... ...

Categoría: Arqueologia Submarina

Odyssey pierde el caso: El tesoro de “La Mercedes” será repatriado

El “caso Odyssey” se resuelve con final feliz para España. La justicia de Estados Unidos ha fallado a favor de nuestro país tras una larga batalla judicial en los juzgados de Tampa, en Florida, que comenzó en 2007 contra la empresa OdysseMarine Exploration propietaria del buque cazatesoros que se llevó de aguas españolas nada menos que  medio millón de monedas procedentes del buque español “Nuestra Señora de las Mercedes”. 

 La embarcación transportaba el tesoro desde Perú cuando fue atacada por buques de guerra británicos frente a las costas españolas en 1804 y acabó hundiéndose. El Tribunal Supremo de Estados Unidos acaba de rechazar las alegaciones presentadas por Odyssey  ante la decisión (el pasado noviembre) del Tribunal de Apelaciones de Atlanta de ordenar la devolución del tesoro a España que consiste en una 17 toneladas, unas 500.000 monedas de oro y plata.

El hundimiento de la Mercedes marcó un momento clave en la historia de España y de Europa; por tanto, el Gobierno español siempre ha sostenido que el pecio y su contenido forman parte del patrimonio histórico de nuestro país.

Los jueces nos dan la razón finalmente, gracias al trabajo de archiveros y abogados. Termina así esta grotesca historia de expolio arqueológico submarino a favor de España. Un litigio convertido en “culebrón internacional” que podeis seguir en este post publicado aquí en su dia con vuestros interesantes comentarios.

Marcador
Continue Reading

El buque Endurance y su ejemplar historia

Un ejemplo de perseverancia y liderazgo: la lección del Endurance

El 7 de diciembre de 1914 Ernest Shackleton y una tripulación de 28 hombres a bordo del buque ENDURANCE ingresaron en el bloque de hielos permanentes del continente Antártico. ¿Su objetivo? Ser los primeros en hacer una caminata a lo largo de todo el continente a pie.

El buque ENDURANCE debió navegar a través del hielo, por algo más de un mes hasta el 18 de enero de 1915, cuando el buque se encontró atrapado y rodeado por los bloques de hielo de la Antártida. A pesar de los esfuerzos de la tripulación, el ENDURANCE segui

ría estando atascado en el hielo durante los próximos nueve meses.

Los grandes hielos del bloque Antártico presionaban constantemente, amenazando con quebrar el ENDURANCE en astillas. Aq

uella amenaza forzó a la tripulación a abandonar el barco en octubre de 1915. De allí en adelante deberían vivir sobre el hielo. Un me

s más tarde, el barco se hundió, dejando a la tripulación con solo algunas carpas y tres barcos chicos, sobre un bloque de hielo que iba

a la deriva. Los hombres sobrevivieron durante los siguientes seis meses, matando focas,

pingüinos y hasta sus propios perros de trineo para utilizar como alimento.

En abril de 1916, los 28 hombres descubrieron una isla en el horizonte. El bloque de hielo se rompió lo suficiente para permitirles a ellos probar por momentos las aguas mas frias de la tierra. Siete días más tarde arribaron a la deshabitada e inhospitable Isla del Elefante.

 

Lejos de rutas marítimas regulares, Shackleton, un hombre esencialmente honesto, sabía las posibilidades de un rescate desde donde ellos se encontraban eran inexistentes. Podían estar en tierra firme, pero estaban lejos de la seguridad y más lejos aun de casa. Tenían pocas opciones: si iban a ser rescatados, sería a causa de sus propias acciones evitando la codependenci

a. El 24 de abril de Shackleton zarpó, con una tripulación de cinco hombres, a la poblada isla de Georgia del Sur, a 800 millas de distancia. En caso de tener éxito, volverían por los otros 23 hombres.

El débil pero valiente grupo navegó por 17 días, pelando contra las tormentas de alta mar y las aguas congeladas, y lo lograron. Habían llegado a la isla de Georgia del Sur, pero las horribles condiciones meteorológicas y su salud los obligó a desembarcar en el lado deshabitado de la isla.

 

Si iban a sobrevivir, los hombres tendrían que encontrar la fuerza para actuar una vez más. Así, Shackleton y dos de sus tripulantes, avanzaron a pie por toda la isla. En 36 horas, recorrieron 22 millas por el glaciar Timón, a mil pies de alta montaña, para llegar al puerto de la ballena de Stromness el 20 de mayo de 1916.

Sus intentos de rescatar a sus tripulantes abandonados en la Isla Elefante no tendrían éxito por otros tres meses cuando, el 30 de agosto de 1916, casi dos años después de que habían partido inicialmente Shackleton rescató a su tripulación restante. Curiosamente, los 28 hombres sobrevivieron a la odisea. Mirando hacia atrás, parece una odisea imposible, con una tragedia y un obstáculo tras otro. Y aún así, los hombres del ENDURANCE, lo superaron y sobrevivieron.

La próxima vez que usted se enfrente a un obstáculo que parece imposible de superar, recuerde la historia del ENDURANCE… Y siga adelante. El éxito no se logra por tomar el camino más fácil (o el que usted planeó tomar); sino que se consigue mediante la toma de acciones coherentes y persistentes hasta que alcance sus objetivos. Mientras crea y resista, usted tendrá éxito y alcanzará sus logros y la felicidad.

Fuente:

http://www.sabiduria.com/liderazgo/perseverancia-endurance/

 

Continue Reading

Primeros buceadores de la Historia

Los primeros osados en la aventura del buceo

Los primeros aventureros del buceo

Los hallazgos arqueológicos de los años 4.500 a 1.500 a.d.C. de ornamentos de nácar en Asia Menor y Egipto, y de joyas con incrustaciones de perlas en Babilonia y Tebas, nos indican que el hombre ya participaba en el buceo, por lo menos como una forma de recolección de objetos suntuarios para su comercio.

Los escritos de Homero (s.VIII a.d.C.) ya mencionaban que los antiguos buceadores griegos se sumergían hasta una profundidad de 30 metros, lastrados por una pesada roca, y Plinio el Viejo (s. I d.C.), en su “Historia Natural” contaba que llevaban en la boca una esponja empapada en aceite, aceite que iban soltando lentamente mientras buceaban, y que se extendía ante los ojos del buceador, modificando el índice de refracción del agua y mejorando así la visión submarina.

Pero la primera imagen de los intentos del hombre por sumergirse en el mar la encontramos en un bajorrelieve del año 880 a.d.C. en el que se aprecia al rey persa Assurbanipal II buceando y provisto de una especie de saco respirador del que sale una boquilla…

Curioso artículo y muy interesante en la aldea irreductible

Artículo completo

Continue Reading

Alejandría la antigua ciudad de Alejandro, se hundió en el mar

La ciudad de Alejandría desapareció bajo el mar víctima de su propia grandeza según el arqueólogo submarino Franck Goddio.

El suelo no soportó el enorme peso de sus suntuosos templos y edificios

La llamada Ciudad de los Mil Palacios, fundada por Alejandro Magno, y otras legendarias ciudades de la región canópica de Egipto se hundieron en el agua y el fango porque el suelo no soportó el enorme peso de los suntuosos templos y edificios de aquél momento, incluyendo el Palacio de Cleopatra, situado en el mítico Portus Magnus de Alejandría, el mayor instrumento de poder que había en el mundo en aquél momento.

El arqueólogo submarino explicó que allá por el año 303 A.C. las ciudades que se localizaban en esta región africana fueron víctimas del llamado «fenómeno de liquefacción» y los enormes y pesados templos y palacios provocaron que el suelo se abriera y se los tragara literalmente.

«El lodo del Nilo está compuesto por cristales que, a su vez, contienen agua dentro. Si se ejerce una presión muy grande sobre esta superficie, los cristales se juntan y dejan escapar esa agua que, en una fracción de segundos, es evacuada provocando que la tierra pierda entre el 50 y 60% de su volumen, por lo que todo lo que esté construido sobre este suelo se viene abajo», indicó Goddio.

Los palacios y templos que han encontrado Goddio y sus submarinistas en las oscuras y contaminadas aguas de la Bahía de Abukir son los más grandes que se construyeron nunca en Egipto. «Eran obras colosales. El peso de estos edificios y el desplazamiento del agua hicieron que ciudades como Heraclion, Canopo y el Portus Magnus de Alejandría se hundieran. La monumentalidad de estas construcciones fueron la causa de su hundimiento», señaló el célebre arqueólogo francés.

Mas información en elmundo.es, no dejen de ver el video, alucinante.

Continue Reading

Barcos romanos bajo las aguas de Sagunto

El Grau Vell de Sagunto, tiene una importante y dilatada historia portuaria, ya que el viejo puerto de Sagunto fue en la antigüedad un preferente punto estratégico en el comercio por el Mediterráneo. Romanos y cartagineses se disputaban la ciudad, mientras los comerciantes de Sagunto vivían espectantes la temible situación. Instalados en las proximidades del puerto (fuera de la ciudad amurallada), trataban de sacar partido de aquel tráfico de gentes venidas de otras tierras. Así hicieron prósperos sus comercios. Sus clientes solían ser numerosos marineros que llegaban a Sagunto. En el 214 a.C. la ciudad es recuperada por Roma. Se inicia una etapa de esplendor de Saguntum y se reactiva un intenso tráfico comercial de Roma con Hispania. El puerto romano de Sagunto-que con toda seguridad contaba con un faro para orientar a los barcos- toma un marcado protagonismo en el comercio de ultramar. Bajo las aguas del Grau Vell, se encuentran sumergidos los restos de varias naves romanas, y parte del cargamento que transportaban en grandes ánforas y tinajas, además de lingotes de plomo. Pero sobre todo, lo que las aguas ocultan es una historia jamás contada.

Continue Reading

Samabaj: ciudad sumergida en el lago de Atitlán

Hace 2 mil años el lago de Atitlán tenía una isla. No era muy grande. La atravesaba un canal, lo que la hacía partirse en 2 y estaba poblada por precursores de la civilización maya. Por su reducido tamaño no era una gran ciudad, más bien una “aldea”, según, Sonia Medrano, arqueóloga, sus pobladores desarrollaron un sistema donde ya se daban divisiones de clases sociales y diferenciación del trabajo.

Continue Reading

Odyssey tendrá que devolver a España el tesoro de “La Mercedes”

Final Feliz

El morboso desencuentro entre Odyssey Marine Exploration (OMX) y el gobierno español está más próximo al desenlace tras conocerse, el pasado miércoles el fallo dictado por el juez  Mark Pizzo, en Tampa (Florida), donde se juzgaba  el expolio del tesoro de “la Mercedes” compuesto de 500.000 monedas de oro y plata.  La sentencia determina que hay pruebas sólidas de que el pecio expoliado por la empresa norteamericana sea efectivamente, el de la fragata Mercedes, argumento defendido por España avalado por la  documentación que se encuentra en el Archivo Naval de La Mancha.  

Además, señaló que no tiene jurisdicción sobre el caso y recomendó que todo sea devuelto a España en un plazo de diez días.
Asi que el tesoro expoliado por Odyssey que, deberá regresar a casa y según las primeras previsiones será conservado en el Museo Nacional de Arqueología Submarina (Arqua). Seguir leyendo…

Continue Reading

La Batalla de Rande

Rande, ¿ batalla o mito?

Ana Mª García-Junco del Pino (Historiadora y documentalista)

En Octubre de 1702 la Ría vivió un suceso bélico que tuvo una gran repercusión en Europa, la famosa batalla del estrecho de Rande.Tras dicho estrecho se había refugiado una flota hispano-

francesa de la que formaban parte diecinueve galeones cargados de oro y plata procedentes de las posesiones españolas en América.

Aquellos galeones y los barcos de guerra franceses que los protegían fueron atacados y casi todos hundidos por una gran escuadra anglo holandesa. Buena parte de los tesoros se fueron al fondo lodoso de la Ría, donde se supone que todavía permanecen tras los muchos intentos de rescate que tuvieron lugar a lo largo de los Siglos XVIII y XIX.

Parte del oro y la plata se pudo salvar, otra se hundió y una tercera fue el botín de los vencedores. Con el oro de Rande se acuñaron en Inglaterra monedas de cinco, una y media guineas; con las de plata de una corona, media corona, un chelín y seis peniques, todas con la efigie de la Reina Ana en su anverso. Circularon a lo largo de muchos años.

La Historia de la batalla

Desplegadas sus velas, entraban en la ría de Vigo los Galeones de la Plata escoltados por navíos franceses. 40 buques que, al mando del almirante Château Renault y el general Manuel Velasco Tejada, transportaban el tesoro más grande que jamás hubiera atravesado el Atlántico, con una tripulación diezmada por la enfermedad y la falta de agua y víveres.

Continue Reading