... ...

Categoría: Roma

Maquillarse en tiempos de Roma

‘Sombra aquí y sombra romana allá’

Javier Ramos/Ampa Galduf/ La vida en la Antigua Roma

En época romana el repertorio de cosméticos, incluídos aquellos para disimular las arrugas, era considerable.

Romanos y romanas  utilizaban varios ungüentos y potingues, además de una amplia gama de perfumes. 

Paralelamente , la mayoría de las mujeres recurría al maquillaje como un complemento más de belleza y sofisticación.

Cuando salían de casa, las romanas solían maquillarse, cosa que también hacían algunos hombres. En ocasiones, algunos de ellos se pintaban los ojos, las cejas y los párpados, o se daban una capa de polvos para aclarar el rostro.

La piel era balqueada con albayalde-carbonato de plomo-, los ojos oscurecidos con antimonio o pintados con azafrán, las mejillas coloreadas con orcaneta o minio, dando un toque chillón del que los escritores solían burlarse en sus sátiras. 

  • Lo más habitual en las mujeres a la hora de maquillarse eran los colores claros como el blanco y el rosado, aunque les gustaba resaltar los labios con carmín. Para dar luminosidad al rostro empleban los polvos de mica.
  • Incluso para permanecer en casa, las mujeres adquirieron  la costumbre de maquillarse cada día como signo de distinción heredado de la moda griega entre mujeres libres y esclavas.

Marcador
Continue Reading

Los cabellos peinados de las romanas

El peinado de las romanas

  • Texto Ampa Galduf/Javier Ramos
  • Ilustraciones Sergi Segura, Tom Tierney, y la colaboración especial de Josh Cabrera

Durante el período imperial de Roma, la moda femenina en el vestir se mantuvo similar durante siglos, sin embargo las tendencias del cabello fueron cambiando.

  • Las sucesivas emperatrices y mujeres de la realeza romana fueron tomadas como modelo y sus peinados marcaron estilo. 

Ilustración de Tom Tierney

En este post, os mostramos las diferentes formas de peinarse los cabellos que, progresivamente, emplearon la mujeres romanas de la época Imperial, siendo imitados por las damas y ciudadanas de Roma.

Continue Reading

La Tarraco romana

Breve recorrido por la historia romana de Tarraco

Tarraco llegó a ser, a nivel funcional la capital del Imperio Romano durante los tres años en los que fue la residencia oficial del emperador  Augusto quien además la convirtió en capital de la Citerior. Durante siglos fue la más importante urbe romana de Hispania.

Como dijo Plinio, autor de la “Historia natural”: «Tarraco es obra de los Escipiones»

Continue Reading

Tarraco Viva, la ilusión de revivir el Imperio romano

Reviviendo la historia de Roma en Hispania

A partir del 17 de Mayo arranca la XIII edición de Tarraco Viva,  la mayor feria de recreación histórica dedicada al mundo romano que tenemos en España. Una oportunidad única de viajar a la antigua civilización romana  a través de todo tipo de actividades que muestran la vida cotidiana y el ajetreo de la vieja capital de la Tarraconensis.

 El Emperador Augusto convirtió a Tarraco en sede imperial en los años que estableció allí su residencia.

Continue Reading

Tesoro de armaduras romanas en León

Encuentran las corazas de los legionarios que fundaron León

Ampa Galduf/Arquehistoria

El origen de la actual ciudad de León, España, hay que buscarlo en las legiones romanas.

La ciudad creció alrededor del lugar donde estaba asentada la Legión VI Victrix, después substituida por la Legión VII Gémina,  procedente de Pannonia, que permaneció acampada en este enclave durante varios siglos. 

Una veintena de las armaduras que usaron aquellos mismos legionarios con campamento permanente en León, acaban de desenterrarse en el solar de la casona de Puerta Castillo, un inmueble que perteneció al escultor Víctor de los Ríos.

Continue Reading

El pelo de los romanos

Y los romanos con estos pelos…

Javier Ramos
La estética masculina en la Antigua Roma; peinados y afeitados.

Ya vimos como desde antiguo, lucir melena se asociaba a grandes virtudes masculinas. Asi que los romanos, como otros pueblos antiguos acostumbraron a dejarse el pelo y la barba crecidos.

Pero a medida que se fue consolidando el Imperio, los hombres maduros cortaron su cabello y mostraron la cara afeitada, al menos hasta bien entrado el siglo II después de Cristo, aun a pesar de que, las más de las veces,  ello supusiera un verdero suplicio.

Continue Reading

La alopecia de los césares

<>Especial Aniverario

La calvicie en la Antigua Roma

Javier Ramos

La preocupación y, casi obsesión, por la alopecía fue bastante común a todas las civilizaciones del mundo antiguo. Más de dos milenos después, todavia persiste en la actualidad.

 

  • Los crecepelos hacían furor en Roma.
  • El emperador Domiciano, se avergonzaba de su alopecia y exigió que los artistas oficiales lo representaran, so pena de muerte, con una melena leonina.
  • Julio César no se quitaba la corona de laurel para ocultar su incipiente alopecia.

En tiempos antiguos, los romanos se dejaban el pelo largo y la barba crecida, casi tanto, como los pueblos bárbaros.
Lucir melena estaba bien visto,  la cabellera se asociaba a la masculinidad, la fertilidad y el valor, virtudes representadas por el
león y su melena
.

Continue Reading

La higiene y aseo de los romanos

¿Eran limpios y aseados los romanos ?

Javier Ramos

La verdad es que los romanos no se aseaban demasiado ni lavaban la ropa tan a menudo como creemos o, al menos, como sería deseable. Si a esto añadimos que se lavaban los dientes con orines y solían degustar la nauseabunda salsa de pescado “garum” podemos hacernos una idea de la pestilente atmósfera que se desprendía y respiraba en las aglomeraciones. 

A falta de jabón, que aún no se había inventado, los romanos empleaban aceites y compuestos de sosa (aphonitrum), y en lugar de esponjas, placas arqueadas con las que se rascaban la piel. Las toallas las había de baño (sabana), de rostro (faciales) y de pies (pedale).

Sólo las casas de los muy ricos disponían de algo parecido a un baño (lavatrina), aunque muchos otros poseían una bañera portátil que instalaban en la habitación contigua a la cocina para disponer de agua caliente con más comodidad.

Otros autores, como Séneca, sin embargo aseguran que los romanos se lavaban todos los días la cara, los brazos y las piernas, partes del cuerpo que dejaban al descubierto, y tomaban un baño completo cada nueve días, bien en el baño de la casa, si lo había, bien en las termas o incluso en los ríos.

Continue Reading