... ...

Categoría: Patrimonio Histórico

El Castillo de Charleville

Sobre este misterioso castillo irlandés de estilo gótico, enclavado en medio de un viejísmo bosque del condado de Olaff, antaño habitado por druidas, se han contado cientos de historias de fantasmas….
Entre ellas destaca la de su fundador Charles Bury, conde de Charleville, del que se cuenta que era adorador del diablo. Dicen las malas lenguas que algunas noches su figura espectral se pasea por sus antiguos dominios…

Marcador
Continue Reading

El Castillo de Chillon que inspiró a Lord Byron

“Chillon es un macizo de torres sobre un macizo de rocas.” (Víctor Hugo)

Hacia el norte de los Alpes, entre Francia y Suiza se encuentra el Castillo de Chillon. Esta imponente fortaleza levantada sobre una roca está emplazada en los vistosos parajes del extremo oriental del lago Lemán o Ginebra,-el mayor de la Europa Occidental-,en la comuna suiza de Veytaux

El lugar posee una sublime belleza que atrae a más de 300.000 visitantes cada año.Pero además de la espectacular fortaleza, el interior del edificio conserva varias estancias, salas, armaduras e incluso su distribución y decoración original. No en valdes, hablamos de uno de los más bellos monumentos históricos de Suiza y ejemplo de la arquitectura medieval, que atrajo y cautivó la imaginación de los principales novelistas del movimiento dieciochesco del Romanticismo quienes encontraron en el castillo de Chillón una valiosa fuente de inspiración. Por esta ciudadela suspiraron poetas de todo el mundo de finales del XVIII, desde Rosseau hasta Víctor Hugo, además de Alejandro Dumas, Gustave Flaubert y cómo no, Lord Byron.

Continue Reading

El Palacio Real de Valencia un emblema irrecuperable

Ampa Galduf/Arquehistoria

El Palacio del Real de Valencia, -residencia oficial de monarcas, virreyes y capitanes generales-,  es el único de una serie de magníficos palacios de la Corona de Aragón  que fue totalmente arrasado, siendo su existencia todavía ignorada por muchos valencianos.

Conocido como el "palacio de las trescientas llaves" su excelsa magnitud, número de estancias y magníficos jardines le convirtieron en el edifico emblemático de la ciudad.

Continue Reading

Camino del Cid, siguiendo al héroe literario

En las últimas décadas vemos cómo el turismo cultural va ganando puntos respecto al turismo de costa y playa. Nuestro patrimonio histórico va ocupando lentamente el lugar que se merece, al tiempo que una serie de antiguas rutas y caminos (al margen de los de Santiago) van siendo renovados y puestos en valor como la Via de la Plata , las Vía Augusta, la Ruta de Don Quijote, el camino de San Vicente Martir o el archipopular Camino del Cid.
Efectivamente, la huella del Cid por tierras castellanas, aragonesas y valencianas ha movido a numerosas personas a tratar de reconstruir la historia de uno de nuestros más insignes personajes históricos y literarios. Actualmente, “El Camino del Cid” es una expresión cada vez más utilizada y representa un recorrido turístico y cultural que trata de seguir
el rastro de Don Rodrigo Díaz, El Cid Campeador basándose esencialmente  en una obra literaria, “El Cantar de mio Cid”. Este clásico medieval es una de las más importantes obras épicas de la literatura europea y se escribió un siglo después de la muerte del Cid. En sus versos observamos una curiosa mezcla de realidad y ficción.

Pero aún tratándose de un itinerario basado en el Cid como caballero medieval y héroe literario no significa que se trate de una ruta imaginada, sino que como leemos en el blog www. caminodelcid.org,  más bien es “una sucesión de caminos y lugares históricos, algunos de los cuales han desaparecido, mientras que otros, a raíz de nuevas intervenciones arqueológicas, han salido a la luz. Estos caminos, transitados desde hacía siglos, comenzaron a recorrerse ya como itinerario cidiano a principios del siglo XX, cuando Ramón Menéndez Pidal y su mujer María Goyri iniciaron la búsqueda de las huellas del Cid por tierras castellanas y aragonesas. Desde entonces han sido miles las personas ” que en todos los medios de transporte posibles han tratado de seguir estos caminos vinculados estrechamente con el cantar y la figura legendaria del Cid.

Continue Reading

El Patrimonio histórico de la Alpujarra

Un libro titulado “El patrimonio histórico de la Alpujarra y Río Nacimiento” rescata el patrimonio olvidado de La Alpujarra y habla de la rica herencia de esta tierra.

La Alpujarra acoge en su complejo y rico relieve paisajístico más de cinco mil tesoros arquitectónicos, patrimonio monumental, arqueológico y etnológico de sus numerosos pueblos, de sus gentes y, sobre todo, de los amantes de una de las comarcas más tradicionales del país y que refleja una larga historia enriquecida por las aportaciones culturales de pueblos muy diversos, que se conserva de manera particular en los territorios rurales.

Estamos ante un estudio de campo que ha tardado en elaborarse más de cuatro años. La obra muestra con explicaciones y fotos más de 5.000 puntos de interés cultura de la zona.

Su autor Agustín Sánchez, etnólogo de ADR (Asociación para la promoción económica y el desarrollo rural de la Alpujarra- Sierra Nevada, Granada y Almería), y su equipo de quince personas entre las que figuran arqueólogos biólogos y antropólogos han recorrido de punta a punta cada zona de la comarca. No ha quedado una torre por fotografiar, una cueva por explorar, un yacimiento que investigar y un tipo de artesanía que analizar sin olvidar miradas a las comunicaciones históricas, a los servicios tradicionales y al papel del agua tanto en la agricultura como en las poblaciones.
Algunos datos: El libro recoge 5.488 elementos (bienes inventariados, bienes registrados y acequias registradas), de los que 2.893 se ubican en los municipios almerienses y los otros 2.595 se encuentran en los municipios granadinos

El libro se puede conseguir de forma gratiuta previa solicitud

Mas info en www.adr-alpujarra.com

Continue Reading

La Ruta de los Cátaros o el camí dels bons homes: Sigue la huella de la historia

Viaje al País de los Cátaros

En 2009 se conmemoraba el octavo  centenario de la terrible Cruzada Albigense ocurrida en 1209 contra los Cátaros. Transcurridos los siglos y aunque disipado en el tiempo el horror de aquella tragedia humana, aquellos parajes siguen manteniendo su legado histórico y cultural. Ubicado en un entorno cargado de magia y misticismo el Camino o Camí dels Bons homes recorre parajes de gran encanto y belleza natural. Se trata de un itinerario turístico entre las montañas el Pirineo catalán y francés. El sendero ofrece la posibilidad de recorrer las antiguas rutas de migración que utilizaron los Cátaros o Buenos Hombres durante los siglos XIII y XIV cuando huían de la Cruzada y la Inquisición. Una ruta ancestral, siguiendo la huella de la historia que no deberían perderse los que quieren profundizar en los enigmas cátaros y su vocación espiritual.

 

Señalizado como GR (sendero de gran recorrido) con señales rojas y blancas, el Camí dels Bons Homes sigue de el Santuario de Queralt en Berga( Cataluña, España) y el castillo de Montsegur (Ariége, Francia), por el GR 107.

Centenario de la Cruzada Albigense

Este año 2009 coincide con el centenario del inicio de la gran cruzada contra los cátaros, liderada por Simó de Monfort. El castillo de Montsegur, la gruta/iglesia iniciática de Belén
y el misterioso Rennes le Chateau, son seguramente algunas de las claves para entender mejor este movimiento religioso, de oposición a la  Iglesia Católica que aconteció en el medievo con una  particular incidencia en el sur de Francia (Occitania).  Los cátaros – los buenos hombres y las buenas mujeres – querían volver a la pureza del cristianismo primitivo, al verdadero mensaje de Jesús.  Eran artesanos, predicadores, sencillos y nunca empuñaron un arma, tras de si, dejaron una profunda huella llena de misterios, el Grial, el tesoro de los Templarios, las Cruzadas, Castillos, Grutas Iniciáticas…

Ciudad Medieval de Carcassona

El contexto histórico de los cátaros

Se vivían los últimos coletazos del siglo IX y principios del X y en el seno de la Iglesia se empezaba a gestar una grieta que amenazaba con hundir el consistente y todopoderoso edificio de las creencias católicas. Grupos de cristianos europeos comenzaban a marginarse y a crear una doctrina separatista, conocida como Herejía Albigense por su origen en la ciudad francesa de Albi. Estos cristianos, creadores de una teología de la liberación, rechazaban el Antiguo Testamento (pero no el Nuevo), negaban que Cristo hubiera muerto en la cruz, rechazaban la riqueza de la Iglesia y postulaban que Dios estaba en el interior de la mente de cada persona. En definitiva, pensaban diferente. Pasan los años y esta rama del cristianismo, la de los llamados Cátaros, comenzaba a tomar fuerza y había que pensar en tomar medidas.

Así transcurren los siglos siguientes en pleno medievo francés y la Iglesia desconfía de los resultados obtenidos por Santo Domingo –Domingo de Guzmán-, que no consigue, tal y como le ordenó el Papa, reconvertir pacíficamente a los Cátaros. Es necesario mitigar este molesto brote y se crea la Santa Inquisición para acometer una persecución sin fatiga y exterminadora contra los seguidores de este cristianismo liberal, los bonshomes u hombres buenos, como ellos mismos se llamaban. La persecución es atroz. Se suceden las matanzas en la hoguera en sitios como Béziers (año 1209) y otros lugares para acabar con los hombres buenos del sur de Francia, el noroeste de Italia y Alemania. La matanza más famosa es la que tiene lugar en Montsegur en el año 1244, en la que murieron más de doscientas personas y, como las anteriores, provocó un éxodo masivo hacia zonas más tranquilas. La de Montsegur originó el desplazamiento de los cátaros hacia el sur, al otro lado de las montañas pirenaicas. Se abre pues una vía de comunicación a lo largo del Camino que estos Buenos Hombres (Camí des Bons Homes) siguen en su movimiento evasivo hacia Catalunya. Otras matanzas seguro causaron más bajas pero en la hoguera de Montsegur pasaron a mejor vida la jerarquía cátara y los obispos de Toulouse y Razés. En el siglo XIV desaparecieron los Cátaros.

En resumen; Los  cátaros fueron un movimiento religioso-cultural, propulsor de un nuevo orden social a partir del desarrollo individual. La iglesia cátara fue uno de los numerosos movimientos sociales que intentaron romper con esta hegemonía eclesiástica e instaurar un nuevo orden, por lo que fueron  perseguidos.
La ruta cátara va descubriéndonos  los lugares más emblemáticos de esta tradición de Perfectos.

Queribús (el último baluarte cátaro)
Carcassona (la mayor ciudadela medieval de Europa)
Spoulga de Bouan (gruta fortificada usada de refugio)

La experiencia de viajar en el tiempo

El viaje nos trasladará a la época de los acontecimientos y nos dará una visión muy cercana a como se debía de vivir allí en aquel tiempo ya que atraviesa pueblos que están muy vinculados a la historia del catarismo.

El Camí dels Bons Homes, convertido actualmente en sendero de Gran Recorrido (GR-107), se puede recorrer a pie, a caballo y en la mayoría de tramos en bici de montaña y nos permite seguir las huellas del catarismo atravesando los Pirineos.

Existe una variante que desde Gósol llega hasta el Santuario deEl Miracle y sigue mayoritariamente el GR7. También podéis descubrir en coche los pueblos donde vivieon los Buenos Hombres y las Buenas Mujeres visitando las comarcas del Berguedá, la Cerdanya, el Alt Urgell, el Solsonés y el departamento francés de Ariège.

Mas info en; elcamidelsbonshomes.com

Fuentes consultadas;

www.viajesyviajeros.com/rutacataros.htm

www.catarismo.com

www.elcamidelsbonshomes.com

Continue Reading

El Palacio del Real de Valencia : Los restos de un lamentable derribo

Texto de Ampa Galduf

Los monarcas medievales de la Corona de Aragón solían disponer de palacios urbanos en las ciudades principales de sus territorios, de este modo cuando visitaban la ciudad contaban con cómodas estancias donde instalar sus cortes.

Pero desgraciadamente, el Palacio del Real de Valencia- residencia oficial de monarcas, virreyes y capitanes generales y cuya historia es ignorada por la mayoría de los valencianos-  es el único de esta serie de magníficos palacios, que fue totalmente arrasado pasando desapercibido en estos últimos siglos, desde su destrucción en 1810 .

“¿Qué fue de ti, Palacio Real? Noble mansión de los monarcas valencianos, centro y símbolo de nuestro antiguo y glorioso reino (…) Desaparecido todo, con las instituciones que representabas, la autonomía ilustre de aquel reino del que fuiste cabeza…” Teodoro LLorente

El desaparecido Palacio del Real fue, en efecto, para  el pasado de la ciudad uno de los edificios más importantes y emblemáticos de cuantos se hayan construido. Sin embargo, debido a su total destrucción por razones estratégicas -según la versión oficial- durante la guerra de la Indepencia fué borrado del mapa y tristemente aún hoy su historia es desconocida por la sociedad valenciana.

De su memoria, solo mantenemos algunos nombres como el Puente del Real, puente sobre el río que comunicaba la ciudad con el palacio, Llano del Real, espacio que se extendía en forma de enorme plaza frente a su extensa fachada o Jardines del Real, Viveros o jardines públicos que se acondicionaron en el antiguo emplazamiento del palacio.

El Palacio del Real emblema de poder en el Antiguo Régimen

El Palacio del Real, desde el siglo XI al XIX, fue sede regia para los reyes de la Taifa musulmana, para los monarcas de la Corona de Aragón y los Austrias, pero, es cierto que no gozó tanto del favor de los Borbones, bajo cuyo mandato fue lamentablemente demolido, dado que el Palacio del Real era todo un símbolo de poder en el Reino de Valencia.

De ese derribo de 1810, motivado- según la versión oficial- por supuestas razones estratégicas en plena gerra de la Independencia, sólo pudo salvarse de su grandiosa fábrica algún fragmento de artesonado que se conserva en el Archivo del Reino. Hasta hace bien poco, existian escasos datos sobre la forma o estructura del edificio.

Teodoro Llorente,- político valenciano de finales del s.XIX- cita la “incomodidad política” del Palacio Real en los tiempos de la uniformidad borbónica. Según este autor, los borbones pretendían reducir los antiguos reinos a meras provincias. Entendemos por el autor, que el derribo del edificio fue un intento de los Bsorbones de borrar uno de los símbolos del pasado de Valencia como reino, ya que el Palacio del Real representaba un emblema de poder y de gloria para la ciudad .

Reconstruyendo el pasado del Palacio

En 1986  a raiz de unas obras realizadas en los colectores de la ciudad, fue levantado el asfalto de la calle General Elio, y bajo ella aparecieron los restos del palacio. Después de una fuerte polémica sobre si los restos debian ser enterrados o dejados al descubierto, se decidió volver a enterrarlos ya que la calle es una de las arterias principales de la ciudad.

A comienzos de este año 2009, se hicieron nuevas catas con georadar, descartándose una excavación masiva y aparecen nuevos restos que despiertan el interés por  palacio-emblema de la ciudad del Turia.

A pesar de que resulta evidente que el palacio Real es irrecuperable, ya fue arrasado en 1810 hasta los cimientos, la ilusión de los arqueólogos va en aumento. Las excavaciones en el jardín de Viveros, están dando sus frutos.

Los arqueólogos han desenterrado, la pasada semana los primeros muros, pertenecientes a la Torre de la Reina. Una magnífica Torre que fue la residencia de la Reina María, esposa de Alfonso El Magnánimo, aunque en el último periodo del palacio fuera utilizada como cocina.

Los expertos aseguran que están a punto de tropezar con los cimientos de la llamada Torre del Rey y el gran pórtico del conjunto de edificios.

El interés por el Palacio del Real va en aumento, sobre todo a raiz de que en 2005, por primera vez, el Ayuntamiento de Valencia tuviera acceso a los planos del Palacio que han permanecido durante estos 200 últimos años en un archivo en París.

Comienza así un proyecto ilusionante por recuperar la memoria del edifico.

Durante todos estos años desde el derribo, lo único visible del palacio ha sido un pequeño monticulo existente en los Jardines del Real, conocido como la montañeta del General Elio. Se dice está formado por los cascotes que se fueron acumulando en el momento de la destrucción del palacio y que hoy forman parte integrante de los Jardines del Real.

La previsión para estos trabajos  es mantener a la vista buena parte de la fachada porticada y construir encima una pequeño recinto que sirva como sala de exposiciones. Los trabajos se realizan con parte del fondo de ayudas del Gobierno.

 

El derribo

En el contexo de la guerra de la Independencia, el 12 de marzo de 1810 el Palacio fue arrasado, pero, contrariamente a lo que pudiera pensarse, no fueron las tropas de Napoleón las que provocaron el derrumbe del edificio, sino los propios españoles, quienes siguiendo las ordenes del general español Blake pretendian-supuestamente-, evitar que el palacio cayera en manos enemigas y que pudiera convertirse en una plaza fuerte para los asaltantes. Esas fueron las pretendidas razones oficiales de su demolición, las de una presunta estrategia bélica para evitar que semejante bastión fuera aprovechado por las tropas napoleónicas invasoras.

Lo cierto es que, a esa discutible concepción táctica otros estudiosos dicen lo contrario, precisamente, que el Palacio podía servir de punto desde donde batir a los atacantes de la muralla–, esto dio alas la enemiga frase  borbónica  esos “restos”, en forma de Palacio, del “Antiguo Régimen”

Josep Vicent Boira, en su análisis incluido en el libro El Palau Reial de València. Els plànols de Manuel Cavallero (1802)  apunta: “Podríem pensar que l’enderroc va obeir a una conjunció de factors: una fallida estratégia militar hi podia estar present, però també hi intervendría la necessitat econòmica de la Junta de Defensa i la percepció de ser el simbol per excel.lencia del passat, vist a ulls de les forces burgueses i liberals que sorgien en aquell moment”.

Pocos años después de su demolición, parece que hubo un intento de reconstruirlo. Vicente Vidal Corella  en el libro La Valencia de otros tiempos apunta que el general Elío, nombrado capitán general de Valencia por Fernando VII en 1813 “al encontrarse ante los escombros del Palacio Real, derribado durante la Guerra de la Independencia, pensó en reedificarlo, pero ante los inconvenientes-seguramente políticos- que se le opusieron, ordenó reunir los restos del memorable y glorioso monumento, formando con ellos dos montículos inmediatos, que las gentes denominaron “les muntanyetes d’Elio”.

Historia

Desde sus inicios el noble edificio fue palacio y finca de recreo árabe, a partir del siglo XIV y en los tiempos de la Reconquista cristiana fue prácticamente reconstruido como residencia de los monarcas aragoneses casi en su totalidad, incorporando algunos restos muy parciales de la arquitectura anterior, posteriormente en época Moderna pasó a  ser residencia de la corte virreinal o de los Capitanes Generales, hasta que en 1810 se puso fin a su historia.

Asi pues, el Palacio ha tenido una  dilatada historia con numerosas , ampliaciones y, reformas que hicieron de él, el receptor de un cúmulo de experiencias arquitectónicas, reflejo de los modos y formas constructivas de las distintas épocas vividas. Una riqueza arquitectónica y artística irrepetible e irrecuperable.

La primera importante reedificación la realizó  Pedro el Ceremonioso, y despues llegó su época de esplendor cuando Alfonso el Magnanimo decidió amplia el palacio. Cabe destacar que en el 1363, durante las guerras entre Castilla y Aragón, el palacio fue incendiado por las tropas castellanas. Será ya en el siglo XVII cuando se acometera una gran transformación en el edificio, modificando su estructura interna y sobre todo la externa, añadiendo una galeria de arcos en su fachada principal y eliminando las ventanas de tradición gótica que daban al palacio un aspecto excesivamente medieval.

Estructura del edificio

Gracias, sobre todo, a los planos del archivo de París, sabemos que el Palacio del Real era un edificio de grandes dimensiones.

Los expertos, afirman que se componía de dos cuerpos, el llamado palacio viejo y el palacio nuevo. El palacio viejo vendría a ser la antigua almunia musulamana ampliamente reformada, mientras que el llamado palacio sería el fruto de una ampliación de nueva planta del viejo palacio.

La parte mas antigua del palacio giraba alrededor de un patio, en una de sus dependencias se albergaba la capilla del palacio, disponia de cuatro torres, una en cada esquina, y si bien durante años sirvió como dependencias de uso exclusivo de la reina, con el tiempo llegaría a ser un espacio destinado a viviendas del alcailde y personal de servicio.

La parte nueva giraba alrededor de dos patios, en el mas grande se encontraba la escalera principal que daba acceso a los salones principales. El patio pequeño disponia de una escalera que daba acceso a la nueva capilla del palacio dedicada a Santa Catalina.

Este cuerpo, verdadero núcleo del palacio, con sus dos patios, sufriría las más importantes reformas de su arquitectura medieval original, entre los que destacaríamos la modificación de la escalera del patio principal y la alteración de la fachada. La escalera adosada a uno de los lados, frecuente en la mayor parte de los palacios medievales del ámbito mediterráneo, fue sustituida por una en caja cerrada previa demolición de una serie de dependencias. El otro cambio, absolutamente radical en la fisonomía del palacio, es la introducción de la galería de arcos, en el frente principal, posiblemente para sustituir una fachada discordante y con reminiscencias medievales que en el siglo XVII se consideraría inadecuada.fiestas-salon-1800

Estos salones estaban dedicados para servicio de los reyes, audiencias, fiestas o recepciones según las épocas.  las dependencias de la reina  se situaban en torno al patio pequeño, en las inmediaciones de la capilla de Santa Catalina; mientras que las dependencias del rey, se ubicaban en la torre principal, denominada torre de los Ángeles, inmediata a la entrada al palacio.

En esta época, y al igual que ocurría en otros palacios de la Corona de Aragón, como el de Barcelona, los aposentos del rey y de la reina, se encontraban separados en las denominadas “casas” o “apartaments”, en este caso, el de la reina era el situado en la zona inmediata a la capilla, a la que tenía acceso por una tribuna, en torno al denominado patio pequeño, y fue el que se reformó con mayor intensidad, ya que la esposa del rey Magnánimo, María de Castilla, prácticamente vivió durante toda su vida en el Real, hasta 1458 fecha de su fallecimiento.jardnes-monforte

El  palacio nuevo también albergaba numerosos jardines, parte ellos hoy son los Viveros y además contaba con una colección zoológica compuesta de leones, osos, ciervos, faisanes, pavos reales etc.

La época de esplendor

La época que se abre con el reinado de Alfonso el Magnánimo (1416-1458) es una de las más brillantes para el Real de Valencia. Monarca decidido a consolidar el edificio como residencia real, contó para ello con el elenco de los mejores artistas valencianos para llevar a cabo sus propuestas, algunas de las cuales pudo seguir de cerca coincidiendo con sus años de residencia en Valencia. Así invertiría considerables sumas de dinero, siguiendo personalmente el desarrollo de las obras, para hacer del Real valenciano una de las residencias más significativas de sus reinos por delante de otras residencias de la Corona de Aragón.

En Valencia, transcurrió la mayor parte de su estancia en la península en los años intermedios entre sus campañas italianas, entre 1424-32. Siendo crucial para la definitiva puesta a punto del Real valenciano, el hecho de que su esposa la reina María de Castilla fijara su corte y residiera como inquilina permanente en él.

María de Castilla, inquilina ilustre del Palacio del Real

Dada la ausencia del monarca, y las habituales desavenencias entre la pareja, María desarrolló una activa vida política, muchas veces frente a los Infantes de Aragón.

Primero, como lugarteniente de todos los Estados y luego sólo de Cataluña, la reina ayudó, no obstante, cuanto pudo a su marido en las empresas italianas, a la vez que ponía a contribución todas sus dotes de gran estadista en la pacificación de todos los territorios de la Corona. Los historiadores tanto catalanes como aragoneses hablan siempre de ella en tonos laudatorios, considerándola incluso superior a su sobrina Isabel la Católica.

Los inventarios de la reina María de Castilla, nos permiten imaginar un palacio suntuosamente decorado, con abundantes colecciones de tapices, los conocidos como “draps de raç”, pinturas en la capilla y el oratorio privado y ricos objetos litúrgicos, entre otros muchos bienes.

Reconstrucción virtual del Palacio

Gracias a las aplicaciones informáticas sobre los planos, grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia ha reconstruido de forma virtual cómo fue y cómo podría ser en la actualidad el Palacio y los Jardines del Real.

La investigación, coordinada por la sede de Forum-Unesco de la UPV, ha conseguido recrear virtualmente la arquitectura y el entorno paisajístico del palacio encajándolo en la trama urbana actual. Un edificio magestuoso y sobre todo Cargado de historia.

 

Fuentes consultadas:

http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2009042600_16_582415__Valencia-ciudad-reencuentra-Palacio-Real

http://es.wikipedia.org/wiki/Palacio_Real_de_Valencia

http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2009052600_16_594323__Valencia-Aparecen-primeros-restos-Palacio-Real-Valencia

http://www.elreinodevalencia.es/index.php?option=com_content&task=view&id=25&Itemid=2

http://www.lasprovincias.es/valencia/prensa/20061114/ocio/derribo-palacio-real_20061114.html

Continue Reading

El MARQ descubre el misterio de los megalitos de Malta

Por primera vez un museo español exhibe una muestra sobre la historia de Malta. El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) inauguró ayer la exposición «Malta. Prehistoria y Templos», en la que a través de más de 150 piezas, se expone el legado cultural e histórico de este archipiélago del Mediterráneo. El conjunto, formado por fondos procedentes del Museo Nacional de Arqueología en La Valetta, acerca al visitante a la prehistoria de este país. Así, la muestra combina cerámicas, esculturas y elementos arquitectónicos con maquetas de los principales templos megalíticos.

Continue Reading