... ...

El saqueo de Roma por los godos

Texto de Ampa Galduf/Arquehistoria

Corría el verano del año 410. El 24 de agosto de aquel año, una orda de aguerridos visigodos, encabezados por su recio rey Alarico I, ponen en sitio a la gran urbe de Roma, y tras cruzar sus muros, toman la ciudad y sus símbolos de poder.

El saqueo fue una temida acción de rapiña. La sociedad romana de todo el Imperio quedó conmocionada.

“Desde que tomé Roma en mis manos, nadie ha vuelto a menospreciar el poder de los godos. Lo que impulsó el afán de conquistas y el deseo de aventuras dio grandeza a un pueblo necesitado de patria”. (Alarico tras la toma de Roma)

El Imperio Romano, -debilitado y fragmentado desde hacía décadas-, trataba de combatir, en distintos frentes, la furia de los pueblos bárbaros que acechaban más allá de las fronteras del Rin y del Danubio.

Roma que había reducido su perímetro y se recogía dentro de los límites del muro Serviano, ya, ni siquiera era la capital de aquel Imperio y se sentía cada vez más vulnerable…

La ciudad eterna se estremecía ante la sóla idea de revivir la tragedia ocurrida siete siglos antes, cuando  los galos comandados por su feje Breno saquearon la capital de la República, quemando la memoria escrita de un valioso legado, del que, sólo quedó la leyenda.

Después de aquello, la ciudad se mantuvo inviolable gracias a que Servio Tulio en el s.VI a.C, ensanchó los límites de la urbe con una doble muralla en los puntos más vulnerables. Sí.

Pero la humillación vivida nunca fue olvidada.

Ahora, el destino de la Roma Imperial, -que, a pesar de todo, seguía conservando su prestigio y sus sí­mbolos de poder-, estaba escrito.

La pesadilla del aquel lejano pasado volvería a repetirse...

El fin del mito de la inexpugnable Roma

El saqueo del año 410 causó una gran conmoción en la sociedad romana, y en todo el mundo civilizado de la época. Desde la invasión gala de otros tiempos, ningún enemigo había traspasado el umbral de la ciudad. El asalto de los godos devolvía a la urbe a una terrible realidad y terminaba con el mito de la inexpugnabilibad de Roma. 

El saqueo Roma por Sylvestre «Le Sac de Rome» en 1890.

En la noche del 24 al 25 de agosto  la puerta Salaria se abrió “extrañamente”. Sin mayor problema, por ella entraron los godos con nocturnidad y alevosía, comandados por el fiero Alarico. Roma sería saqueada durante tres dias. 

Porta Salaria justo antes de su demolición en 1871.

Cómo se abrieron las puertas a los enemigos bárbaros todavía sigue siendo hoy una incógnita. Ninguna de las dos explicaciones que ofrecieron los historiadores de la época resulta convincente;

  • Una apunta que unos esclavos con los que Alarico había obsequiado al Senado, fueron los traidores.
  • la otra, urdida por los  paganos, acusa a los cristianos como responsables de la traición.

El saqueo

Traspasado el umbral, parece que el feje visigodo intentó contener la furia de sus guerreros que ansiaban arrasar la legendaria ciudad. 

Se provocaron incendios en los distritos donde residían los senadores del Celio, el Aventino y el Esquilino quedando prácticamente destruidos. Se saquearon casas y templos, incluidos los cristianos. Durante aquellos días robos, asaltos, violaciones y asesinatos, se sucedieron. Aunque el centro de Roma y sus monumentos, no sufrieron especialmente los actos del pillaje.

Curiosamente, si atendemos a las fuentes escritas, el saqueo de los bárbaros en el 410, no fue extremadamente violento, en cuanto a la sangre derramada o víctimas de violación. Sin embargo, el efecto del asalto sobre los ciudadanos romanos fue devastador. 

Los godos consiguieron un importante botín e hicieron numerosos prisioneros, entre ellos tomaron como rehén a Gala Placidia, hermana de Honorio. La princesa era medio hermana del emperador Honorio, y representaba la facción cristiana en Roma.

Los antecedentes

Desde hacía décadas los pueblos bárbaros acechaban más allá de las fronteras del Rin y del Danubio codiciando el poder que Roma seguía representando. Suevos, vándalos y alanos atravesaron el Rin y las «invasiones bárbaras» comenzaron a ser habituales.

Pero además Roma sufría el embate de otro pueblo germano que desde hacía años rondaba por el Imperio: los godos. El emperador Teodosio inventó una nueva fórmula política estableciendo un pacto con los godos que se convertían en nación independiente aunque bajo la autoridad del emperador romano. Aquella, parecía la solución al problema de los bárbaros para frenar sus ataques. Sólo aparentemente.

La muerte de Teodosio, volvió la balanza a favor de los bárbaros. La sucesión de Honorio como nuevo emperador, no hizo sino complicar el frágil acuerdo alcanzado. Ante la pasividad de Honorio, quien, ni supo encauzar la evolución de aquel frágil acuerdo, ni buscar nuevas soluciones al conflicto;  sucedió lo inevitable.

Alarico por entonces, rey de los godos y hombre de acción, saquea la ciudad en el año 410. 

Conclusión

A pesar de que las tropas visigodas, saquearan la Roma clásica y causaran gran conmoción en todo el mundo romano; Alarico, no pudo disfrutar de su momento de gloria, se vió superado por la necesidad de un ejército hambriento. El rey godo, no consiguió su objetivo de asentar a los suyos en la antigua capital del Imperio.

Alarico tuvo que abandonar Roma camino de Sicila  para embarcarse hacia el norte de Africa  con todo su séquito, probablemente en busca de avituallamiento. Pero su empresa naval fracasó. La muerte sorprendió a Alarico a los pocos meses en Cosentia (Cosenza, Calabria) a los 35 años de edad. Ataulfo se convertiría en el nuevo rey de los visigodos, y en esposo de Gala Placidia  estableciendo su sede en Hispania y su capital en Barcino (Barcelona). Pero esa ya es otra historia…

El primer gran saqueo de la Roma clásica en el 410 de nuestra era, es considerado, por muchos historiadores, como un hito clave que determinó el declive del Imperio Romano de Occidente. Roma quedaría exenta del acoso bárbaro por unos años…

Pero la tregua duraría poco. En el año 455, Roma volverá a ser atacada por otro pueblo germano, los vándalos.

Artículos relacionados;

El Fin de Roma  

Alarico. Archienemigo de Roma

Fuentes consultadas

  •  STILLE ALENXANDER “El saqueo de Roma” 2010
  • HISTORIANG
  • WOLSKI, J. La prise de Rome par les celtes et la formation de l’annalistique romaine, Historia 1956
  • WIKIPEDIA
Marcador

Ampa

View more posts from this author
2 thoughts on “El saqueo de Roma por los godos
  1. L. de Guereñu Polán.

    Por lo que he leído los saqueos que pueblos extranjeros llevaron a cabo dentro del imperio romano, debieron ser menos explícitos y terribles de lo que se nos presenta. Los cronistas de la época: Orosio, Hidacio… exageran la nota probalemente, pues ellos estaban romanizados y era brutal solo la violencia que veían de fuera, cuando las legiones romanas habían hecho monstruosidades sin cuento. Incluso he leído a especialistas que los saqueos eran cosa de los invasores y de las clases menesterosas romanizadas, así como de bandidos y delincuentes romanos. Centrar un poco este asunto no vendría mal, en mi opinón, claro.

     
  2. Pingback: Terror y Violencia: Sobre atentados terroristas, la historia se repite | De Ética y Estética

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>