... ...

Categoría: Egipto

La momia de Ramsés II, el último gran faraón de Egipto

EL ULTIMO GRAN VIAJE DE RAMSÉS

Durante el siglo XX la momia de Ramsés II  ha sido una de las que mayor interés ha despertado venciendo, incluso, a la del más famoso de todos los faraones, Tutankamon.  

Enterrado en el Valle de los Reyes, en la tumba KV7 el “Gran faraón” murió tras casi un siglo de vida y  66 años de reinado. Resulta sobrecogedor contemplar un rostro tan bien conservado, impasible al tiempo. 

La momia mostró a un anciano nonagenario -un mérito en un país en el que la esperanza de vida no superaba los 35 años-, que sufría artritis, la espalda curvada y los dientes desgastados

Su momia, descubierta en 1881 por Gaston Maspero y H. Brugsch, es la de un hombre nonagenario de nariz prominente, aguileña, mandíbula fuerte, pelo rojo  y rostro alargado. Treinta siglos de vendajes han conservado su cuerpo pero no así su gran orgullo y su egolatría. 

Seguramente, el gran faraón se hubiera sentido muy decepcionado de contemplarse a sí mismo momificado. Maspero, describió la momia del faraón como la de un ser con una expresión inteligente y llena de orgullo y  terquedad. El aire de majestuosidad soberana se notaba aún en su rostro después de tres mil años de embalsamamiento.  Tras todo ese tiempo durmiendo en el País del Nilo, afortunadamente el cuerpo momificado de Ramsés II no sufrió ningún daño. Pero todavia tendría que emprender un extraordinario viaje a París en 1976.

Los investigadores franceses quisieron arrancarle su último secreto sometiéndole a un exhaustivo examen médico…

En 1977 la momia de Ramses es recibida con todos los honores de un alto dignatario. Pero qué fue exactamente lo que llevó a Ramsés hasta Paris  ¿ Bacterias?. ¿Hongos?, ¿Insectos?…


Marcador
Continue Reading

El corazón de Ramsés II, el Grande

Texto de Ampa Galduf/ Arquehistoria

             UN CORAZÓN PARA LA ETERNIDAD

Los  antiguos egipcios, pensaban que el corazón era una parte mágica del cuerpo humano, el centro del pensamiento, el lugar donde se asentaba el alma, la cual, tras la muerte, iniciaba su viaje al más allá. 

Los embalsamadores se encargaban del complejo proceso de momificación estirpando el cerebro del cadáver, -desconocían su función cognitiva-, sin embargo, solían dejar intacto el corazón extraían víceras y órganos internos que, una vez embalsamados, colocaban en los cuatro vasos canopos, para mantener a salvo la imagen unitaria del difunto.

Todo este ritual era largo y costoso,- duraba setenta dias-, y sólo podian permitírselo los egipcios más ricos, además del faraón y su familia…

Continue Reading

Los hijos de Cleopatra y Marco Antonio en el olvido de la historia

Texto de Ampa Galduf/Arquehistoria

Del amor que surgió entre Cleopatra VII, última reina de Egipto, y el triumviro romano Marco Antonio, hacia el 40 a.C, nacieron tres niños, primero los gemelosAlejandro Helios y Cleopatra Selene y después Tolomeo Filadelfo

El trágico final, en clave de suicidio, de esta tormentosa relación, marcada por un hostíl contexto político, eclipsó el destino de su linaje. En agosto del año 30 a.C, ambos progenitores se suicidan, dejando a sus tres descendientes a su suerte.

¿Cúal fue el destino de los hijos de aquella trágica relación?

Cleopatra fue una reina orgullosa que prefirió suicidarse antes que la humillación de ser exhibida por Octavio como un trofeo ante los romanos, suerte que corrieron sus propios hijos a excepción de Cleopatra Selene. Los hijos varones de la reina de Egipto y el general romano, probablemente tuvieron, un trágico final.

Las  dinastías posteriores pudieron acabar con todas las representaciones iconográficas de los herederos de Cleopatra quienes, cayeron, en el olvido de la historia.


Continue Reading

Ropa interior femenina en la antigua Grecia

Texto de Ampa Galduf/Arquehistoria

Resulta complejo definir cuando comenzó a usarse la ropa interior propiamente dicha

Sabemos que, desde tiempos ancestrales, las comunidades humanas usaron prendas a modo de “taparrabos” para proteger sus zonas genitales del clima y de las agresiones del medio natural.

Las primeras evidencias aparecen en al Antiguo Egipto y datan de 3000 años a.C. Los tejidos con los que se elaboró esta primitiva ropa interior fueron el cuero, el lino y el algodónEntre el ajuar funerario de Tutankamon (1336-27 a. C), se encontraron  más de cien “taparrabos” egipcios de lino y de forma triangular que, atados a la cintura, fueron usados en la corte y por el propio faraón. 

La ropa interior femenina en las culturas clásicas

En las culturas grecolatinas estas prendas interiores tuvieron la función de salvaguardar las zonas íntimas y, en el caso femenino, que ahora nos ocupa, la de corregir o modelar la figura.

Las mujeres de la Antigüedad en Grecia y Roma, no conocían el concepto de ropa interior que tenemos hoy, pero sabían que para resultar más seductoras, el tejido que cubría su piel era una potente arma  de conquista amorosa. No existía el concepto extendido, como hoy de la lencería, sino que algunas prendas interiores comenzaban a utilizarse entonces con fines higiénicos o estéticos.

Continue Reading

Howard Carter una personalidad fascinante

Cómo era el verdadero Howard Carter

En este artículo intentaremos descubrir la fuerte personalidad de un hombre hecho a sí mismo, a través del estudio grafológico que nuestra experta SandraMª Cerro hace del  diario de Carter sobre el hallazgo de la tumba de Tutankamon en 1922.

… “Tan pronto mis ojos se acostumbraron a la luz tenue del interior de la cámara, poco a poco fue apareciendo ante mí una extraña y maravillosa mezcla de objetos bellísimos y extraordinarios amontonados unos sobre otros….Lord Carnarvon me preguntó “¿Puede usted ver algo?”. Y le respondí, “Sí, esto es maravilloso”. Y con precaución hice el agujero lo suficientemente grande para que pudiéramos asomarnos los dos.”

Continue Reading

Cleopatra y su mundo sumergido se exhiben en el California Science Center

Cleopatra, del mediterráneo a la costa este de Estados Unidos

Ampa Galduf

Bajo las aguas de la legendaria Alejandria, -conocida como la ciudad de los Mil Palacios, fundada por Alejandro Magno-, se encuentran los restos de  suntuosos templos y edificios de su glorioso pasado farónico, incluyendo el Palacio de Cleopatra, situado en el mítico Portus Magnus de Alejandría, el mayor instrumento de poder que había en el mundo en aquél momento.

Magníficas estatuas de dimensiones colosales, joyas, monedas y algunos objetos con fines religiosos pertenecientes al imperio de Cleopatra han sido recuperados entre las ruinas submarinas, por el arqueólogo francés Franck Goddio, bajo la ciudad de Alejandría desparecida bajo el mar, según su opinión,  víctima de su propia grandeza.

Continue Reading

Howard Carter y la maldición deTutankamon, la leyenda.

Howard Carter; “Veo cosas maravillosas”

Un nueve de mayo, hace 138 años, nacía  Howard Carter, aquel arqueólogo inglés que en noviembre de 1922, halló la momia del joven faraón Tutankamon y sus tesoros intactos en el Valle de los Reyes.

Un acontecimiento que cautivó al mundo.

¿Que ves Carter?, preguntó su colega Carnarvon en pleno éxtasis del descubrimiento;"Veo cosas maravillosas" contestó el arqueólogo.

Aprovechamos la ocasión para reeditar un post sobre este célebre  hallazgo que renovó y suscitó el interés del mundo occidental por la egiptología.

Continue Reading

Museo Egipcio de El Cairo; una visita a los tesoros de Egipto

Visitar el Museo del Cairo  es fascinante, a pesar de la riada de turistas y los engorrosos controles para entrar. El secreto está en evitar los rebaños y centrarse en las salas pequeñas. Para visitar los lugares que albergan los tesoros arqueológicos más populares (tipo Tutankahamon) conviene acercarse por la tarde, que es cuando los “tour leaders” conducen a sus manadas a los chamarileros de Khan-el-Khalili o a algún otro taller de orfebrería faraónica, o acaso a la consabida fábrica de papiros. Las sesenta libras egipcias que cuesta la entrada (en una década han triplicado el precio) se justifican plenamente; si bien no se entiende como con tan pingües ingresos el Servicio de Antigüedades mantiene salas (como, por ejemplo, la 25 y la 15) en lamentable estado de conservación; con etiquetas (donde las haya) que no han sido renovadas en los últimos cien años.

Con todo, uno se queda más tranquilo sabiendo que una mínima parte de los tesoros egipcios se encuentra en manos seguras, aún a riesgo de que lo llamen tardo imperialista. Que no haya fondos para restaurar los catafalcos sobre los que descansan decenas de sarcófagos o para renovar de arriba a abajo los textos obsoletos, inexactos o ilegibles, que acompañan a multitud de piezas extraordinarias, resulta inverosímil considerando lo que ingresa directamente el Departamento de Antigüedades por las visitas al museo y a los lugares arqueológicos y el Gobierno a través de los dólares que se embolsa con cada turista por medio del visado.

Y, a pesar de lo difícil que es seguirle el ritmo a esa ciudad superpoblada; de los ruidos, humos y demás incomodidades, agobiado por la mole de los grandes hoteles y de las inacabables obras de la Plaza deTaharir, sigue sobreviviendo uno de los pocos edificios nobles que van quedando en la capital cairota, y en el que merece la pena perderse unas horas, deambulando por sus salas anacrónicas y polvorientas, disfrutando de su aroma decadente y único.

Extraído del Artículo de Luis de Palacio para Siglo XXI

Continue Reading