... ...

Calvino, cuestión de fe

Calvino, un reformador escrupuloso. Parte III

 J.L López de Guereñu

 El calvinismo continúa teniendo gran repercusión y sigue vivo en distintas congregaciones protestantes actuales.

La fe es una para Calvino y está en la verdad. El reformador nunca admitió  la fe  “formada” e “informe” de los católicos.

Dice el reformador; “…de esta manera fingen que tienen la verdad en el error, la luz en las tinieblas, la ciencia en la ignorancia”, invitando a los lectores a que cotejen las Escrituras con las enseñanzas de la Iglesia, para comprobar de donde salen tantas falsedades, tantas tradiciones, tantas novedades que no encuentran su correlato en el texto Sagrado.
Calvino se muetra así claramente luterano, en el sentido de que antepone la conciencia individual a la autoridad de la jerarquía eclesiástica.

“Evidentemente yo no niego -dice- que, según es de grande nuestra ignorancia, muchas cosas nos resultan al presente implícitas y oscuras, y que lo seguirán siendo mientras que, despojados de este cuerpo mortal, no estemos mucho más cerca de Dios. En tales cosas confieso que lo mejor y más conveniente es suspender nuestro juicio, determinado a la vez que nuestra voluntad permanezca unida a la Iglesia”.

El joven Calvino reflexionando como un cristiano que no quiere traicionar su conciencia. Concede a la Iglesia un papel, cosa que también hizo Lutero en un primer momento, pretendiendo reformarla,  sobre todo al papado, pero sin sacrificar para ello ni la Iglesia ni su autoridad. Cuando escribe

“La institución de la religión cristiana” (se cuida mucho de no decir “católica”). Pero a continuación hace una crítica al contentadizo, al que con tal de no complicarse pronuncia: “…si tal es la fe de la Iglesia, si la Iglesia lo cree así…”.

Siglos depués Calvino es recordado como uno de los padres de la Reforma Protestante y sus doctrinas seguidas por otros,  fueron bautizadas como “calvinismo”.

Muchos advierten en  Juan Calvino, enmarcado en el s.XVI, a una figura adelantada y precursor de la democracia, ya que de algún modo, alentó los principios de la revolución francesa de la “libertad, igualdad,y fraternidad”. Sobre estas bases Calvino intauró las Iglesias Reformadas basadas en su sistema teológico protestante, con un enfoque de la vida cristiana que enfatiza la autoridad de Dios sobre todas las cosas.

De hecho, el “calvinismo” sigue teniendo sus apologistas. Muchos coinciden en señalar que la Iglesia calvinista  es menos vertical que la católica.

Marcador

Ampa

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>