... ...

Categoría: Historia antigua

Formas de esclavitud en la antigua Roma

La esclavitud en la antigüedad

por Juana Sáez Juárez

La esclavitud era una situación aceptada y a veces esencial para la economía y la sociedad de las civilizaciones antiguas. En la antigua Mesopotamia, India y China se utilizaron esclavos en los hogares, en el comercio, en la construcción y en la agricultura. Incluso entre los aztecas, los practicantes de distintos oficios compraban esclavos para ofrecerlos en sacrificio a su dios patrón.

Algunos pensaban que la esclavitud es el destino lógico de los prisioneros de guerra. En la antigua Grecia, los esclavos, eran tratados con consideración. Pero por ejemplo en Esparta eran tratados con gran severidad, debido sobre todo que su población era mayor que la de sus gobernantes.

Normalmente los esclavos eran utilizados como trabajadores domésticos, en oficios urbanos y en el campo, en la marina y el transporte. La esclavitud doméstica, normalmente, era menos dura, ya que el trato que recibían solía ser muy familiar.

La esclavitud en la Roma Antigua

La esclavitud era en Roma muy necesaria para la economía especialmente durante el Imperio.

La experiencia servil en Roma presenta una gran complejidad y diversidad por lo que difícilmente se puede llegar a establecer un conjunto de características generales que la definan. En ocasiones se podían manifestar en un mismo individuo, a lo largo de su existencia, rasgos o hechos contradictorios como la manumisión, la venta, el éxito material, la violación física, etc. La gran variedad en el trato que los propietarios dispensaban a sus esclavos y en la forma de vida de éstos impiden una definición genérica, por otro lado comprensible, dado que entraban en juego relaciones y sentimientos personales que hacían de cada caso una situación más o menos particular.

La esclavitud en Roma debe considerarse como una institución social, entendida como la relación que unía a esclavos (servi) y dueños (domini). Entre ellos se creaban una serie de vínculos similares a los que se pueden dar entre emperador y súbdito, padre e hijo, oficial y soldado…, pero con una diferencia sustancial: el propietario ejercía sobre el esclavo un poder absoluto, éste se encontraba en todo momento a disposición del amo, de un modo discrecional, sin posibilidad de desobedecer y sin condiciones, sin compensaciones estipuladas de antemano. El señor esperaba de él sumisión y lealtad, de lo contrario sería coaccionado y forzado a obedecer de la forma que el señor considerara apropiada. No había entre ellos ningún acuerdo o fórmula de reciprocidad en derechos y deberes, sino una relación dirigida unilateralmente para ejercer un derecho, el del propietario, que consistía en la exigencia y satisfacción de servicios de índole muy diversa a prestar por el esclavo.

Lamentablemente para el historiador no han perdurado documentos importantes que proporcionen información sobre la esclavitud desde el punto de vista del esclavo. Por el contrario, son muy abundantes los que ilustran la forma de actuar y los prejuicios de los propietarios, así como obras jurídicas que demuestran la compleja legislación sobre la esclavitud y que tratan de solucionar cualquier problema que surgiera con la “propiedad” en relación con aspectos tales como la manumisión, la alimentación, la vestimenta, la compra-venta…,

Seguir leyendo artículo completo

Marcador
Continue Reading
Continue Reading

Los primeros osados en la aventura del buceo

Los primeros aventureros del buceo

Los hallazgos arqueológicos de los años 4.500 a 1.500 a.d.C. de ornamentos de nácar en Asia Menor y Egipto, y de joyas con incrustaciones de perlas en Babilonia y Tebas, nos indican que el hombre ya participaba en el buceo, por lo menos como una forma de recolección de objetos suntuarios para su comercio.

Continue Reading

Melilla pudo ser la gran Russadir de la antigüedad

La Russadir fenicia ha tomado cuerpo en Melilla

Existían los indicios de que Russadir - una de las ciudades más antigüas del mediterraneo- pudo existir, basándose sobre todo en los textos de los historiadores de la antigüedad. Ahora se han obtenido las pruebas físicas de que realmente  existió y su ubicación coincidiría con la Melilla actual. El presidente de la ciudad Autónoma destaca el hallazgo como “la noticia del año”.

Russadir, colonia desarrollada y con unas estructuras totalmente formadas ya desde época fenicia o púnica, ha sido a la vez, durante años, un interrogante y un reto para la arqueología. Hasta ahora los hallazgos más relevantes, encontrados por el historiador Fernández de Castro durante las excavaciones en el Cerro de San Lorenzo, situaban la huella fenicia en el siglo III antes de Cristo. 

La referencia es ahora más antigua

Los nuevos hallazgos- 250 fragmentos de cerámica- en la Casa del Gobernador datados en el siglo VII antes de Cristo han determinado que el origen fenicio de Melilla es bastante más antiguo de lo que se pensaba, ayudando a confirmar que la antigua Russadir pudo ubicarse perfectamente en el lugar donde hoy se levanta la ciudad. La importante factoría fenicia aquí ubicada podría hablar de unos orígenes de la ciudad de Melilla casi paralelos a los de  Cádiz, considerada la ciudad más antigua de España.

Continue Reading

El deporte en la Historia antigua

Del culto a la inteligencia, a cultura de masas

La importancia del deporte entendido como fuente de salud ha estado presente en todas las culturas a lo largo de la Historia. En la Grecia clásica,  el deporte, además ejercía una importante labor cultural ya que alimentaba las ciencias del saber y los valores morales.

Pero aquellos los tintes espirituales con los que germinó la práctica deportiva terminaron por dar paso a los intereses materiales. Pronto aparecieron en aquellas nobles competiciones, la corrupción y las apuestas. Los romanos contribuyeron a ello, terminaron por convertir los juegos de Olimpia, y el deporte en general, en un espectáculo circense que en la sociedad actual se ha traducido en la nueva religión para las masas, el opio del pueblo.

La excusa para reunir a las mentes privilegiadas

La práctica del deporte en la Antigua Grecia, no sólo formaba parte de la vida cotidiana sino que también contribuía a la formación intelectual e incluso moral de las gentes.

Pensemos en los grandes Juegos, en especial los Olímpicos, que fueron un auténtico centro cultural, en el que pensadores y escritores exponían públicamente sus ideas y sus escritos.

 

Filósofos, literatos, historiadores, pensadores, acudian a los juegos de Olimpia. Estas competiciones representaban la ocasión más adecuada para difundir sus ideas, ante la mayor cantidad de griegos que pudieran reunirse por entonces, con fines pacíficos, claro.

Olimpia conoció su mayor gloria entre los 600 y 400 a. de C, cuando los Juegos fueron pasando de uno a siete días de competición. Los que asistían, venidos de distintos pueblos, mostraron mucho interes en fomentar aquella Olimpia cultural.

Connotaciones religiosas

Las competiciones deportivas griegas, enmarcadas en festivales religiosos, tuvieron un marcado caracter de culto a los dioses.

Se realizaban en honor al dios Zeus, destacando también el culto al dios Apolo, representante de los ideales y de la práctica deportiva en la antigua Grecia. Asi, deporte y religión, fueron de la mano en la Antigüedad.

Los juegos de Olimpia desprendian esa actitud ceremonial en muchas de sus actividades, por ejemplo, en la ceremonia central de los juegos, con el sacrificio de cien bueyes a los dioses.

Este caracter de culto pagano de los juegos, supuso una de las razones de peso por las que los primeros cristianos los rechazaron y acabaron por abolirse.

Comienza el espectáculo…

Los valores morales fueron cayendo de los pedestales dando paso a los interes personales. Grecia pasó a ser provincia romana y los romanos terminaron por convertir aquellos juegos en un espectáculo circense.

Detrás del laurel del vencedor estaba la, nada despreciable, exención de impuestos y una pensión vitalicia por vida.

El deporte se convierte así en espectáculo de masas .

Finalmente, Teodosio el Grande, hace triunfar definitivamente el cristianismo sobre el paganismo, prohibiendo los juegos definitivamente en el año 394 de la era cristiana.

En la actualidad, el deporte ha heredado aspectos que terminaron por imponerse en el deporte clásico; La sobreestimación social y económica de los éxitos deportivos, o su explotación, con fines ajenos al deporte.

Algo que fue ya criticado de manera sistemática por los intelectuales griegos al menos desde Jenófanes de Colofón en el siglo VI a. C, y luego por Eurípides, Sócartes, y un largo etcétera.

EL deporte en la sociedad actual

Hoy algunos sociólogos, por ejemplo, llegan a entender el fútbol como la nueva religión de las masas. Un ceremonial febril cargado de fanatismos que concentra a los devotos con el único propósito de ganar una liga o trofeo.

Los jugadores, aparecen asi, como dioses de barro en el altar de una sociedad carente de otros valores morales. Convertidos en ídolos invencibles, su periplo está marcado por la ambición personal ( exito y dinero). No representan bandera alguna sino a aquel club deportivo que ofrezca más ceros por su fichaje.

Todo esto nos hace reflexionar sobre la autenticidad del deporte clásico griego en la armonia de valores como la superación, la cultura, la belleza y la espiritualidad en contraposición a los actuales de fama y riqueza.

Continue Reading