... ...

El primer fantasma documentado de la Historia

 LA CASA ENCANTADA DE ATENAS; LA CARTA DE PLINIO

Texto de Marcos Uyá Esteban/ Más allá de las Fronteras

Considerado como el primer testimonio escrito sobre la existencia de fantasmas de la historia, el relato de Plinio el Joven ofrece la precisa y aterradora descripción sobre un supuesto suceso “paranormal” acaecido en una casa de Atenas, asediada por una presencia fantasmagórica.

En realidad, antes del testimonio de Plinio el Joven, ya existió otro anterior sobre este fenómeno, ejemplificado en la obra Mostellaria,- o El aparecido-, del comediógrafo latino Tito Maccio Plauto (254-184 a. C.), aunque desde la farsa y la comicidad. Por tanto no se considera un testimonio fidedigno de casa encantada con presencia documentada de fantasmas, a pesar de que el lugar es el mismo, Atenas. Eso sí, pudo servir de inspiración a Plinio  para narrar su espeluznante historia…

Cayo Plinio Cecilio Segundo, más conocido como Plinio el Joven (61-113 d. C.), fue sobrino e hijo adoptivo de Plinio el Viejo, el célebre autor de la Historia NaturalAmigo del historiador Tácito y alumno de Quintiliano, se le consideró como un hombre adelantado a su tiempo. Su carácter moderado y equilibrado le llevó a ascender en su cursus honorum a cónsul suffectus en el año 100 y posteriormente a gobernador de la provincia de Bitinia.

Su obra, las cartas o epístolas, reflejan la sabiduría de este hombre que fue, el primero, en describir la fenomenología volcánica a través de la erupción del Vesubio, considerado por muchos como el precursor de la moderna vulcanología, o también el primero en adoptar una postura de prudencia y expectación frente a los procesos abiertos en contra de los cristianos, cuando era gobernador de Bitinia, a través de las correspondencias mantenidas con el emperador Trajano, a quien además le dedicó un panegírico sobre su figura cuando subió al trono.

UNA CARTA FANTASMAGORICA 

Pero, no menos interesantes son las cartas de Plinio el Joven, referidas a los sucesos paranormales atribuidas a las apariciones de fantasmas.

Sin duda, la más interesante es la descripción sobre la aparición fantasmal en la llamada “casa encantada de Atenas”, recogida en la carta nº 27 del libro VII de sus Epístolas, concretamente los versículos 5 al 11.

Destinada la carta a Lucio Licinio Sura, amigo personal del emperador Trajano, cónsul tres veces y originario de Tarraco (Tarragona), dicho documento narra una serie de extraños sucesos cuyos elementos son los siguientes: casa grande, espaciosa, vacía y abandonada. Los anteriores propietarios huyeron presas del terror, al presenciar el deambular de un supuesto espectro que se aparecía; la imagen del fantasma tenia la apariencia de un anciano flaco y desdichado, con barba larga y cabello erizado, vestido con ropas andrajosas y llevando un caminar lento y pesaroso, debido a que llevaba grilletes en los pies y cadenas en las manos que agitaba y sacudía delatando su presencia de lejos.

Por aquellos dias el filósofo Atenodoro, llegado a la ciudad, iba buscando casa por Atenas. Viendo que la casa deshabitaba se alquilaba por un precio irrisorio, y se interesa por ella. Tras preguntar los motivos del económico alquiler, Atenodoro es informado de la situación. Aún a pesar de ello, el filósofo acepta pasar la noche en la casa.

LA APARICIÓN DEL FANTASMA

La historia en sí está dividiad en dos partes; 

  • el atardecer en la domus, en la que el filósofo ordena que se le prepare una cama en parte delantera de la casa, pide unas tablillas, un estilo, una lámpara, y manda a todos los suyos al interior de la casa.

  •  la velada, donde el incrédulo Atenodoro concentra su espíritu, sus ojos y su mano en escribir, para tratar de mantener su mente ocupada ante posibles ruidos, aparentemente irreales, en medio de un silencio sepulcral.
  • De repente, empieza a escuchar el serpenteante sonido de unas cadenas, y el filósofo, lejos de inmutarse, sigue con su tarea. El ruido va incrementándose, hasta que, finalmente el filósofo levanta la vista y encuentra a la presencia fantasmal prácticamente delante suya coincidiendo con la descripción dada. La figura infernal, le hace una señal como llamándole, pero Atenodoro, en un alarde de sangre fría, vuelve a trabajar con las tablillas. Pero la presencia de nuevo, atrae su atención agitando las cadenas. 
  • Finalmente Atenodoro se arma de valor, se levanta, coge la lámpara y va tras el fantasma, quien se dirige al patio de la casa. De pronto, el fantasma se desvanece, se esfuma. Para dejar marcado el lugar de la desaparición, Atenodoro, pone hojas y hierbas a modo de señal y espera a la mañana siguiente. En el desenlace de esta aterradora historia, el filósofo, al alba, acude a los magistrados de la ciudad y aconseja que se excave el lugar donde está la señal ya que Atenodoro advertía las razones de aquella presencia de ultratumba. Cuando se realiza, la sorpresa es mayúscula. Encuentran huesos insertos y mezclados en cadenas que, el cuerpo del cadáver, putrefacto por el paso del tiempo y la tierra, había dejado descarnados y corroídos por las cadenas.

Conclusión

En la antigua Roma, era muy importante proporcionar al difunto una tumba o sepulcros que solían siturase a ambos lados de las calzadas, en la salida de las principales ciudades. A pesar de ser también corriente la incineración, hacia el siglo II de nuestra era,  la inhumación ganó terreno, y es por ello que los restos encontrados recibieran este tipo de enterramiento.

La conclusión a esta historia, es simple y muy acorde con esta visión de la muerte en el mundo romano. La aparición del espectro se debió, lógicamente, a que no había recibido un entierro debido y por ello, se aparecía infundiendo terror a los pobres residentes de la casa. 

El fantasma advirtió a Apolodoro, de que lo único que quería era que se le diera una sepultura digna. Tras estos hechos, así se hizo, y desde entonces la casa dejó de tener a la presencia fantasmagórica y recuperó su normalidad.

Evolución literaria

Este relato de Plinio fue el precursor de un género literario conocido como “novela gótica” aparecida en Inglaterra a finales del XVIII, en donde se convierte en la inspiración de autores como;

  • Horace Walpole y su obra “El Castillo de Otranto”,
  • Mattew G. Lewis con “El monje” ,
  • Charles Maturin, con su relato ficticio Melmoth el errabundo, donde cita explícitamente, en un par de ocasiones, el testimonio de Plinio, junto con unas reflexiones sobre las posibles coincidencias existentes entre la visión pagana y la visión cristiana de la aparición de los espíritus, y por último,
  • el  Conde Potocki quien tras un pasaje de la obra La Vida de Apolonio de Tiana, incluye la traducción completa del relato de la casa encantada de Atenas para darlo a conocer a los lectores.

Artículos relacionados:

Bibliografía

  • FERNÁNDEZ GARCÍA, Francisco José. Historias Malditas y Ocultas de la Historia. Málaga: Ediciones Corona Borealis, 2008.
  • GARCÍA JURADO, Francisco. “Los cuentos de fantasmas: entre la literatura antigua y el relato gótico”. Culturas Populares. Revista Electrónica 2 (mayo-agosto, 206) 21 pp.
  • PLINIO CECILIO SEGUNDO, Cayo. El Vesubio, los fantasmas y otras cartas. Introducción, traducción, notas y comentario de Francisco García Jurado. Madrid: Cátedra, 2011.
Marcador

Ampa

View more posts from this author
8 thoughts on “El primer fantasma documentado de la Historia
  1. Pingback: www.meneame.net

  2. Moisés

    Esto de los espíritus y fantasmas parece salirse de toda realidad, y de la comprensión de la mente del ser humano; sin embargo, pongo a consideración del lector un registro bíblico que tal parece, que estas historias si son ciertas. (Job 4:12-17) (1 Sam. 28:3-20)

     
  3. José Romero Cortina

    Sobre lo relatado por Plinio el Sabio, en su defecto y en aquellos tiempos, espreciso orientarse hacia lo que consideramos FANTASMAS, éstos estan indudablemente entre nosotros, pero en raros casos se manifiestan, ellos son omnipresentes, como el aire, no se ve pero ahí está. Yo he tenido y tengo en sueños llamados Terroríficos, la presencia de mi padre constantemente, y suello chillar en sueños… como sería la cara de terror cuando se le aparecia a JUAN, un Ángel anunciandole el Apocalipsis, y que éste relatara lo acaecido con tanta precisión, yo no creo que todo eso fuera fruto de una sola noche, porque es mucho….? con todo mi respeto hacia el Ápostol, yo personálmente he notado presencias en dos ocasiónes, y adeás la principal causa de creencia, fué mi perra ya fallecida FANNY, un caniche gris, que ante los gritos de mi mujer que dijo le tiraban del pelo… la perra miraba hacia ún punto fijo del pasillo de la Casa del pueblo (Alustante), que dicho sea de paso está lindando con el Cementerio, asi que CONCLUSION, creo en el RELATO. José.

     
  4. Ampa

    Gracias José por querer compartir con nosotros estas experiencias tan inquietantes.
    Un abrazo ¡¡

     
  5. have a peek at these guys

    hello there and thank you for your information – I have certainly picked up anything
    new from right here. I did however expertise a few technical issues
    using this site, since I experienced to
    reload the website lots of times previous to I could get it to load properly.
    I had been wondering if your web host is OK? Not that I am complaining, but slow
    loading instances times will sometimes affect your
    placement in google and can damage your quality score if advertising and marketing with Adwords.
    Anyway I am adding this RSS to my email and can look out for
    a lot more of your respective interesting content.
    Ensure that you update this again very soon.

     
  6. edwardsstation.com

    Fantastic items from you, man. I’ve take into account your stuff
    previous to and you’re simply too fantastic. I really like what you have obtained here, certainly like what
    you’re stating and the way by which you say it. You are making it
    entertaining and you continue to take care
    of to keep it sensible. I cant wait to learn much more from you.
    This is really a tremendous site.

     
  7. Ricardo L.

    Estimado Sr. Uyá:
    +
    Gracias por este interesante artículo. Está muy bien explicado.

    Quisiera comunicarle que NO se trata del primer fantasma documentado de la historia.

    He aquí los precedentes, todos hechos de la antigua Grecia, cultura que aprendieron y heredaron los romanos desde que conquistaron Grecia. Son casi cinco siglos anteriores al relato de Plinio el Joven.

    Esquilo: Los persas (tragedia del año 472 a. C.). Ya que cita Usted Mostellaria de Plauto, cito esta tragedia sobre un hecho real: el dolor de los persas tras ser derrotados por los griegos en la Segunda Guerra Médica. En ella, El fantasma del rey Darío aparece en escena tras ser invocado por los ancianos persas para que les preste su consejo. Se trata de una obra de teatro pero deja de manifiesto la creencia griega en los espíritus, fantasmas y en su posible invocación.

    Heródoto: Historias (ca 430 a. C). (Libro IV, 14 y 15). Historia del fantasma de un hombre llamado Aristeas que (347 después de su muerte) se aparece a algunos habitantes de Proconeso para pedir que se erija un altar al dios Apolo y, a su lado, una estatua suya (de Aristeas). Se consulta a un oráculo y éste aconseja a los hombres que hagan caso al fantasma.
    (Anterior a ésta hay otra historia sobre la muerte de Aristeas y una doble aparición y desaparación)

    Hay otros casos de documentación sobre fantasmas en la literatura griega, pero son posteriores al relato de Plinio el Joven, por ejemplo el de Pausanias sobre las voces de los espíritus de los soldados muertos en la Batalla de Maratón.

    En el siguiente enlace de mi blog está esta información ampliada y con los textos citados traducidos. Hay allí, además, otros enlaces a otros artículos míos sobre espíritus, seres sobrenaturales, etc.

    Disculpe la extensión del comentario y espero que sirva de utilidad.

    https://griegoantiguo.wordpress.com/2009/10/30/misterio-miedo-y-terror-en-la-literatura-griega/

    Saludos cordiales.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>