... ...

Categoría: Prehistoria

El último reducto de los neandertales

Neandertales versus humanos modernos

Ampa Galduf/Arquehistoria

Hace unos 35.000 años,  los neandertales tenian serias dificultades para sobrevivir en Europa. Pero, excepcionalmente, la Península Ibérica se convertía en el último reducto de esta especie en el planeta. Por entonces los homo sapiens o humanos modernos llevaban unos 10.000 años habitando el continente europeo al que consiguieron adaptarse con éxito como especie dominante.

El neandertal se ha considerado pues, una especie fallida, aún así sobrevivió muchos más años de los que nosotros llevamos sobre la tierra y era gran conocedor del medio físico.

La relación entre la desaparición de neandertales y la llegada de los cromañones sigue siendo un tema apasionante a la vez que recurrente. No se han encontrado, al menos aparentemente, indicios de violencia o guerra abierta entre ambas especies por lo que quedan muchas incógnitas sobre un  período de convivencia, supuestamente pacífico de unos con otros. Un período que en el caso de nuestra península fué mas dilatado que en el resto de Europa. ¿Pero porqué ?

Marcador
Continue Reading

Atapuerca: el misterio de la Evolución Humana

Debido a la escasez de restos fósiles, la historia de la evolución humana durante el último millón de años es hoy un gran misterio. Pero en Atapuerca se han encontrado los fósiles humanos más antiguos del continente europeo, con más de 780.000 años de antigüedad. Además hace 300.000 años, un grupo de 33 seres humanos encontró la muerte en circunstancias aún desconocidas. Sus restos quedaron sepultados en lo más profundo de una cueva en la Sierra de Atapuerca, en el Norte de España. En la “Sima de los Huesos” se encuentra la mayor acumulación de fósiles humanos jamás encontrada.

Los descubrimientos aquí realizados han revolucionado el pensamiento científico sobre la evolución humana en Europa. Tras años de intenso trabajo, la tenacidad de un equipo de científicos está empezando a desvelar los secretos de un periodo muy poco conocido de nuestra historia.

Esta es la aventura humana de uno de los descubrimientos más importantes del siglo, y la aventura científica de sus protagonistas. La abundancia de información aquí encontrada, podrá dar respuesta a algunas de las cuestiones que el hombre se viene planteando desde la antigüedad. ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos ?

Dirección y Realización: Javier Trueba
Guión: José Cervera y Javier Trueba
Asesores Científicos: Juan Luis Arsuaga, Ignacio Martínez, Ana Gracia y José Miguel Carretero
Duración total: 53 minutos
Producción: Madrid Scientific Films – 1996

La idea de hacer este reportaje sobre Atapuerca comienza en 1987 cuando el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga propuso al cineasta Javier Trueba la realización de un documental que mostrara  los trabajos que se llevaban a cabo en la Sierra de Atapuerca, en el Norte de España. En aquel momento estos trabajos eran tan sólo conocidos por un reducido número de personas y completamente desconocidos para el público en general.

Las condiciones de trabajo en los yacimientos de la Sierra y la lentitud de los procesos de excavación, restauración e investigación de este descomunal puzzle de fósiles humanos, había llevado a este equipo de investigadores a la dolorosa certeza de que el trabajo llevaría décadas. “Enseguida comprendí -recuerda Javier Trueba- que no sería fácil convencer a un productor de que financiase un proyecto que necesitaría varios años de rodaje, sin la certeza de que se produjesen descubrimientos significativos, por lo que, después de varios intentos, decidí producirlo yo mismo”. En la última fase se sumaría al proyecto la Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana. El trabajo en la Cueva es especialmente difícil. Hace falta una logística especial para poder acceder cada día con los equipos a la Sima de los Huesos. Al reducido espacio, la humedad y el frío hay que añadir además los problemas para moverse y respirar. “Era necesario -explica el Dr. Arsuaga- que la excavación no se viera interrumpida en ningún momento. El hecho de que Javier Trueba lleve tantos años con nosotros hace que estemos bien compenetrados. La mayor parte del tiempo, ni siquiera somos conscientes de su presencia por lo que podemos concentrarnos en nuestro delicado trabajo”. Durante diez años la cámara de Trueba ha sido testigo privilegiado de los descubrimientos realizados por el Dr. Arsuaga y su equipo en Atapuerca. Este documental realizado entre 1990 y 1996 es un documento histórico excepcional sobre algunos de los descubrimientos más importantes del Siglo-XX en el campo de la Paleoantropología, y único en la historia de la Cinematografía Científica. Un programa especial que consigue aproximarnos de forma clara y amena a un tema tan actual y controvertido como el de la evolución humana, mostrándonos las dificultades y logros, la aventura humana y científica de un equipo de investigadores, y con su complicidad, hacernos partícipes de sus espectaculares descubrimientos.

Fuente

Continue Reading
Continue Reading

Un español desmonta estudio científico de la revista “science” sobre la australopithecus Lucy

La paleantropología española va ganando terreno y prestigio internacional. Gracias a la labor de magníficos expertos españoles en este campo como el equipo de Arsuaga en Atapuerca, España va recuperando el lugar que merece. Reconozco que este es uno de los temas que más me apasionan, y más cuando se producen  noticias como la que leíamos hace unos dias en el mundo digital . Pues eso, ahora me explico pero antes disculpad que a una le suba un poco el pavo del orgullo patrio.

Continue Reading

El último de la fila; cráneo casi completo hallado en Atapuerca

El equipo investigador de Atapuerca con sus descubrimientos han revolucionado el pensamiento científico sobre la evolución humana en Europa. Tras dos décadas de intenso trabajo, la tenacidad de un equipo de científicos sigue desvelándonos los secretos de un periodo muy poco conocido de nuestra historia. La abundancia de información aquí encontrada, es sólo un punto y seguido a la que todavía puede estar por desvelarse. Y para muestra un botón, el broche de oro de esta última campaña de excavaciones en la sima burgalesa lo constituye el hallazgo de un nuevo cráneo. 

“Si conseguimos completarlo, este cráneo, llamado número 15, será el tercero en importancia de los encontrados en Atapuerca, debido al volumen de información que puede proporcionar”.

 

Se trata de un varón adulto, un Homo heilderbergensis de unos treinta años que vivió y murió en esta sierra hace 500.000 años según ha explicado el codirector de las excavaciones Juan Luis Arsuaga. Seguramente sea el más completo de los fósiles hallados hasta ahora después de Miguelón, -el histórico cráneo número 5, descubierto en el mismo yacimiento en 1992-.  

“Decidimos que este ejemplar debía tener un nombre propio -explica Arsuaga- y lo bautizamos como “el último de la fila”.

Continue Reading

La cultura de los neandertales.

La cueva de Lezetxiki

Se sabe que los neandertales solían recoger algunos objetos que les llamaban la atención: generalmente piedras o minerales de formas y colores llamativos, trozos de ocre; incluso que asociaban huesos de animales a sus inhumaciones, o que manipulaban restos enterrados (desplazamiento de los huesos, trepanaciones de cráneos…)  Ahora hablamos de la existencia de una posible cultura del neandertal. La clave de este debate se encuentra en un adorno personal; una pequeña concha roja, encontrada en 2002 en la cueva de Lezetxiki.

La cueva de Lezetxiki en la prehistoria ha sido habitada no sólo por grandes carnívoros sino tambien por humanos de las especies heidelbergensis, neandertal y crogmagnon. Hace unos años los arqueólogos encontraron allí una pequeña concha marina de color rojizo. Se trata de un objeto que fué usado como adorno durante el paleolítico medio, y su uso se atribuyó a los nenadertales (entre 95.000-35.000 años a. C). Los últimos estudios y análisis de laboratorio sobre esta diminuta concha roja de Lezetxiki, revelan que ésta no fue recolectada en la costa cantábrica como cabría suponer, sino que su origen es mediterráneo. Esto vendría a demostrar la existencia de una extensa red de intercambio entre los distintos grupos o clanes neandertales.

Quizá, esos neanderthales cuya fisonomía estaba totalmente aclimatada a los fríos glaciares y a cazar con técnicas más rudimentarias que los de nuestra especie (razones que pudieron llevar a su extinción cuando el clima mejoró y con ello se vieron alterados los sitios de caza y las técnicas para hacerse con las presas). Sin embargo quizás no fueran intelectualmente tan retrasados como se les consideraba, y la capacidad de crear objetos decorativos, como la concha de Lezetxiki, sea una muestra de su capacidad para la abstracción.

Desde un principio, la posibilidad de que el adorno en cuestión fuera obra de los enandertales generó un gran debate en torno a los comportamientos simbólicos de los mismos. Esta diminuta concha mediterránea de 25 milímetros de largo por 11 de ancho y un grosor de 6 milímetros se ha convertido en el eje del debate en torno a los usos y comportamientos simbólicos de los neandertales. Si se demuestra la hipótesis planteada por Arrizabalaga y sus colegas, estos extintos humanos podrían definitivamente situarse a la altura de nuestros ancestros en materia creencias, espiritualidad, arte…

Estos humanos achaparrados pero extraordinariamente robustos habían sido considerados tradicionalmente poco menos que pseudosimios tambaleantes. Pero sucesivos descubrimientos y hallazgos han permitido arrojar luz sobre una especie humana que, según los investigadores, probablemente fue tan inteligente como la nuestra -su capacidad craneal era superior a la del cromagno o humano moderno- y que bien pudo haber tenido una vida simbólica tan rica como la que se le ha atribuido siempre a nuestra especie.

Como sostienen Álvaro Arrizabalaga, Esteban Álvarez-Fernández y María José Iriarte, el descubrimiento de esta concha ornamental en Lezetxiki, situada a 500 kilómetros en línea recta del Mar Mediterráneo, «evidencia los contactos más distantes hasta ahora conocidos en Europa occidental durante el comienzo del Paleolítico Superior».

Estos objetos fueron -y son, señala Arrieta- objeto de polémica porque aparecieron en niveles muy tardíos y asociados a útiles que bien pudieron pertenecer a humanos modernos.
La importancia de este tipo de datos es «crucial en el debate sobre la extinción de los neandertales, porque precisamente la falta de este tipo de rasgos de complejidad cultural que algunos interpretan como un reflejo de una inteligencia limitada, o por lo menos carente de principios simbólicos -de auténtica cultura, en definitiva- es esgrimida como una de las causas que contribuyeron a su desaparición».

Vía

Continue Reading

Stonehenge la Meca de la Prehistoria

Cuando se creía ya todo  descubierto en el emblemático enclave prehistórico de Stonehenge, y a pesar de que quedan muchos enigmas abiertos en su estudio; esta semana, a unos 24 kilómetros de allí, en una de las áreas prehistóricas más investigadas de Europa, unos arqueólogos británicos descubren nuevas tumbas. Una especie de casas de huesos que datan del Neolítico y que podrían tener unos  6.000 años de antigüedad. Estos enterramientos desvelarían datos muy significativos sobre estas poblaciones prehistóricas en Inglaterra y son consideradas ya, como uno de los monumentos más antiguos  en Gran Bretaña.

“Las tumbas eran como casas de huesos para personas importantes de la comunidad”

Helen Wickstead, arqueóloga de la Universidad de Kingston que ha coordinado el proyecto, explica que estos grupos humanos practicaban extraños ritos funerarios como dejar expuestos al aire los cuerpos de fallecidos hasta que la carne se pudriera y expusiera sólo el esqueleto. Luego, los huesos eran ubicados en tumbas especiales.

Fuente

Continue Reading

El papel de la Mujer en la Prehistoria. Arqueología de género

Las Mujeres en la Prehistoria, es el título de una exposición en la Vall d’ Albaida (Valencia), que mostrará el papel esencial de las féminas en el desarrollo de los procesos sociales y económicos que éstas protagonizaron durante un dilatado período de nuestra historia como seres humanos. Será en el Museo Arqueológico de la Vall d’Albaida, (MAOVA), donde se mostrarán  las investigaciones más recientes sobre el género femenino a través de una corriente actual e innovadora como es la llamada Arqueología de Género. Esta exposición temática itinerante que gestiona el Museo de la Prehistoria de Valencia, lleva desde 2006 ocupando las salas de toda la provincia, y  relata como la mujer llegó a adquirir un fuerte poder social que se refleja en las manifestaciones artístico-religiosas.
Los restos arqueológicos recuperados indican que desde el Paleolítico hasta la Edad del Metal, la mujer no solo realizaba tareas de reproducción, manutención y producción, sino que también participó en trabajos fuera del ámbito doméstico como la caza, la recolección o el cultivo de la tierra.

Según Margarita Sánchez Romero– Investigadora del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada. “Las mujeres son las grandes olvidadas de las Sociedades Prehistóricas”:

Para esta investigadora : “Tenemos la visión de que el individuo-tipo de esa época es un adulto masculino, prácticamente occidental, y nos olvidamos del resto de miembros del grupo: individuos infantiles, mujeres e individuos de edad avanzada. No considerar las actividades que realizan o su importancia social supone un déficit para la disciplina arqueológica y para las interpretaciones que hacemos de las sociedades del pasado”… “no tenemos datos que nos lleven a pensar que las mujeres no cazaban o que no intervinieron en determinadas producciones, como la de piedra tallada o la metalurgia. Además, muchas imágenes del pasado las muestran plenamente integradas en cuestiones rituales y religiosas. Por otra parte, los ajuares funerarios que encontramos en las sepulturas enfatizan más las diferencias en estatus social y en la realización de determinados trabajos, que en la existencia de desigualdades entre mujeres y hombres. Por ejemplo, durante la Edad del Bronce es una constante el encontrar punzones asociados a tumbas femeninas, un útil que servía para la realización del trabajo textil y que persiste como parte del ajuar en el tiempo más que cualquier otro objeto”.

Fuente

Continue Reading