El mito de Eneas; Virgilo, la Eneida y la fundación de Roma

 EL PATRIOTISMO ROMANO Y LAS GESTAS DE SUS HOMBRES

Ampa Galduf/Arquehistoria

Virgilio, poeta romano del s.I a. C, mezcló en su epopeya la leyenda con la realidad, a la manera de los legendarios mitos griegos de los poetas épicos como Homero o Hesiodolos más antiguos del pasado griego. .. En ellos los hombres destacados aparecen como héroes de grandes hazañas que se entremezclan con la intervención de los dioses y con elementos trágicos conducidos por la acción de la fatalidad del destino.

Los romanos, envidiosos de todo lo griego, tambien quisieron tener su propia leyenda para el origen de Roma… 

  • El texto de la Eneida resulta casi una transcripción de los poemas homéricos a partir de la guerra de la destrucción de Troya.
  • Como epopeya mitológica la Eneida se presta a una lectura simbólica
  • Virgilio trata de engrandecer el origen de Roma conectándolo con la leyenda de dioses y de héroes como Eneas.
  • Eneas aparece como el prototipo del romano y como el comienzo de una gloria que culminará con Augusto al que se presenta como su sucesor. 

La Eneida es el gran poema nacional sobre la fundación de Roma

La Eneida de Virgilio sobre el mito de Eneas

La Eneida” de Virgilio, sobre la base del mito de Eneas, constituye uno de los primeros ejemplos de propaganda política en la Historia creado para,-además de complacer y vanagloriar al emperador Augusto por pacificar el Imperio-, atribuir un origen legendario a Roma.

El mito de Eneas

El mito de Eneas, hijo de la diosa Venus, presenta a éste como un héroe troyano que, tras la destrucción de Troya quemada por el ejército aqueo, huye con el objetivo de llegar a las costas del Lacio para fundar una nueva Troya. 

Eneas huye de la destrucción de Troya con su padre anciano, y su hijo pequeño

La aventura peregrina de Eneas dura siete años, hasta que es acogido en el emergente reino de Cartago, gobernado por Dido o Elisa de Tiro, la primera reina de Cartago. Los dioses-Venus y Cupido- intervienen y Dido se enamora perdidamente de Eneas.

Después volverá a mediar otro dios, Júpiter para arrebatárselo.

ROMA-CARTAGO
Según la Eneida, la huida de Eneas de los brazos de Dido, se produce por voluntad de los dioses. Pero Dido, tras la partida de Eneas y mortalmente herida de amor, se quita la vida, maldiciendo antes a toda la estirpe venidera de Eneas y clamando el surgimiento de un héroe vengador.

Este es el fundamento de la obra “La Eneida” del poeta romano Virgilo que creaba un magnífico melodrama cuyo argumento justificaría en el futuro la eterna enemistad entre dos pueblos hermanos, el de Cartago y el de Roma, lo que devendría en las guerras púnicas.

Lo cierto es que Eneas y los troyanos consiguieron llegar a las costas del Lacio. Esto desencadenó una guerra con otras tribus locales. Finalmente se fundó el asentamiento de Alba Longa, eregido probalemente por Ascanio hijo de Eneas quien por su parte habria fundado Lavinio, dándole ese nombre en honor a su esposa Lavinia, hija del rey Latino. 

Representación del héoe Eneas y el dios Tiber

Con el tiempo, los romanos sintieron a Eneas como propio y trecientos años después, según el mito romano, uno de sus descendientes, Rómulo, fundó Roma en el 753 a.C.

Conclusión

La Eneida imita el estilo de las epopeyas mitológicas griegas. Ejemplo de este rescate de la tradición griega es el personaje femenino de Andrómaca de la Ilíada que Virgilio integra en su epopeya.

Virgilio (70-19 a.C.) escribió “La Eneida”  a petición  del emperador Octavio Augusto para ensalzar el programa político de éste pero, aún así, dicho autor estuvo entusiasmado con el encargo. Tras cien años de guerras civiles, el poeta al igual que muchos romanos, pensaban en el reinado de Augusto como un período de paz y prosperidad para el futuro de Roma.

Además de esto,  Augusto era descendiente del linaje  Julius (gens Iulia) considerado como descendiente de Iulo , el hijo de Eneas. 

El poeta  está convencido de que un nuevo destino en manos de Augusto como emperador marcan el camino de esplendor por el que debe ir Roma.

La Eneida de Virgilio no es más que una forma de ensalzar la creencia en ese destino de la fundación de la nueva Roma.

Según la tradición oral Virgilio habría intentado desvincularse en sus últimos momentos de vida de la “Eneida” para hacerla pasto de las llamas. Desconocemos los motivos, si es que los tuvo, aunque como sería de esperar Augusto se lo habría impedido.

Artículo relacionado: Cartago, origen de un Imperio 

4 Comentarios a "El mito de Eneas; Virgilo, la Eneida y la fundación de Roma"

  1. 14 octubre, 2012 - 18:39 | Enlace permanente

    Está bien este artículo. Así se explica la iconografía de la coraza del Augusto de Prima Porta, cuya interpretación leí en alguna parte. Está decorada con unos relieves que hacen ausión a la divinización de Augusto, así como el Eros que se encuentra a los pies del emperador.

  2. 16 octubre, 2012 - 20:57 | Enlace permanente

    Alba Longa no fue fundada por Eneas. Él fundó Lavinio, dándole ese nombre en honor a su esposa Lavinia, hija del rey Latino. La fundación de Alba Longa se atribuye al hijo de Eneas Ascanio o quizá Iulo…Un abrazo, ampa.

  3. ciceron's Gravatar ciceron
    24 octubre, 2012 - 10:35 | Enlace permanente

    resulta que ahora eneas tiene ojos azules y los romanos eran rubios y con pantalones, jaja todo por la dominacion que mas haran

Responder

3 Trackbacks a "El mito de Eneas; Virgilo, la Eneida y la fundación de Roma"

  1. el 12 febrero, 2013 a las 11:53
  2. el 5 marzo, 2013 a las 9:51
  3. el 10 abril, 2013 a las 10:54