... ...

Carter buscaba otra tumba maldita

REPORTAJE: NACHO ARES  “LA TUMBA PERDIDA”

A raíz del descubrimiento, en 1922, de la tumba de Tutankhamón por Howard Carter, el interés por el enigmático faraón niño, sus fabulosos tesoros, incluida la leyenda de la maldición, no ha dejado de crecer, seduciendo a cada generación…

Ampa Galduf/Arquehistoria

Tras conmemorar, recientemente, el 90 aniversario de aquel hito arqueológico, os traemos “La tumba perdida” del egiptólogo y comunicador Nacho Ares, novela histórica que nos ofrece una peculiar visión, entre el rigor y la imaginación, de aquel mundo de leyendas y maldiciones.

“La idea que propongo de Tutankhamón es completamente diferente a lo que se ha dicho hasta ahora. Siempre se ha visto al faraón niño como una suerte de marioneta del clero de Amón para recuperar el poder”. (Nacho Ares)

Una tumba perdida esconderá las claves del asesinato del faraón niño, Tutankamon… pero, acceder a ella no va ser fácil, ya que no desea ser abierta…No os perdais el siguiente REPORTAJE

Reseña;  Nacho Ares y “La tumba perdida”

“La tumba perdida”  (Grijalbo 2012), es un relato de intriga que nos permite sumergirnos en dos épocas diferentes, con dos protagonistas Howard Carter y el propio Tutankhamón, que si bien son distintos y están distantes en el tiempo, consiguen atraparnos por sus semejanzas en la lucha contra el orden establecido. Tomando como nexo de unión al propio Tutankhamón, su autor nos transporta a El Cairo de principios del s.XX al lugar de aquellas excavaciones donde hombres como Carter, dedicaron su vida a desvelar los más ocultos secretos de quienes gobernaron el Antiguo Egipto.

 Nacho Ares es conocido por sus varias facetas; como escritor, investigador, egiptólogo y divulgador en los medios de comunicación como  en el programa Cuarto Milenio o como conductor de su propio espacio radiofónico SER Historia de la Cadena Ser. Es autor de, al menos, quince libros, muchos de ellos sobre el antiguo Egipto.


ENTREVISTA A NACHO ARES SOBRE EGIPTO Y “LA TUMBA PERDIDA”

Ante todo. Bienvenido a Arquehistoria Nacho. Es un placer para nosotros poder charlar contigo sobre Egipto y tu novela.

A-En el momento del hallazgo de su tumba, Tutankhamon era apenas conocido, ¿fue eclipsado como faraón por sus predecesores Amenofis III o Akenatón?

Era muy poco lo que se conocía incluso de Akenatón. Hay que tener presente que todo el periodo de Amarna fue eclipsado ya en la Antigüedad. Al ser considerado hereje, su legado así como el de otros personajes del periodo de Amarna fue destruido. De Tutankhamón se conocía su nombre y poco más. Se intuía su relación con Akhenaton, que fue el faraón que reestableció el culto a Amón, pero poco más. Hoy incluso es un gran desconocido.

A-¿Que aporta, tu novela, sobre Tutankamon que no se haya contado ya?

La idea que propongo del personaje histórico es completamente diferente a lo que se ha dicho hasta ahora. Siempre se ha visto como una suerte de marioneta del clero de Amón para recuperar el poder.Yo reconozco que en efecto entregó el poder de nuevo al clero de Amón, pero que tuvo más presencia y personalidad de lo que se ha dicho hasta ahora. A su alrededor hubo personajes como Maya, el tesorero, que desempeñaron un papel importante al respecto.

A- Tras el hallazgo de Tutankamon. Howard Carter y la hija de lord Carnarvon,  buscarán en tu novela, otra ” tumba maldita” a partir de un “ostracón” ¿que hay de cierto en todo esto?

El ostracon es una pieza real. Existe en los almacenes del Museo de El Cairo. Es una suerte de “mapa del tesoro” como el que usaban los piratas para ubicar con coordenadas, lugares y distancias entre puntos concretos, una serie de tumbas. Lamentablemente no sabemos cuáles son esos puntos, esos lugares… 
Hoy cuando hablamos de las tumbas lo hacemos con los nombres modernos pero no sabemos cómo las llamaban en la Antigüedad. El texto es fascinante y es muy difícil de investigar. Carter seguramente, como perfecto conocedor del Valle, lo intentó pero sin éxito.

A-¿Una vuelta de tuerca a la “supuesta “leyenda de la maldición?

La leyenda estuvo presente incluso en tiempos de Carter. Muchos de sus movimientos quedaron marcados por esta historia. Las muertes son reales, otra cosa es la explicación que queramos dar para responderlas. Era un asunto que había que introducir sí o sí en la novela, aunque queda muy de soslayo y en un segundo plano.

A-Cabezota, con caracter, obstinado, oportunista, ¿un tipo con verdadero olfato para la arqueologia? Quien fue el verdadero Howard Carter?

Todo eso que dices. Una persona hecha a sí misma, con afán de superación, sistemático, muy reservado…Un verdadero enigma.

A-Aprovechamos para invitaros, queridos  lectores, a descubrir la fuerte personalidad de Carter a a través de este estudio grafológico de nuestra experta Sandra Cerro  Una gran aportación sobre la fascinante personalidad de este arqueólogo único en su especie

A-Es incuestionable que la tumba de Tutankamon fue saqueada en varias ocasiones ¿porqué suele decirse que estaba intacta? ¿que “cósas maravillosas” vió Carter allí?

Había tantos objetos impresionantes en su interior, desde cetros dorados, hasta sarcófagos y capillas de oro, pasando por muebles, joyas, estatuillas funerarias, etc. Todo en tal gran número que aunque fue saqueada en varias ocasiones en la Antigüedad, lo que se debieron de llevar fue mínimo.

Nunca antes había aparecido una tumba real con tal clase de objetos. Algunos de ellos solamente se conocían por las pinturas que había en algunas tumbas de Tebas como las estatuas ka que protegían la entrada de la cámara funeraria.

A-¿Porqué crees que eran tan sofisticados los egipcios? 
Su arte, su pensamiento, su cultura cuenta con una serie de matices que la hacen destacar entre todas las civilizaciones del mundo antiguo. Comparar siempre es horrible. Persas, asirios, sumerios, hititas, babilonios, romanos, etc. destacaron por un montón de cosas.

Pero sobre todas ellas, Egipto sobresalió especialmente. No en vano, fue la fuente de inspiración para sus vecinos. La egiptomanía nunca ha dejado de existir. Su influencia en otras culturas desde la Antigüedad hasta nuestros días es increíble y no tiene parangón en la Historia.

Tu novela intercala los episodios de intriga protagonizados por Carter con el relato de la historia del rey Tutankamon. Que destacas de su corto reinado?

Tutankhamón reinó apenas 9 años y de su reinado no sabemos prácticamente nada. Algunas de las campañas militares contra pueblos asiáticos que aparecen representadas en una de sus cajas más conocidas, y que siempre se entendieron como una simple idealización, pudieron haber sido reales.
Los fragmentos de un templo en Karnak con relieves de su reinado parecen recrear las mismas escenas. En definitiva Tutankhamón fue un faraón bisagra que permitió la vuelta a la tradición de Amón, dejando atrás los casi 20 años de herejía atoniana si bien él mismo se vio inmerso en el “proceso herético”.

A-Una muerte repentina hizo que todo fuera más precipitado de lo normal. No hubo tiempo para una tumba real

Siempre se ha dicho que el tamaño pequeño de su tumba se deba en realidad a que no hubo tiempo de hacer nada mejor, o que incluso esa que todos conocemos como la KV62 no fue en realidad para él. Es muy posible. 

Zahi Hawass y su equipo realizaron pruebas de ADN en 2010 a varias momias del periodo de Amarna, entre ellas la de Tutankhamon.

A-Y ahora Nacho, la pregunta que los egiptólogos llevan haciéndose desde 1922 ¿Akenatón fue el verdadero padre del joven faraón?, ¿Se considera zanjada esa cuestión con los resultados del ADN ?

La momia de la KV55 se ha identificado con Akhenatón pero aunque hoy se sabe por el ADN que pertenece al padre de Tutankhamón, esto no demuestra en absoluto que sea el faraón Hereje. El ataúd antropomorfo en donde apareció sí parece que perteneció a Akhenatón, pero eso no obliga a que su momia sea la del rey.

No es la primera vez que nos encontramos con errores por parte de los embalsamadores a la hora de reubicar momias con ataúdes.
 Lo mismo pudo haber sido la KV55, una especie de almacén de época de Amarna en donde se dejaron restos de esta época, hoy muy difíciles de datar.

A-Egipto quiso borrar todo recuerdo de Akhetanon el hereje y con él la infancia de  Tutankhamon. Dificultad añadida para un investigador…

En efecto. Las listas reales que han llegado hasta nosotros aparecen vacías en lo que respecta a esta época. Saltan directamente desde Amenofis III, el padre de Akhenatón, hasta el faraón Horemheb. Además, la ciudad que mandó construir Akhenatón en el Egipto medio, Amarna, fue abandonada poco después y su recuerdo se perdió para siempre hasta que fue redescubierta en el siglo XIX.

Su arte es especial, más estilizado y elegante que en cualquier otro período de la historia de Egipto, pero de los acontecimientos históricos sabemos muy poco.

A-¿Otras tumbas perdidas como la de Nefertiti, pueden estar esperando a otro/a Carter?

Desde luego. De la XVIII dinastía nos faltan las de todas las reinas y en el Valle de los Reyes aún están por descubrir las de Amenofis I, Tutmosis II y Ramsés VIII.

A-Cúal crees que podria ser el próximo hallazgo arqueológico más trascendental en la historia del Antiguo Egipto?

Cualquier que trastoque la realidad actual de la civilización egipcia. Eso no significa que sea algo desestabilizador. Pero la tumba de un rey como los que he mencionado antes o la aparición de un nuevo soberano como sucedió en enero en Karnak con el descubrimiento de un nuevo faraón de la XVII dinastía, Sennakhtenra Ahmose, serían hallazgos destacados.

A-Y que personaje histórico merece otra de tus novelas?

Me gusta la vida de los pioneros de la arqueología que dejaron absolutamente todo en su lugar de origen por pasar el resto de sus días trabajando en Egipto. Belzoni, Petrie, Mariette, Lepsius, son grandes candidatos.

A-Nacho, ¿se encontrará algun dia la tumba de Cleopatra y Marco Antonio?

Es difícil aunque no imposible. Desde luego que en Tabusiris Magna, donde están buscando, no está.

A-Cómo sería el Cairo en los años 20 del siglo pasado y cuándo comenzó la verdadera explosión de turistas a Egipto?

El Cairo de los 20 sería parecido al de ahora en lo que respecta al bullicio de gente y vehículos. El turismo en Egipto comenzó a finales del XIX. Es casi tan antiguo como la arqueología en este país.

A-Se dice de Carter que, años más tarde del hallazgo de la momia de Tutankhamon quiso buscar la de Alejandro Magno, ¿puedes contarnos algo de aquel proyecto?

Él siempre lo mencionó, incluso dijo saber dónde estaba, pero nunca señaló ningún punto al respecto. Algunos creen que era un farol que se marcaba en sus últimos tiempos. Los comentarios los hacía a personajes cercanos.

A-¿Crees que podrán ser desvelados algún dia todos los enigmas del niño dorado, Tutankamon?

Queda mucho por decir. Carter se fue a la tumba sin poder hacer un estudio científico completo. Todavía hoy la mayor parte del tesoro está inédito. Piezas tan conocidas como la máscara de oro no están publicadas.

Aparece en todos los libros y revistas pero no tiene un estudio científico que seguramente desvelaría muchos interrogantes.

 

A-Una última pregunta Nacho, ¿Con cual de tus facetas; novelista, egiptólogo o comunicador  disfrutas más?
Uf, la pregunta que haces es difícil. Creo que lo que hago es un poco las tres cosas. No sabría separar. Me encanta escribir, que es una forma de comunicación.

Escribir sobre Egipto, sobre todo. Me encanta contar historias que me han pasado. Contarlas para trasladar al lector
a vivir lo mismo que yo viví. Quizá me quedaría con la faceta de escribir sobre Egipto para comunicar.

Larga vida a tu maravillosa labor como divulgador del enigmático pasado de Egipto. Y muchas gracias por esta entrevista a Arquehitoria, Nacho.

Gracias a vosotros por el interés por mi trabajo. (Nacho Ares)

 

Artículos relacionados:


Fuentes consultadas:
www.nachoares.com  Blog del autor

 

 

 

 

Marcador

Ampa

View more posts from this author
3 thoughts on “Carter buscaba otra tumba maldita
  1. L. de Guereñu Polán

    Admiro a Cárter. Sin ser inicialmente arqueólogo se dedicó con verdadera pasión y razón a la profesión, teniendo que combatir con varios ignorantes que lo único que perseguían era la fama o la riqueza. Gracias por el artículo.

     
  2. s-e-n-i-or

    La egiptología de por si un tema apasionante, mas la figura de Carter y EL FARAON DORADO, la novela parece de interesante lectura. Gracias

     
  3. Pingback: El clon de la tumba de Tutankamon espera las visitas | Arque Historia - La actualidad de la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>