... ...

El Templo de Luxor

EL TEMPLO DE LUXOR

PARTE I

Texto de Marcos Uyá/  Más allá de las fronteras

Durante mucho tiempo, el Templo de Luxor se consideró el harén del dios imperial Amón-Ra. Sin embargo, recientes investigaciones sugieren que se trató de algo mucho más complejo que intentaremos esbozar en este artículo.

luxortemple

Ilustración Ancient Warfare Magazine VI.5

 

Ubicado en Tebas, antigua Waset,- la ciudad de las cien puertas según Homero, y la capital del Imperio Medio-, y a unos tres kilómetros al sur de Karnak, este impresionante Templo erigido en honor a Amón, fue obra esencialmente de dos faraones; Amenhotep III y Ramsés II. Si bien, dicha construcción cuenta con los posteriores añadidos de la dinastía Nubia XXV o de tiempos de Alejandro Magno.

Los nuevos estudios resumen en dos, los aspectos fundamentales de la verdadera función de este extraordinario lugar de culto que comenzó a construirse 1300 años antes de Cristo, en tiempos de la Dinastia XVIII, la más conocida del Antiguo Egipto.

  • El primero de ellos tiene relación directa con la festividad del Opet, una de las más bellas de cuantas se celebraban en el País del Nilo, que tenía lugar en el segundo mes de la estación que inundaba el río. El templo era el receptor de una procesión anual que trasladaba las barcas de los dioses con las imágenes de culto de la triada tebana (Amón, Mut y Jonsu) desde Karnak a Luxor.
opetfest2

La repetición cíclica de este proceso de oración revela la magnitud y la función primordial del santuario, por el que también se le conocía como “morada de la primera vez”.

Cuando la barca del dios imperial Amón-Ra llegaba al santuario central, comenzaban en las estancias laterales los ritos secretos de la renovación del mundo.

  • En segundo lugar, también el templo de Luxor fue un paradigma de culto monárquico, de la deificación del soberano. En efecto, este culto, que se realizaba en presencia del faraón, consistía en la unión con su ka divino. Así era como el monarca alcanzaba la condición de ser divino, que le permitía actuar como “imagen de Amón”.

Los Inicios: Amenhotep III

El templo de Luxor era la morada del dios Amón. amenhotep III

La planta del templo inicial realizada por Amenhotep III, a través de su arquitecto y escriba Amenhotep, sigue una trayectoria axial y sus elementos se realizaron en tres fases durante su reinado.

Sus construcciones principales fueron el santuario, la sala hipóstila abierta, dotada de treinta y dos columnas papiriformes fasciculadas hacia el patio porticado,- conocido como el patio solar-, y la columnata de entrada procesional, de una extensión de unos cincuenta y dos metros. 

plano luxor (1)

Destacamos el santuario o sancta sanctorum, que se divide en varias partes presentando además, varias fases en su construcción sobresaliendo diferentes salas dedicadas a Amón-Min, Mut y Jons. En época helenística se le añadiría la Sala de la Barca de Alejandro Magno, de la que hablaremos en próximas entregas.

Al lado oeste del santuario está la cámara o escena del nacimiento, con tres columnas fasciculadas donde se observan relieves que describen el nacimiento divino de Amenhotep III, como resultado de la unión del dios Amón y su madre Mutemuia. Luego había otra sala que hacía las veces de vestíbulo para finalmente llegar al santuario propiamente dicho, decorado con escenas del faraón en presencia de Amón.Luxor templode amon-ra en

amenofisIII-coronación

Amenhotep III aparece arrodillado dentro de un tabernáculo, dando la espalda a la figura entronizada del dios Amón-Ra, que apoya su mano sobre la corona del rey y el cuerno del carnero de Amón rodea la oreja del faraón como símbolo de su divinidad.

 

 

También es importante, dentro del marco del relieve, una estancia situada en el eje del templo, detrás de la sala hipóstila con las treinta y dos columnas papiriformes fasciculadas, que contiene escenas del ritual de la coronación de Amenhotep III, en su pared sur.

Fases posteriores

El gran patio porticado, de cincuenta y dos por cuarenta y seis metros, fue realizado en una segunda fase de la construcción, convirtiéndose en un elemento integrante del concepto teológico del templo de Luxor.

El faraón se mostraba allí ante sus cortesanos después de haber llevado a cabo los ritos de su deificación en el interior del templo.

patio-luxor

Patio Porticado de Amenhotep III. Hoy en día se conservan las dos hileras papiriformes fasciculadas con capiteles cerrados que rodean tres de los cuatro lados del patio, como símbolo de la creencia secular en el poder creador y regenerador del papiro.

Pero sin duda, una de las estancias más importantes de este periodo, es la columnata monumental de acceso, situada delante del patio y constituida por siete pares de columnas papiriformes con capiteles abiertos.

Más que las gigantescas columnas son los bajorrelieves murales los que captan la atención del espectador. Entrada-al-templo-de-Amon-en-Luxor.

La Fiesta del Opet

Esta celebración anual era muy festejada y querida por los egipcios. Espectaculares bajorrelieves en las paredes del templo  explicaban algunos de los ritos más destacables de la fiesta procesional. Dichos relieves, que no se terminaron hasta tiempos de Tutankamón y Horembeb, están dedicados en exclusiva a la fiesta del Opet. 

En la pared oeste, de la impresionante columnata de acceso al templo que citamos antes, se reproduce la procesión de las barcas divinas que salen de Karnak y se dirigen a Luxor, mientras que la pared este, ilustra el regreso al santuario imperial. En un principio, la fiesta duraba once días, pero se incrementó a veintisiete en el Imperio Nuevo.

El trayecto de día y vuelta se realizaba por el Nilo, con las pequeñas barcas de los dioses cargadas sobre barcazas fluviales que eran remolcadas con sirgas por el río. La participación de grupos de soldados, bailarines, cantantes y músicos dieron a la fiesta un carácter popular. OPET-FIESTA

Una vez concluida dicha ceremonia, las barcas portátiles se izaban de sus pedestales y los sacerdotes las llevaban a hombros hasta el gran muelle de la explanada del santuario.

opet-egipto-fiesta

 

La última construcción dentro del período de Amenhotep III, aunque comenzó bastante antes, lo constituye el Santuario de la Barca del primer patio. Era este el lugar de la última parada de las barcas procesionales de la fiesta del Opet que originariamente se levantó en la explanada anterior al templo de Luxor.

santuario-barca-templo-luxor

La fachada está integrada por cuatro columnas papiriformes fasciculadas por capiteles cerrados y fustes estriados cuyo acabado era vegetal, característico de la XVIII dinastía, situados a intervalos regulares.

Sus elementos arquitectónicos datan del periodo de Hatshepsut y Tutmosis III pero fue Amenhotep III, quien junto a Ramsés II, configuraron la forma actual.

En una segunda parte de este artículo, veremos la ampliación llevada a cabo en el templo de Luxor, por el gran Ramses II. 

 

Artículos relacionados:

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • ALFRED, Cyril. Arteegipcio de los faraones: 3100-320 a. C. Barcelona: Ediciones Destino, 1993.
  • MANNICHE, Lise. Arte Egipcio. Madrid: Alianza Editorial, 1997.
  • SEIDEL, Matthias y SCHULZ, Regine. Egipto: Arte y Arquitectura. Barcelona: Könemann, 2005.
  • www.egiptologia.org/arte/templos/luxor/
Marcador

Ampa

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>