fuera del monasterio, en que se puede hablar libremente. Extraordinariamente, una vez al año, toda la comunidad disfruta del llamado gran paseo, durante todo un día.

Los monjes cartujos guardan los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, pero además guardan dos votos extras, que son el de estabilidad en el monasterio y el voto de conversión de costumbres, en el cual se busca un crecimiento de entrega hacia el Señor.

Hay dos clases de monjes: los padres cartujos, que reciben la ordenación sacerdotal, y los hermanos cartujos, que no la reciben. Dentro de los hermanos, pueden ser hermanos conversos, que hacen la profesión de votos, igual que los padres, y los hermanos donados, que no hacen votos solemnes de por vida.

Jose Manuel Almerich nos relata su mágica experiencia tras su larga espera para acceder al interior de los muros del monasterio cartujo valenciano:

“Cruzar la puerta del Cenobio es retroceder de golpe, setecientos cincuenta años. Conseguir la autorización para visitarla es tan difícil como viajar al espacio, como traspasar el umbral del tiempo, como alejarse por unas horas del mundo conocido. El padre procurador nos guía por los laberintos de la Cartuja cuya luz se diluye entre las columnas renacentistas del primer claustro y se refleja, mortecina, en los azulejos de Manises y Paterna cuya antigüedad se pierde entre las sombras…”

Debido a la clausura, los cartujos sólo puede ser visitados por hombres. Así que las mujeres no tenemos, de momento, ese privilegio que perdura por los siglos de los siglos. Tendremos que conformarnos, pues con este magnífico documental que muestra cómo es la vida monástica en la Cartuja más antigua que sobrevive en España.

La Historia de la Cartuja de Porta Coeli

Porta Coeli fue un monasterio próspero que llevó durante siglos una vida apacible hasta la desamortización de Mendizábal en 1835 .

Fundada en 1272 la Cartuja de Porta Coeli fue la primera construida en el Reino De Valencia por fray Andrés Albalat, confesor de Jaime I de Aragón y obispo de Valencia. Esta Cartuja jugó un papel muy importante no sólo en la historia de las cartujas sino también en la de la Orden en general. De entre sus muros salieron dos eminentes padres de la orden: el padre Bonifacio Ferrer (1402-1410), hermano del ilustre San Vicente Ferrer, y el padreFrancisco Maresme (1437-1463).

Los monjes fueron exclaustrados y la cartuja se subastó con todos sus dominios.

Fracasado en 1867 un primer intento de recuperación del monasterio por parte de la Orden, Vicente Bertrán de Lis, comerciante, político liberal y banquero de la Casa Real se convirtió en el nuevo propietario. Pero sucedió que uno de los descendientes de Bertrán de Lis tuvo problemas con el fisco  y el Estado pasó a embargarle en 1872 quedando la propiedad en manos de  Lino Alberto Reig. Casi treinta años más tarde, la cartuja se convertiría en Hospital pata enfermos de tuberculosis dado el emplazamiento en plena montaña.

Ya en el s.XX  la propiedad fue adquirida comprada por una importante familia burguesa valenciana.  Pero no fue hasta 1943 cuando se hace cargo de su adquisición como nueva propietaria la Diputación Provincial que con su donación devuelve el monasterio a los cartujos que regresen al antiguo monasterio. Lógicamente los monjes eran otros y venían desde la Cartuja de Miraflores en la provincia de Burgos. Desde entonces, se acometió un proceso de restauración y rehabilitación del conjunto hasta que el 6 de noviembre de 1947 tuvo lugar la erección canónica del restablecido monasterio el único que queda.

Una joya arquitectónica

La Cartuja de Porta coeli es una verdadera joya arquitectónica en territorio valenciano prácticamente desconocida resultado de una larga historia en la que se han ido sucediendo distintas fases constructivas. El conjunto arquitectónico contiene, además de cuatro claustros, un curioso acueducto que trae hasta el edificio el agua de la “Fuente de la Mina”, o Fuente de la Hoya, hasta el Monasterio para abastecerlo de agua potable. La iglesia es de estilo neoclásico, aunque su origen fue gótico.

Los Trastámatra fueron grandes protectores de la orden cartuja y sobre todo ambos Reyes Católicos , en especial al Reina Isabel I de Castilla quien solicitando permiso a los priores llegó a visitar la clausura en varias ocasiones.

Fotografias:Jose Manuel Almerich

Marcador

Ampa

View more posts from this author
22 thoughts on “El último reducto de los monjes cartujos en “Porta Coeli”
  1. Pingback: www.meneame.net

  2. jairo davila

    Una vida contemplativa y de oración ,es un reto difícil y una decisión extrema .El sólo limitar sus recuerdos ,y abandonar las pasiones propias del ser humano han de hacer a una persona ..algo fuera de lo común ,como me gustaría un reportaje con una persona ya entrada en años y sin el veto del silencio.

     
  3. J. Luis López de Guereñu Polán

    Asombra que un complejo de la monumentalidad de esta cartuja pueda estar en manos de un grupo de monjes (tendría interés saber cuantos) después de las vicisitudes pasadas. Desamortizaciones y varias guerras no han servido para que unos edificios como estos no sean públicos. ¿Que dirian los ilustrados españoles del siglo XVIII, que dos siglos y pico más tarde vieran que el clero regular -al que ellos consideraban improductivo- sigue existiendo?

     
  4. Ampa

    Pues no eran muchos Guereñu, hasta hace un año, unos quince. Pero ahora se les han sumado otra docena de monjes de la Cartuja de Aula Dei de Zaragoza. Parece que por cuestiones de mayor privacidad y un clima más benigno llevaban años reclamando el traslado

     
  5. Ampa

    Si Jairo, son la orden más antigua ya que data del año 1.084 nada menos y más estricta con el tema de la clausura. Como decíamos en el post es un submundo anclado en el tiempo, una vida extraña a nuestros ojos

     
  6. bruno

    Menos mal que ésta cartuja está en poder de éstos Santos Hombres ,sino ya hubiesen hecho un Hotel de no se cuantas estrellas con no se cuantos Spa y demás historias.Todas las Cartujas que conozco que son bastantes,son lugares especiales habitadas por gentes muy especiales.Ellos son mucho mas felices ue nosotrosy tienen su vida llena enfrente del vacio que llena nuestras vidas a éste lado de la Cartuja

     
  7. Gilberto Gerardo Ortega Jiménez

    Encontrarse con Dios es algo extraordinario,que bello tener una experiencia con Dios en esta santo lugar,porque allí Dios se hace presente y se llega a tener contacto directo con ÉL. Me gustaria en lo personal dejar mi vida mundana y tener un instante de comunicacion con mi Señor y amarlo y servirlo todos los dias de mi vida.No hay mayor felicidad que encontrarnos con nuestro Salvador Jesucristo y con su padre amantísimo y vivir solo para ÉL y con ÉL.Espero un día tener la dicha de poder encontarme con ÉL como lo hacen estos santos hombres, Que el Señor los siga bendiciendo hoy y siempre.

     
  8. Gilberto Gerardo Ortega Jiménez

    Encontrarse con Dios es algo extraordinario,que bello tener una experiencia con Dios en este santo lugar,porque allí Dios se hace presente y se llega a tener contacto directo con ÉL. Me gustaria en lo personal dejar mi vida mundana y tener un instante de comunicacion con mi Señor y amarlo y servirlo todos los dias de mi vida.No hay mayor felicidad que encontrarnos con nuestro Salvador Jesucristo y con su padre amantísimo y vivir solo para ÉL y con ÉL.Espero un día tener la dicha de poder encontarme con ÉL como lo hacen estos santos hombres, Que el Señor los siga bendiciendo hoy y siempre.

     
  9. Vicente

    Este monasterio no puede estar en mejores manos, lo conservan, lo han restaurado y tienen todo el derecho a disfrutarlo. No molestan a nadie y son un ejemplo de vida consecuente en una sociedad basada en la mentira y el egoismo.

     
  10. antonio

    Estos hombres tienen la clave de la felicidad. Prescinden de toda la chundarata que nos rodea y viven sin estar pendientes de nada. Alabados sean.

     
  11. maría josé

    Un buen amigo mío lleva años allí metido y aunque ha sido él quien ha elegido estar llevando ese tipo de vida, se me hace complicado pensar que nunca volveremos a verlo e imaginaros su familia como lo deben de estar viviendo. Desde aquí te mando amigo mío un abrazo y un beso muy grande y rezaré por tí igual que tú lo haces por todos nosotros para que seas muy feliz.

     
  12. Fernando Martín Álvarez

    La vida contemplativa es el mayor regalo que puede imaginarse: para quien la vive, por el gozo que reporta una vida sencilla en la presencia de Dios; para el mundo, porque es un oasis de autenticidad y posiblidad de encuentro don Dios. Los monasterios son ese lugar donde Dios hoy sigue hablando. Todas las crisis personales y sociales recibirían luz de la vida monástica si supiéramos ver que nuestra vida tiene vocación de eternidad, no hay que instalarse aquí.

     
  13. Roque Miguel Ruiz

    Vivo relativamente cerca de este monasterio, algunos domingos me acerco hasta allí con la bicicleta, y os puedo asegurar, que pasarte un rato sentado en uno de los bancos que tienen en el jardín, es uno de los mejores momentos que se pueden pasar, la paz y tranquilidad que transmite este edificio es impresionante.

     
  14. Domingo

    Yo fui postulante de la Orden del Císter,Monjes Trapenses.y es divino.Mi problema es que yo soy hijo único,y huerfano de padre,y es un impedimento,pues la orden no acepta.Primero tienes que atender a tu madre,y después si ésta falleciese,si que te aceptan como postulante,y Monje.Pero primero tienes que atender con tus obligaciones,Civiles,Éticas,y Morales.Y después ya puedes ingresar en la orden para seguir los pasos de Jesús,y buscar a Dios,a traves de la oración,la austeridad,y el silencio.

     
  15. Pablo Santángel

    Generalmente todas las órdenes de vida contemplativa tienen establecida la clausura papal, no es sólo una norma de los cartujos.
    Las órdenes femeninas tampoco dejan entrar en sus monasterios ni a hombres ni tampoco a mujeres. Es más, hasta hace bien poco cuando por obligación tenía que entrar algún seglar las monjas se cubrían la cara con unos velos a propósito.
    Así es lógico que los Cartujos tengan sus normas que deben ser respetadas.

     
  16. javier calvo

    desde estas lineas quiero mandar el mejor de mis recuerdos a los hombres que alli oran por todos nosotros.
    Yo que tuve el honor y el placer de ser su medico durante unos años, cuando estaban en la Cartuja de Aula Dei, a unos cure, a otros alivie y a otros ayude a morir, pero todos ellos me dieron el ejemplo de una Fe solida y de una felicidad completa , que solo si los conoces , puedes entender.
    Senti su marcha de Zaragoza, pero se , que alli de igual manera , o mejor, intercederan por nosotros.
    ¡¡Que falta nos hacen en esta sociedad ,en la que hemos perdido toda clase de valores y respeto por la vida y solo se valora “el dinero”!!
    Por favor no dejen de rezar por todos nosotros , y en estos dias les deseo de todo corazon una muy FELIZ NAVIDAD.

     
  17. WILLIAM ESPINOSA SANTAMARIA

    Tuve la fortuna de estar en varias oportunidades en la Cartuja Aula Dei y, creo que es la mejor experiencia de vida que he tenido, ya que logre descubrir desde la esencia de seres profundamente humanos y llenos de Dios la presencia de un Dios que se hace Hombre desde la simplicidad y grandeza del silencio. Es indudable que la redención del hombre moderna se logrará cuando éste vuelve sus ojos a éste tipo de experiencias y tenga la capacidad suficiente para dejar que Dios, a través de la Cartuja, le sorprenda y le llene de amor, es decir, de la experiencia de Dios que se vive en la Cartuja. Que Dios bendiga a éstos santos hombres y gracias por estar ahí siendo presencia del amor de Dios en los hombres.

     
  18. Manuel Castell Perez

    Cuanto extraño la no presencia de los santos hijos de San Bruno desde el año 2002 en mi Cartuja de Santa Maria de la Defension de mi ciudad Jerez de la Frontera. Cuanta injusticia de los politicos que motivaron la marcha de los monjes. Cuanto
    añoro aquellas eucaristias y procesiones claustrales por el dia del Corpus o San Bruno donde se recogia uno en su interior y el espiritu se te elevaba ante la oracion y meditacion. Alli en silencio y dentro de los claustros del cenobio aprendi a morar conmigo mismo, a pensar en mi pequeñez como pecador y a adorar a Dios, porque entre los betustos muros monacales de la Cartuja, los bien
    aventurador hijos de San Bruno te invitan con su ejemplo al recogimiento y a la
    Adoracion Eucaristica. Diariamente pido al Señor en mis oraciones por la Orden y se que los monjes que tuvieron que marcharse de Jerez, donde ahora se
    encuentren, rezan y piden a Dios por todos los amigos y jerezanos que dejaron aqui.

     
  19. Mario Cuñat Moreno

    Como admiro y envidio a esos hombres que consiguen ser felices mediante la oración y el silencio. Bendito silencio.Espero que nunca dejen de rezar x nosotros

     
  20. Pablo Santángel

    Me dolió mucho la marcha de los cartujos de Jerez de la Frontera,igualmente después los de Aula Dei en Zaragoza.
    Espero y deseo se acaben ya los cierres de casas y el Señor les ayude en el tema de las vocaciones.Sería una desgracia muy grande y penosa para la vida contemplativa en la Iglesia, la progresiva desaparición de este tipo de vocaciones.
    Esperemos que esto se estabilice.

     
  21. FMÁ

    La vida monástica, cenobítica o remítica, es un don de Dios a la Iglesia y un llamado a esta sociedad nuestra llena corrupción y materialismo.
    Sólo el hombre se salvará de morir asfixiado de esa corrupción y ese materialismo cuando se vuelva a lo esencial: DIOS. Las relaciones y los quehaceres de cada día santifiados con la oración dan sentido nuestra existencia y nos hacen capaces de vencer la corrupción y el materialismo.
    Todo es bueno, así nos lo asegura la Palabra de Dios (recordar el relato de la creación, en capítulo 1 del Génesis), pero si todo lo remitimos a Dios.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>