... ...

Colón el empresario ambicioso

DE CÓMO CRISTOBAL COLÓN LLEGÓ A CONVENCER A LOS REYES CATÓLICOS DE SU EMPRESA DE INDIAS

Ampa Galduf/Arquehistoria

Como cualquier gran proyecto empresarial actual, el de Colón no estuvo ausente de dificultades en la búsqueda de patrocinadores que garantizaran  una  financiación suficiente para hacer viable su empresa de Indias.

El viaje que Colón quiere emprender, se produce en un momento político, delicado, en el que los Reyes Católicos no podían dispersar sus recursos en otro proyecto que no fuera el de la conquista del reino de Granada…Entonces

¿Quién financió realmente la empresa de Indias de Colón?

Luis de Santángel, el milagro financiero

Luis de Santángel, secretario de Fernando el Católico, protector de Colón y patrocinador de su proyecto

Sólo un hombre visionario y de mente emprendedora pudo adivinar en un proyecto como el de Cristóbal Colón los beneficios que podrían reportar a la Corona para que sufragase los gastos de la expedición. Ese hombre fue Luis de Santángel quien vislumbró en los proyectos colombinos una oportunidad,  financiera en una gran empresa que pretendía  encontrar nuevas rutas y tierras en las Indias inexploradas.
La figura de Colón resulta enigmática, ya que a pesar de ser un personaje relevante de la historia, es a la vez, un individuo con una historia anterior muy difusa, casi inexistente. Nadie sabe a ciencia cierta su procedencia o como pudo, un marino hasta entonces casi desconocido y sin fama, arreglárselas para conseguir los apoyos necesarios de nobles y duques, además de varias audiencias ante los Reyes católicos, consiguiendo la infraestructura y financiación que merecía un viaje de semejante embergadura.

Según el interesante artículo publicado en  el blog de los antiguos alumnos de la UPV

Luis de Santángel y Cristóbal Colón se conocieron en 1486. Colón por entonces ya había solicitado a los Reyes Católicos financiación para su expedición a las Indias”.

Los buenos augurios de esta entrevista se truncaron con el alargamiento de la guerra de Granada-se suponía su fin con la rendición de Baza-. Nuevamente el proyecto fue paralizado y acentuó la penuria económica de Colón, que volvió a entrar en negociaciones con el rey de Francia.

Cristóbal Colón

“Quizá pensando ya en abandonar España, Colón se disponía a presentar su proyecto al rey de Francia cuando Santángel intervino y le consiguió una segunda entrevista con Isabel y Fernando.

De hecho, fue el propio Santángel quien realizó un préstamo a los Reyes Católicos de 17.000 florines para que pudiesen financiar el viaje de Colón”.

Pero Santángel logró, además, que los monarcas aceptaran los extravagantes y pretenciosas condiciones que exigía Colón en las famosas Capitulaciones de Santa Fe. En este documento se conceden a Cristóbal Colón los títulos de almirante, virrey y gobernador general en todos los territorios que descubriese, permitiéndole nombrar además como herederos a sus sucesores de forma vitalicia.

Colón exigió además un diezmo de todas las mercaderías que hallase, ganase y hubiese en los lugares conquistados, petición que le fue igualmente concedida.

En el archivo de la tesorería general de Aragón se conserva el documento del préstamo de Santángel que dice:

“En el mes de Abril de 1492, estando los Reyes Católicos en la Villa de Santa fe, capitularon con Don Cristóbal Colón para el primer viaje de las Indias, y por los Reyes lo trató su secretario Juan de Coloma, y para el gasto de la Armada prestó Luis de Santángel, escribano de raciones de Aragón, 17.000 florines”.

El Plan de empresa de Colón

Despliege de contactos

Colón, ya viudo, llegó a Castilla hacia mediados de 1485 con su hijo Diego.

Se dirigió hacia Palos de La Frontera, allí  inició sus gestiones ante los Reyes Católicos en Córdoba, donde residía la Corte por su cercanía al frente granadino. Quizá en estos momentos, las influencias de los monjes de La Rábida le abrieron determinadas vías, pues el descubridor pudo entablar contacto con el poderoso confesor de la reina, fray Hernando de Talavera e, incluso, con el cardenal Mendoza.

Cristóbal Colón en el Convento de La Rábida. Lienzo de Eduardo Cano de la Peña (1856)

 

 

Los Reyes Católicos. Fernando de Aragón e Isabel de Castilla

Pese a que en un primer momento el Consejo desestimó su proyecto, los personajes influyentes que conoció -y, entre ellos, quizá nobles como los duques de Medinaceli y Medinasidonia– le facilitaron una entrevista personal con los Reyes Católicos en Alcalá de Henares, en enero de 1486, y otra, al mes siguiente, en Madrid.

La primera impresión causada por el proyecto colombino no resultó favorable. No obstante, gracias a las gestiones del padre Marchena, los monarcas acordaron nombrar una Junta que examinase la «empresa de Indias»

Largos meses de entrevistas…

Tras valorar como inviable el viaje-proyecto, la comisión emitió una resolución contraria a las pretensiones de Colón.  Pese a la resolución negativa de la Junta, Colón no se desanimó y volvió a entrevistarse con los Reyes Católicos que volvieron a crear nuevas juntas para examinar “la empresa de Indias” en que se pronunciaban negativamente  por considerar  exorbitantes las pretensiones económicas y honores de Colón, «mandando los Reyes que le dijesen que se fuese en hora buena», según apostilla Las Casas en su relato de los hechos.

A finales de 1488 o principios de 1489 -Romeu de Armas defiende que fue en 1485-, Colón obtuvo el patronazgo declarado del duque de Medinaceli, que incluso llegó a plantearse la posibilidad de financiar el viaje tentado por las riquezas que podría obtener.

Las influencias de Medinaceli quizá fueron las que hicieron decantarse en favor de Colón a personalidades como el cardenal Mendoza, el contador real Alonso de Quintanilla o fray Diego de Deza, preceptor del príncipe D. Juan.

Con estos apoyos, Colón obtuvo una nueva entrevista con los Reyes Católicos en Jaén.

Los años 1487 y 1488 debieron ser especialmente duros para el descubridor. En el terreno económico su situación fue difícil; aunque recibió esporádicos apoyos económicos, tuvo que vender libros y mapas que él mismo dibujaba. La noticia de que Bartolome Dias había doblado el Cabo de Buena Esperanza, demostrando definitivamente que existía comunicación marítima entre los océanos Atlántico e Índico y, por tanto, una vía para llegar a Asia por mar, hizo temer a Colón que su proyecto fuese abandonado definitivamente.

Pero Colón era persitente en su empresa y no desanimó enviando a su hermano Bartolomé a negociar su proyecto ante los reyes de Francia e Inglaterra.

Desanimado, Colón decidió marchar a Francia.

No obstante, su principal valedor como ya hemos contado fue Luis de Santangel que inicia toda una serie de gestiones en la Corte, logrando doblegar la oposición de hombres como Talavera y comprometiéndose a gestionar los fondos suficientes para la realización de la empresa. La rapidez de las diligencias hizo que el mensajero real, portador de la contraorden, alcanzase a Colón en la aldea de Pinos-Puente, a 6 kilómetros de Santa Fe.

Colón consigue su ambicioso objetivo

Aunque la decisión política estaba tomada, Colón y los monarcas comenzaron las negociaciones de los términos de la expedición. Y éstas se prolongaron durante unos tres meses. Finalmente, todas las pretensiones del marino fueron aceptadas en las Capitulaciones de Santa Fe, firmadas el 17 de abril de 1492 por Juan de Coloma, secretario de los Reyes Católicos, quien actuó en su nombre- y fray Juan Pérez, en representación de Colón.

Marcador

Ampa

View more posts from this author
8 thoughts on “Colón el empresario ambicioso
  1. J. Luis López de Guereñu Polán

    Interesantísimo este artículo y que dice lo que parecen muchos saber pero se repite sin ton ni son que “Colón descubrió América”. Más modestamente tengo un artículo publicado en mi blog poiopoio.blogspot.com (solosequenosenada).

     
  2. J. Luis López de Guereñu Polán

    En “Las raíces de América” obra editada por José Manuel Gómez Tabanera, siendo algunos colaboradores Luis Pericot, Florentino Pérez Embid, Rumeu de Armas, Alcina Franch, Ballesteros Gaibrois, Viñas Mey y Pérez Bustamante, se dice que Colón se casó en Lisboa con la hija de un ligur. De ser esto cierto -y la nómina de historiadores citada no es poca cosa- se salvaría el problema planteado sobre la improbabilidad de que Colón se hubiese casado con una noble portuguesa. Si se casó con una ligur ¿quien nos dice que no era la hija de algún amigo de la familia genovesa de Colón? Como fue acogido tras la peripecia de 1474 en la colonia genovesa en Lisboa, es verosímil que se casase con una joven de esa nacionalidad. El hecho mismo de que Colón fuese acogido por genoveses en Lisboia y no por sevillanos, venecianos, napolitanos o portugueses, es bastante sintomático, aunque nada hay definitivo sobre el controvertido origen de Colón que, mientras no se demuestre lo contrario hay que ver como más probable, en Génova.

     
  3. Pingback: La gran equivocación de Colón | Arque Historia - La actualidad de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>