Claudio víctima del veneno; mi reino por un plato de setas

El emperador romano Claudio y su debilidad por las setas

Tiberio Claudio César Augusto Germánico, cuarto emperador romano de la dinastía Julio-Claudia. Sus deficiencias físcas le hicieron pasar por tonto sobreviviendo así a su familia hasta que se casó con Agripina quien instigó su muerte con setas (su plato predilecto) venenosas

El caso de envenenamiento  del emperador Claudio quizás sea uno de los más complejos. En este post van algunas interpretaciones sobre su muerte a causa del veneno y quien pudo ser verdugo. Hacia el año 54 de nuestra  el  entonces glorioso Imperio Romano era gobernado por el emperador Claudio quien gustaba de comer setas y hongos. En especial las ”amanitas cesáreas”eran uno de sus manjares predilectos. En la noche del 13 de Octubre  de aquel año, Claudio se disponía a cenar un plato de suculentas setas cocinadas que  sin él saberlo iban a ser la causa de su muerte.

El historiador romano Suetonio afirma que Agripinila (emperatriz y cuarta esposa de Claudio) trazó un plan para matar al Emperador que consistía en cambiar las amanitas cesáreas por  amanitas phalloides (hongo mortal considerado como la seta más peligrosa al ser ingerida por humanos) Así fue que mientras Claudio degustaba el plato Agripina esperaba impaciente a que los efectos de la letal amanita phalloides hiciesen efecto. Al terminar, Claudio se retiró a su aposento con un fuerte dolor de estómago. Otros cronistas  de la época comoTácito o Dion Casio  consideran que  el veneno habría sido vertido directamente en aquella fuente de hongos.

Imagen de Agripina se casó con Claudio para que su hijo Nerón (con el que se dice que mantenía relaciones sexuales) llegara con ella al trono de Roma

Por su parte,  el etnomicólogo e investigador actual Robert Gordon Wasson dice al respecto que la sutancia que envenenó al emperador Claudio fue una sustancia extraída de la amanita phalloides y una dosis de coloquíntida que le habría sido administrada basándose en la versión de  Tácito que acusa al médico de Claudio ( Jenofonte)  de estar compinchado con Agripina al introducirle  en la garganta “ una pluma untada de mortal veneno” para provocarle el vómito.

Probablemente fuera Locusta ( una esclava bastante solicitada por sus conocimientos sobre sustancias venenosas) quien le proporcionó coloquíntida para apresurar los efectos del veneno, e impregnó en el mismo la pluma con la que Jonofonte tartaría de hacer vomitar al emperador al introducirla por su garganta. Este y otros crímenes posteriores  llevaron al Imperio romano a dictar la primera ley anti-veneno conocida como  la “Lex Comelia Maestration“.

Británico y el vino amargo

Británico era hijo del emperador Claudio  fruto de su matrimonio con Mesalina ( tercera esposa) y también fue envenenado con las artes de Locusta, la famosa esclava envenenadora de Roma. Según el historiador Tácito, Nerón también fue responsable del envenenamiento de Británico, utilizando el mismo método que el aplicado con Claudio. Británico  fue envenenado cuando tenía sólo 14 años de edad durante una cena . Nerón ofreció para la ocasión un banquete donde como siempre corrió el vino que aunque fue probado primero por un catador de venenos, estaba demasiado caliente y hubo de ser refrescado con agua. El arsénico y la sardonia iban precisamente en esa agua. En pleno banquete Británico comenzó a sufrir horribles convulsiones. Nerón, impasible, le restó importancia afirmando que se trataba de uno de sus ataques epilépticos e hizo que lo sacasen del salón. Ninguno de los presentes osó expresar en voz alta las sospechas de que el hijo de Claudio había sido envenenado. Horas más tarde moría Británico y era enterrado esa misma noche. Su cadáver se quemó y se enterró en el Campo de Marte sin demasiada pompa y sin disimular la precipitación.

2 Comentarios a "Claudio víctima del veneno; mi reino por un plato de setas"

  1. 19 octubre, 2011 - 22:22 | Enlace permanente

    Me gustaría saber cuando emperadores, capitostes, jefes militares y otros altos dignatarios de la República y del Imperio romano NO murieron mediante traición, envenenamiento o algo parecido. Creo que saldrían bastantes menos que si hacemos la cuenta al revés. Algo muy propio de la civilización romana, pero también de la ética estoica, asunto que no es aquí el sitio de tratar.

  2. mauro's Gravatar mauro
    20 octubre, 2011 - 8:36 | Enlace permanente

    Claro que suicidio y envenemaniento siempre han ido de la mano para excusar los asesinatos

Responder

3 Trackbacks a "Claudio víctima del veneno; mi reino por un plato de setas"

  1. el 19 octubre, 2011 a las 21:50
  2. el 13 enero, 2012 a las 11:14
  3. el 13 diciembre, 2012 a las 18:44